Reciente

jueves, 2 de abril de 2020

La Emperatriz Se Volvió A Casar - Capítulo 51

Capítulo 51. No Llores Reina (2)



Como Reina estalló en lágrimas y se fue volando, decidí visitar el palacio del sur personalmente.

'Estará bien mientras no me quede mucho tiempo.'

Quiero agradecerle al príncipe Heinley por el pastel de todos modos, pero estaba más preocupada por Reina.

"Oh, mi... Emperatriz Navier."

Un caballero del Reino Occidental se sorprendió al verme. Estaba frente a los aposentos donde se alojaba el príncipe Heinley, y otro caballero de cabello azul vino corriendo hacia mí. Me reconoció, pero más que eso, su mirada indicaba que parecía saber algo. Mis damas de compañía sabían que el Príncipe Heinley y yo intercambiamos cartas, y tenía que haber alguien de su lado que también supiera de mí. No obstante, tenía que cuidarme incluso de aquellos cercanos al príncipe, así que le sonreí levemente.

"Tengo un mensaje para el Príncipe Heinley. ¿Está dentro?”

"Me alegro de que hayas venido. Estaba preocupado porque vino aquí llorando."

"... ¿El príncipe vino llorando?"

"¿Perdón? Oh, no, no el príncipe, el pájaro. El pájaro, el pájaro del príncipe vino llorando."

El hombre de cabello azul agregó que el príncipe nunca lloraba, luego llamó apresuradamente a la puerta bien cerrada y gritó.

"¡Príncipe, Su Majestad la Emperatriz está aquí!"

Pasaron unos tres segundos. Me pareció escuchar un fuerte ruido desde el interior, tal vez algo así como la caída de muebles, pero luego se quedó en silencio. Miré al caballero de cabello azul para ver si todo estaba bien, pero no pareció molestarse con el ruido que provenía de la habitación. Unos minutos más tarde, el caballero abrió la puerta después de recibir desde adentro una señal de que estaba bien entrar.

"Gracias."

Lentamente entré en la habitación, curiosa por ver el interior. La habitación del Príncipe Heinley era claramente del palacio del sur, pero en cierta forma desconocida. Su aroma permanecía débilmente en el aire, y había elementos inusuales dispersos aquí y allá. El príncipe Heinley, de pie en medio de la habitación, era lo más familiar en este extraño espacio.

"Lo siento. Tenía algo más que hacer..."

Mientras observaba rápidamente alrededor de la habitación y lo miraba fijamente, el príncipe sonrió y me besó en la mano antes de retroceder.

Algo más— ¿eso significaba que se estaba bañando? Parecía que se había puesto apresuradamente la ropa. Por lo general, no tenía ni una arruga en su atuendo cuidadosamente seleccionado, pero parecía bastante descuidado en este momento. Pude ver su piel asomándose a través de los botones sueltos de su camisa, pero sería incómodo si lo señalara. No era como si no hubiera personas que usaran sus camisas así.

Dirigí mis ojos a la cara del príncipe, preguntándome si ignorarlo o señalarlo, solo para ver algo que me sorprendió.

Sus ojos estaban rojos y había humedad en sus pestañas. Era obvio que había estado llorando hace un rato.

‘No debí haber venido. Este es un mal momento.'

Torpemente desvié mi mirada. ¿Lloró mientras se bañaba? Qué vergonzoso debe ser para él recibir una visita tan de repente. Lo sentí mucho.

"¿Recibiste el pastel?"

Sin embargo, debido a que era extraño tener una conversación sin mirarlo a los ojos, finalmente volví a girar la cabeza. El Príncipe Heinley me miraba con sus húmedos ojos púrpuras. Escuché que los animales a menudo se parecen a su amo. ¿Fue esta la razón? De repente me di cuenta de que los ojos del Príncipe Heinley se parecían mucho a los de Reina.

"Oh, no. ¿No lo recibiste?"

No fue hasta que el príncipe me preguntó de nuevo que logré desviar mi atención de sus ojos húmedos.

"Lo recibí. Solo quería venir aquí para saludar y agradecer."

"Gracias a dios. Me preocupaba que Reina no lo entregara correctamente."

"Sí, parecía un poco pesado para que lo cargara."

"Quería llevarlo personalmente, pero Reina insistió en hacerse cargo... Es inesperadamente fuerte, así que no te preocupes."

El príncipe Heinley esbozó una sonrisa lánguida, pero sus ojos aún estaban nublados, haciéndolo parecer menos arrogante y orgulloso de lo habitual.

"¿Te gustaría una taza de té? Oh, ¿estaba delicioso el pastel?"

"Estaba delicioso. ¿Lo hiciste tu mismo?"

"Es un pasatiempo. Incluso tengo mi propia cocina en el Oeste. ¿Eres buena cocinando?"

"Nunca lo he hecho antes... así que no creo que lo sea."

"He oído que los que saben cocinar y los que no saben están hechos el uno para el otro. Supongo que eso significa que la Reina y yo estamos hechos para serlo."

Esa historia no me era familiar. Lo miré con el ceño fruncido, él se puso rojo y se rascó la nariz.

"Supongo que los dichos no atraviesan países."

"Supongo que no."

"¿Hay algo que necesites?"

"Yo... Su Alteza… Quería ver a Reina."

"¿Reina? ¿Por qué tan de repente...?”

"Estaba llorando mucho cuando se fue. Estoy preocupada por él."

Mientras hablaba, presté atención alrededor para ver si Reina estaba en algún lugar de la habitación. Sin embargo, no pude oír ni percibir al pájaro. El príncipe Heinley sonrió torpemente.

"No hay nada que pueda hacer, Reina fue a cazar."

"¿Cazar?"

"No sé exactamente por qué se fue de caza, pero salió solo a volar por la capital."

"¿Vino llorando?"

"Algo… pero él estaba bastante bien."

El caballero de cabello azul estaba preocupado de que Reina viniera llorando, ¿pero el Príncipe Heinley dijo lo contrario? No pude evitar sentir curiosidad, pero el príncipe parecía tranquilo. Si el dueño dijo que estaba bien, entonces tenía que estarlo. Asentí de mala gana.

"Ya veo. Eso es un alivio."

Me acomodé nerviosamente la falda de mi vestido. No había nada más que tuviera que decir. Le dije, "Te veré de nuevo," y miré hacia la entrada como una señal de que quería irme, y el Príncipe Heinley se adelantó rápidamente para abrir la puerta. Sin embargo, no se detuvo ahí, y me siguió cuando salí. Lo miré con curiosidad, pero él simplemente sonrió y me preguntó en qué dirección iba.

"Entonces, ¿cómo estuvo el regalo?"

Señalé en una dirección, y el Príncipe Heinley se puso a mi lado. Cuando miré hacia atrás brevemente, vi al caballero de cabello azul que agachó la cabeza apresuradamente cuando nuestros ojos se encontraron. Giré la cabeza de nuevo.

"¿Reina? ¿No te gustó el regalo?"

"Oh, me gustó. Gracias, príncipe Heinley."

"¿No fue demasiado?"

"!"

¿Cómo lo supo? Levanté la vista sobresaltada, y el Príncipe Heinley me explicó con una leve sonrisa.

"Estaba un poco preocupado. Por supuesto, soy su amigo, pero no nos conocemos desde hace mucho tiempo. Pensé que te sentirías abrumada."

"Ya veo."

"Espero que no te sientas presionada. El reino occidental es la capital de las joyas y muchas de las minas son propiedad de la Familia Imperial."

Sintiéndome aliviada, asentí, el príncipe sonrió y puso una mano sobre su pecho.

"Gracias a dios. Estaba preocupado."

"Puedo ver por qué te toman por mujeriego."

"¿Qué?"

"Es porque eres amigable y cariñoso."

"… No soy mujeriego, Su Majestad."

"Por supuesto que lo creo."

"No deberías creer completamente en esta cara."

Bueno, en las celebraciones de Año Nuevo se había reído cuando le dije que no creía en los rumores sobre que era un mujeriego. Él sonrió torpemente y murmuró con voz sombría.

“Es por mi amigo. Es un verdadero ligón."

"¿El Duque Elgy?"

"¿Has oído hablar de él?"

¿Hay algún noble que no haya escuchado rumores de los dos? Pero en lugar de ser honesta, hice más preguntas sobre el Duque Elgy.

"El Duque Elgy llegó recientemente al palacio del sur.  ¿Dijo que le gustaba estar aquí?"

Después de su llegada, la mayor parte de lo que escuché sobre él tuvo que ver con Rashta. Se decía que a menudo acompañaba a Rashta, y no se mencionaba al Príncipe Heinley, quien se suponía que era un amigo cercano. Por eso le pregunté, para saber si él y el Duque Elgy se habían peleado.

La expresión del príncipe Heinley cambió sutilmente. Dejé de caminar por un momento preocupada, y él también se detuvo.

"De hecho, Su Majestad, tengo que pedirle un favor."

Eludió completamente mi pregunta.

"¿Qué?"

"He estado preocupado por cómo decirlo. Ahora que lo mencionó, creo que es mejor que le pida un favor."

"?"

"Manténgase alejada del Duque Elgy."

"..."

¿Qué quiso decir con eso? Levanté la vista con asombro, pero el Príncipe Heinley parecía más serio que nunca.

"¿Puedes hacer eso?"

"¿Pero por qué?"

"Cualquier mujer que se enrede con el Duque Elgy está condenada a la infelicidad."

"?"

"A veces es como una muñeca maldita viva o una verdadera historia de fantasmas. Si le llamas la atención..."

¿Era esto una broma? ¿Una forma de adulación? Sonreí, pero el Príncipe Heinley se agachó ligeramente para que sus brillantes ojos púrpuras estuvieran a la altura de los míos.

"Te lo digo, por favor. Nunca, nunca te veas hermosa delante de él."