Reciente

lunes, 16 de marzo de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 41

Capítulo 41. Mi Nombre Es...


Incluso cuando apretó los ojos y los abrió de nuevo... Incluso cuando desactivó y luego reactivó Nueve Ojos... permaneció igual.

El contrato de Kim Hannah estaba de dorado, mientras que el de Sinyoung no tenía color.

'¿Y por qué está brillando en dorado, de todas las cosas...?'

Una cosa que aprendió fue que el 'Mandamiento Dorado' aplicaba a los objetos, no sólo a las personas.

En cualquier caso, no podía estar seguro de qué hacer en este punto, basándose sólo en lo que estaba viendo y escuchando.

Carecía de suficiente información para decidirse por un contrato, además ni siquiera podía entender lo que significaba el segundo.

No podía estar seguro de nada, pero...

"Firmaré en este".

Después de una larga deliberación, Seol eligió el contrato de Kim Hannah.

"¿Eh?"

La expresión de Shin Hansung mostraba lo aturdido que estaba por la elección de Seol.

"¡Ahh!"

Mientras tanto, Yun Seora fue tomado completamente por sorpresa y se puso bastante nerviosa.

"¿Puede decirnos la razón?"

Shin Hansung levantó la voz, y Kim Hannah no trató de detener al joven de cabello rizado. En su lugar, bajó la cabeza un poco mientras su expresión se ponía rígida, mostrando lo sorprendida que estaba en ese momento. Por supuesto, ella estaba haciendo una actuación.

"¿No te gustan las condiciones ofrecidas?"

"No, no es eso en realidad. Sus términos son tan sorprendentemente buenos que me siento agobiado por su carga".

"Está bien si eres honesto con nosotros. Si hay una cláusula que no te gusta..."

"No, en absoluto. Estoy muy agradecido de que me hayan evaluado tan bien. Pero..."

Mientras Seol difuminaba el final de su sentencia, echó una mirada furtiva en dirección a Kim Hannah. Sólo continuó después de confirmar que las comisuras de sus labios se arqueaban ligeramente.

"... Tengo una cierta razón personal para esta elección. Sólo puedo sentir remordimiento por negarme a firmar tan maravilloso contrato. Sin mencionar que también debo disculparme con ustedes".

Trató de condensar sus explicaciones en la menor cantidad de palabras posible. Su considerada pero firme negativa implicaba que debían parar en este punto antes de que las cosas se pusieran más difíciles de lo necesario.

Shin Hansung lo sabía, pero no podía retroceder simplemente. Se inclinó hacia adelante con una expresión decidida en su rostro.

"Por favor, escúchame. Sería una mentira si no consideráramos su potencial futuro, pero más que eso, también apreciamos verdaderamente lo que ha hecho por nosotros."

"…."

"Sinyoung" es una organización que recompensa estrictamente a aquellos que lo merecen. Especialmente, sus acciones desinteresadas de ayudar a la Joven Dama, que es la hija menor del Presidente, definitivamente no la olvidaremos. De hecho, hay bastantes de nosotros que ya te miramos favorablemente. Incluyéndome a mí mismo".

Las dulces palabras de la tentación comenzaron a brotar de la lengua bañada en miel de Shin Hansung. Lástima para él, Kim Hannah ya había puesto su mano en uno de los contratos.

"¿No significa eso también que hay algunas personas que no me quieren allí?

Se había dado cuenta de que la relación entre Yun Seora y Sinyoung era complicada.

De repente, Seol sintió una sensación de contacto envolviendo suavemente su brazo derecho.

"Ven con nosotros, por favor..."

Una voz suplicante entró en sus canales auditivos. La mirada de Yun Seora tratando de penetrar en el alma de Seol estaba teñida de las emociones de la ansiedad.

"Yo, haré lo mejor que pueda..."

'¿Lo mejor en qué exactamente...?'

¿Qué podría querer decir con eso? Seol reprimió un ataque de risa que casi se le escapó de la boca. La expresión de Yun Seora estaba demasiado seria para reírse en este momento.

'Este es un dilema sin sentido, ¿No es así?'

No basó su decisión en Nueve Ojos. No confió en sus emociones ni en su lógica.

Había una razón por la que no podía decir en voz alta.

'Gula'.

Acércate, hijo mio...

... Los recuerdos persistentes de ese sueño. Para entonces, casi había olvidado la mayor parte de su contenido. Pero los últimos momentos aún permanecían vívidos en su cabeza.

Los últimos momentos. El hombre que parecía ser él mismo hizo una petición, pero fue denegada. Pero al final, Seol recibió 'emociones' en forma de sueño.

Tenía curiosidad. Quería saber cómo se cumplió la petición de la versión de su sueño.

Por supuesto, eso no fue todo. Tomó en consideración tanto las advertencias de Kim Hannah, como el sello de oro del Templo de Gula.

También, había un miedo difícil de entender en su corazón, algo le decía que una vez que firmara con Sinyoung, viviría una vida que no sería muy diferente de la que experimentó en el sueño.

No quería que lo maltrataran como a un esclavo y tampoco tenía ganas de que lo usaran.

Incluso si el camino a seguir puede ser duro y arduo, él quería experimentar esta vida a su manera.

Por lo tanto, sólo tenía que mover la cabeza para decir que no.

"Nosotros, realmente podemos tratarte bien..."

La voz de Yun Seora que entró en sus oídos sonaba más llorosa que antes. Shin Hansung dejó escapar un suave suspiro.

"¿Por qué no hacemos esto, entonces?"

Justo cuando Seol tomó el bolígrafo con cierta dificultad, Kim Hannah rompió su silencio y habló.

"Danos algo de tiempo".

"¿Tiempo?"

"Sí. Bueno, necesitaremos algo de tiempo para ajustar el contrato, y también necesitarás más tiempo para pensar en las cosas, ¿Cierto? Y, también necesitas volver a casa."

Seol estaba a punto de firmar en la línea punteada, pero la simple mención de la palabra 'casa' lo puso sobrio de inmediato.

'Casa'.

Se dio cuenta de que ya habían pasado más de tres meses. ¿Qué pasó en la Tierra? ¿Su familia? ¿Qué hay de Yoo Seonhwa? ¿Estaban preocupados por él después de que desapareciera sin decirles nada?

"Así es. No es una mala idea darse un tiempo para pensar las cosas."

Shin Hansung rápidamente expresó su opinión.

Seol asintió con la cabeza para expresar su consentimiento. Kim Hannah se embolsó los contratos y se levantó de su asiento.

"Seol y yo nos dirigiremos al templo, ¿Pero qué pasa con vosotros dos?

"Llevaré a la Señorita Yun de vuelta al cuartel general de Sinyoung. Después de todo, el Presidente la está esperando allí. Iremos por caminos separados en la ciudad de Scheherazade."

Cuando Shin Hansung se levantó, Seol también dejó su asiento. No tenía ni idea de lo que este templo y esa Scheherazade eran, pero parecía que podía volver a casa con seguridad.

Cuando miró a su alrededor, las conversaciones de negociación seguían en curso en todas partes.

No podía ver a Shin Sang-Ah en ninguna parte; Hyun Sangmin estaba en medio de una importante charla, sus brazos se movían para ilustrar sus argumentos.

Yi Seol-Ah también estaba en medio de una larga charla con un hombre desconocido. Cuando su mirada se encontró con la de Seol, trató de levantarse de su asiento, pero él simplemente le hizo un gesto con la mano para indicarle que no debía hacerlo. No quería interrumpir su negociación, después de todo. Ella debió entender sus intenciones porque se sentó mientras se reía consigo misma.

"¿Deberíamos esperarlos?"

Kim Hannah le preguntó, pero Seol sacudió lentamente su cabeza.

No era como si no quisiera estar más cerca de ellos, pero... Sus propios caminos estaban siendo trazados ahora, y él no quería meterse en sus vidas cuando ya no era realmente necesario.

'Estoy seguro de que nos volveremos a ver'.

Mientras sobrevivieran, deberían, en el futuro.

Seol observó la Zona Neutral por última vez, antes de darse la vuelta lentamente para irse.


*


Como escuchó que el método de transporte era un carruaje, pensó que no sería más que un carruaje de madera tirado por un par de caballos. Pero se llevó una gran sorpresa después de observar la realidad.

Este carruaje de cuatro ruedas era mucho más parecido a un coche de lujo, ya que estaba recubierto por los cuatro costados.

Seol miró aturdido el cuero y la tela de terciopelo que cubría la sección del techo, antes de dirigir su curiosa mirada a cuatro extraños animales atados a la parte delantera del carruaje y los estudió con cierto interés.

Su apariencia general era similar a la de un caballo, pero sus agudas orejas y su joroba daban la impresión de ser un camello.

Shin Hansung obligó a las dos personas atadas cerca del asiento del conductor del coche a beber cierta sustancia, y mientras tanto, Kim Hannah subió a bordo.

"¿Qué están haciendo ustedes dos? Suban."

Seol y Yun Seora intercambiaron miradas mientras subían a la carroza. En el interior había dos asientos de banco uno frente al otro.

Kim Hannah se sentó en el lugar que estaba frente a Seol, mientras que Yun Seora se sentó al lado de Seol.

Poco después, Kim Hannah cerró la puerta, y el cochero se agitó un poco, indicando que se ponían en marcha. Sólo se sacudió al principio, y una vez que estaban en movimiento, el viaje se había vuelto mucho más cómodo.

<< Nota: Cochero - Palabra utilizada para referirse a quien conduce el carruaje. >>

Cuando ganaron algo de velocidad, Kim Hannah abrió la boca.

"Necesitaremos alrededor de 40 minutos para llegar a nuestro destino. Sólo tenemos que viajar a lo largo de Zahrah."

"¿Zahrah?"

"Es sólo el nombre de un camino que conduce a Scheherazade. ¡Pero no te preocupes por eso! No he escuchado noticias de monstruos u otras razas que ataquen a los viajeros en Zahrah durante el último año."

Seol inclinó ligeramente la cabeza. Todavía no tenía idea de nada, pero eran cosas que tenía que aprender eventualmente.

Clack, Clack.

El cochero cruzó rápidamente el páramo estéril. Durante el viaje, Seol fue entretenido por sus acompañantes.

Kim Hannah le dijo que le hiciera saber el lugar de la Tierra al que quería teletransportarse tan pronto como llegaran a su destino, antes de explicarle detalles como lo que tenía que hacer después de llegar allí, el método para volver una vez en la Tierra, entre otras cosas.

Hubo muchas cosas que captaron el interés de Seol entre ellos. Y una de ellas fue la revelación de que el flujo del tiempo aquí transcurría diferente al de la Tierra con la proporción de 3:1.

Es decir, que Seol pasara tres meses dentro de la Zona Neutral equivaldría a un mes en la Tierra.

Además de eso, Kim Hannah también habló de cosas que podrían ser traídas de la Tierra al Paraíso. Y, tal vez manteniéndose vigilante por la presencia de Yun Seora, no se olvidó de mencionar las ventajas de Sinyoung ocasionalmente. Cada vez que eso sucedía, Yun Seora lo miraba con ojos suplicantes y/o trataba de alentar su toma de decisiones con su suave voz. Seol no pudo evitar sentir un poco de presión por este comportamie.

"Parece que ya casi llegamos".

Kim Hannah abrió la puerta y se asomó afuera antes de murmurar.

Seol también asomó la cabeza más allá de la puerta abierta, y mientras los fuertes vientos azotaban su cabello, su mandíbula casi cayó al suelo.

Los enormes muros de la fortaleza del color tierra reflejaban cegadoramente la luz del sol.

Después de confirmar la expresión de Seol, una sonrisa se dibujó en el rostro de Kim Hannah.

"Bienvenido a Scheherazade".


*


El cochero disminuyó la velocidad y continuó por otros cinco minutos después de pasar por la entrada del alto muro, antes de detenerse.

Entonces escucharon golpes de luz contra la puerta, y la voz de Shin Hansung diciéndoles que habían llegado.

"Deberíamos bajar aquí, entonces."

Kim Hannah hizo una señal con sus ojos y salió de la carroza primero.

Seol estaba a punto de seguirla, sólo para darse cuenta rápidamente de por qué le había hecho esa señal. Yun Seora todavía se estaba aferrando a su brazo, por eso.

"Debería irme ahora. Gracias por los últimos tres meses. Ha sido divertido."

¿Cómo podría ella bloquearlo, cuando él estaba tratando de volver a casa? Cuando él cuidadosamente extrajo su brazo, ella no trató de detenerlo. Sin embargo.

Justo cuando la mano derecha de Seol estaba a punto de salir de su alcance, ella la sostuvo cuidadosamente.

"Uhm..."

"¿Se, Señorita Yun Seora?"

"... Me gustaría volver a verte."

A diferencia de antes, dejó que su deseo se escuchara de forma clara.

La primera vez que la vio, sus ojos parecían muy fríos y distantes. Pero ahora que staban mojados de emociones... Seol se sintió un poco perdido y dudó un poco.

"Sí, yo también."

Sólo entonces ella soltó su agarre. No dejó de mirarlo hasta el momento en que finalmente abandonó el carruaje para siempre. Seol cerró la puerta detrás mientras se lamía sus labios secos.

'Es como si estuviera abandonando a un niño o algo así...'

El cochero arrancó y se alejó. La mirada de Seol permaneció en la parte trasera del carruaje mientras ganaba distancia lentamente, antes de apartarse para mirar a Scheherazade, la ciudad más próspera del territorio controlado por la humanidad.

Kim Hannah le agitaba la mano desde lo alto de una escalera de piedra. Y Seol podía ver detrás de ella una torre tan alta y vertical, que parecía atravesar los cielos.

Mientras subía los escalones, Seol se dio cuenta de que la aguja, o la torre, estaba hecha de un extraño material de construcción que emitía un tono pálido que no parecía del todo correcto llamarlo blanco.

"Ese es el Templo de Luxuria. De los siete dioses, es el encargado de las habilidades de sanación usadas por los sacerdotes."

Al escuchar esto, Seol pudo observar innumerables personas entrando y saliendo de la entrada sostenidas por enormes pilares. La mayoría de ellos llevaban la misma túnica blanca como el hielo que María usó cuando se preparó para la ceremonia.

"En ese caso, ¿Podría estar María todavía aquí?"

"Creo que ya se ha ido... Bueno, su recuperación ya ha terminado, y no puede volver a la Zona Neutral, de todos modos."

"Bien. ¿Adónde?"

"Al sur".

Kim Hannah pasó por la entrada. Al entrar, Seol fue recibido por largos pasillos a ambos lados, y delante, un salón ligeramente oscurecido. Vio a una mujer sentada detrás de un mostrador ante el salón.

Esa mujer levantó sus ojos cansados y miró fijamente mientras Kim Hannah se acercaba a ella.

"¿Qué te trae por aquí?"

"Vinimos a usar la puerta de transferencia".

Kim Hannah le presentó un pedazo de papel a esta mujer.

"Un nivel 1... El lugar al que regresa es del Área 1... Oh, ¿Es la primera vez que usa este servicio?"

"Hoy ha salido de la Zona Neutral".

"Aaah, es cierto, hoy es el día... En cualquier caso, tenemos que establecer un nuevo punto de retorno, entonces. ¡Aquí!"

La mujer leyó el periódico con los ojos entrecerrados, antes de levantar repentinamente la mano en alto. Un hombre asiático de cabello negro apareció de algún lugar más allá del pasillo y se acercó rápidamente. La dama de la recepción le preguntó a este nuevo hombre.

"Eres del Área 1, ¿Correcto?"

"Sí".

Cuando ella preguntó mientras entregaba un papel, el hombre asiático asintió con la cabeza.

"Entonces ayúdame a calcular las coordenadas".

"Veamos. Área 1, Seúl, Distrito de Seodaemun, el suburbio de Hongeun... Ah, esto no debería ser demasiado difícil."

El hombre asiático sonrió.

"Ya tengo un lugar en el suburbio de Eungam, ves."

"Dependerá de ti, entonces. Y, también..."

La mujer miró fijamente a Seol.

"No planeabas volver a la Tierra con ese aspecto, ¿Verdad?"

"Nos gustaría utilizar el servicio de almacenamiento".

Kim Hannah respondió como si fuera parte del proceso.

"Como eres de nivel 1, es gratis. Toma. Por favor, usa la habitación número 8. Ya sabes cómo funciona, ¿No?"

"Ya se lo he explicado".

"Eres una guía recomendable, entonces."

La mujer entregó una pequeña llave con una placa mientras se veía bastante aliviada.

Seol recibió la llave y caminó por el pasillo a su derecha. El interior, más adentro, estaba dividido en varios pisos con paredes que brillaban en un tono ámbar. Y vio muchas puertas, las cuales superaban fácilmente los dos metros de altura. Encontró una puerta con un '8' plateado que brillaba en el frente y entró en la habitación.

Los artículos del Paraíso Perdido no podían ser llevados de vuelta a la Tierra, con la excepción de unos pocos. Esto significaba que tenía que guardar sus cosas antes de irse, y los templos eran el lugar más seguro para hacerlo. La tarifa era exorbitante, ya que sus cosas estarían protegidas por el poder divino, la seguridad sería más o menos la mejor que había.

Sin embargo, sólo se podía usar este servicio de forma gratuita en los niveles 1 y 2. Una vez que uno se convertía en Nivel 3, sería considerado como una verdadera fuerza de combate, por eso tendría que gastar algo llamado 'puntos de logro' si quería usar la puerta de transferencia o el servicio de almacenamiento.

Apoyó sus dos lanzas contra la pared y se quitó las armaduras. Todavía tenía la ropa que usaba de la Tierra, pero ahora estaba demasiado desgastada. Qué alivio, ya que Kim Hannah y su perspicaz sentido de la moda trajo alguna vestimenta e incluso ropa interior para su uso.

'Olvidé darle las gracias'.

Seol terminó de vestirse y revisó sus artículos por última vez. Tuvo que dejar atrás los Elixires y el Estigma Divino. Le preocupaba un poco que fueran robados, pero como un dios protegía personalmente el templo, pensó que debía creer en la seguridad de este lugar por ahora.

Terminó de clasificar sus artículos y dejó el almacén antes de cerrar la puerta. El '8' plateado de la puerta cambió su color a dorado. De aquí en adelante, sólo Seol podía abrir esta puerta. Incluso si alguien más se apoderaba de la llave de la puerta, ésta no se abriría.

Mientras caminaba por el pasillo, Seol cayó en un profundo pensamiento.

No podía creer que regresara a la Tierra tan fácilmente. ¿Por qué? Dentro del sueño, no podía volver a la Tierra, incluso después de haber pasado un tiempo considerable desde su salida de la Zona Neutral. Su versión en el sueño extrañaba mucho su hogar durante la primera parte de su vida aquí. ¿Era esta otra diferencia entre un Contratado e Invitado?

Seol no pudo evitar sentir un poco de arrepentimiento. Puede que aceptara el hecho de que tenía que dejar la Zona Neutral. Pero, dejar atrás los apegos formados a través de las interacciones resultó ser otro problema.

'¿Me pregunto qué están haciendo los muchachos ahora?'

¿Firmaron bien sus contratos? Probablemente también querían volver a casa. ¿Debería haber esperado a que terminaran y se marcharan?

Al menos, debería haberse despedido antes de irse. Sólo les hizo señas con los ojos porque no quería molestarlos, pero ahora, estaba sintiendo un poco de arrepentimiento por hacerlo.

Cuando Seol volvió a la recepción, el hombre asiático ya no estaba allí. Sólo Kim Hannah y la dama de la recepción lo estaban esperando.

La dama le hizo señas al joven para que se acercara.

"Muéstrame el dorso de tu mano, por favor".

Cuando Seol presentó sin palabras su mano izquierda, colocó allí otro papel con un complicado diagrama dibujado en su superficie y lo presionó fuertemente contra su piel.

"Y con esto, sus coordenadas de retorno han sido establecidas. Siempre que uses la puerta de transferencia de aquí en adelante, llegarás a la dirección que nos has proporcionado. Si planeas mudarte, debes decírnoslo de inmediato. O podríamos terminar causando un caos innecesario en la Tierra".

"Lo entiendo".

Seol respondió y devolvió la llave. Kim Hannah explicó previamente que necesitaba hacerlo una vez que terminara de almacenar sus artículos. La dama abrió los ojos un poco más antes de darle un pergamino con el número '8'.

"Hmm... Estoy segura de que ya has escuchado las explicaciones, pero aún así, no te olvides de cuidar bien este pergamino. Y también debes saber que, después de recuperar sus artículos almacenados, necesitas confirmar el color del número en la puerta, ¿Verdad?"

"Sí. Del dorado al plateado."

"Correcto. Si el color sigue siendo dorado, significa que has dejado algo. A menos que desees extender el período del servicio de almacenamiento, las cosas se complicarán mucho para ambos lados, así que por favor, compruébalo bien."

La recepcionista parecía bastante resentida por algo. Luego le entregó dos trozos de papel más a Seol.

"Uno de ellos se utiliza cuando deseas volver al Paraíso. Has realizado misiones en la Zona Neutral, así que debes saber que cuando lo partas por la mitad, se abrirá un portal de transferencia para ti. La gente que no posee ninguna marca no podrá ver el portal ni sentir su presencia, pero aún así, recomiendo encontrar un lugar tranquilo sin nadie más cerca."

"¿Qué pasa con el otro...?"

"Es la lista de artículos que puedes traer de la Tierra. Es tu primera vez, así que examina la lista y familiarízate con su contenido".

Seol metió cuidadosamente ambos papeles en su bolsillo.

"¡Todo terminado! Ahora entonces, sólo tienes que firmar aquí..."

La dama sacó otro papel, un documento esta vez, para que Seol lo firmara mientras sonaba como si finalmente estuvieran cerca de la línea de meta. Era un acuerdo de no divulgación, que prohibía a Seol revelar cualquier cosa, incluso remotamente relacionada con el Paraíso Perdido, a otras personas en la Tierra.

Tal acuerdo también estaba cubierto por los poderes divinos, así que en el momento en que se firmara, los poderes de los dioses aseguraban que los términos se aplicarían sin importar nada. Se podía apreciar cuánto se consideró el hecho de mantener el secreto.

Él ya lo sabía por el sueño. Además Kim Hannah también lo explicó durante el viaje en carruaje, así que Seol firmó el documento sin mucho alboroto. Honestamente, había algunas cosas que lo molestaban un poco. Pero como estos procesos debían realizarse para alguien que quería usar la puerta de transferencia por primera vez, no dijo nada y lo soportó.

"Muy bien. Por favor, diríjase al área de reunión detrás de mí y use la puerta de allí."

Finalmente, se le permitió salir.

"Terminaste mucho más rápido de lo que pensaba."

"Bueno, no había nada demasiado complicado, después de todo."

"Bien, vamos".

Kim Hannah se adelantó primero.

"…."

Justo antes de entrar en la sala de reunión, Seol echó la última mirada detrás de él y suspiró suavemente. Pero, antes de que pudiera entrar...

Tap, tap, tap, tap.

De repente, resonaron ecos de pasos apresurados, y...

"¡Espera!"

.... Y, una voz familiar lo llamó.

Seol se giró sorprendido. Kim Hannah también estaba bastante desconcertada.

"¿Por qué está ella aquí...?"

La vieron irse con el cochero no hace mucho tiempo, así que...

Cerca de la entrada, la mujer que sostenía su cuerpo con su brazo contra la pared mientras jadeaba pesadamente no era otra que Yun Seora.

Parecía aliviada después de descubrir que Seol no se había ido todavía. Reguló su pesada respiración, tragó su saliva y gritó una pregunta.

"¡Tu nombre!"

"¿...?"

"Por favor ... dime tu nombre!"

La expresión de Seol se endureció considerablemente.

"Seo..."

Su boca se abrió por reflejo, antes de cerrarse de nuevo. Sus labios temblaban incontrolablemente.

"Seol..."

"Pero ese... ¿No es tu apellido?"

Estaba a punto de decir que su nombre era Seol. Pero de repente, sus ojos se hicieron más y más grandes.

Su corazón estaba latiendo salvajemente ahora. Su vista se volvió borrosa.

"Co, cómo..."

"Cuando entró en el segundo piso en el Tutorial, hubo una alerta. Escuché tu nombre entonces, pero me olvidé... La alerta decía, Señor Seol... algo ha llegado al segundo piso."

"Ah".

Así que, al final, alguien escuchó la alerta.

"Siempre pensé que era extraño. Tu nombre es definitivamente otro, sin embargo te llamabas a ti mismo 'Seol' todo el tiempo..."

"Eso, eso es..."

Sus palabras dieron en el blanco, y Seol comenzó a tartamudear.

"Tu nombre... ¿Puedes decirme tu nombre completo, por favor?"

Seol cerró los ojos.

Inexplicablemente, los días que pasó en la Zona Neutral pasaron por su conciencia.

Por las mañanas, desayunaba con Yi Seol-Ah, Yi Sungjin y Yun Seora.

Luego, se reunía con sus compañeros de equipo en el primer piso para discutir el cronograma del día y las tácticas de batalla.

Hicieron todo lo posible para completar varias misiones.

Cuando aprobaban las misiones, se dirigían a un salón y charlaban con bebidas refrescantes.

A veces se encontraba con Shin Sang-Ah y Hyun Sangmin, a quienes les preguntaba cómo estaban.

Luego regresaba a su habitación, compartía las actividades del día con sus compañeros de cuarto, antes de quedarse dormido...

No importaba cuántas veces lo recordara, eran buenos momentos.

Cuando abrió los ojos, encontró a Yun Seora esperándolo tranquilamente, su respiración ahora estaba normal.

"Mi, mi nombre, es..."

Su garganta se secó. Si su corazón palpitara más fuerte, podría explotar fuera de su pecho.

Habían pasado tres, tal vez cuatro años desde que reveló voluntariamente su nombre completo.

Una sensación muy familiar de vértigo finalmente lo dejó, permitiendo a Seol respirar profundamente.

Sus labios temblorosos se separaron y dejó salir el aire.

"Mi nombre es..."

Y, finalmente...

"... Jihu."

... Seol era ahora Seol Jihu.

"Mi nombre es Seol Jihu."

Miró fijamente a Yun Seora y sonrió débilmente.

*

Mientras pasaba por el salón y se dirigía a la puerta.

"¿Había alguna razón para dudar en decirle tu nombre completo?"

Kim Hannah le preguntó.

"Ahora que lo pienso, yo también estaba empezando a sentir curiosidad. ¿Por qué siempre dijiste que tu nombre era Seol? Quiero decir, ese es tu apellido, ¿No?"

Seol Jihu siguió caminando con determinación por un tiempo, antes de abrir lentamente la boca.

"... Yo era Seol."

"¿Hm?"

"Durante los últimos 3 o 4 años, fui Seol."

La expresión de Kim Hannah reflejaba lo confundida que estaba. Ella no lo sabría, por supuesto. Se trataba de los días en que todavía era adicto al juego, después de todo.

Su familia lo repudió.

Su título cambió gradualmente de 'hijo' a 'idiota', luego a 'bastardo', y finalmente a 'imbécil mentiroso'. Al final, no importaba si lo llamaban por su nombre, ya ni siquiera le trataron como a un ser humano.

La distancia entre él y su amor también se amplió.

Y hasta fue llamado 'hijo de perra' por ella.

Antes de que se diera cuenta, nadie lo llamaba por su nombre.

Así que dejó de decirle a los demás cuál era su nombre completo también.

Solamente que, en el casino, algunas personas lo llamaron usando el Señor Seol, Seol Hyung, entre otros.

Y así, Seol comenzó a aceptar ese nombre.

"Mm... Bien. Entonces, ¿Por qué decidió revelar su nombre completo?"

Seol Jihu dejó de caminar por un momento.

"No estoy seguro."

Su mirada se elevó hasta el techo, incapaz de dar una explicación sensata aunque lo intentó.

"No estoy seguro. Es sólo que..."

"¿Sólo?"

"Pensé que ahora puedo... No, tal vez no puedo estar seguro de eso, pero..."

Seol Jihu bajó lentamente su mirada hacia abajo.

"Al menos, pensé que, si es la Señorita Yun Seora..."

Barrió la parte trasera de su largo cabello y sonrió irónicamente.

"... Debería ser capaz de decirle mi nombre sin avergonzarme por ello."