Reciente

lunes, 2 de marzo de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 34

Capítulo 34. El Mandamiento Dorado (1)


Después de entrar en el equipo de Odelette Delphine, la vida diaria de Seol había entrado en lo que podríamos llamar un período de estabilidad. No, tal vez debería decir que estaba en el camino correcto.

En cualquier caso, se las arregló para pagar su deuda en sólo dos días. Al despejar la misión 'Emboscada' una vez pagaba 1.667 SP, así que despejándola diez veces, fue capaz de devolver los 15.000 puntos y aún le quedaban. Incluso después de todo eso, todavía quedaban cinco misiones 'Muy Difíciles' por hacer.

Lo que el equipo intentó a continuación fue una misión llamada 'Llegar al destino dentro de un entorno sin sonido', y daba 20.000 puntos como recompensa. Despejarla sólo una vez le dio a Seol 3.334 puntos.

Ahora que la deuda había sido pagada, Seol pudo perderse en la diversión de las batallas cooperativas así como en la alegría de acumular muchos puntos de supervivencia, sin una sola preocupación.

La recuperación de Yun Seora fue igual de fácil. Como lo dijo María antes, simplemente comiendo y descansando bien, junto con el efecto añadido de la habitación de Seol, su nivel de condición física volvió a la normalidad en poco tiempo.

Lo único es que Seol no pudo evitar notar que ella se sentía incómoda cuando estaba con él.

Una vez, volvió a su habitación para encontrarla limpia y sin manchas. Los estantes estaban ordenados, los espejos brillaban y reflejaban la luz brillantemente, incluso el retrete brillaba cegadoramente.

Seol miró aturdido a su alrededor, sólo para ver a Yun Seora sudando profusamente mientras limpiaba el suelo a cuatro patas. Por supuesto, estaba bastante sorprendido por esta visión. No sólo no podía entender por qué estaba limpiando el lugar, sino que también estaba en medio de su recuperación.

Se acercó corriendo hacia ella y le quitó el trapeador, luego le preguntó qué estaba haciendo en lugar de estar descansando Ella sólo bajó la cabeza en silencio como respuesta.

En otra ocasión, regresó después de despejar una misión sólo para encontrar a Yun Seora desaparecida de su habitación. Y sobre la cama, vio cuatro papeles bien doblados.

El contenido de esas cartas comenzaba con la expresión de su gratitud así como su disculpa por causarle tantos problemas; eran tan profundamente sinceras y conmovedoras que casi lloró al leerlas. Y el párrafo sobre que 'la deuda es suya y sólo suya, así que tiene que pagarla ella misma' sonaba especialmente sombrío.

Pensando para sí mismo, 'Ella no lo hará', Seol salió a buscarla y casi se cae de miedo después de encontrarla acechando valientemente a Hao Win en el primer piso. Luego tuvo que recoger y llevarse a la luchadora Yun Seora.

Pero no fue sólo eso. El solo hecho de cuidar a Yun Seora ya le causaba dolor de cabeza, pero los hermanos Yi iban por ahí causando problemas también. Seol los encontró merodeando frente al tablero, aparentemente esperando pagar la deuda por sí mismos, así que Seol tuvo que traerlos de vuelta con fuerza.

'Esto no puede continuar'.

Viendo que Yun Seora se había recuperado completamente, Seol pensó que debía pasar al siguiente paso. No, no tenía otra opción que hacer eso.

Seol sólo dijo que quería tener una charla con ellos, pero los hermanos estaban arrodillados en el suelo justo delante de él. Yun Seora, que había estado estudiando el ambiente cautelosamente, también dobló silenciosamente sus rodillas y se agachó.

Les dijo que se sentaran más cómodamente, pero no se movieron. A juzgar por la forma en que continuaron mirando al suelo, debieron entender lo que habían hecho mal. Seol escupió un largo gemido.

"¿En qué estaban pensando?"

"Pe, pero..."

"¿Pero?"

"Ese hombre, Hao Win..."

"Te lo dije, es una buena persona. Es amigable, y... No, espera. Está bien. Escuchemos. ¿Qué hay del señor Hao Win? ¿Te dijo algo más?"

Yi Seol-Ah murmuró impotente.

"Yo... escuché... por casualidad..."

"Bien, ¿Qué escuchaste exactamente?"

"Eso, bueno, es un... Él es realmente un miembro de la pandilla de las Tríadas de Hong Kong. Esa es la mayor organización clandestina china..."

Si hay algo que Seol se dio cuenta sobre sí mismo recientemente, fue que parecía haber desarrollado un extraño hábito de mirar fijamente al techo cuando algo lo consternaba o causaba una sensación de perplejidad.

Así que miró fijamente al techo de su habitación durante un rato, antes de meterse un cigarrillo entre los labios.

"Sí, claro. Es el jefe de las Tríadas. Cierto."

Más o menos entendió por dónde venía la chica Yi. Él también tenía una idea preconcebida sobre Agnes y Hao Win cuando escuchó por primera vez acerca de sus afiliaciones. Lo más probable es que fueran personas realmente aterradoras. Pero, al menos a juzgar por lo que Seol sabía, Hao Win era un hombre con una personalidad agradable y extrovertida.

"Bien, digamos que lo es. ¿Y qué?"

"Hy, Hyung, nosotros..."

"Lo sé. Sé que quieres ayudar de alguna manera. Es una idea elogiable, pero te lo pregunto de nuevo. ¿En qué estabas pensando mirando el tablero de anuncios de esa manera? ¿No sabes que todas las misiones hasta la dificultad 'Ligeramente Fácil' se han agotado?"

No pudieron responder. No podían decir nada aunque tuvieran diez bocas.

"¿Es por la deuda? Ya me he ocupado de eso. No, estoy en medio de la acumulación de puntos en este momento. La razón por la que sigo haciendo misiones con ellos es que también necesito su fuerza. No puedo hacer misiones 'Muy Difíciles" por mi cuenta".

"…."

"Si realmente quieres ayudar, entonces hazte más fuerte. ¿No se han dado cuenta de que ustedes haciendo lo que quieran me están haciendo la vida muy difícil?"

"…."

"Ustedes no tienen armadura, ni arma. Vuestras clases ni siquiera son muy solicitadas. Literalmente no tienen nada, ¿Pero quieren afrontar las misiones? ¿Creéis que las misiones de dificultad 'Normal' son pan comido?"

"Lo sentimos..."

Yi Seol-Ah se disculpó con una voz muy tenue. Era la primera vez que veía a Orabeo-nim enfadarse tanto con ellos. En lugar de sentirse infeliz después de recibir su regaño, sólo podía seguir pidiendo disculpas. Ella sabía muy bien que su enojo provenía de que él estaba preocupado de que ella y su hermano perdieran la vida.

Viendo sus miradas desanimadas, la ira de Seol se enfrió un poco. Si hubiera sido en otro momento, podrían haber armado un gran alboroto, diciendo cosas acerca de hacer todo lo posible para mostrar su gratitud y todo eso...

'No, espera'.

Incluso entonces, una acción equivocada seguía siendo una acción equivocada.

"... Escúchenme. Pedí prestados 15.000 puntos en total. Eso fue para comprar el equipamiento necesario para poder intentar despejar las misiones Muy Difíciles junto con el equipo de ese hombre. En otras palabras, yo también he recibido ayuda del Señor Hao Win."

"Sí..."

"Así que esto es lo que les va a pasar a ustedes tres. Les prestaré mis puntos. Os entrenaré también."

"¿...?" 

"Les digo que se hagan más fuertes."

Si querían ayudarlo, necesitaban hacerse más fuertes, sin duda. Desde otra perspectiva, les decía que estaban demasiado débiles para ser de ayuda en este momento.

"Todos ustedes entienden que están muy por detrás de todos los demás, incluso si empiezan de inmediato, ¿Verdad?"

Los tres asintieron con la cabeza en sincronía.

"No hay necesidad de deprimirse, sin embargo. Dependiendo de lo que hagan durante el período de tiempo restante, puedes alcanzar al resto, o incluso superarlos."

"¿En, en serio?"

"Sólo si hacen lo que diga".

No estaba haciendo una afirmación sin fundamento. Era un hecho innegable que Yun Seora y los hermanos Yi estaban muy por detrás de todos los demás. Incluso después de recibir sus clases, nada había cambiado desde el día en que entraron en la Zona Neutral. Para ser más específicos, carecían de los puntos necesarios, así que no podían comprar nada, incluyendo habilidades.

Sin embargo, Seol descubrió que esa era su ventaja.

Agnes le dijo una vez, no recomiendo comprar Aplicaciones en las tiendas.

Había un viejo dicho, una situación peligrosa también puede convertirse en una oportunidad.

"Todos ustedes conocen los efectos de esta habitación, ¿Verdad?"

"Sí, es una habitación que sólo se le otorga al primer puesto..."

"Bien. Tomen esto".

Seol colocó tres frascos frente al trío de rodillas. Los ojos de Yi Seol-Ah se abrieron de par en par instantáneamente.

Eran frascos de Competencia.

También son las pociones más caras disponibles en las tiendas regulares. No son tan buenas como las de la tienda VIP, pero tienen un efecto cuatro veces mayor que cualquier entrenamiento.

"No va a ser fácil".

Seol se lo dijo en un tono nada vacilante.

"Tendrán que entrenar muy, muy duro. Ayudaré, obviamente, pero una vez que empecemos, será muy duro... Lo mismo para ti también, Señorita Yun Seora."

Seol dejó de mirar a los hermanos y miró a Yun Seora mientras hablaba. Se congeló mientras intentaba abrir la tapa del frasco.

"¿Realmente estará bien?"

Parecía mucho más decidida que antes.

"Hay algo de lo que me di cuenta después de entrar en un grupo."

Seol respondió.

"Hay un montón de gente asombrosa dentro de la Zona Neutral".

La simple determinación nunca sería adecuada en este lugar.

"Señor Tong Chai, Leorda Salvatore, Odelette Delphine, Hao Win... Además, el señor Hao Win vino aquí después de años de preparación en la Tierra."

Seol no quería dar una respuesta que no estuviera a la altura de las circunstancias.

"Mientras que usted, Señorita Yun Seora, no pudo hacer nada en los últimos dos meses, esta talentosa gente se esforzó por ser más fuerte."

Si iba a hacer esto, necesitaba hacerlo correctamente. Si no, también podría rendirse ahora.

Eso es lo que Seol estaba insinuando.

"Honestamente..."

La voz de Yun Seora era pequeña mientras hablaba.

"No tengo confianza en superarlas como estoy ahora mismo."

Pero, por primera vez, la mujer que permaneció tan tranquila hasta ahora, tanto que su presencia a veces ni siquiera se podía sentir...

"Pero, aunque sea tarde, quiero alcanzarlos."

... Reveló lo que tenía en mente.

"Quiero ser más fuerte".

Ella reveló su simple deseo.

Era todo lo que necesitaba.

Yun Seora bebió sin dudarlo el frasco. Lo mismo para Yi Seol-Ah y su hermano, Yi Sungjin.

Seol vio cómo se hinchaban las mejillas de la chica Yi antes de que se tragara el líquido por la garganta. Una astuta sonrisa apareció en sus labios.

"Acabas de entrar en las filas de los atletas dopados, ¿Lo sabías?"

"Por favor no digas eso..."

Yi Seol-Ah se sonrojó profundamente.

Seol se levantó de su lugar. Los efectos de la Competencia sólo durarían 12 horas. Incluso un minuto, un segundo, era demasiado valioso para desperdiciarlo.

Seol activó 'Nueve Ojos' y habló.

"Yi Sungjin, primero debes elevar tu nivel de condición física. Baja al primer piso, y encuentra la misión 'Correr Nro. 4' entre las de dificultad Básica. Comienza a hacer eso hasta que te desplomes."

"¡¿Hasta que me desplome?!"

"No hay forma de evitarlo. No queda suficiente tiempo, hasta que tengas que empezar a hacer las verdaderas misiones. Cuando termines, ven al gimnasio del tercer piso".

"Sí. ¡Lo haré!"

Yi Sungjin salió corriendo de la habitación. Seol tomó a las dos mujeres y, antes de ir al gimnasio del tercer piso, buscó a cierta sirvienta.

"¿Entrenamiento, dices?"

Agnes inclinó ligeramente la cabeza.

"Hmm, me pregunto. Seguirán estando detrás de todos aunque empiecen a hacer las misiones ahora..."

Al escuchar su poco convincente tono de voz, Seol rápidamente añadió el suyo propio.

"No han comprado ninguna habilidad en las tiendas. Creo que todavía tienen una oportunidad."

"No comprar en la tienda por elección y no poder comprar por las circunstancias no es lo mismo".

"Voy a ayudarles también. Seguirán en mi habitación, y les haré usar los mismos artículos que ayudan a la recuperación natural que yo he usado".

"Mmm".

"También les haré beber dos botellas de Competencia regular al día. También les proporcionaré los puntos necesarios para comprar su equipamiento. ¿Seguirá siendo imposible?"

"Si estás dispuesto a hacer tanto, entonces la historia ciertamente cambia mucho".

Finalmente, Agnes pareció mostrar una reacción positiva.

"¿Nos ayudarás?"

"Podría ser capaz de hacerlo, pero..."

Agnes frunció el ceño y pasó su penetrante mirada sobre las dos mujeres.

"¿Ya les has explicado completamente mis métodos de entrenamiento?"

"Por supuesto".

"En ese caso, lo entiendo. Como es su petición personal, haré todo lo posible. Sin embargo, si deciden rendirse a medias, no las detendré".

El papel de Agnes en la Zona Neutral era el de entrenadora, instructora. Si alguien quería entrenar con ella, no iba a negarse rotundamente. Es sólo que, nadie quería en primer lugar...

Seol pagó por el uso del gimnasio y juntó sus manos mientras veía a las dos chicas seguir a Agnes. Rezaba por su felicidad en la otra vida.

Bueno, Agnes era conocida como la instructora demoníaca de Sicilia, después de todo.


*


El despiadado régimen de entrenamiento comenzó.

El primer día, tanto Yi Seol-Ah como Yi Sungjin se quebraron y lloraron.

La asistente llamada Agnes las azotó y las empujó con fuerza como un demonio.

Incluso Yun Seora tuvo que derramar una pequeña lágrima.

Sin embargo, aunque lloró un poco debido a la dureza del entrenamiento, el motivo más importante fue alegría de todo ello.

Fue duro, pero también lo disfrutó. Era como si finalmente estuviera haciendo algo significativo, como si las cosas finalmente se pusieran en marcha.

Como ya había experimentado el hecho de casi caer en los pozos infiernos, estaba indescriptiblemente feliz por la alegría que le proporcionaba un día de plenitud. Era como si viviera en un sueño.

Y así, esos días de ensueño comenzaron a cambiarla poco a poco, día tras día.


[El rasgo de personalidad, 'Mente fría', ha sido creado.]

Ella recuperó su personalidad perdida, y...

[El rasgo de personalidad, 'Desesperanza', ha sido eliminado.]


... No sólo eso, su deseo de rendirse desapareció. También...

[El rasgo de personalidad, 'Indiferente', ha sido eliminado.]

... También, ella desarrolló un interés en alguien.

"…."

Tarde en la noche, mientras todos los demás dormían.

Después de regresar de otro día de arduo entrenamiento, Yun Seora se acostó en la cama pero sus ojos permanecieron abiertos y parpadeando sin parar.

Aunque su cuerpo estaba fatigado, el sueño no se produjo.

Como un hábito, echó una mirada furtiva a cierta persona. Miró fijamente al joven que estaba en el suelo durmiendo en silencio.

Él era el tipo que nunca olvidaba darle la Competencia por las mañanas y las tardes.

Él era el tipo que trajo algunos artículos y dijo que ayudarían a fortalecer el ritmo de recuperación natural de su cuerpo.

Él era el tipo que nunca olvidó animarla, diciendo que irían y harían las misiones juntos tan pronto como ella terminara el entrenamiento.

Aunque era difícil entender por qué a veces sugería astutamente que ella pronunciara las palabras 'oso de peluche' a Agnes, él era...

'Alguien a quien estoy agradecida'.

Gracias a su generosidad, ella podía descansar en su habitación donde incluso un corto período de descanso le quitaría todo el cansancio.

Además, no tuvo que preocuparse de morir de hambre nunca más, y en su lugar pudo llenar su estómago con una deliciosa comida.

A partir de cierto punto, empezó a aceptar sus gestos de buena voluntad. La incomodidad desapareció gradualmente, y al mismo tiempo, el sentimiento de gratitud creció cada vez más.

Sin embargo...

'¿Por qué nos está ayudando?'

Esa fue la última pregunta sin respuesta que le hizo un agujero en la cabeza.

¿Fue porque se compadeció de ellos? ¿O porque simpatizaba con ellos?

O, podría ser...

'¿... Porque está interesado en mí?'

Fue entonces cuando un tipo desconocido de timidez la invadió. Por mucho que razonara, no tenía sentido. Comenzó a morder su labio inferior. Sacudir la cabeza mientras gritaba interiormente: '¡Yo no sé nada!'.

'... Seol-nim'.

De nuevo, comenzó a mirar fijamente al joven. Mirar fijamente una cosa continuamente puede ser aburrido para algunos, pero nunca le quitó los ojos de encima.

Finalmente, cerró los ojos cuando se acercó el amanecer, pero su conciencia aún rechazaba el abrazo del sueño.

... No, eso no era exactamente correcto.

En realidad, tenía miedo de quedarse dormida.

Tenía miedo de volver a despertarse en el quinto piso.

Tenía miedo de despertarse y encontrar a esos tres extranjeros.

Cuando eso sucedía, intentaba desesperadamente recordar cierto momento de ese día.

... ¿Estás bien?

Recordó la mano de Seol extendida hacia ella.

Recordó ese corto momento profundamente grabado en su cerebro.

Si se concentraba en ese momento, antes de notarlo, caería en un sueño profundo. Normalmente, ese había sido el caso.

'... Este es un gran problema'.

Pero, por alguna razón, no podía dormirse esta noche, sin importar qué. Se revolvió en la cama por un poco más de tiempo, antes de decidir eventualmente levantarse.

Con mucho cuidado, dio cada paso para que los demás no se despertaran. Pronto, se puso de pie ante el profundamente dormido Seol y le miró fijamente. Un extraño destello apareció en sus ojos.

'Su mano'.

Tan pronto como Yun Seora descubrió su mano derecha, se agachó como si estuviera en trance. Luego se puso en el suelo a cuatro patas. Se arrastró así hasta su nuevo destino.

Justo antes de chocar con su mano, se detuvo. Cerró los ojos y con cautela puso su nariz contra la palma de su mano.

Sniff.

Un pequeño ruido se filtró mientras olfateaba, y por supuesto, detectó su olor. El olor proveniente de su mano.

Sniff, Sniff.

Terminó olfateando por segunda y tercera vez.

Ella se dio cuenta de que no debería estar haciendo esto. Sin embargo, como una adicta, no podía parar.

Para Yun Seora, que sólo podía dormirse recordando los eventos de ese día durante las últimas noches, ésta era una tentación contra la que no podía ganar.

'Es agradable. Es bueno...'

Viendo que el joven no mostraba signos de despertar, sus acciones se volvieron aún más audaces.

Colocó su cabeza en la palma de su mano y lentamente la movió de un lado a otro, incluso frotó su mejilla contra su piel. La palma de su mano era lo suficientemente grande como para ocultar su pequeño rostro.

'Está.... caliente...'

Sintiendo el confort y la seguridad que su gran mano le daba, los ojos de Yun Seora eventualmente se volvieron pesados. No mucho después, un suave pero regular patrón de respiración emergió de su nariz.

Esa noche...

Seol tuvo un sueño.


*


'... ¿Un sueño?'

'¿Es este uno de esos sueños vívidos, me pregunto?' Seol meditó internamente mientras observaba su nuevo entorno.

El escenario de su sueño era bastante impresionante. Vio una pequeña y hermosa colina cubierta de un refrescante tono verde con varios animales diferentes jugando en ella.

Había un oso, sentado en la cima de la colina disfrutando de la suave brisa; una ardilla que se lanzaba por las ramas de un árbol; un ciervo que bebía agua de un arroyo...

Mientras esperaba esta escena, los ojos de Seol se posaron en un animal en particular que le llamó mucho la atención.

'¿Oh?'

Era un cerdo. No sólo eso, un pequeño y muy rosado cerdo, con un cuerpo tan regordete y adorablemente lindo.

'Es realmente pequeño... ¿Es un recién nacido?'

Seol encontró la forma en que dormía apoyado en el pasto increíblemente lindo, así que se acercó con cautela. Quería verlo más de cerca.

Zzz... zzzz...

Viéndolo exhalar tan suavemente, todo su cuerpo tembló de emociones.

Al final, no pudo controlarse por más tiempo y tocó suavemente el cuerpo rosado del cerdito con su dedo índice.

¡¡...!!

Los ojos del cerdito se abrieron abruptamente, y se levantó rápidamente para mirar a Seol.

¿Kyu?

'¡MUY LINDO!'

Seol gritó por dentro. Cuando se sentó lentamente en el suelo, el cerdito empezó a retroceder con una expresión asustada y llorosa.

'Nonono, ven aquí. No voy a hacerte daño'.

Seol presentó su mano derecha, haciendo que el animal se estremeciera ligeramente y dejara de retirarse de él. Entonces, el cerdito miró fijamente su palma abierta.

'Ven aquí...'

El cerdito vaciló, antes de trotar más cerca de su posición.

'Ahí, ahí'.

Viendo al animal rozar ligeramente la palma de su mano con la parte plana de su nariz, una sonrisa se formó automáticamente en sus labios. Cuando frotó cuidadosamente su espalda, la pequeña cola del cerdito comenzó a menearse también.

'¿Debería quedármelo?'

Justo cuando Seol estaba considerando esto sinceramente, notó que algo había cambiado.

'¿Color dorado?'

El tono rosado del cerdito de antes había sido reemplazado por un cegador color dorado.

¡Kyu!

El cerdito, mientras emitía la brillante luz dorada de su cuerpo, levantó una de sus patas delanteras hacia él, como si le pidiera que lo abrazara.

'¡Oh, oh, oh!'

Seol, por supuesto, lo levantó rápidamente y lo abrazó. Sin embargo, permaneció dócil. No pudo ocultar su alegría.

Bueno, había un viejo dicho, ¿No es así? Que entre todos los sueños, los que tienen cerdos son los mejores. Y más aún, ya que el cerdito era dorado, este sueño debe haber sido muy bueno.

'Es mío'.

Seol sonrió satisfecho y abrazó con fuerza al cerdito que se agitaba y se metía más profundamente en sus brazos.

'Nunca lo dejaré ir'.