Reciente

domingo, 22 de marzo de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 47

Capítulo 47. Primera Experiencia (2)


Él no estaba imaginando cosas.

Whish. La ráfaga de viento que pasó por la oreja de Seol Jihu le dolió como si un trozo de papel de lija fuera arrastrado por su cara. Las dos criaturas parecidas a un caballo ya corrían a toda velocidad, pero Maktan seguía azotándolos con fuerza y con su voz desesperada gritando.

"Esto no parece bueno, ¿Verdad?"

El gran hombre chasqueó su lengua y se puso un yelmo de batalla con la parte superior plana como si fuera un cubo. Luego gritó.

"¡¿Tuviste que usar este camino a través del bosque?!"

"¡Este camino es mi salvavidas! ¡No había ningún problema hace nueve días!"

Maktan respondió sin mirar atrás.

"¿Cuánto tiempo llevas usando este camino entonces?"

"¡Tres meses!"

"¡Maldita sea! ¡Habrías esparcido mucho de tu rastro por el lugar durante esos tres meses!"

El guerrero se quejó en voz baja y se agachó.

"Seol, tú también deberías agacharte."

Alex se agachó y tiró a Seol al suelo también.

"Escúchame. De ahora en adelante, no te vayas de mi lado. ¿Entiendes?"

No se veía ni una pizca de malicia en la expresión de Alex ahora que hablaba con voz grave. Sus ojos serios y enfocados sólo sirvieron para tensar aún más el pecho de Seol Jihu.

Seol Jihu se arrodilló en el suelo y bajó su cuerpo, apretando las dos lanzas. Al mismo tiempo, activó Nueve Ojos.

'Hijo de...'

De alguna manera evitó que la grosería se escapara de su boca. Todo el bosque tenía una sombra de color naranja.

No acercarse.

Sin embargo, ya estaba dentro de la zona de peligro. Esta sería la primera vez que se encontraría con una situación de este tipo.

Debería haber evitado que la carreta entrara en este bosque en primer lugar, pero se había quedado dormido y ni siquiera sabía que estaba siendo llevado a la boca abierta de un tigre.

Seol Jihu estaba a punto de sugerir que salieran rápido de ese lugar, pero cerró la boca después de mirar a Maktan azotando fuerte sus caballos mientras el sudor se derramaba continuamente en la cara fruncida del tipo. La carreta ya estaba corriendo a toda velocidad mucho antes de que Seol Jihu se despertara.

'¿Qué debo hacer ahora?'

Debería considerar como una feliz circunstancia el hecho de que el bosque no estuviera en negro, 'Escapar Inmediatamente', o en rojo, 'Se Recomienda la Retirada Inmediata'. Pero este color naranja ya presentaba suficiente peligro. Después de todo, casi se muere por subestimar la amenaza que representaba el color 'amarillo' en el pasado.

A medida que su cara se endurecía, Alex a su lado estaba en medio de sacar un crucifijo del tamaño de la palma de su mano.

Los alrededores estaban inquietantemente silenciosos... aparte del sonido de las pezuñas golpeando el suelo y el murmullo silencioso de Alex mientras cantaba su hechizo.

Mientras este silencio insoportable continuaba, el gran hombre comenzó a apretar los dientes. Mientras tanto, la Arquera todavía tenía su oreja pegada al suelo de la carreta, sin mostrar ningún signo de movimiento.

"Di algo".

"…."

"¡Oye! ¡La distancia, la dirección, el número de ellos! ¡Cualquier cosa está bien, así que di algo!"

".... No lo sé."

"¿Qué?"

"No lo sé. No puedo decirlo".

Levantó la cabeza y mostró una expresión de confusión.

"Definitivamente puedo escuchar un extraño ruido mezclado entre el resto, pero... es demasiado débil y no puedo entenderlo."

"¡¿Hah?! ¿Estás segura de que eres una Rastreadora?"

El guerrero escupió algunas palabras de exasperación, causando que la mujer Arquera entrecerrara los ojos con ira.

"¿Qué estás tratando de insinuar?"

"Joder, tío. Dices que eres de nivel 3, pero ¿Cómo puedes no saber nada en esta situación?"

"¡Cierra la boca! ¿Te parezco de alto rango? ¿Qué esperas que haga cuando necesito estar en el terreno para escuchar algo?"

Su orgullo debe haber sido herido porque ella respondió de vuelta. El guerrero parecía no tener nada más que decir y sólo escupió largos suspiros.

"¡Decide rápido! ¿Seguimos corriendo o nos detenemos? ¡Deprisa!"

Maktan preguntó con una voz ansiosa.

"Demonios. ¿Qué opción tenemos? ¡Detengan la carreta!"

"¡No! ¡Sigue huyendo!"

Tan pronto como el gran hombre expresó su opinión, la mujer se opuso fuertemente a él. Maktan estaba a punto de tirar de las riendas para detener la carreta, así que, comprensiblemente, terminó diciendo una grosería.

El gran hombre negro miró a la mujer con una expresión de desconcierto antes de gruñirle como a una bestia salvaje.

"Esta perra loca. ¿Quieres pelear conmigo cuando estamos en esta situación?"

"Eres tú quien no sabe una mierda. ¿Qué harás cuando nos detengamos y nos rodeen?"

"¿Cómo sabes que no hay una emboscada esperándonos más adelante? Entonces, nos detendremos y bajaremos de la carreta!"

"¡Deténganse, los dos!"

Incapaz de soportarlo más, Alex finalmente intervino. El crucifijo en la mano estaba emitiendo una luz tranquila y suave en este momento.

"No importa si es un equipo o una expedición, los Arqueros siempre toman la delantera. Escuchémosla por el momento, ¿De acuerdo? ¿Qué dices, Hugo?"

Viendo que Alex se dirigió al gran hombre por su nombre, deben haberse conocido.

Después de tranquilizar a Hugo, Alex se giró para examinar a la Arquera.

"Debería priorizar tus opiniones ya que eres una Arquera, pero incluso creo que será mejor para nosotros detenernos en un lugar adecuado y averiguar con qué estamos tratando primero. Sólo podemos idear una estrategia si sabemos a qué nos enfrentamos."

"Ya lo sé. Pero mira alrededor, no hay ningún lugar adecuado para detenerse".

La mujer Arquera respondió infelizmente antes de morderse el labio inferior.

"Es como si nos estuvieran llevando por ahí. Puedo sentir que algo no está bien".

Las cejas de Alex se estremecieron.

"¡Mierda! ¿La acabas de escuchar? ¡¿Se supone que eres una Arquera, pero estás ocupada hablando de tus instintos?!"

Hugo gritó con rabia. Si no fuera por el hecho de que estaba muy agachado en el suelo, podría haber saltado repetidamente con ese gran físico suyo.

Alex mantuvo su paciencia mientras abría la boca.

"Si confías en tu instinto, no puedo confiar en ti. Las probabilidades son a mitad. Es mejor que detengamos la carreta inmediatamente y averigüemos lo que está pasando."

La Arquera resopló y se dio la vuelta para mirar en la otra dirección.

"Bien. Sin embargo, tienes que darme 30, no, 15 segundos. No puedo estar seguro, pero podríamos estar frente a un grupo de Jinetes".

Alex no estaba en desacuerdo con eso. Lo que dijo tenía mucho sentido, pero además, en caso de que se demostrara que las palabras de la Arquera fueran correctas, detener la carreta equivaldría a cometer un suicidio.

"¡Maktan! No detengas la carreta abruptamente, ¡Pero ve disminuyendo gradualmente la velocidad! ¿Entendido?"

"¡Lo tengo!"

"¡Muy bien! Pero.... ¿Qué...?"

Alex se dio vuelta para encarar a la Arquera una vez más y cayó en un estado de aturdimiento por lo que pudo observar. Los ojos de la mujer brillaron con una luz suave antes de que esa luz desapareciera. Entonces ella levantó con cautela su torso y asomó su cabeza por las barandillas.

"¡Ah, oye! ¿Qué estáis haciendo? ¡Agachate!"

Hugo se asustó. Ella lo ignoró completamente mientras observaba su entorno. Luego, asintió con la cabeza.

"Creo que no estamos siendo acorralados. Debería estar bien ir más despacio".

"Acorralados o no, dije, ¡Qué bajes la maldita cabeza!"

"En serio, deja de gritar, ¿Quieres?"

La Arquera cubrió sus oídos y mostró lo molesta que estaba.

"¿Eres un idiota? ¡Si atacasen a escondidas, el conductor habría sido el primero en ser golpeado!"

Hugo se quedó aún más atónito que antes. Su boca se abrió y cerró un par de veces, antes de que una expresión de sospecha se formara en su cara.

"Tú... ¿Realmente eres del nivel 3?"

"Haa".

La mujer escupió un suspiro. Era como si no supiera qué hacer con él. Luego se puso una mano en la cintura y abrió la boca.

Entonces sucedió.

¡Psh! ¡Psh!

Junto con los débiles susurros del aire siendo separados...

"En cualquier caso..."

... Sus palabras se detuvieron repentinamente.

Sus ojos, que se habían estado burlando de Hugo, de repente se giraron. Entonces comenzó a vacilar teatralmente. Su cabeza y sus hombros temblaron lentamente antes de caer de cara al suelo.

Su cuerpo tembló sólo por un segundo antes de que se volviera blando. Estaba muerta.

La cara de Alex se arrugó tan pronto como vio una larga aguja saliendo de la parte trasera de la cabeza de la mujer.

"¡Idiota!"

Hugo también gritó con rabia.

Seol Jihu no podía entender lo que acababa de pasar. La mujer que estaba tan llena de confianza hasta hace un segundo murió en un parpadeo. Fue como si estuviera teniendo una mala pesadilla.

Alex extrajo la aguja y frunció el ceño profundamente.

"Espera un momento. Esto, ¿Puede ser....?"

Luego, escucharon los gritos de dolor de los animales que estaban en el frente.

Justo cuando Seol dijo, "Mierda", la carreta se inclinó y luego se volcó de lado.

"¡¿Uaaahhh?!"

Alex fue arrojado lejos, con ambos brazos agitándose en el aire.

Seol Jihu también fue lanzado al aire. Antes de que se diera cuenta, lo mandaron a volar. Todavía agarraba su lanza con fuerza; cuando la sensación de que su estómago estaba siendo succionado se apoderó de él, claramente pudo verlo; el cuello de Maktan echado hacia atrás y sus brazos moviéndose impotentemente en el aire, con una aguja clavada en su frente.

La carreta volcó y el trío sobreviviente fue arrojado por la parte de atrás. Seol Jihu logró aterrizar a salvo en los arbustos y rodó por el suelo para disipar el impulso.

"¡Joder! ¡Jinetes mi trasero! ¡Son los malditos Topos!"

Seol escuchó a Hugo rugir a todo pulmón, pero el joven no tuvo tiempo de pensar en eso. Antes de que tuviera la oportunidad de tomar un respiro, cuatro manos blancas y pálidas salieron disparadas de la tierra, cada una de ellas con afiladas dagas.

"¡...!"

Ni siquiera tuvo tiempo de observar cómo lo atacaban; soltó la lanza y se alejó rodando. Se recuperó al final de la caída, luego miró el lugar donde estaba y vio las cuatro dagas apuñalando justo allí. Sintió un escalofrío en su espalda.

Sin embargo, se preguntaba qué demonios eran.

Cogió su lanza y rápidamente apuñaló el suelo del que salían esas cuatro manos.

*Puñalada*

Sintió que la lanza atravesaba la tierra blanda y luego profundizaba en algo más sustancial. Fue casi como si hubiera apuñalado un gran rábano.

Luego apuñaló aún más fuerte hacia adelante y giró el eje de la lanza. Inmediatamente, dos de las cuatro manos que salían del suelo se volvieron locas como si tuvieran una convulsión.

Cuando eso sucedió, las otras dos manos comenzaron a levantarse del suelo como si quisieran salir de allí.

"No tan rápido".

Seol sacó la lanza y rápidamente apuñaló el suelo de nuevo, causando que las otras manos hicieran también ese baile moribundo.

"¡¡Seeeoooll!! ¡Huuugo!"

Seol se dio la vuelta rápidamente en cuanto escuchó el grito de urgencia.

Alex no había podido levantarse todavía; se resistía amargamente a las dos manos que brotaban del suelo mientras lo sujetaban. Sus brazos y hombros temblaban por la lucha, pero las dagas se acercaban gradualmente.

Debido al vuelco de la carreta, su distancia era mayor de lo que Seol esperaba. Sacó la lanza y la gruesa capa de sangre en la punta de su arma trazó un arco en el aire.

Rápidamente hizo circular su maná a través de su Circuito Reforzado.  Concentró su poder en su brazo derecho y lanzó la lanza tan fuerte como pudo. 

¡Swish! 

La lanza que llevaba su maná abrumador pasó volando por delante de Alex y se hundió profundamente en el suelo. 

"¡¿Uwahck?!" 

Alex giró la cabeza por reflejo, sólo para parpadear en estado de shock.  Entonces se dio cuenta de que sus manos ya no sentían el tirón de debajo del suelo.  Rápidamente tiró de sus brazos y se levantó del lugar. 

"¿Eh?" 

Hugo llegó tarde a ese lugar antes de mirar a Seol con una cara igualmente sorprendida.  Entonces, gritó. 

"¡Hacia allí!  ¡Tu pierna izquierda!" 

Seol se agachó para recoger la otra lanza, pero tan pronto como escuchó la advertencia, saltó de inmediato.  Otra daga pasó por donde estaba su pie. Aterrizó de vuelta y apuñaló el suelo, pero cuando sintió nuevamente un movimiento por debajo, levantó su pierna izquierda. 

Esquivó la mano con la daga con su rápido movimiento de pies y apuñaló el suelo con su lanza.  Pronto, la tierra se tiñó del color de la sangre. 

"¿Ohh?" 

Cuando Seol se encargó de cuatro, tal vez cinco asaltantes desconocidos de una sola vez, Hugo comenzó a sonreír con una expresión que decía, '¿Mirarías a este chico desaparecer?' 

Entonces estalló en una risa estridente, levantó su hacha gigante en alto, antes de golpear esa pesada arma contra el suelo. 

¡KWANG! 

Lo que salió a continuación fue un ruido de impacto que no pudo haber sido hecho por un hacha.  Los tímpanos de Seol temblaron fuertemente.  La tierra explotó y se desprendió, dejando atrás las ondas de aire.  No podía decir si se trataba del maná de Hugo o de una de sus habilidades, pero si eso era simplemente por su fuerza física, entonces sería una de las más aterradoras demostraciones de poder que jamás había visto. 

"Este es el mejor método para lidiar con los malditos Topos". 

Hugo sonreía brillantemente mientras descansaba el hacha en su hombro.  Seol no podía entender el comportamiento relajado de ese tipo ya que estaban todavía en medio de una batalla, pero parecía que Alex lo entendía. 

"¡Bien!  ¡Bien hecho, Hugo!  ¡Ahora, es nuestro turno!" 

Alex rápidamente levantó el crucifijo del suelo mientras sus ojos ardían de rabia. 

"Hijos de puta.  En el momento en que todos ustedes muestren sus caras en la superficie, será su funeral." 

El significado de esas palabras se reveló poco después. En el lugar donde Hugo golpeó su hacha como punto central, más de diez pares de brazos salieron del suelo de forma desordenada. 

"¡Alex!" 

Hugo agarró su hacha con fuerza y gritó. 

"¡Ya lo sé!" 

Alex escupió un corto suspiro, puso una mano en su costado para presionar una herida allí mientras adelantaba su crucifijo. 

"¡Luxu Lu Luxuria!" 

De repente, una luz cegadora surgió del crucifijo. Al mismo tiempo, las criaturas que salían del suelo se congelaron en medio de la acción. 

"Oh, sí.  Es hora de sacar algunos vegetales, entonces." 

Hugo corrió hacia adelante como si hubiera ganado alas y tiró de uno de los brazos desde el suelo.  Entonces, un extraño monstruo con dos brazos y dos piernas que parecía el tronco de un árbol pero con piel de animal cubriendo su cuerpo, fue sacado de su escondite. 

Hugo dividió fácilmente el monstruo rígido y congelado, luego, sin tomar un descanso, fue repitiendo la acción de extraer y matar a los monstruos.

Pronto, la duración del hechizo llegó a su fin, permitiendo que estos extraños monstruos emergieran completamente sobre la tierra. Para entonces, sin embargo, su número se había reducido a sólo siete. Además, todos se tambaleaban como si sufrieran una conmoción cerebral.

Seol continuó vigilando el suelo cerca de sus pies, pero Alex le habló en un tono relajado.

"Está bien. Ya ha terminado."

"¿Terminado? ¿Qué quieres decir?"

"Bien. Verás, estos Topos odian instintivamente el maná. Estos bastardos emergerán sobre la tierra tan pronto como viertas suficiente maná en el lugar donde se esconden."

"¿Topos?"

Alex sonrió con ironía debido a la pregunta de Seol. Sin embargo, el joven le salvó la vida hace un momento, así que responder a esto no significaba nada.

"Piensa en ellos como peces de tierra. Se mueven nadando bajo tierra."

Seol Jihu inclinó su cabeza hacia un lado. No podía ni siquiera imaginar cómo algo podría nadar bajo tierra.

"En cualquier caso. Fallaron en matarnos con su ataque furtivo, así que es el final para ellos. Hugo es un Guerrero Bárbaro de nivel 4. Los topos que atacan por debajo de la superficie podrían haber resultado ser una molestia irritante, pero luchar contra ellos por encima de la tierra es tan fácil como quitarle un caramelo a un bebé".

"¿Cómo lo sabes?"

"Simple. ¿Por qué crees que usan dagas?"

"... Ah."

"También deben haber descubierto que teníamos una Arquera entre nosotros porque se escondieron bajo tierra y trataron de confundirnos. De lo contrario, los habríamos descubierto en el momento en que se acercaran a la superficie. Se dispersaron y esperaron a que hubiera una abertura antes de disparar esas agujas. Tan pronto como mataron a uno de nosotros, nos atacaron adecuadamente".

"Qué miedo..."

"Lo sé, ¡Pero esa estúpida mujer Arquera!"

Alex habló con rabia antes de toser para aclarar su garganta. Es una pérdida de tiempo hablar mal de un muerto, después de todo.

"En cualquier caso, eso no es todo. Como suelen formar un rebaño, se mueven en grandes manadas, y luego... Jejeje."

Alex comenzó a reírse extrañamente y movió su dedo señalador desde Hugo hacia Seol. El joven se miró a sí mismo, y su mandíbula cayó por la sorpresa. Vio cuatro agujas clavadas en el medio de su armadura del pecho. Parecía que había sido alcanzado durante la batalla.

"Y luego, ellos poseen suficiente inteligencia para asignar diferentes roles, también. Ah, no te preocupes por eso. Los que nos han estado disparando ya deberían haber huido".

Alex vio a Seol escudriñando el área e impidió que el joven hiciera un movimiento. En cambio, Seol inclinó su cabeza con perplejidad.

"Hmm. Pero, esto es realmente extraño. No he escuchado noticias de que hayan aparecido Topos cerca de Haramark hasta ahora."

"¡Hemos terminado!"

Hugo apretó y golpeó la cabeza del último Topo con sus manos desnudas, antes de gritar con los brazos en alto.

"Bien hecho, Hugo".

"Eso fue demasiado fácil. Aparte de eso, ¿Estás bien?"

Hugo dio grandes pasos y se acercó antes de preguntarle a Alex. El joven sacerdote sonrió débilmente.

"En realidad, me hirieron una vez."

"En ese caso, date prisa y cúrate a ti mismo primero. No podré agradecerte si estás muerto."

"Sí, tienes razón."

Alex cayó al suelo antes de sacar un pequeño frasco. Mientras el sacerdote gruñía en el suelo, Hugo se pavoneaba un poco mientras examinaba a Seol Jihu.

"Hey, hombre. Acabo de ver tus elegantes movimientos. ¿Estás seguro de que sólo eres de nivel 1?"

"Sí, yo también me lo preguntaba. Sería más fácil creer que Seol es de nivel 3 y que esa Arquera estaba en el nivel 1."

Alex habló con cara de dolor cuando derramó el líquido curativo del frasco sobre sus heridas. Hugo asintió con la cabeza como si estuviera de acuerdo con esa evaluación.

"Esa maldita perra. Nunca he visto una Rastreadora como ella antes. Pensé que podría morir de frustración, ¿Sabes?"

"Esa mujer, no era una Rastreadora".

Alex se rió suavemente.

"Y obviamente ella tampoco estaba en el nivel 3. En el mejor de los casos estaba en el nivel 2, y probablemente también haya subido de nivel recientemente."

"¿Qué?"

Hugo preguntó con cara de incredulidad. Alex exhaló suavemente como si el dolor hubiera disminuido mucho y respondió al gran hombre.

"Definitivamente lo vi. Fue sólo por un momento, pero sus ojos brillaban. Si estoy en lo cierto, entonces no es la habilidad 'Ojos de Mil Millas' sino el 'Ojo de Águila'. Sabes que 'Ojos de Mil Millas' es una habilidad que deben aprender los arqueros cuando llegan al nivel 3, ¿Verdad?"

"Espera un minuto demonios. Ahora que lo pienso, 'Ojo de Águila' es algo que aprendes cuando llegan al nivel 2...."

Hugo murmuró aturdidamente para sí mismo antes de que su expresión se arrugara.

"¡Maldita sea! ¡Ella nos ha estado mintiendo desde el principio!"

"Bueno, sabes que hay mucha gente mintiendo sobre sus niveles en Haramark. Quiero decir, ves un montón de idiotas que vienen con todo tipo de excusas cuando les pides que te muestren sus Ventanas de Estado."

"Maldición. ¿Cómo consiguió ella ese arco largo, entonces? Su equipamiento también se veía bastante bien."

"Probablemente tiene un buen patrocinador o algo así".

Alex sonaba confiado en sus conclusiones cuando se puso de pie. Y entonces, se giró hacia Seol.

"¿Seol? Un consejo, si quieres. Podríamos haber ganado hoy, pero esto no fue una buena victoria. Por supuesto, luchaste por encima de las expectativas de cualquiera, pero para mí y Hugo, esta ha sido una mala pelea."

Seol Jihu asintió con la cabeza. Entendió aproximadamente lo que Alex estaba tratando de decir aquí.

Si todos hubieran actuado de acuerdo a las opiniones de Hugo y Alex, entonces estos enemigos habrían sido tratados sin ningún problema. Incluso si un Arquero tenía la tarea de dirigir un equipo, este sería el resultado cuando el derecho a tomar la decisión final se le da a alguien no calificado para esa tarea.

A través de esta experiencia, Seol consiguió grabar esta lección hasta en sus huesos.

"Che. Si hubiera sabido que nos enfrentábamos a los Topos, no me habría puesto a sudar."

Hugo siguió quejándose amargamente.

"¿Quién sabía que nos enfrentaríamos a los Topos? Pero.... en cualquier caso."

Alex miró a su alrededor, y sus hombros cayeron indefensos. Maktan y la mujer Arquera estaban muertos, y la carreta se hizo pedazos.

"Estamos justo en el medio... ehh."

Sin embargo, Alex no perdió la esperanza y preguntó de todos modos.

"¿Alguien con una idea brillante?"

Por supuesto, nadie levantó las manos.

"…."
"…."
"…."

El grandote, el joven y el sacerdote escupieron un largo suspiro casi al mismo tiempo.