Reciente

sábado, 21 de marzo de 2020

La Emperatriz Se Volvió A Casar - Capítulo 8

Capítulo 8. La Cuestión De Una Dama De Compañía (1)



"Su Majestad, el Gran Duque Lilteang le ha enviado un regalo de seda de una tierra extranjera."

Las damas de compañía habían terminado de prepararme para el día antes de lo habitual, así que me senté con ellas mientras tomaba el café del desayuno. Mientras tanto, el Príncipe Liltaiang había enviado a un sirviente con un regalo.

Levanté la vista de mi taza de café y examiné el artículo en las manos extendidas del sirviente. Era una hermosa tela de seda azul que brillaba como las escamas de un pez sable.

Suspiré y dejé mi café. La seda se veía hermosa y costosa, pero era difícil aceptarla considerando las intenciones del remitente.

El Príncipe Liltiang era el tío de Sovieshu, y dos años mayor que su sobrino. Aunque no tenía ningún deseo de ser emperador, me sobornaba regularmente y pedía favores desde que me convertí en emperatriz. Si yo aceptaba el regalo, seguro que habría demandas difíciles asociadas.

"Gracias, pero dígale que no puedo aceptarlo porque causaría un malentendido."

Esto había ocurrido muchas veces antes, y el sirviente sonrió torpemente como si también lo esperara. Murmuró un respetuoso "Sí" y dio un paso atrás.

"El caballero no se ha cansado todavía."

Cuando la puerta se cerró, la Condesa Eliza dijo lo que pensaba y las demás se echaron a reír. La atmósfera estaba nuevamente muy tranquila.

Inesperadamente, un segundo visitante fue anunciado. Me dirigía al palacio central después del desayuno cada mañana, así que pocos visitantes venían temprano. ¿Pero dos personas en una mañana? Permití la entrada del visitante, aunque seguía siendo curioso.

Afortunadamente, el segundo visitante no era un sirviente de un noble que ofrecía sobornos, sino un funcionario que vino a coordinar la agenda del día. No fue una tarea difícil, y después de intercambiar algunas palabras se fue.

Para mi sorpresa, apareció un tercer visitante.

Esta vez, fue Rashta, a quien pensé que rara vez me encontraría cara a cara.

"¿Rashta? ¿En serio?"

Miré al guardia con sorpresa. Inclinó la cabeza y respondió "Sí" con una mirada de desprecio. La Condesa Eliza chasqueó su lengua de nuevo.

"¿Por qué se atreve a venir aquí?"

El guardia no lo sabía; solo permanecía junto a la puerta y anunciaba la llegada de los visitantes. Sin embargo, parecía que se sentía responsable al darme la noticia, y tenía una expresión de vergüenza en su rostro. La Condesa Eliza se volvió hacia mí con ansiedad.

"¿La recibirá, Su Alteza?"

"Bueno..."

A decir verdad, no quería verla en absoluto. ¿Por qué debería estar obligada a recibir a alguien que solo heriría mis sentimientos? Algún día, podré reírme y hablar con Sovieshu aunque tenga muchas concubinas hermosas a su lado. Sin embargo, ese momento no era ahora, y aún me resultaba difícil tratar a la amante de Sovieshu de una manera fácil.

Sin embargo...

"Déjala entrar."

La Condesa Eliza gritó sorprendida.

"¡Su Majestad!"

Levanté la taza de café medio llena. No quería verla, pero Rashta era solo una concubina, y el primer amor de Sovieshu... ¿era amor? La primera mujer que amaba. Sovieshu había sido frío conmigo desde que apareció por primera vez, y no quería volver a pelear con él. Aunque no pudiera amarlo apasionadamente, no quería que el Emperador me odiara. Podría tolerar solo esta visita.

"Este es nuestro segundo encuentro, Su Majestad. Soy Rashta."

No sabía si estaba fingiendo no saber ni importarle el incidente sobre Laura, pero Rashta me saludó con una brillante sonrisa tan pronto como entró.

La Condesa Eliza no ocultó su disgusto y se recostó en un silencio sepulcral, mientras yo adiestraba mis músculos faciales en algo lo más neutro posible. Afortunadamente, tenía mucha práctica en ocultar mis emociones en situaciones no ideales.

"A diferencia de antes, estoy segura de que eres su concubina. Felicidades."

"¡Gracias!"



Di un saludo mecánico... ¿qué se suponía que debía decir ahora? Lo pensé por un momento y decidí ir directo al grano.

"¿Qué te trae por aquí?"

"¿Qué me trae por aquí?"

"?"

"Usted y yo somos como hermanas ahora, Su Majestad. Familia."

La Condesa Eliza fue sorprendida y se ahogó con su café frío. Ella puso su mano delante de su boca mientras tosía y miraba a Rashta. Yo estaba igualmente desconcertada. ¿Qué acabo de escuchar? ¿Hermanas? ¿Familia?

"¿Familia?"

"Porque tenemos el mismo esposo."

Mi cara suave casi se quiebra. Luché para mantener a raya un nervio retorcido. El contrato de la concubina era literalmente un contrato, y no se le reconocía como parte de la Familia Imperial. Durante el contrato una concubina podía recibir una cantidad favorable de riqueza, pero si el contrato no se prorrogaba, tenía que abandonar el Palacio Imperial. Los hijos nacidos del concubinato no eran considerados príncipes o princesas, aunque tuvieran la sangre del emperador.

Sin embargo, ¿ahora la chica nos considera familia solo porque tenemos el mismo esposo? Había tantos errores en esa afirmación que no sabía ni por dónde empezar. Mientras calmaba mis pensamientos, Rashta juntó ambas manos.

"¿Puedo llamarte hermana?"

El aire se enfrió a mi alrededor. Presioné mis labios hacia abajo. Este era el límite de mi generosidad.

"No."

La expresión de Rashta decayó. Parpadeó y me miró fijamente como si estuviera asustada. Como si nunca hubiera previsto una respuesta como esta. Eso fue más sorprendente para mí. Ella prácticamente dijo, 'Sí, seamos hermanas. Te quité a tu esposo, pero, ¿podemos llevarnos bien?'

"¿Es porque no te agrada Rashta?"

Sus grandes ojos, parecidos a los de una muñeca, comenzaron a llenarse de lágrimas.

"No es cuestión de odiarte."

Por supuesto que la odiaba.

"Puede que te hayas convertido en la concubina del Emperador, pero no eres mi hermana."

Intenté explicar esta difícil verdad con una sonrisa, pero Rashta solo pareció llorar más. Debió pensar que la estaba ridiculizando. La sonrisa no funcionó, así que la borré y decidí terminar nuestro encuentro aquí.

"Márchate."

Después de que Rashta se fue, todas en la habitación miraron a su alrededor en estado de shock.

"De hecho... realmente no sé qué decir de ella."

La Condesa Eliza estaba atónita. Y también lo estaban las otras damas de compañía. La mayoría de ellas nunca habían conocido a una concubina del emperador, y mucho menos a una que visitara a la emperatriz. Frunciendo el ceño, me dirigí a la dama de compañía mayor.

"¿Es así como es una concubina?"

Aunque había entrado y salido del Palacio Imperial desde joven, nunca había conocido a ninguna de las concubinas del anterior emperador mientras era educada en la corte. No tenía edad suficiente para debutar en la sociedad, así que no tenía nada que ver con las concubinas del difunto emperador.

"Las concubinas rara vez se encuentran con la emperatriz. Solo lastimarían los sentimientos de la otra, y las concubinas no querrían que ella se disgustara."

"…"

Tal vez a Sovieshu le gustaba un personaje como Rashta. La Condesa Eliza suspiró.

"Ella necesitará una dama de compañía tarde o temprano. El Emperador dice que es una plebeya, pero me temo que no se comporta para nada como una. Me pregunto si alguna joven querría ser la dama de compañía de la concubina..."