Reciente

martes, 7 de abril de 2020

La Emperatriz Se Volvió A Casar - Capítulo 76

Capítulo 76. ¿Tienes Compasión? (1) 



Sovieshu me miró fijamente por un momento, luego soltó una carcajada.

"¿Qué quieres decir? ¿La Emperatriz difundirá malos rumores sobre Rashta a menos que cambie el castigo del Vizconde Langdel al exilio?"

"No. Solo estoy tratando de preparar un informe. Oh, ¿sabes que hay un informe?"

"¿Crees que caeré en eso?"

"Caer en ello o no, no importa. Manejarás al Vizconde Langdel de acuerdo con la ley, y yo pretendo tratar a la Señorita Rashta de la misma forma."

"¿Y cómo lo harás?"

"La Señorita Rashta difundió información falsa para desacreditar a la Duquesa Tuania, alentó al duque a divorciarse de ella y dañó la reputación de la Duquesa en la sociedad. Ella es lo suficientemente agresiva como para comprar personas. Por esto, debe ser encerrada en la cárcel y azotada."

"!"

"Lo haré."

La mirada de Sovieshu podía picar la piel. Parecía encontrar mi sugerencia realmente absurda.

"No importa cuánto odies a Rashta, ¿cómo puedes defender a alguien que intentó matarla?"

Sovieshu me miró con una cara atronadora.

"Lo hago como tú si estuvieras defendiendo a alguien cuyo honor fue destruido intencionalmente."

"¿Es igual? Lo que Rashta hizo es común en la sociedad."

"Entonces todos entenderán si esto sucede. Es común en la sociedad."

"Para que digas esto..."

Sovieshu se volvió, respirando profundamente. Se calmó un poco y luego se volvió bruscamente hacia mí.

"¿La Emperatriz no tiene compasión?"

"Sí tengo. Por eso estoy tratando de salvar al Vizconde Langdel."

"..."

"¿Puedo hacerte una pregunta?"

Sovieshu me fulminó con la mirada en lugar de responder, y levanté las cejas inquisitivamente.

"¿El Emperador tiene compasión solo por Rashta?"

"¿Qué?"

"Siempre me preguntas, '¿No sientes pena por Rashta?'"

Estaba destinado a ser una respuesta mordaz, pero Sovieshu no respondió de inmediato. No era solo compasión lo que sentía por ella.

Por un momento nos miramos en silencio. Sovieshu parecía estar en un conflicto interno consigo mismo. Estaba enojado conmigo, y no quería que Rashta fuera azotada, pero tampoco quería dejar ir al Vizconde Langdel...

"Muy bien."
   
Después de una larga pausa, Sovieshu finalmente se rindió. Sin embargo, de alguna manera no me sentía feliz con mi victoria.

"Hay una condición."

"Dime."

"El informe. Dámelo."

"Te lo daré después de que el Vizconde Langdel se marche."

Respondí con la mayor calma posible. La mandíbula de Sovieshu se tensó, luego tocó una campana en su escritorio. La puerta se abrió y entró un secretario.

"Cambiaré el castigo al Vizconde Langdel. Será exiliado, no ejecutado."

Sovieshu me levantó las cejas expectante. En lugar de responder, me incliné cortésmente y salí de la oficina.

Había completado un montón de trabajo, y aún no era de noche. El cielo aún brillaba y la gente andaba ajetreada. El mundo estaba en paz en las horas en que se decidió la vida de un hombre. Durante este tiempo, todos estaban ocupados hablando del primer bebé del Emperador.

Mi corazón se llenó de emociones inexplicables, y miré hacia el palacio del este. En algún lugar de ahí estaba Rashta. Aunque todavía no se había despertado, su mundo había cambiado. Una concubina sin hijos podría ser fácilmente abandonada por el emperador. Sin embargo, una concubina con niños le quedaba un vínculo, incluso si el corazón del emperador se enfría y ella abandona la vida de concubina.

"..."

Gané la batalla contra Sovieshu y logré salvar al Vizconde Langdel. Pero ¿por qué no me sentí aliviada? Suspire y me di la vuelta.

"¿Reina?"

Tan pronto como me di la vuelta, vi que Reina estaba sentada en una roca, sosteniendo un sobre de carta con su pico. Unas cuantas personas pasaron y se agachó detrás de los arbustos. Cuando se fueron, salió de nuevo y yo estaba tan confundida que me reí. Me acerqué, y Reina colocó el sobre en mi mano y se fue volando.

'Iba a abrazarlo.'

Después de bajar mis brazos extendidos, me senté en un banco y abrí el sobre. A diferencia de las notas cortas anteriores, esta vez contenía una carta apropiada.

- Mi hermano mayor no se siente bien. Me preocupa.

- ¿Recuerdas al caballero de cabello azul? Es mi caballero, secretario y primo, y parece que quiere ser mi enemigo estos días.

- Como vengarse de los que te han hecho daño:

- 1) ¿Qué tal hacer de un hombre hermoso, conocido y respetado tu amante?

- 2) Pregúntale al Príncipe Heinley.

Quizás porque no era una nota, el contenido era más largo de lo habitual, aunque estaba escrito en fragmentos. Tampoco estaba claro si debía reírme o no. La historia de venganza y el caballero de cabello azul eran interesantes, pero su hermano estaba enfermo...

El hermano mayor del Príncipe Heinley era el rey del Reino Occidental, y aparentemente no se sentía bien. Si empeoraba, el Príncipe Heinley podría tener que volver a casa y quedarse como el sucesor.

La idea de que el Príncipe y Reina se fueran me hizo sentir mal. Aunque nos conocíamos recientemente, me sentía más cómoda con ellos.

"¿Por qué esa cara larga?"

Una voz habló desde mi lado. Asustada, me di la vuelta y vi al Príncipe Heinley con una sonrisa maliciosa en su rostro, y detrás suyo estaba el caballero de cabello azul. El caballero se inclinó cuando nuestros ojos se encontraron, y el Príncipe se acercó y me ofreció su brazo.

"¿Le importa si camino con usted un rato, Reina?"

Pensé que me ayudaría a relajarme. Me levanté del banco y tomé su brazo, sintiendo sus músculos flexionarse debajo de mi mano. Mis ojos sin saberlo miraron hacia abajo. Todo lo que vi fue ropa. He sido escoltada por otros varias veces, pero... el Príncipe Heinley tenía músculos increíbles. Si bien se veía bastante delgado en la superficie, era sorprendentemente macizo debajo.

'¡Estás loca, Navier! ¿Cómo puedes pensar eso de una persona que te escolta?'

Mi cara estaba sonrojada por la vergüenza, y el Príncipe Heinley se giró hacia mí con curiosidad.
     
"¿Tienes calor, Reina?"     

"¿Qué?"

"Tu cara está roja."

"Ah sí... hace un poco de calor."

Tan pronto como terminé de hablar, hubo una brisa fría y la piel se me puso de gallina. El caballero del Príncipe Heinley estornudó detrás de nosotros, y me mordí el labio avergonzada. Mi cara estaba ardiente a causa del sonido del Príncipe Heinley conteniendo su risa.