Reciente

sábado, 25 de abril de 2020

La Emperatriz Se Volvió A Casar - Capítulo 163

Capítulo 163. La Noche Antes Del Divorcio (2)



Los últimos días habían sido insoportables para el Marqués Farang. No importa cuánto tiempo haya esperado, no había visto al Rey Heinley en el Reino Occidental durante días. Había entregado la carta de Navier y tenía la intención de quedarse hasta que Heinley le contestara. Si bien el uso de un pájaro mensajero era más rápido, algunos aspectos de la comunicación se perdían inevitablemente, como la reacción del receptor cuando recibía el mensaje.

Cuando el Marqués Farang le entregó la carta de Navier a Heinley, el rey sonrió y aceptó la carta con alegría. El rey y la emperatriz inesperadamente parecían estar en buenos términos. Cuando el Marqués Farang vio su reacción, decidió entregarle personalmente a la emperatriz la carta que enviaría Heinley.

Durante los primeros días, el Rey Heinley dijo que estaba demasiado ocupado para escribir una respuesta, y el Marqués Farang no pensó mucho en ello. Heinley era un monarca recién coronado después de todo, y no era sorprendente que estuviera hasta el cuello de trabajo. El Marqués Farang quería reunirse con Koshar de todas formas, así que decidió que podía esperar.

Sin embargo, a medida que transcurría el tiempo, aún no había respuesta del Rey Heinley.

"¿Está tan ocupado que no tiene tiempo?"

La paciencia del Marqués Farang comenzó a disminuir, y se dirigió a McKenna, el ayudante más cercano del Rey. La explicación que le dio lo sorprendió.

El rey se había marchado. El Marqués Farang no había oído hablar de eso. Su boca se abrió con desconcierto, pero la respuesta se mantuvo sin cambios.

"Pero, por qué de repente..."

"Fue una emergencia."

McKenna le ofreció al Marqués Farang una mirada comprensiva.

"Por favor, espere en el palacio. No tardará mucho."

Era una pequeña nota de consuelo, pero para el Marqués Farang era inaceptable. La Emperatriz Navier había enviado a su ayudante más cercano para decirle al Marqués Farang que entregara la carta, y él llevó a cabo su tarea a toda prisa. No era como si Navier simplemente le estuviera preguntando a Heinley cómo estaba. El Marqués Farang no sabía el contenido de la carta, pero sabía que la urgencia de la entrega indicaba lo importante que era.

¿Pero esperar aquí a que el Rey Heinley terminara su trabajo? El Marqués Farang no podía hacer eso.

"Volveré luego."

Al final, el Marqués Farang decidió abandonar el Reino Occidental, se apresuró a su habitación y empacó su ropa.

***

Después del día que visité a Heinley, no pude salir del palacio de la emperatriz. Lo mismo era cierto para mis damas de compañía.

Hace 150 años, una emperatriz mandó asesinar a su esposo antes de que su separación fuera oficial. Desde entonces, se decretó que una emperatriz en espera de divorcio permanecería confinada en el palacio hasta que la primera reunión de la corte se llevara a cabo.

Estaba atrapada. Tal vez porque estaba esperando algo grande, el tiempo pasó rápido y lentamente a la vez. Transcurría lento mientras yo estaba ocupada durante el día, pero al caer la noche, pasaba rápidamente como un abrir y cerrar de ojos.

'Ahora que Heinley está aquí y he hablado con él apropiadamente, al menos puedo contarles a mis padres sobre mi nuevo matrimonio.'

Si bien tenía la intención de volver a casarme después de mi divorcio, no significaba que estuviera felizmente en cuenta regresiva.

A medida que pasaban los días, mi corazón se volvió pesado y mi mente se agitó. Durante los primeros dos días, las damas de compañía lloraban cada vez que me veían. Sin embargo, después de un tiempo, trataron de hablarme con una alegría forzada.

El día previo a la corte de divorcio, Sovieshu entró a mi habitación. Mi cuerpo estaba tenso por el estrés, y cuando lo vi, mi mente se quedó en blanco.

Me acordé del día de nuestra boda. Éramos demasiado jóvenes para estar nerviosos, y debido a que estábamos acostumbrados a estar juntos, nos reímos y hablamos el día antes de nuestra boda. Sin embargo, el día de nuestra coronación, recordé estar tan nerviosa que ni siquiera podía beber agua. El hecho de que nadie corregiría mis errores me aterrorizaba. Era una experiencia completamente diferente. ¿Por qué recordé ese día?

Mi estómago se revolvió en ansiedad e hice una mueca. Por su parte, Sovieshu se quedó en el umbral sin decir nada, con los ojos vidriosos como si también estuviera perdido en sus pensamientos. Finalmente parpadeó y se acercó a mí, la Condesa Eliza cerró la puerta en silencio detrás de él.

Con el divorcio a la vuelta de la esquina, Sovieshu parecía sorprendentemente normal. Seguía siendo guapo y parecía sano.

"¿Estás aquí para decir adiós?"

No quería que viera que estaba aplastada, así que actué con indiferencia. Anoche quise arrancarme el cabello por él. Sin embargo, ahora me sentía como un recipiente vacío.

"... Pronto nos separaremos."

Sovieshu habló en un bajo murmullo mientras evitaba mi pregunta. ¿O era esta su forma de decir adiós? En cualquier caso, sus palabras fueron casi cómicas. No pasará mucho tiempo antes de que nos separemos. Una sonrisa se torció en mis labios.

"De ahora en adelante, tendremos más días separados que días juntos."


Hablé con un tono firme, sabiendo que el divorcio sería nuestro fin. Sin embargo, su respuesta parecía indicar que no entendía eso en absoluto.

"Quiero que te quedes a mi lado después del divorcio."

Casi resoplé. ¿Qué le hizo hacer una sugerencia tan extraña? ¿Fue por compasión? ¿Una muestra de cortesía para una amiga que conoce desde hace mucho tiempo?

No era que no hubiera emperatrices que estuvieran con sus esposos incluso después del divorcio. Era un acuerdo desagradable, pero tenía precedentes.

"Cuando nos divorciemos, nos convertiremos en extraños. Entonces eso no puede suceder."

"Quédate."

"No."

"Un divorcio no nos hará extraños."

Esas fueron palabras inusuales para Sovieshu, pero no falsas. El divorcio no nos haría extraños, incluso si no nos lleváramos bien. Todavía tendríamos sentimientos el uno por el otro— incluso amor y odio— y por mucho que tratáramos de olvidarnos, no podríamos borrar todo nuestro pasado.

Mi corazón se puso pesado cuando lo miré, y pensé que él tal vez sentía culpa. ¿Pero no era eso presuntuoso para la persona que inició el divorcio en primer lugar?

Abrí la boca para decírselo, pero Sovieshu me agarró cuidadosamente la mano.

Reuní mis fuerzas y aparté mi mano de él.

***

La última visita de Sovieshu me permitió despejar los sentimientos de vacío dentro de mí. Aunque la ira lo reemplazó, me dio el impulso para avanzar hacia un futuro mejor.

Después de mi última comida como emperatriz, la Condesa Eliza me habló con una mirada sombría en sus ojos.

"¿Qué le gustaría ponerse, Su Majestad?"

Las damas de compañía, que habían estado tranquilas durante unos días, se derrumbaron en lágrimas otra vez. Aclaré mi garganta unas cuantas veces para evitar que mi voz se quebrara.

"Me gustaría la misma ropa de siempre, por favor."

"Sí, Su Majestad."

La habitación estaba completamente en silencio mientras me vestía, salvo por el ruido inusualmente fuerte de la ropa. Cuando terminé de vestirme, me detuve para mirarme en el espejo. Detrás de mí, pude ver llorar a las damas de compañía. Laura lloraba más que nadie...

Solté un profundo suspiro. Nada parecía que cambiaría hace un mes, y antes de darme cuenta, todo parecía haber cambiado por completo. De no haber prometido volver a casarme con Heinley, no tendría ninguna esperanza, pero aún así me sentía afligida por mi situación.

Ni siquiera tuve un momento para recomponerme, ya que los caballeros de Sovieshu entraron a mi habitación, diciendo que ya era hora. Supuse que me iban a llevar a la corte. ¿Sovieshu arregló esto para que no me escapara?

Los caballeros se quedaron en silencio a mi alrededor, antes de que uno hablara con voz sombría.

"¿Está usted lista?"

"Sí. Vamos."

Respondí con calma para ocultar mi dolor, y di un paso adelante. Sin embargo, los caballeros se miraron unos a otros, y luego todos se arrodillaron ante mí.

El llanto de las damas de compañía se hizo más fuerte.