Reciente

lunes, 30 de marzo de 2020

La Emperatriz Se Volvió A Casar - Capítulo 34

Capítulo 34. Amigo Secreto (1)



Me di cuenta de que Sovieshu creía que yo era una persona desalmada. Estaba claro por las líneas entre sus cejas, que generalmente no estaban allí, y el estrechamiento de sus ojos.

"La emperatriz es fría."

"Cómo debería ser."

"¿Qué?"

Una vergüenza internacional podría ocurrir si Sovieshu ignorara a sus invitados, y la culpa recaería sobre él. Pero si dejo de lado a un invitado por Rashta, me culparían de hacer algo malo solo para impresionar a Rashta y Sovieshu. Un rumor similar ya se había extendido después de que Sovieshu le diera regalos a Rashta en mi nombre. Si bien ese incidente fue vergonzoso a nivel personal, la falta de respeto a los invitados sería directamente juzgada por la sociedad.               

Pero el comportamiento de Sovieshu no fue un error. Incluso en este momento, él era inteligente. Me estaba obligando a actuar de esta manera para protegerse a sí mismo y calmar el corazón de Rashta.

"No estoy siendo intencionalmente cruel. Rashta es tu concubina, no la mía. No sé por qué intentas obligarme a hacer cosas que ni tú, el Emperador, puedes hacer."

Estaba demasiado molesta para explicárselo más, así que deliberadamente me di la vuelta. La mandíbula de Sovieshu estaba apretada y Rashta me miró asustada, pero no me sentía mejor en absoluto. Me despedí como dictaba la etiqueta, y luego salí de la habitación con un majestuoso caminar.

***

Cuando llegué al palacio del oeste, encontré a las damas esperándome ansiosamente.

"Deberían haber comido sin mí."

"¿Cómo podríamos? Nos preguntamos si algo terrible sucedió nuevamente."

"No se ve bien cada vez que se encuentra con el Emperador en estos días."

Después de calmarlas, desayunamos juntas, pero me resultó difícil masticar. Me las arreglé para llenar mi estómago ligeramente con sopa y pudín. Después, mis damas de compañía se prepararon para la fiesta, así que me senté sola en mi escritorio para ver el horario después de las celebraciones de Año Nuevo. Tenía que despedir a los invitados extranjeros, así como acomodar a aquellos que deseaban quedarse más tiempo. Los informes de cualquier incidente también tenían que ser manejados a fondo. Si algún extranjero tenía un problema legal, tenía que resolverse antes de cruzar la frontera.             

El día pasó rápidamente y llegó el momento de la fiesta. Me examiné de nuevo en el espejo y vi que cada una de mis damas de compañía también estaba espléndidamente vestida.             

"¿Vendrá a la fiesta después del banquete especial?"

"No lo sé. Tengo que comprobar la hora... ¿qué pasa, Laura?"

"Alischute— no, la dama Alischute está enferma y no puede ir a la fiesta. Si ni usted ni ella van, solo mostraré mi cara y me iré rápidamente."

Laura, que prefería mezclarse con sus pares, no parecía muy interesada en socializar con las otras mujeres nobles.                 

"Estaré allí si me esperas, Laura."

Le hice una promesa, Laura sonrió con entusiasmo y rápidamente se fue al gran salón para la fiesta. Las otras damas de compañía también siguieron su ejemplo, mientras yo fui a la sala de la Rosa Roja para el banquete especial.

Una música animada llenó el aire, y los invitados especiales se reunieron en grupos de tres o cuatro. Caminé hacia la princesa Soju, con un asentimiento casual a todos los demás, cuando me crucé con el Gran Duque Kapmen primero, que sostenía una copa de champán. Una gran estatua con una cesta de flores y una espada, y un sirviente que llevaba botellas de champán se erguían simétricamente a cada lado de él, sin dejar ninguna otra forma de pasar.    

"¿Se está divirtiendo?"

Un asentimiento no sería suficiente ya que él estaba justo frente a mí, así que sonreí y le hablé. Antes de inclinarme para saludarlo, recordé que ayer nos ignoró a Rashta y a mí.

"...Su Majestad."                 

Afortunadamente, el Gran Duque Kapmen no me ignoró esta vez. Sin embargo, no respondió a mi pregunta.                 

"¿La comida se adapta a su gusto?"               

Le hice una pequeña reverencia por segunda vez sin darme cuenta. En lugar de contestarme, me miró de nuevo. Sus ojos largos y agudos eran algo feroces.               

Esta fue la primera invitación del Gran Duque Kapmen al banquete, y nunca había interactuado con este hombre hasta el año pasado. Tenía poco conocimiento de su carácter. Todo lo que sabía es que se trataba de un gran duque de un país desértico y que se había graduado de primero en una academia mágica.

Mientras esperaba su respuesta, Kapmen me hizo su propia pregunta de la nada.               

"¿Es este el estatus del Imperio Oriental?"

"¿Qué quieres decir?"

"En Rwibt, las emociones de Imona e Imot son una sola."

"El rey y la reina son uno. Eso es increíble."

"... ¿Sabes lo que significa?"

"No lo suficiente para decir que tengo fluidez. Solo sé unas pocas palabras básicas."                 

Cuando levanté las cejas, él abrió los ojos sorprendido y continuó.               

"Si la amante de Imot está delante de ella, ella la mataría de inmediato."

"!"

"¿No es capaz de hacer eso, Su Majestad?"

"Me temo que en este gran imperio no se puede matar a una persona sin motivo, aunque sea una emperatriz. Primero se debe realizar un juicio."

"Es tonto que no puedas comer sopa de tu propio tazón."


¿Estaba diciendo que ayer no tenía el control adecuado de Rashta? Sin embargo, así como existían las leyes en el país de Rwibt, existían las leyes del Imperio Oriental. En mi país, las concubinas estaban legalmente aprobadas. ¿Y si una emperatriz alguna vez matara a la amante de un emperador? Existía la fuerte posibilidad de ser encarcelada.             

Entonces, ¿qué me dejaría eso? ¿Un poco de emoción? ¿Debería apostar mi vida por matar a Rashta? Sin embargo, antes de responder, el Gran Duque Kapmen se fue con su copa de champán.             

Di un suspiro de alivio. Probablemente pensó en mí como alguien patética.

'Qué extraño, fue Sovieshu quien convirtió a Rashta en una concubina, entonces, ¿por qué soy yo la mujer patética?'

Desafortunadamente, la princesa Soju parecía haberse movido a otra parte de la habitación. Sacudí la cabeza y miré a mi alrededor para encontrar a otra persona, cuando mi mirada aterrizó en la duquesa Tuania.             

"Reina."

Hubo una voz baja detrás de mí. Tan pronto como giré la cabeza, encontré al Príncipe Heinley justo delante de mí.

"Cómo es—"

Antes de que pudiera preguntarle cómo estaba, volvió a hablar.

"Me gustaría hablar con usted un momento."