Reciente

miércoles, 8 de abril de 2020

La Emperatriz Se Volvió A Casar - Capítulo 82

Capítulo 82. La Ira De Sovieshu (1)



Consideré guiarlo a una habitación vacía, pero al final decidí dar un paseo. El Príncipe Heinley se puso a mi lado.

"¿Qué tipo de documentos son esos?"

Supongo que me esperó para poder discutir algo, sin embargo, no me mostró los papeles. Cuando extendí mi mano para tomarlos, él los alejó de la punta de mis dedos con una pequeña risita.

"Deja de hacer tonterías. ¿De qué se trata?"

El Príncipe Heinley se rió de nuevo y luego me entregó los documentos.

"!"

Los revisé y luego lo miré sorprendido. La carpeta tenía una cubierta, pero no había nada adentro. Lo miré con desconcierto, y él sonrió disculpándose.

"Me disculpo. Pensé que sería más natural si nos encontráramos de esta manera."

"No hay necesidad de hacer tonterías como esta."

"No quiero hacer nada que haga que te sientas incómoda."

Le di una mirada de reojo y noté que me estaba viendo. Su expresión era suave y sus ojos violetas estaban iluminados con una calidez inusual. Le devolví los documentos con torpeza y los aceptó, pero su mirada no se apartó. Empujé su mejilla, y él giró la cabeza y se rió.

"Entonces, ¿por qué estás aquí si no hay nada de qué hablar?"

"Bueno, eso no es cierto. Tengo algo que discutir."

"¿?"

Tenía la sensación de que no se trataba de nada bueno. Su rostro sonriente se volvió sombrío al instante, y se rascó la barbilla mientras luchaba por encontrar las palabras. Parecía estar debatiendo consigo mismo si estaba bien hablar o no.

"¿Príncipe Heinley?"

"Hace unos días te dije que mi hermano no tenía buena salud."

"Sí."

Oh.

"¿Está peor?"

"Así parece. He recibido otra carta, pero ahora es malo."

"!"

Mis pies dejaron de caminar incluso antes de darme cuenta. La salud del Rey de Occidente era un asunto serio que podría tener repercusiones políticas en el Imperio Oriental, sin mencionar el dolor de mi amigo personal, el Príncipe Heinley...

En estas circunstancias, no debería querer evitar que el Príncipe Heinley regresara a Occidente, pero si se convirtiera en rey, nuestras reuniones probablemente serían escasas en el futuro, y nunca podríamos hablarnos tan familiarmente como lo hacíamos ahora.

Esos pensamientos no aliviaron mi dolor y lo miré con una expresión incómoda.

"Entonces... ¿vas a volver al Reino Occidental?"

"No inmediatamente. Pero probablemente pronto."

"Ya veo…"

El ceño del Príncipe Heinley se frunció.

"Tengo que ir antes de que mi hermano muera para escuchar su voluntad."

El rey debe estar en estado grave si estaba dando su voluntad.

"¿No deberías irte rápido entonces?"

Ahora estaba realmente preocupada por la salud del rey, pero el Príncipe pateó infelizmente las piedras en el suelo.

"¿Príncipe?"

"A veces el peso de las cosas es diferente..."

"¿?"

Con un suspiro, inmediatamente sacudió la cabeza y sonrió.

Fue entonces cuando—

"Su Majestad."

Se oyó un crujido y el Gran Duque Kapmen se dirigió hacia nosotros. Me sorprendió su repentina aparición.

"No sabía que estabas aquí."

No debería estar cerca de mí cuando todavía estaba bajo la influencia de la poción, y temía que el Príncipe Heinley pudiera entender mal nuestra relación. No, no solo él, sino también cualquier otra persona.

"Sí, salí para refrescarme."

El Gran Duque respondió con calma y miró de arriba abajo al Príncipe Heinley. Reconocí la expresión del duque como la misma que había usado en el baile de Año Nuevo. Era un ojo crítico que juzgaba al oponente en detalle.

Heinley también frunció el ceño. Rápidamente lo aparté y le di un breve adiós al Gran Duque Kapmen y luego me giré hacia el príncipe.

"Sigamos caminando. Tenemos más de qué hablar."

Me preocupaba que el Gran Duque, loco de amor, pudiera decirle algo extraño. Sin embargo, no logré separarlos. El Gran Duque Kapmen extendió su mano, esperando que yo me alejara del Príncipe y el Príncipe Heinley parecía estupefacto, sus labio se curvaron en advertencia.

"Déjala."

Fui yo quien sostuvo el brazo del Príncipe Heinley, pero el Gran Duque habló como si fuera todo lo contrario. La droga que corría por su sangre nubló fuertemente su razón.

"¿Es este el comportamiento de un Gran Duque del continente Hwa?"

El Príncipe Heinley se rió como si encontrara toda la situación absurda. Sin embargo, el Gran Duque Kapmen se interpuso entre el Príncipe y yo sin dar respuesta.

No pude evitar sentirme pequeña mientras los dos hombres grandes se miraban el uno al otro. El ambiente entre ellos era tan feo que era difícil intervenir.

"Que extraño. La reina estaba parada frente a mí, entonces, ¿por qué está este hombre aquí?"

"Celos."

"¿Celos?"

Casi me ahogo y tiré del dobladillo de la ropa del Gran Duque Kapmen. Tenía miedo de que a este ritmo, él incluso dijera que me amaba.

"Gran Duque Kapmen, Príncipe Heinley. Deténganse."

A pesar de mis esfuerzos por tirarle de la ropa, el Gran Duque miró al Príncipe con ojos fríos, y él le devolvió una mirada desafiante. Su sonrisa habitual fue reemplazada por una mirada atronadora. Parecía ser el preludio de una pelea.

"Gran Duque Kapmen. Por favor, no hagas nada de lo que te arrepientas después."

"!"

Al final sentí pena por él, pero le di una patada en el talón con la punta del zapato. Se giró hacia mí como si volviera a la normalidad, pero en ese momento, el Príncipe Heinley lo empujó a un lado.

"¡Príncipe!"

A pesar de mi protesta, dio una sonrisa que no se ajustaba a la situación actual.

"¿Qué pasa, Reina?"

"... No lo empujes."

"No podía verte en absoluto con este tipo delante de mí."

Sin embargo, dio un suspiro de disculpa.

"Lo siento. ¿Estás enojada conmigo por empujarlo?"

"No estoy enojada."

"El Príncipe Heinley no está en condiciones de asociarse contigo."

¿Estaba empezando de nuevo? Me dolía la cabeza. Justo cuando esperaba que se calmara, se intensificaba nuevamente.

El Príncipe Heinley miró al Gran Duque Kapmen con una sonrisa. Parecía aterrador incluso cuando sonreía.