Reciente

lunes, 6 de abril de 2020

La Emperatriz Se Volvió A Casar - Capítulo 71

Capítulo 71. ¿Estás Celosa? (2)




Sovieshu y yo seguimos discutiendo, e hice un gesto con mi mano cuando me cansé de sus tonterías. No quería hablar más. Lo mismo ocurría con Sovieshu, quien tenía una expresión amarga y llamó a un sirviente que pasaba para conseguir más vino.

"¿No vas a beber nada, Emperatriz?"

"Estoy bien, comeré pastel."

"Vas a subir de peso."

"Es mejor que estar ebrio en público, ¿no es cierto?"

"No voy a embriagarme. Pero si comes a esta hora del día, subirás de peso."

"Incluso si gano algo de peso, tengo un sastre a mano."

Sovieshu se mofó tomando el vino mientras introducía un tenedor cargado de pastel en mi boca.

En ese momento, la música comenzó a fluir en el salón de nuevo, y todos en el área de baile cambiaron de pareja. Sovieshu y yo teníamos el no interesante trabajo de simplemente permanecer sentados aquí en la mesa, pero teníamos que mantener una apariencia formal. Tomé una fresa de una rebanada de pastel y la puse en mi boca, mientras que Sovieshu miraba a su alrededor con una expresión aburrida.

De repente, su expresión se detuvo. Seguí la dirección de su mirada y vi a Rashta riéndose y hablando con alguien en un rincón. No podía ver quién era ya que estaba escondido por la multitud— no, ahora sí podía verlo, era el Duque Tuania, sonriendo como si estuviera disfrutando su conversación con Rashta.

'¿Sovieshu estará celoso?'

Miré de reojo, pero Sovieshu ya se había volteado, y le entregó a un sirviente su copa de vino vacía.

'¿No está celoso?'

Aunque seguía ojeándolos de vez en cuando, parecía bastante tranquilo. ¿Era realmente correcto que su amante le sonriera y hablara con otros hombres? ¿No estaba celoso?

"..."

Sí. Confiaba en ella.

Negué con la cabeza. ¿Qué era tan importante acerca de la reacción de Sovieshu, de todas maneras? Era entre ellos. Hubiera sido extraño si me hubieran atrapado observándolos, así que le di otra mordida a la porción de torta.

"Reina."

Una voz familiar me llamó. Levanté la vista y vi un hombre con una máscara dorada brillante acercándose a mí. Inmediatamente supe quién era por el nombre con el que se dirigió a mí.

"Príncipe Heinley."

Sonrió bajo su máscara.

"¿Puedo sentarme con usted? No soy bueno bailando."

"¿Por qué es así? Si has estado volando muy bien."

El Príncipe Heinley y yo nos volteamos en dirección de Sovieshu, quién estaba mirando al príncipe mientras sostenía una copa de vino.

"Su Majestad, ¿Cómo está usted?"

El Príncipe Heinley lo saludó tardíamente con una sonrisa, pero la expresión de Sovieshu se mantuvo fría. Oh... sí. Ambos casi se habían peleado a causa de Rashta. El odio de Sovieshu hacia el Príncipe Heinley no se debía a los celos, sino por los insultos.

La torta de repente se sentía dura en mi boca. Dejé mi tenedor y le entregué mi plato a un sirviente.

***

Tan pronto como regresé al palacio, le di instrucciones a mi ayudante para que encontrara al que filtró la información acerca de mi vestido. Sin embargo, se mostró escéptico al recibir mis órdenes. ¿Era eso siquiera posible? Lo que vestía no era confidencial, y algunas mujeres de la nobleza solicitaron este tipo de información por adelantado para que sus vestidos no coincidieran. Como esperaba, después de tres días, mi ayudante podía determinar con precisión a cualquiera que fuera el culpable.

"Muchas damas y caballeros han preguntado, y hubieron muchas personas que respondieron, Su Majestad."

"Ya veo..."

Era de noche. Laura, quién estaba ausente por el cumpleaños de la Señorita Alischute, había regresado antes de lo esperado.

"Su Majestad, Condesa, ¿¡Han escuchado!? ¡Hay noticias impactantes!"

Laura entró de repente a la habitación y la Condesa Eliza frunció el ceño.

"Laura, te dije que no corrieras frente a Su Majestad."

"¡No hay tiempo para modales, Condesa!"

"Siempre hay tiempo."

"¡Esto es urgente! ¿Cómo podría haber tiempo para modales?"

Laura corrió hacia mí y se desplomó a mi lado para recuperar el aliento. Era una mujer saludable, y debió haber corrido una gran distancia hasta aquí. La Condesa Eliza estaba demasiado abrumada por la curiosidad como para regañarla, y en cambio eligió sentarse a su lado, mientras las otras damas de compañía dejaban en pausa su juego de ajedrez. Laura respiró profundamente mientras todas se acumulaban a su alrededor.

"Es acerca de la Duquesa Tuania."

"Laura, si se trata acerca del Señor Marian o el Duque Elgy, estás un paso por detrás."

"Esa no es la historia, Condesa Jubel."

Laura se veía agraviada, ya que ambas historias habían sido ampliamente difundidas. Para ser preciso, una era un viejo escándalo que había revivido, y la otra era cuando el Duque Elgy fue golpeado en la mejilla.

"¿Bueno?"

"El Duque Tuania le dijo a la Duquesa que se divorciaría de ella."

"¿Qué?"

Las damas se taparon la boca en sorpresa. Yo también estaba impactada, y dejé mi libro a un lado. ¿Por qué el Duque Tuania haría eso?

"¿Es por causa de los rumores acerca del Señor Marian?"

Ante la pregunta de la Condesa Eliza, Laura asintió.

"Sí, lo escuché gritando, '¿Es el hijo de mi hermano?' y no pudo evitar sospechar."

"Pero nunca lo había dicho antes, ¿por qué está mencionándolo ahora?"

Una de las damas de compañía fingió una sonrisa, mientras que la Condesa Jubel hizo un sonido con la lengua.

"Poco tiempo después de que el Señor Marian entrara a la iglesia, la Duquesa Tuania visitó el templo a petición del anterior duque. Antes de eso, tenían una relación cercana. Desde el punto de vista del actual Duque Tuania, sería sospechoso si escuchara ese tipo de rumores. Sigue hablando, Laura."

Laura miró alternativamente a las dos, y continuó.

"Y a él no le gustó que la Duquesa terminara en una pelea con otra mujer. No estaba seguro si era porque había algo entre el Duque Elgy y ella."

"Oh, eso es demasiado."

"El Duque debe estar frustrado porque las pruebas de paternidad no están permitidas por la Iglesia."

"Solía hablarse de esto un tiempo atrás. Alguien le dijo al anterior duque, '¿Es posible que el bebé sea del Señor Marian?' El respondió, '¿No sería entonces mi nieto de todos modos?'"

Las damas de compañía se quejaron colectivamente. Las pruebas de paternidad alguna vez se habían considerado infalibles, hasta el caso Rumpel, hace treinta y cinco años. Una mujer fue a la iglesia para saber quién era el padre de su hijo, pero el padre tenía un gemelo idéntico. Al examinar los resultados, el sacerdote concluyó que ambos hombres eran padres del bebé, revelando una falla en las pruebas de paternidad. Sin embargo, incluso si había una falla, esas circunstancias particulares eran muy raras...

"En realidad, es algo bastante extraño. El Duque Tuania dijo que concibieron al bebé antes de casarse, pero después del casamiento, la Duquesa no volvió a quedar embarazada."

"Tal vez el Duque Tuania es muy orgulloso para admitir que es estéril."

La supuesta aventura del Señor Marian y la Duquesa Tuania sucedió cuando yo era aún tan joven que no tenía idea de lo que estaba sucediendo. ¿Por qué había sido desenterrada ahora que había estado oculta por diez años?

"¿Tiene esto algo que ver con la Señorita Rashta?"

Las damas de compañía dejaron de conversar y se voltearon hacia mí. No estaban seguras de por qué el nombre de Rashta fue traído a la conversación repentinamente, y para ser justos, no tenía ninguna prueba. Sin embargo, Rashta recientemente me había preguntado acerca de la Duquesa Tuania, y poco tiempo después estalló un escándalo... ¿era eso una conexión demasiado débil?

"¿Qué dijo la Duquesa Tuania, Señorita Laura?"

"Dijo que nunca se divorciaría. Podría incluso ir a juicio."

Las damas de compañía comenzaron a conversar acerca de la posibilidad de que la duquesa ganara el juicio.

***

Encontré el momento de esa situación inusual, así que le pedí a las damas de compañía que averiguaran por qué el Duque Tuania de repente había sacado el problema a la luz. Sospeché que Rashta habría avivado la ansiosa mente del duque, pero solo eso no era causa suficiente, no a menos que ella activamente hubiera manipulado la información.

'Pero no estaría de más saberlo.'

Si Rashta había causado esto, no podía ser tratada como una simple e ingenua esclava convertida en concubina. Tenía la capacidad de influir en la sociedad y manipular la opinión pública, uno debía cuidarse de esos enemigos.

Sin embargo, cuatro días después de escuchar la noticia de la intención de divorciarse del Duque Tuania, algo más impactante sucedió.

"¡Emperatriz! ¡Rashta ha sido apuñalada por el Vizconde Langdel!"