Reciente

lunes, 6 de abril de 2020

La Emperatriz Se Volvió A Casar - Capítulo 75

Capítulo 75. Bondad (2)



Tan pronto como hizo la pregunta, la respondió él mismo.

"¿Vas a concederme uno de tus tres privilegios de inmunidad?"

"Es similar."

"Pero Su Majestad... el Emperador me está acusando de casi matar a un miembro de la familia real. La inmunidad no puede usarse para crímenes contra la Casa Imperial."

"Ese es mi problema."

"!"

"Todo lo que tienes que hacer es decirme exactamente qué pasó."

"...Ya se lo dije al Emperador, pero fue en vano."

El Vizconde Langdel levantó débilmente las comisuras de su boca.

"Me castigará, sin importar la evidencia que muestre. Para él, esa mujer es más importante que la Duquesa."

Golpeé nuevamente los barrotes de hierro.

"Cuéntame todo primero."

"..."

"Mientras seguía los rumores sobre la Duquesa, terminé en un pueblo cercano a la iglesia donde el Señor Marian se suicidó."

Debe haber estado decidido a descubrirlo todo.

"Hablaban de la Duquesa y del Señor Marian en un bar. Rastreé la historia hasta las personas que hablaron primero sobre esos rumores."

Su expresión se torció.

"Todos dijeron lo mismo. Una mujer noble vestida con cierta ropa, se veía de cierta manera y, en cierto momento, visitaba a alguien. Era extraño. Todos decían exactamente lo mismo, cuando la verdad real a veces puede variar al pasar de boca en boca. Además, ¿no sucedió hace mucho tiempo?"

"Sí."

"Intencionalmente puse una trampa en la pregunta y les hice la misma a todos por separado. Como se esperaba, una vez que se separaron de la respuesta preparada, no pudieron hacer coincidir las respuestas."

Alguien debe haberles dado dinero para reavivar los rumores.

"Pero eso no fue suficiente para decirme quién lo hizo. Ni siquiera pensé que esa mujer fuera la culpable en ese momento."

Sus ojos brillaban ferozmente.

"Así que traje fotos de aquellos que recientemente estuvieron activos en la sociedad, y les pedí a las personas que señalaran con el dedo a quién les pagó. Les pedí que escogieran las imágenes por separado, suponiendo que todos encubrirían a la misma persona. Solo hubo una imagen que no fue seleccionada."

Rashta no debería estar en este grupo, ya que ha estado en el palacio todo este tiempo.

"Era el Vizconde Roteschu."

El Vizconde Langdel parecía incapaz de reprimir su odio.

"Esa mujer fue quien le dio instrucciones de difundir esos rumores."

"¿Por qué pensaste que fue Rashta?"

"El Vizconde Roteschu ni siquiera tenía un lugar en la sociedad hasta que se enredó con esa mujer. Primero la insulta, luego la alaba. Posteriormente, el pobre señor va por ahí gastando mucho dinero."

"¿Le dijiste algo de esto al Emperador?"

"Sí. No funcionó."

"¿Investigaste esto por ti mismo? ¿Tienes algún informe?"

"Sí."

"¿Dónde está?"

"En el escritorio de mi estudio... está justo dentro del cajón."

Después de una pausa, salí y llamé a Sir Artina.

"Ve a la mansión del Vizconde Langdel y busca un informe de investigación. Está en el cajón de su estudio. Inmediatamente."

Después de que Sir Artina se fue, regresé a la celda del Vizconde Langdel. Me miró inquisitivamente.

"¿Por qué el informe?"

"Creo que puedo usarlo para salvarte."

Al principio no pareció procesar completamente mis palabras, pero luego sus ojos se llenaron de lágrimas.

"Gracias."

"La Duquesa Tuania fue la que me pidió que te salvara."

Una expresión de sorpresa apareció en su rostro antes de que comenzara a llorar.

"¿Como está ella?"

"..."

"¿No está molesta por mi culpa?"

El vizconde realmente parecía amar a la Duquesa. Pareciendo más miserable que antes, puso la frente sobre las rodillas e inhaló. Amar a una mujer incluso cuando su vida estaba en juego...

Sus acciones contra Rashta estaban lejos de ser caballerosas, pero sus sentimientos hacia la Duquesa Tuania eran fuertes.

"No eres del todo inocente."

El Vizconde Langdel sacó la cabeza de sus rodillas y me miró.

"Puedo cambiar tu castigo por el exilio."

"Estás diciendo…"

"Sí."

"!"

"Dime si tienes algo que empacar. Informaré a tu mayordomo."

***

Cuando regresé a mi habitación, escribí la lista de artículos que el Vizconde Langdel solicitó. Entonces llamé a una dama de compañía cercana a la Duquesa Tuania, y le ordené que fuera a la mansión del Vizconde Langdel y entregara mi nota al mayordomo. No mucho después de que la dama de compañía se fue, Sir Artina regresó.

"Mientras recogía los documentos, vi a los investigadores del palacio a caballo."

"¿Te encontraste con ellos?"

"Me mantuve alejado por si acaso."

Sovieshu intentaría enterrar los resultados de la investigación de Langdel.

"Bien hecho."

Tomé el informe de Sir Artina y lo hojeé. Fue como dijo el vizconde, con la excepción de una sección.

¿El Vizconde Roteschu recibió la Estrella de la Llama Roja de Rashta y la vendió a la casa de subastas?

El Vizconde Langdel citó el anillo como prueba de que el Vizconde Roteschu estaba conectado a Rashta...

¿Cómo lo supo?

Un anillo con una joya roja. No mucha gente sabía que pertenecía al Emperador, menos aún que se lo dio a Rashta. Incluso no lo supe hasta que Sovieshu me preguntó por el Anillo Flor del Desierto. Pero, ¿cómo sabía el Vizconde Langdel sobre esto?

'No, no es importante en este momento.'

En este momento, tenía que lidiar con el destino del Vizconde Langdel. Guardé el informe en un cajón secreto en mi escritorio y me dirigí al palacio central. Fui a la oficina de Sovieshu en lugar de a la mía. Estaba estudiando sus papeles con una expresión pensativa, cuando me miró sorprendido.

"¿Emperatriz? ¿Que pasó?"

Sovieshu todavía no parecía saber sobre mi visita al Vizconde Langdel.

"Bueno…"

"¿Que esta pasando?"

"Se trata del Vizconde Langdel."

"... La Emperatriz no debe interferir."

"Cambia su castigo de la ejecución al exilio."

"Dije que no interfieras."

Sovieshu habló en un tono firme y agitó la mano como si encontrara la conversación molesta.

"Si estás aquí para hablar de eso, vete."

"Su Majestad."

"Hay muchas razones por las que estoy molesto en este momento, pero Rashta está embarazada. El Vizconde Langdel puede no haberlo querido, pero casi mata a mi bebé."

"¿No importa por qué lo hizo?"

"No. Sus razones no me importan, solo que mi bebé casi muere."

Apuntó con el dedo a la puerta.

"Entonces, si estás aquí para pelear, vete."

"Supongo que tendré que manejar los resultados de la investigación del Vizconde Langdel yo misma."

Me di la vuelta y di unos pasos hacia la puerta, cuando Sovieshu me detuvo.

"Espera. ¿Qué quieres decir con manejar los resultados de la investigación tú misma?"

"La razón por la que apuñaló a la Señorita Rashta. El caso de los falsos rumores sobre la Duquesa Tuania."

"¿Qué?"


"Un incidente separado de la muerte cercana de tu bebé."