Reciente

sábado, 18 de abril de 2020

La Emperatriz Se Volvió A Casar - Capítulo 130

Capítulo 130. Abandono (1)



El tiempo no pasó rápido, tal vez porque tenía algo importante que quería decir.

Mis ojos se abrieron al amanecer y tuve que moverme en silencio para no despertar a las sirvientas demasiado temprano. Leí un libro, pero fue difícil concentrarme. Terminé sintiéndome exhausta en el desayuno en lugar de relajada.

Cuando terminé de comer, lavarme y vestirme, fui al palacio central y me encontré con Sovieshu. Además de querer hablar con él sobre mi hermano, había otro tema que quería mencionar.

"Emperatriz."

Cuando Sovieshu me vio, se levantó de su escritorio y sonrió suavemente. Su actitud fue más amigable de lo habitual, a pesar de que mantenía a mi hermano bajo custodia. ¿Qué demonios estaba pensando? Lo miré fijamente, pero en lugar de hablar de Koshar, dejó sus papeles.

"¿Desayunaste?"

Fui a su escritorio y levanté los documentos. Uno era un informe sobre la disminución de los magos, y el otro era una directiva para aumentar el gasto militar.

"¿Expandirás el ejército para suplir el número decreciente de magos?

"¿Emperatriz?"

"Oh. Ah, sí."

"La salud es lo primero. Debes cuidarte."

Sovieshu me ofreció gentilmente su consejo con una sonrisa. No era solo mi imaginación, él realmente estaba actuando más amable de lo habitual.

'¿Lamenta haber puesto a mi hermano bajo arresto domiciliario?'

Cada vez que Sovieshu me trataba inesperadamente de manera amable, mi primer instinto era sospechar. Le devolví una sonrisa, y Sovieshu se rió divertidamente.

"¿Es muy extraño que le pida que cuide su salud?"

"... No creo que tenga nada que decir en esta situación."

"Siempre espero que la Emperatriz esté sana."

"Yo igual."

'¿Por qué era así?'

La expresión amistosa de Sovieshu se desvaneció. Aún había una sonrisa en sus labios, pero una profunda pena se acumulaba en sus ojos. Me sentí todavía más incómoda al mirarlos, y entonces Sovieshu comenzó a hablar de asuntos nacionales.

"Conocí a Calenzalo, el mago jefe."

Sí. Era más fácil hablar del trabajo así. Respondí rápidamente.

"Entonces, sobre el hombre que afirmó haber perdido sus poderes. ¿Era realmente un mago?"

"Desafortunadamente."

"¿Qué causó la desaparición de sus poderes? ¿Descubrieron la causa?"

"Todavía no lo saben. No sabemos por qué el poder mágico está desapareciendo, ni por qué el número de magos se está reduciendo."

"No puede ser."

"Pero he escuchado algo más que me molesta."

¿Algo que le molestaba?

"¿Qué?"

"El mago jefe dijo que la disminución de los magos ha sido un fenómeno constante durante casi dos décadas."

"Nunca antes oí hablar de eso."

"Si. En aquel entonces, el número de sabios y magos por sí solo era una cifra bastante considerable."

"Eso significa…"

"Si. Dicen que los números han disminuido considerablemente en los últimos años."

"Eso es ciertamente preocupante."

Nos veíamos como si tuviéramos algo que decir, pero seguimos evitando el tema. Desde el punto de vista de la Emperatriz del Imperio Oriental, lo que Sovieshu dijo ahora era algo a considerar seriamente. Pero, me costaba concentrarme en sus palabras porque mi cabeza estaba llena de otros pensamientos. Me obligué a asentir, y Sovieshu habló de nuevo.

"¿Recuerdas a la niña de tu orfanato patrocinado por la nación? ¿La que enviaron a la academia mágica?"

"Evely."

Fue solo cuando Sovieshu la mencionó que pude concentrarme completamente en sus palabras.

"¿Qué pasa con esa niña?"

No había ninguna razón para que hablara específicamente de ella, y me puse ansiosa. Sovieshu respondió con voz grave.

"Escuché que no se está adaptando bien a la academia."

"Porque las circunstancias de su vida han cambiado."

"No, no solo en ese nivel."

"¿?"

"Calenzalo no sabe si se trata de problemas con sus compañeros, problemas de personalidad, o si es porque tiene dificultades para adaptarse al nuevo entorno."

Las palabras de Sovieshu eran preocupantes por sí mismas, pero acabábamos de hablar de magos cuyos poderes mágicos han desaparecido. Si mencionó el nombre de esa niña justo después...

"Al principio, ella mostró mucha habilidad mágica y estaba motivada para asistir a sus clases y trabajar duro. Dos profesores la elogiaron por ser bastante hábil. Pero poco a poco su maná comenzó a disminuir, y no pudo seguir el ritmo de las clases."

"Ah ..."

"Cuando se deprimió, todos lo consideraron una cuestión de esfuerzo o de entorno. Pero en este  momento en que los magos saben que los poderes mágicos están desapareciendo, todos la observan."

Mi corazón se rompió cuando recordé a la chica que estaba tan nerviosa, pero emocionada ante la perspectiva de asistir a la Academia. Quedarse atrás en las clases porque uno carecía de esfuerzo o de conocimientos básicos era una cosa, pero perder la capacidad mágica...

"Le escribiré una carta."

Bajé la vista al suelo con emociones encontradas. Cuando recuperé mis sentidos nuevamente, me di cuenta de que los alrededores estaban demasiado tranquilos. Sovieshu ya no hablaba. Lo miré, me devolvió la mirada con una expresión indescifrable.

'¿Recuerda que confinó a mi hermano ahora?'

Cuando miré de nuevo sus ojos pesados, supe que era hora de que tuviéramos una conversación más privada. Había estado esperando impacientemente este momento desde ayer.

"Soy la patrocinadora de Evely, así que me ocuparé de sus asuntos."

Hablé con calma, tratando de mantener mi rostro lo más neutral posible.

"Y, si no le importa, me gustaría preguntarle cuánto tiempo piensa mantener a mi hermano bajo arresto domiciliario."

En una frase, el brillo amistoso en los ojos de Sovieshu desapareció, solo para ser reemplazado por hielo frío.

"Será pronto."

"Creo que es importante saber hasta qué punto será liberado."

No se trataba solo de liberarlo del arresto domiciliario. Sovieshu miró en silencio los papeles que dejó en su escritorio.

"Su Majestad."

Él respondió con voz oscura.

"... Emperatriz, no puedo creer lo que tu hermano dice o hace."

"¡!"

"Lo que creo es que no puedes controlarlo, y él nunca cambiará."

"Su Majestad."

"Incluso si cambia, no será antes de que nazca mi bebé. ¿Estás de acuerdo?"

Sovieshu se giró repentinamente hacia mí y habló con voz decidida.

"Te estoy diciendo esto, ya que sabes que tu hermano está bajo arresto domiciliario."

Sovieshu se levantó de su asiento y se paró frente a mí. Me miró directamente a los ojos.

"Desterraré a tu hermano para proteger a mi hijo."

No hubo temblor en su voz, y no parecía la misma persona amable que era hace solo un momento.

"Mientras yo pasaba toda la noche eligiendo las palabras que decirle, él estaba decidiendo qué hacer con mi hermano."

Me di cuenta de que ya había tomado una decisión definitiva. Cuando reuní mis emociones, me encontré mordiéndome el labio inferior. Sovieshu se dio cuenta y levantó un dedo cerca de mi cara.

"Por supuesto, eso no significa que lo desterraré para siempre."

Me di vuelta rápidamente, ya que no podía soportar enfrentarlo.

"Será un destierro informal, y permitiré que Koshar regrese si se arrepiente de su crimen."

"..."

Cuando no dije nada, Sovieshu me agarró suavemente del hombro y me dio la vuelta. Intenté no mostrar ninguna emoción, pero fue un esfuerzo inútil. Respiré rápido y profundo, hablé en un tono simple.

"¿Tienes que hacer esto?"

"Podría hacerle esa misma pregunta a tu hermano."

"¿Por qué exactamente vas a desterrar a mi hermano?"

"Solo escuchaste que tu hermano fue puesto bajo arresto domiciliario, pero ¿escuchaste que agredió violentamente a una persona?"

"¿No escuchaste que esa persona lo había atacado primero?"

"Ah, lo escuché."

"¡!"

"Pero eso es lo que dice tu hermano. De todas formas, es cierto que agredió violentamente al Vizconde Roteschu, solo para poder lastimar a Rashta, y a mi hijo que lleva en su vientre."

Los ojos de Sovieshu temblaron más enojados por el tema del Vizconde Roteschu. No sé cómo Sovieshu se enteró de que Koshar atacó violentamente al vizconde. Mi hermano tenía una personalidad ardiente, y era posible que emboscara al vizconde en el camino. Sin embargo, Sovieshu no actuó como si entendiera que Koshar fue emboscado por los hombres de Roteschu primero, y en su lugar mostró más ira cuando Koshar atacó al vizconde.

Pero, ¿qué hay de Rashta?

'¿Se enteró del pasado de Rashta?'

Dudé en hablar, pero en ese momento, Sovieshu se dio la vuelta y se sentó bruscamente en su escritorio.

"No importa lo que digas, no puedo perdonar a Koshar nuevamente. Si me lo pides, olvídalo y vete."