Reciente

viernes, 3 de abril de 2020

La Emperatriz Se Volvió A Casar - Capítulo 57

Capítulo 57. Duquesa Tuania (2)



Me examinó por un momento, pero no me di la vuelta. Aunque el Príncipe Heinley me había advertido que el Duque Elgy era como una muñeca maldita viva o una verdadera historia de fantasmas, sería extraño si de repente lo evitara.

Fue sólo un breve momento, pero sentía como si el tiempo se hubiera ralentizado, el hombre sonrió brillantemente y se acercó a mí.

"Su Majestad. Es un placer conocerte finalmente."

"¿Eres el Duque Elgy Klaudia?"

"¿Me reconociste de inmediato?"

Era la primera vez que lo conocía, pero tenía una cara sorprendentemente hermosa que no podía olvidarse fácilmente. El hombre al lado de Rashta solo podría ser el Duque Elgy. El duque se inclinó y extendió su mano. Puse mi mano en la suya, y me dio un beso suave antes de dejarme ir con un leve movimiento de sus labios. Sonreí ceremoniosamente y miré hacia la Duquesa Tuania. El Duque Elgy era famoso en la sociedad noble, por lo que no era sorprendente que lo hubiera invitado. Lo que era más curioso es que también había invitado a Rashta.

Sin embargo, tan pronto como vi la cara de la Duquesa Tuania, supe que no tenía la intención de que Rashta estuviera aquí. El Duque Elgy debe haberla traído como su compañera. El hecho fue evidente en la conversación posterior entre la Duquesa Tuania y el Duque Elgy.

"No imaginé que el Duque Elgy traería a la Señorita Rashta."

"Pensé que traer a Rashta a una fiesta de la alta sociedad como la tuya la ayudaría. ¿Está bien, mi señora?"

"Me da vergüenza que un hombre de renombre como el Duque Elgy me halague."

Mientras los dos intercambiaban reproches disfrazados de saludos, Rashta también se inclinó ante mí, mientras yo bebía mi té con un silencioso reconocimiento. Pero no pude saborearlo en absoluto. Era por Rashta. Su sola presencia me hizo querer irme. Sin embargo, si me vieran evitarla, sería el chisme social entre los nobles durante una semana. No quería que me mencionaran en la misma oración que ella, así que me vi obligada a quedarme aquí hasta que algunos otros se retiraran.

Mi preocupación sólo creció después de que el Duque, terminando su conversación íntima con la Duquesa Tuania, se sentara frente a mí con Rashta. Afortunadamente, ella y yo no tuvimos la oportunidad de intercambiar palabras.

"¿Has oído hablar del Barón Riven?"

"Escuché que quería que su hijo bastardo fuera su sucesor, y la baronesa terminó divorciándose de él, ¿verdad?"

"¿No es la Baronesa del Reino Chrome? Escuché que se fue con sus hijos y regresó con su familia."

"¿No es la Baronesa Riven la hermana de la Señorita Aleisia?"

"¿Qué está haciendo en estos días?"

"Escuché antes de Año Nuevo…"

Pero mientras la Duquesa Tuania hablaba de los asuntos recientes de Aleisia, Rashta preguntó en voz baja, "¿Quién es Aleisia?" La pregunta no fue dirigida a la duquesa, pero parecía haberla escuchado. La Duquesa Tuania hizo una pausa, mientras que la persona sentada junto a Rashta respondió con voz traviesa.

"Ella es la predecesora de Rashta."

"¿Predecesora?"

"Ella fue una concubina del anterior Emperador."

"Ah..."

Rashta abrió mucho los ojos y parpadeó.

"Si la hermana de la Señorita Aleisia es una baronesa, ¿es la señorita Aleisia originalmente una mujer noble?"

"Sí. Fue en un baile que ella y el anterior emperador se conocieron."

"Entonces, ¿cómo está la Señorita Aleisia ahora?"

Era como si la atmósfera hubiera sido rociada con agua fría. Todos dejaron de hablar y centraron su atención en Rashta. Algunos la miraron con curiosidad, otros con simpatía y otros con rencor.

La persona que respondió a Rashta no se veía feliz y dijo, "Bueno, escuché que la Señorita Aleisia se vio obligada a irse, qué pena."

Fue el Duque Elgy quien respondió, y Rashta miró de reojo con sorpresa. Él sonrió cuando ella lo miró fijamente con una arruga entre sus cejas.

"El emperador se cansó rápidamente de la Señorita Aleisia. Tuvo el menor tiempo como concubina que cualquier otra. Todo terminó tan rápido..."

Seguramente el Duque Elgy sabía que no era una historia para alguien como Rashta. Sin embargo, estaba completamente tranquilo y sonrió mientras tomaba un sorbo de té.

Ella parpadeó con sus grandes ojos. Se había molestado cuando una vez mencioné que vendría otra concubina después de ella. Debió haber sido impensable en aquel entonces, pero ahora se enfrentaba a una concubina que había tomado el mismo camino que ella y tuvo un mal final. Rashta estaba completamente congelada, y algunos nobles dirigieron su mirada hacia ella con lástima.

Pensé que Rashta no diría más nada, pero en lugar de quedarse en silencio, rápidamente borró la sorpresa en su rostro y habló, con el rostro rojo.

"Escuché que los nobles tienen muchas amantes. Parece ser cierto."

Algunas personas se sumaron para simpatizar con ella.

"Hay algunas parejas que no tienen otros amantes."

"No hay muchos casos como el de la Condesa Eliza."

"Los matrimonios políticos son más la norma."

Rashta asintió a cada una de sus palabras y les devolvió la sonrisa.

"Claro, claro… en realidad, Rashta se sorprendió mucho cuando escuchó que la Duquesa Tuania tenía cinco amantes. Pero ahora que sé que es natural, siento que estoy pasando por un mundo nuevo."

Esta vez, hubo una ola de silencio. La boca de todos estaba abierta. La cuchara de la Duquesa Tuania tintineó en su plato.

"Ah."

Rashta se puso roja, cubriéndose la boca con las manos.

"¿Fue algo que no debería decir? Lo siento."

"No es algo que deba decir, porque es una tontería ridícula, Señorita Rashta."

La voz de la Duquesa Tuania era tan peligrosa como el hielo fino. Rashta se disculpó repetidamente, pero la cara de la duquesa no se suavizó.

"Lo siento, mi señora. La señorita Rashta no está acostumbrada a la etiqueta de la nobleza. Solo repite lo que ha escuchado."

Cuando el Duque Elgy se puso del lado de Rashta nuevamente, la Duquesa Tuania finalmente se puso de pie.

"Me resulta insoportable que haya dos personas tan groseras que ni siquiera pueden seguir la etiqueta. Especialmente usted, Duque Elgy. Si querías traer a alguien que no sabía cómo comportarse, deberías haberle enseñado al menos a fingir. La grosería es peor que fingir."

"Oh, ¿estás enojada?"

"Sí. La fiesta de hoy termina aquí. Lamento haberte traído a esta extraña ocasión, Su Majestad."