Reciente

viernes, 24 de abril de 2020

La Emperatriz Se Volvió A Casar - Capítulo 157

Capítulo 157. Una Historia Secreta (2)



Esperé a Sir Artina durante días, pero fue el Duque Elgy quien inesperadamente vino a visitarme.

"Hmm. Definitivamente se nota cuando estás incómoda."

Me preguntaba por qué este hombre vino a verme, pero el Duque Elgy simplemente sonrió, colgó su abrigo en el respaldo de un sillón y se sentó. Si bien no tenía nada que decirle, yo seguía siendo la emperatriz, y él todavía era un invitado en mi país. También lo había visitado sin previo aviso, por lo que también le sonreí.

"¿Qué lo trae por aquí?"

El Duque Elgy evadió la pregunta, en cambio miró mi escritorio y chasqueó la lengua.

"¿Cuál es la razón por la que tienes tantos documentos?"

"Es solo trabajo."

"¿Trabajas sola? ¿Qué hay de un ayudante?"

Un ayudante sospecharía si viera que estaba planificando con varios años de anticipación, por lo que me vi obligada a trabajar sola. Cuando le pregunté de nuevo al Duque Elgy para qué había venido, mantuvo la boca cerrada y me miró fijamente.

"¿Duque? ¿Por qué te ves así?"

Miró hacia el techo por un momento y luego rápidamente sacudió la cabeza.

"Me vas a matar por la culpa."

"¿Culpa?"

¿De qué estaba hablando? Lo miré con curiosidad, ​​pero él solo apoyó su cabeza sobre su mano y me miró. No sé cuánto tiempo lo hizo, pero finalmente se levantó y salió de la habitación.

'¿Qué le pasa?'

Su comportamiento esotérico me desconcertó, pero no tenía tiempo para ir tras él y preguntarle qué quería decir.

Incluso antes del regreso de Sir Artina, antes del divorcio, antes de la llegada del Sumo Sacerdote, había tantas tareas que hacer que no tenía suficiente tiempo incluso permaneciendo despierta toda la noche. Le pedí a la Condesa Eliza que me trajera un bocadillo, y luego volví a mi escritorio. Todo lo que quería ahora era que Sir Artina llegara antes que el Sumo Sacerdote.

Sin embargo, al día siguiente llegó el Sumo Sacerdote. El palacio murmuró con asombro. Solo venía cuando algo realmente importante estaba sucediendo, llegando incluso a declinar una invitación al Baile de Año Nuevo.

Aún no había noticias de Sir Artina.

Tan pronto como el Sumo Sacerdote llegó al Palacio Imperial, fue directamente a ver a Sovieshu. Cuando escuché que estaban hablando en privado, mis piernas amenazaron con doblarse hasta caer.

No, estaría bien. Sovieshu puede interferir con la solicitud de un nuevo matrimonio, pero habría una manera. Heinley no cambió de opinión sobre la propuesta. Cuando se aprueba un divorcio, no hay que pedir un segundo matrimonio...

***

El Sumo Sacerdote recordó lo jóvenes que eran Sovieshu y Navier el día de su boda. Cuanto más alto en la sucesión, y cuanto mayor el estatus, más común era casarse a una edad más temprana.

El sacerdote no pudo evitar recordar cómo se veía la pareja como jóvenes adultos. Les había hablado en broma en ese momento, llamándolos un par de polluelos. El joven novio y la novia gritaron en respuesta, "Él es el polluelo, yo soy el águila" y "Ella es el polluelo, yo soy el águila."

Fue un momento encantador. Se tomaron de la mano y sonrieron cuando se miraron, permaneciendo unidos durante toda la recepción. Debido a que la joven Navier había pasado horas pisándole los talones, Sovieshu llevó a su novia sobre su espalda, haciendo que la gente se riera. El Sumo Sacerdote estaba seguro de que el futuro de la pareja estaría lleno de felicidad.

Pero el divorcio. ¡Divorcio!

Tan pronto como entró en el palacio, se reunió inmediatamente con Sovieshu. Cuando la puerta se cerró y solo los dos estaban en la habitación, el Sumo Sacerdote miró al Emperador con asombro.

"Emperador Sovieshu. ¿Qué significa esto? ¿Divorcio?"

El joven novio, que había tomado la mano de su novia durante los votos matrimoniales, se había convertido en un hombre adulto maduro. Su cuerpo era firme y masculino, estaba sentado con sus largas piernas cruzadas. Debajo de su cabello bien peinado había un rostro tan perfecto que parecía una estatua viviente de un templo. Sin embargo, bajo la fría y digna presencia de este hombre, se encontraba un joven novio que había amado a su novia.

"Dime que me equivoco."

El Sumo Sacerdote habló desde el corazón, sentado en la silla frente al Emperador. Sin embargo, Sovieshu demolió sus expectativas.

"Es verdad. Tengo la intención de divorciarme de la Emperatriz."

"¡Emperador Sovieshu!"

"¿Has leído los papeles de divorcio?"

"¡Sí, pero la Emperatriz no tiene la culpa!"

"Ella no lo causó, pero sí es el origen del problema."

"La Emperatriz—"

"No puedo controlar a Koshar."

"¿Qué hay de la infertilidad? ¿Qué historia es esa?"

La expresión de Sovieshu se volvió grave, y el Sumo Sacerdote habló con más firmeza.

"Si dices que la Emperatriz es estéril, debe haber una razón clara para creer eso."

"... Lo que te voy a decir no puede salir de estas paredes."

El Sumo Sacerdote pensó que la infertilidad era simplemente una excusa. Si bien la Emperatriz no había tenido hijos después de todos estos años, no existía ningún otro motivo convincente para sospechar que era estéril.

Sovieshu parecía tener ideas diferentes, y el Sumo Sacerdote comenzó a inquietarse. Sovieshu hizo una pausa por un largo tiempo, antes de finalmente hablar.

"Sucedió cuando aún era el Príncipe Heredero..."

***

La dieta de la princesa estaba siendo restringida antes de un gran evento.

"¿No estaría su vientre cubierto por una falda? De todos modos, ¿qué importa si está un poco gordita?"

Sovieshu se quejó con el funcionario a cargo del evento, pero este no le hizo caso. El príncipe heredero y la princesa heredera serían presentados al público, y la gente acudiría en masa para ver a la joven pareja. Tenían que verse tan perfectos como fuera posible.

"Tú tampoco debes descuidarte."

Incluso Sovieshu tenía menos comida de lo habitual, a pesar de las cuatro horas diarias de rigurosa práctica de espada, entrenamiento con los caballeros y equitación. El funcionario a cargo no estaba dispuesto a renunciar a la hermosa apariencia de la pareja prometida.

'Navier se fortalece comiendo.'

Al final, Sovieshu decidió rogar por la ayuda de su madre, y fue a los aposentos de la Emperatriz.

Su madre no estaba. Sin embargo, había una caja en la mesa que contenía galletas de aspecto apetitoso. Estaban medio envueltas con papel brillante y cintas de seda— ¿Quizá era un regalo? La sirvienta lo debe haber empaquetado, antes de salir para traerle un poco de té a Sovieshu. Por supuesto, sabía lo suficiente como para no tocar un regalo, pero...

Miró a su alrededor. La sirvienta no había regresado todavía. Rápidamente tomó la caja de galletas y se fue.

"¿Su Alteza?"

La sirvienta regresó con la tetera y lo llamó, pero Sovieshu huyó sin responder. Fue directamente a ver a Navier, que estaba leyendo un grueso libro en su habitación.

"¡Navier!"

Tan pronto como él entró, ella sonrió brillantemente y corrió hacia él.

"¡Su Alteza!"

Cerró la puerta con llave, llevó a Navier a una esquina de la habitación y abrió la caja de galletas que había robado.

"¿Qué es esto?"

"Come."

"¿Está permitido? Bueno, está bien."

Navier llegó a una conclusión por sí misma, luego agarró una galleta de inmediato. La mordió, y una sonrisa pronto se extendió por su rostro.

"Tú también come un poco."

"Come. Yo estoy bien."

"Sé que también tienes hambre. Escuché que no puedes comer bocadillos."

"..."

"Si me como todo esto sola, notarán que no estoy ayunando y me atraparán enseguida."

Navier tomó una galleta y se la acercó a la boca de Sovieshu.


Los dos niños compartieron encantados las galletas entre ellos.

Sin embargo, unas horas más tarde, Sovieshu se encontró en un enorme problema. La emperatriz estaba inusualmente enojada

"¡Las galletas eran para la Condesa Sophia!"

La Condesa Sophia era la concubina favorita de su padre. Sovieshu se volvió sombrío.

"Puedes hacerlas de nuevo. No, pero ¿por qué le das dulces?"

La emperatriz hizo un ruido impaciente, pero habló con sinceridad.

"Las galletas estaban mezcladas con una droga. Su efecto principal es provocar un aborto espontáneo, pero la infertilidad también es un efecto secundario."

Los ojos de Sovieshu se abrieron de par en par con asombro.

"Contéstame, príncipe. Las galletas... ¿te las comiste?"

La emperatriz lo miró con ojos ansiosos. Cuando Sovieshu hizo un pequeño asentimiento, casi imperceptible, la Emperatriz suspiró.

"Escuché que fuiste a ver a la princesa. ¿Se las comieron juntos?"

Dijo una mentira.

"Me las comí solo."

Aunque era joven, sabía que tenía que mantener esto en secreto. Se estremeció interiormente y luego volvió a mentir.

"Le pedí que se las comiera conmigo, pero no quiso."