Reciente

domingo, 15 de marzo de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 40

Capítulo 40. Gloriosos Grilletes, Peligrosa Libertad


El grupo de Salcido se fue como si estuvieran huyendo, y con respecto al hombre que contrató a Oh Minyoung también desapareció de la vista sin levantar un escándalo.

Ciertamente no deseaba ponerse del lado de Sinyoung, pero sea cual sea el caso, el resultado final fue que el hombre corpulento y Oh Minyoung habían sido abandonados por sus supuestos patrocinadores.

No importaba si uno era un Invitado o un Contratado. Ahora que habían perdido a sus patrocinadores, resultaba fácil imaginar lo que les sucedería.

"Aprieta bien los dientes, ¿Entiendes?"

¡Thwack!

La sangre brotó de la nariz del tipo corpulento.

Ahora que la situación se había invertido, Hyun Sangmin se empezó a comportar como un pez nadando en el agua. Le pidió a Kim Hannah que le diera una oportunidad para vengarse, y tan pronto como escuchó las palabras 'No los mates' salir de su boca, procedió a golpear al tipo corpulento en la cara.

El tipo corpulento ya estaba demasiado entumecido para notar el puñetazo, y se desplomó en el suelo como un trozo de papel.

"Oye, maldito hijo de puta, ¿Cómo te sientes ahora?"

Como si ese golpe fuera poco para satisfacerlo, Hyun Sangmin se puso sobre el tipo corpulento y comenzó a golpearlo.

"Nunca imaginaste que esto terminaría así, ¿Verdad? ¡¡Pedazo de mierda!!"

Los puños que contenían todas sus emociones aplastaron la nariz del tipo corpulento hasta convertir el hueso en una masa blanda. Los puñetazos continuaron dando en el blanco; pronto, el tipo corpulento se quedó sin fuerzas mientras mostraba el blanco de sus ojos.

Hyun Sangmin exhaló fuertemente mientras se limpiaba la nariz. Sin embargo, aún no había terminado. Con un par de ojos todavía ardientes, miró a su alrededor, y...

"¡¿A dónde crees que vas?!"

"¡¿Aaaahk?!"

Corrió como una bestia salvaje y agarró el cabello de Oh Minyoung, que casi había logrado salir de la zona de peligro.

"¿No estabas pisando mi mano muy fuerte justo ahora? ¿Ah?"

¡Slap!

Con ese claro sonido de bofetada, su cabeza giró lo suficientemente fuerte como para desprenderse de su cuello.

"Tú también aprieta los dientes".

Hyun Sangmin la forzó a mirar en la dirección correcta, antes de darle un fuerte cabezazo.

"¡¡Euup!!"

Con los ojos bien abiertos, Oh Minyoung se cubrió la boca con las dos manos y cayó al suelo.

Sus gritos de dolor no pudieron escapar de su boca rota. Rodó por el suelo antes de estallar en lágrimas.

Y cuando Hyun Sangmin comenzó a patearla como un balón de fútbol, Seol se preguntaba qué debía hacer.

¿Cómo debería describir esto...?

Esos dos se equivocaron... Pero, Seol pensó que Hyun Sangmin se estaba pasando un poco de la raya.

Incluso así, pedirle a Hyun Sangmin que se detuviera representaba un problema en sí mismo.

... Puedo soportar la injusticia, pero no puedo soportar perder.

Dijo esa frase cuando se conocieron. Técnicamente se podría argumentar que la razón por la que Hyun Sangmin terminó en la situación actual fue porque Seol le pidió un favor. Así que, tratar de detenerlo ahora sería más o menos como traicionarlo.

"Sangmin, detente. Es suficiente."

Fue entonces cuando un hombre de mediana edad salió de la multitud y se acercó rápidamente a Hyun Sangmin para tomar su brazo.

"Eyy, ¿Quién demonios... ¡Oh, eres tú, Ahjussi!"

Hyun Sangmin sacudió enojado su brazo y le gritó al hombre.

"¿Por qué apareciste tan tarde?"

"Lo siento. De verdad. Había algo que tenía que hacer".

"¿Sabes lo que me acaba de pasar?"

"Lo sé. Lo entiendo, así que dejemos esto por hoy, ¿De acuerdo? Ella es una propiedad de Sinyoung ahora, así que si la dañas demasiado, tenemos que reembolsarles."

A Seol no le gustaba el término 'propiedad', pero afortunadamente, Hyun Sangmin dejó de golpearla después de eso. El hombre de mediana edad apartó silenciosamente a Hyun Sangmin  como su Invitado.

"No hay necesidad de sentir lástima por ella".

La voz de Kim Hannah seguía siendo fría como el hielo.

"Debería haber más de unas cuantas personas que quieran darle una paliza."

"¿En serio?"

"Sí. ¿Sabes del incidente donde Yun Seora terminó siendo golpeada? Esa mujer incitó a los chicos del Cártel a hacerlo".

"¿..?"

"¿No lo sabías? Pensé que ya lo habías descubierto todo. Ella fue la que les dijo que su brazo estaba dañado. Ella fue la que los guió, diciéndoles a esos idiotas que atacaran a Yun Seora y la engañaran con respecto a unos puntos extras. Eso fue todo planeado de esa perra".

"¿En serio?"

Seol miró atónito a Oh Minyoung, que actualmente derramaba sus lágrimas en el suelo. La poca simpatía que tenía por ella desapareció en un instante.

"Eso no fue todo. ¿No mató a la otra chica del Tutorial para robar sus monedas? ¡Un golpe en la parte posterior de la cabeza con un trapeador! ¡Pop!"

El joven con el cabello rizado de repente se metió. La forma en que seguía sonriendo, daba la impresión de ser un tipo agradable, casi hasta el punto de que Seol encontrara poco creíble que destruyera la mano del tipo corpulento con nada más que una daga.

Este joven vio a Seol mirándolo y comenzó a armar un gran alboroto.

"¡Ah! ¡Hola! Mi nombre es..."

"¿Shin Hansung? ¿Por qué no llevas a esos dos de vuelta a nuestro carruaje?"

Mientras Shin Hansung intentaba entrar en la conversación, Kim Hannah asumió de repente su característica expresión primitiva y rígida.

"Che. Siempre pidiendo que haga cosas que tú encuentras molestas."

"Oh, ¿Entonces debería hacerlo?"

"Bien. Me voy."

Shin Hansung se quejó mientras su aguda mirada se posaba sobre él.

"Por eso no has encontrado un marido todavía..."

"¡¿Qué acabas de decir?!"

Pero, antes de que Kim Hannah pudiera seguir adelante, Shin Hansung escapó rápidamente mientras arrastraba al inconsciente hombre corpulento y a la amargamente resistente Oh Minyoung.

Kim Hannah comenzó a rechinar los dientes mientras miraba fijamente al joven de cabello rizado, que ahora sólo era una pequeña mancha a su vista.

"Ese bastardo..."

Debió sentir la mirada de Seol porque de repente calmó su respiración agitada y cambió su expresión.

Kim Hannah suspiró suavemente y luego se dirigió a Seol.

"Lo siento. ¿Llego un poco tarde?"

Mirándola, Seol se olvidó de cerrar su mandíbula floja.

Farmacéutica Sinyoung.

Kim Hannah, la jefa de departamento.

Esos dos hechos son las únicas cosas que Seol sabía de ella hasta ahora.

Pero, después de observar cómo resolvía la situación en un parpadeo, Seol consiguió entender un poco más sobre la posición que Kim Hannah ocupaba en el Paraíso Perdido.

"¿Ya has desayunado? ¿Deberíamos hablar después de que hayas comido algo primero?"

Seol sacudió lentamente su cabeza. Perdió el apetito después de experimentar unos cuantos eventos inesperados justo después de dejar la Zona.

Como si esperara este tipo de respuesta, Kim Hannah procedió a barrer los platos de la mesa. Fue entonces cuando finalmente vio a Yun Seora de pie, incómodamente cerca de ellos, y le sonrió con una gran sonrisa.

"¿Señorita Yun Seora? Lo siento, pero tenemos que tener una charla privada entre Seol y yo."

"….."

"Shin Hansung debería venir muy pronto, así que ¿Por qué no coges una mesa vacía y le esperas?"

Estaba bastante claro lo que estaba insinuando. Yun Seora no era ninguna tonta tampoco. No parecía muy satisfecha, pero después de mirar a Seol por un momento, se dio la vuelta tranquilamente para irse.

Kim Hannah esperó y vio como Yun Seora se alejaba gradualmente, antes de engancharse con fuerza al costado de Seol.

"¡¿...!?"

Y el joven sintió la suavidad de sus curvas mientras se apretaba contra él. Justo antes de que el joven nervioso pudiera apartar su brazo...

"Escucha con atención, ¿De acuerdo? Mientras hablamos, te mostraré dos conjuntos de documentos de contrato".

La voz de Kim Hannah se volvió mucho más grave.

"¿Dos conjuntos?"

"Así es, dos. Además cuando coloque mi mano sobre un documento y empiece a hablar, tienes que ser escéptico a todo lo que digo, ¿Ok?"

"¿De qué estás hablando?"

"No tengo tiempo para explicártelo. Se suponía que yo también debía encargarme del contrato de Yun Seora, pero recibí una orden repentina de dejar que Shin Hansung se encargara de eso. Trataré de obstruirlo, pero con su hábil lengua y todo eso, definitivamente intervendrá en nuestra negociación, así que ten cuidado con eso."

En medio de su discurso, Kim Hannah le hizo una señal a Seol con sus ojos. Él no pensó mucho en ello y echó una simple mirada a su alrededor antes de que su expresión se volviera inusual.

Ahora que había pasado algún tiempo, todos los supervivientes, así como los que los habían invitado o firmado un contrato con ellos, estaban aquí. Y aunque la mayoría de ellos estaban en medio de la negociación con otros supervivientes, algunos lo miraban a hurtadillas, y otros lo miraban descaradamente desde lejos.

"Y ellos son los que desean que nuestra negociación fracase."

Kim Hannah entrecerró sus ojos bastante bonitos y le susurró a Seol con una voz grave.

"Tú... deberías saber tu valor."

"¡Noonim! ¡He vuelto!"

Fue entonces cuando una voz alegre entró en sus oídos.

'¿Ya ha vuelto?'

Acompañado por Yun Seora, el joven de cabello rizado se acercó a ellos con una sonrisa afable.

"¿Y por qué estás sentado cerca de nosotros?"

Shin Hansung estaba a punto de ocupar un asiento en el lado opuesto a ellos, antes de que una sonrisa incómoda apareciera en su rostro.

"Bueno, sólo quiero ver las habilidades de mi famosa superior..."

"Deberías dejar la comedia sin gracia y ocuparte de la firma de tu propio contrato, ¿De acuerdo? ¿Por qué intentas meterte en nuestra conversación?"

"Ohhh, vamos ahora, hay mucho espacio aquí, así que por favor comparte~."

"Te dije que te largaras. Será mejor que me escuches mientras sigo siendo civilizada".

"Ohhh, no seas así. Al final, tanto él como la Señorita Seora firmarán con Sinyoung de todos modos."

"¿Y cómo lo sabes?"

Al escuchar su tono de voz gélido, Shin Hansung mostró una expresión de sorpresa.

"¿No es así?"

"Nunca pienses que no sé lo que está pasando aquí. Ya he descubierto por qué los superiores te enviaron a este lugar conmigo. Sin embargo, creo que ya he explicado mi posición suficientes veces hasta ahora."

"Bueno, eso es..."

"Por supuesto, hoy haré todo lo posible. Pero la decisión final recae en él, ¿Entiendes? No olvides que no es un Contratado, sino un Invitado. ¿Entendido?"

"... Lo sé. Bien. Me iré."

'¿Se rindió más fácilmente de lo que pensaba?'

Se suponía que debía aferrarse incesantemente, pero el deprimido Shin Hansung se dio la vuelta para irse.

Sin embargo, Seol pronto se dio cuenta de que estaba subestimando a este joven de cabello rizado. Arrastró otra mesa y la colocó lo suficientemente cerca como para tocar la de Seol.

Kim Hannah miró a Shin Hansung con incredulidad. Seol pensó después de presenciar al joven de cabello rizado sentarse en ese lugar con una actitud despreocupada, que debía tener mucha confianza y osadía.

Sin embargo, había una cosa más que Seol no pudo entender. Y fue que Yun Seora eligió un asiento muy cercano a él, en lugar de uno opuesto al de Shin Hansung.

"La he hecho esperar, Jovencita. Estoy seguro de que tiene curiosidad por saber por qué estoy aquí en lugar del Director, ¿Verdad?"

Con una actitud que parecía implicar que no le importaba si la otra parte estaba escuchando o no, comenzó la negociación del contrato.

"Bueno, el Director estaba muy avergonzado. Estoy seguro de que puede adivinar la razón por la que..."

Yun Seora bajó un poco la cabeza.

"En cualquier caso, también estoy aquí para transmitir el mensaje del Presidente."

Esas palabras hicieron que levantara la cabeza; sus ojos ganaron una luz renovada.

"... ¿Directamente de él?"

"Sí. Aunque no es tan largo. Bueno, es un mensaje directo sin adornos, en realidad. Ya sabes cómo es nuestro Presidente, ¿Verdad?"

Yun Seora asintió con la cabeza para indicar que debía continuar.

Shin Hansung aclaró su garganta con una tos falsa y habló.

"En primer lugar, te felicito por haber entrado en el Paraíso. Para ser honesto, no deseaba que pusieras un pie en este mundo, pero ahora que las cosas han resultado así, respetaré tus decisiones."

"…."

"Sin embargo, sus acciones durante el Tutorial y la Zona Neutral resultaron ser bastante decepcionantes. Lo más probable es que si no hubieras recibido la ayuda de ese joven, ni siquiera habrías salido de la Zona Neutral. Tu hermana mayor está muy avergonzada de ti".

El cuerpo de Yun Seora se estremeció un poco, entonces.

"No diré nada largo. Si deseas permanecer en este mundo, entonces muéstrame que estás preparada."

Shin Hansung habló hasta aquí y puso una daga en la mesa.

"Cuando llegues al carruaje, encontrarás a los dos de antes atados y esperando. Ese tipo corpulento y la mujer. ¿Los recuerdas?"

"... Sí."

"Mátalos delante del Presidente y de la Señora Yun Seohui. Con tus propias manos."

Seol no pudo evitar cuestionar lo que había escuchado en ese momento. ¿Qué tenía que hacer ella ahora?

"El Presidente añadió que no deberías ni soñar con venir a Sinyoung si ni siquiera puedes hacer eso. Dijo que incluso usaría la fuerza para hacerte volver a la Tierra."

Seol pensó que Yun Seora tardaría al menos uno o dos segundos en tomar su decisión.

Desafortunadamente, no lo hizo.

"No me importa el hombre, pero ¿Hay alguna razón para que también mate a esa mujer?"

"Por supuesto. Si quieres razones, hay muchas. Eso es todo lo que puedo decirte sin contenerme".

"Yo lo haré".

Ni siquiera dudó en coger la daga.

"En ese caso, todo está bien".

Shin Hansung sonrió y sacó el contrato.

"Este es un contrato temporal. Tan pronto como realice la tarea que se le ha asignado, este contrato entrará en vigor."

Yun Seora se tomó su tiempo para examinar el contenido del contrato antes de firmarlo en la línea marcada.

"Entonces, de inmediato, debería..."

"Ahh, espera un minuto, por favor."

Shin Hansung levantó ambas manos mientras parecía un poco preocupado por su voluntad.

"Es sólo que, está la condición de que realice la acción frente al Presidente, así que... Aunque puedo testificar por ti, estoy seguro de que prefieres esperar y estar segura, ¿No?"

Yun Seora estuvo de acuerdo con su idea.

Pareciendo aliviado ahora, Shin Hansung dijo que su trabajo estaba terminado. Entonces, mientras descansaba su barbilla en ambas manos, comenzó a mirar la mesa junto a la suya.

"... Ehew."

Kim Hannah escupió un largo gemido antes de presentar dos paquetes de contratos y un bolígrafo.

"... En primer lugar, buen trabajo."

Luego estudió un poco a Seol.

"También, gracias. Por mantener la promesa de negociar conmigo primero."

"Bueno, no es... Nada."

Notó que Seol se avergonzaba de sus palabras, así que sin más preámbulos, puso los dos contratos uno al lado del otro sobre la mesa.

Si el contenido del contrato de la izquierda parecía resumido, entonces el de la derecha tenía textos pequeños que llenaban completamente el espacio de la página.

Cuando echó un rápido vistazo a ambos, no pudo evitar sentirse un poco extraño. Especialmente el contrato de la derecha; cuanto más leía, más inclinaba la cabeza ante las cláusulas extrañamente restrictivas.

Si tuviera que ser más específico, entonces este contrato estaba lleno de palabras que podían ser interpretadas de cualquier manera.

Justo cuando descubrió las palabras 'Kim Hannah' en el documento de la izquierda y 'Sinyoung' en el de la derecha, pudo escucharla hablar.

"Ya entiendes por qué los supervivientes que dejan la Zona Neutral deben firmar un contrato de inmediato, ¿Verdad?"

De hecho, podía más o menos entender por qué, sin escuchar una explicación.

No importaba lo bien que se pasara el Tutorial o la Zona Neutral, al enfrentarse al gigantesco escenario llamado el Paraíso Perdido, uno no sería diferente a un niño perdido vagando por las orillas de un río. En otras palabras, este era el momento en que uno necesitaba tanto apoyo como protección.

Por supuesto, incluso ahora, existía una clara diferencia entre los Contratados y los Invitados. Si el primero es unilateralmente 'hacer lo que se dice', el segundo es más bien 'por acuerdo mutuo'. Si a un Invitado no le gustaban los términos ofrecidos, entonces simplemente podría levantarse y dejar la mesa de negociaciones.

"Mmm... Bueno, entonces. ¿Debería empezar con las ofertas de Sinyoung, primero?"

Kim Hannah comenzó con su discurso de venta.

"En el momento en que firme este contrato con Sinyoung, la organización le pagará inmediatamente 500 millones de won en concepto de honorarios por la firma. No en cuotas, sino de una sola vez."

'¡¿500 millones de won?!'

Seol no pudo ocultar su conmoción por la cantidad. Como alguien que creció en un típico hogar de clase media baja, nunca imaginó tener tanto dinero.

"Es demasiado pronto para que te sorprendas tanto, ya sabes."

Kim Hannah cruzó sus brazos frente a su pecho y continuó con un tono de voz de negocios.

"Sinyoung te apoyará en tres áreas clave. Primero, financieramente. En el momento en que firmes el contrato, te convertirás en un empleado de Sinyoung, ya sea en el Paraíso o en la Tierra. Y cada dos semanas, cinco millones de won serán depositados en tu cuenta bancaria. En otras palabras, tendrás un salario mensual de diez millones de won. También recibirás bonos de rendimiento y mérito junto con bonos regulares de fin de año basados en la tarifa vigente establecida por el Departamento de Recursos Humanos. También recibirás pagos por misiones despejadas, así como pagos por cualquier peligro que hayas soportado durante tus misiones en el Paraíso. Estos deben exceder fácilmente tu salario mensual. Por supuesto, primero debes pasar el período de prueba en el trabajo".

Kim Hannah habló de las condiciones ofrecidas muy rápidamente.

"En segundo lugar, prometen proporcionarte un conjunto completo de equipamiento gratis cada vez que subas de nivel. Es lo mismo incluso cuando vas a una exploración en equipo o a una expedición militar. Y, también te prometen que, si los equipamientos que se adaptan a tus necesidades se pierden durante una misión, entonces están dispuestos a dejarte la primera opción".

Seol tragó lentamente su saliva. Cuanto más escuchaba las ofertas, menos sospechoso se volvía. O, al menos así es como se sentía.

"Y, parece que disfrutas del entrenamiento".

"¿Entrenamiento? ¿Qué quieres decir?"

No esperaba escuchar eso.

"Bien. Sinyoung posee una instalación de entrenamiento que no perderá ante ninguna persona en este mundo. Si quieres, el mejor terrícola de Sinyoung te entrenará personalmente. Y te aseguro que las habilidades de esa persona están por encima de las de Agnes."

Intentó escuchar mientras se mantenía escéptico, pero cada vez era más difícil hacerlo.

"Permíteme asegurarte una vez más, que estos términos que se ofrecen, no tienen precedentes en toda la historia de Sinyoung. Incluso el legendario Sung Shihyun no disfruto de este tipo de condiciones."

Como ella dijo, estos términos eran ridículamente buenos. Honestamente, Seol estaba profundamente tentado. Mientras firmara en la línea de puntos, sería capaz de caminar por un camino firme y sólido, ya sea en la Tierra o aquí en el Paraíso.

"Y entonces... Como puedes ver, la duración del contrato es de cuatro años."

Fue en este punto que Kim Hannah puso su mano sobre los documentos del contrato de Sinyoung.

Y cuando coloque mi mano sobre un documento y empiezo a hablar, tienes que estar escéptico de todo lo que digo, ¿Ok?

Seol estaba en medio de un pesado dilema, pero su proceso de pensamiento se detuvo abruptamente tan pronto como eso sucedió.

De aquí en adelante... Sería lo verdadero.

"Podrías sentir que esto es más como un contrato de esclavos, pero definitivamente no lo es. Toma un promedio de alrededor de 4 a 5 años para que un terrícola talentoso se eleve a los niveles más altos. Si consideras ese hecho, probablemente puedas decir que Sinyoung te califica muy alto. En otras palabras, Sinyoung está dispuesto a tirar todo para asegurarse de que subas a los niveles más altos en menos de cuatro años."

... Así que, en efecto se trataba de un contrato de esclavos. Inicialmente lo aceptaban mientras fingían valorarlo mucho, luego observaban su crecimiento durante los siguientes cuatro años antes de decidir qué hacer con él.

"Y, los términos de este contrato no son estáticos. Mientras tu nivel suba más, siempre podemos cambiar los términos contenidos en él para mejor."

... A la inversa, también podría empeorar.

"Además, sobre eso de que ellos quieran apoyarte... Bueno, déjame ser honesta contigo aquí. Puedes pensar en esto como un pago por adelantado. Como mínimo, tienes que corresponder con lo que recibas. Esta es la naturaleza humana, después de todo. Sinyoung es una entidad de negocios, no lo olvides; una gran organización, una corporación nada menos, está invirtiendo mucho en tu futuro. Así que, ¿No sería correcto que les recompensaras en consecuencia? ¿Estoy equivocada?"

"…."

"Bueno, no tienes que preocuparte por eso. Recuerda, Sinyoung no es un lugar donde terminarás sin nada que hacer. Lo más probable es que termines completamente sobrecargado de trabajo durante los próximos uno o dos años."

... ¿Y si no correspondiera a lo que ha recibido?

"Y finalmente... Sinyoung es indiscutiblemente la organización más poderosa del Paraíso Perdido. Estoy seguro que lo has sentido después de ver lo que pasó. ¿Cinzia de Sicilia? ¿El Cártel de Salcido? No son más que un montón de gatos callejeros frente a un verdadero tigre. Sinyoung ya ha barrido a todos una vez, así que incluso otras organizaciones famosas no tienen otra opción que bajar la cabeza y escuchar lo que Sinyoung tiene que decir."

"En otras palabras, Sinyoung puede convertirse en el escudo más seguro para ti en un momento de necesidad."

... Y por eso, seguramente también tendrían muchos enemigos.

"Kyah, oh mi. Hannah Noonim, tu discurso de venta es realmente genial."

Shin Hansung dio un sonido de admiración. Su expresión indicaba lo complacido que estaba.

Mientras tanto, Kim Hannah levantó suavemente su mano del documento. Entonces, Seol dirigió su mirada hacia el otro contrato.

"Oh, y en cuanto a este contrato... Bueno, no tengo nada demasiado particular que decir."

Seol decidió preguntarle al respecto.

"Ahora que lo pienso, ¿Por qué hay dos contratos para mí?"

"¿Mm? ¿No te lo he dicho ya? Ese sello dorado no era propiedad de Sinyoung."

Los ojos de Kim Hannah se volvieron más redondos cuando fingió ignorancia.

"Esa Marca de Oro, la obtuve directamente de un templo."

"¿De un templo?"

"Sí. Del Templo de Gula".

"... ¿Qué?"

Esta vez, fueron los ojos de Seol los que se abrieron mucho más al escuchar un nombre que no esperaba oír.

"Gula. Es uno de los siete dioses que apoyan a la humanidad en el Paraíso."

"Espera un minuto. ¿Significa que firmaré directamente con un dios contigo como intermediaria?"

"Técnicamente, sí, algo así..."

Kim Hannah parecía preocupada mientras daba ligeros golpes en la mesa con su dedo.

"En realidad, ni siquiera yo estoy segura."

"¿Sobre qué?"

"Es cierto que recibí el sello. Pero lo que escuché en ese entonces fue que llegaría un momento en el que tendría que usar el sello, así que debería guardarlo con cuidado. Por lo tanto, es una coincidencia que haya sido usado en ti. Si quiere una aclaración sobre este asunto, creo que es mejor que se lo preguntes directamente a Gula."

Kim Hannah se encogió de hombros.

"En cualquier caso, ese no es el asunto más importante ahora mismo. Así que, ya has hojeado ese contrato... ¿Verdad?"

A primera vista, Seol pudo ver que este no contenía ni la mitad de lo que Sinyoung estaba ofreciendo.

"Verás que el poco apoyo mencionado en este contrato viene de mi nombre, pero si lo comparas con el de Sinyoung, deberías darte cuenta de que no es tanto."

Ella tenía razón en eso.

Sin embargo, no se puede decir que todas las condiciones ofrecidas fueran malas. No trató de restringirlo por ejemplo, ni tampoco le exigió nada a cambio. Y tampoco tenía que pertenecer a ninguna organización.

Aunque el nombre de Kim Hannah estaba incluido en el contrato, sólo hasta el punto de proporcionarle protección personal siempre que pudiera. La mayor, y quizás la única ventaja que este contrato tenía sobre el otro es que le prometía a Seol completa libertad.

"No se puede evitar, ¿Verdad? El apoyo implícito en este contrato no es más que el reconocimiento por parte de Sinyoung de todos sus logros, pasados, presentes y futuros; también tratarán de mantener una relación amistosa con usted en el futuro inmediato. Eso es todo. Así que, si quieres eso, entonces firma aquí."

Kim Hannah presentó los papeles del contrato de Sinyoung.

"Bueno, Noonim se está asegurando de todo, ¿No? Yo personalmente haré un informe brillante para el Director."

"Mantén tu boca cerrada. ¿No ves que estoy en medio de algo?"

"¡Sí, señora! ¡Mantendré mi boca cerrada!"

Haciendo caso omiso de la ruidosa charla de Shin Hansung, Seol deliberó sobre sus opciones.

No importa cuánto lo pensara, los términos ofrecidos por Sinyoung eran increíblemente tentadores. Había varias trampas escondidas en las cláusulas, pero después de escuchar la breve persuasión de Kim Hannah, parecía que todos los demás estaban haciendo algo similar en el Paraíso, de todos modos.

¿Y qué si tenía que ir bajo el paraguas de alguien? No se desharían de él, así como así. Seguro que no. Si mostrara lo diligente que es, ¿No reconocerían al menos sus esfuerzos?

Y como no entró en el Paraíso con una ambición elevada, sino con una insaciable curiosidad, no pudo evitar pensar de esa manera.

Sin embargo, algo no se sentía bien.

Por alguna razón, su corazón le estaba diciendo que no otra vez.

Una presencia gigante, que no podía sentir muy claramente en este momento, estaba tratando de llegar a él desde las profundidades de la oscuridad oculta. Así es como se sentía.

'Además, Kim Hannah tampoco habría dicho esas palabras antes...'

¿Debería elegir el camino de los gloriosos grilletes o el de la peligrosa libertad?

Seol permaneció confuso e incierto frente a esta encrucijada, ambas direcciones llenas de posibilidades ilimitadas. Así que, por costumbre, activó Nueve Ojos.

'... Maldición.'

Y por primera vez desde que comenzó la negociación, terminó consternado. Sin embargo, no pudo evitarlo.

Amarillo, naranja, rojo, negro...

Si alguno de estos colores aparecía, planeaba no considerar ni siquiera el contrato. Para eso estaba su habilidad, ¿No?

Desafortunadamente, ninguno de los contratos brillaban con los cuatro tonos de peligro.

Uno brillaba de dorado.

El otro no tenía ningún color en absoluto.

"Entonces, ¿Qué harás?"

Parado en la bifurcación del cruce de caminos...

"…. Yo…"

Seol se dio cuenta de que se enfrentaba a una de las decisiones más importantes de su vida