Reciente

domingo, 29 de marzo de 2020

La Emperatriz Se Volvió A Casar - Capítulo 28

Capítulo 28. La Furia de Heinley (1)



Reina solía visitarme a diario, pero no había aparecido en los últimos dos días. Según recuerdo, no nos habíamos comunicado desde que la sirvienta de Rashta fingió ser yo. Solo unas horas antes de la revelación, Reina había estado jugando en mi habitación. Mi estado de ánimo se volvió sombrío cuando recordé su chirrido y la última vez que lo abracé. ¿Debería criar un pájaro, como acaba de decir la Condesa Eliza?

'No. Los otros pájaros no son como Reina.'

"¿Estás pensando en Reina?"

La condesa Eliza pareció entender mis pensamientos más íntimos mientras seguía mirando hacia la ventana. Sonreí torpemente y no contesté. Extrañaba a Reina, pero si lo dijera en voz alta, podría interpretarse como si quisiera ver al Príncipe Heinley. Debido a eso, fui cautelosa.

En lugar de pedirme una respuesta, la condesa Eliza sacó un vestido rosa claro del armario. El vestido tenía una silueta delgada y caída, y era un poco menos extravagante que los vestidos de los últimos tres días.

"No irás a un gran banquete esta noche, así que la vestiré más elegantemente, Su Majestad."           

Mañana era el último día de las celebraciones de Año Nuevo, así como el día del banquete especial. Sin embargo, dado que sus asistentes generalmente cambiaban de un año a otro, había una cena previa la noche anterior para que los invitados se conocieran mejor. Como mencionó la condesa Eliza, era un poco irrazonable llevar un vestido extravagante a la cena cuando era sólo una reunión relativamente pequeña.

"Gracias, como siempre."

"Me siento honrada."

Gracias a los preparativos de la condesa Eliza, mi cabello liso estaba peinado en ondas y mi tez pálida se veía rosada. Con su ayuda, me puse el vestido y me observé en el espejo, luego fui al palacio central.

Nadie venía a trabajar durante las grandiosas vacaciones, pero quería revisar algunos documentos. Fui a mi oficina y miré por encima la lista de invitados para el banquete especial. Además de tener que mantener una conversación educada con los invitados extranjeros, tenía que familiarizarme con su cultura para no ofenderlos accidentalmente.             

"..."

Los invitados más notables eran el Príncipe Heinley y el Gran Duque Kapmen. El príncipe Heinley era especialmente una figura prominente.

"Tengo que tener cuidado con el Gran Duque Kapmen también..."

El Gran Duque Kapmen era el único invitado de otro continente, proveniente de la gran nación desértica de Rwibt. Fue invitado no sólo porque era un gran hombre, sino también porque era un estudiante extranjero que se graduó en lo más alto de la academia de magia. No había mucho intercambio entre los continentes, y los comerciantes no se quedaban mucho tiempo. Poco se sabía sobre la etiqueta de la corte de Rwibt. Uno de los pocos libros sobre la nación era "El Diario De Viaje," escrito después de la visita de un aventurero al país del desierto. Escuché que el Gran Duque Kapmen se había burlado del libro y dijo que no era en absoluto preciso.

"Ya ha estado estudiando en el extranjero durante algunos años, y debe ser tratado como si fuera uno de nosotros..."             

Después de una larga investigación y aprendizaje, llegó el momento de la cena.

Cuando salí de mi oficina, me encontré con la condesa Eliza y Sir Artina, que estaban afuera, y gritaron, "¡Su Majestad!" cuando me vieron.

"Me preguntaba si debía entrar."

"He estado mirando el reloj."

Por insistencia de la condesa Eliza, volví a mi habitación donde me retocó el cabello y el maquillaje antes de dirigirme al palacio oriental.

"¡Hermana!"

Rashta fue la primera persona que vi cuando entré en el comedor. Se cubrió la boca con sorpresa, luego sonrió y dijo, "¡Su Majestad!"

Mi suave expresión casi se desmoronó. ¿Estaba Rashta entre los veinte invitados especiales mañana? No, había revisado la lista hace un rato. Sovieshu debe haberla traído aquí. Si bien uno no podía asistir al banquete especial sin una invitación, los que no estaban invitados todavía podían ir a la cena.

Un momento después, el Príncipe Heinley, Sovieshu y la Princesa Soju entraron al comedor. La princesa Soju me miró como si dijera, '¿Qué pasa?' Pero negué con la cabeza y me dirigí hacia mi asiento. El príncipe Heinley me saludó y sólo le di un leve asentimiento. Podía sentir los ojos de la princesa Soju en mi dirección, pero no le preste atención y me senté con la cabeza palpitando. Fue solo después de que un sirviente echó agua en mi vaso cuando la princesa Soju se inclinó y me susurró en voz baja.

"Pensé que era una broma hasta hace un momento."

Su voz era tan baja que apenas podía oírla.

"¿Qué era una broma?"

Miró al príncipe.

"El príncipe Heinley. Creo que el rumor de que es un mujeriego es cierto. Él actúa tan dulcemente con la Señorita Rashta frente a Su Majestad, pensé que era una especie de natilla humana."

"¡Pub!"

Su expresión me provocó un ataque de tos mientras bebía de mi vaso, mientras que la princesa sonrió con diversión. La atención del Príncipe Heinley, Rashta y Sovieshu se dirigió hacia mí al mismo tiempo, rápidamente acomodé mi expresión y me tapé la boca con un pañuelo.

Ahora que la princesa Soju lo señaló, el ambiente parecía extraño. El príncipe Heinley era distante y misterioso como siempre, pero Sovieshu parecía más nervioso de lo habitual. De vez en cuando lanzaba miradas hacia el príncipe Heinley y Rashta. Y Rashta... ella parecía estar disfrutando de la situación. Sus mejillas estaban más enrojecidas de lo normal ante la atención tanto del Emperador como del Príncipe.

'Si hubiera sido Rashta con la que el Príncipe Heinley estuviera desde el principio, ¿qué habría pasado...?'

Mi corazón latió con el pensamiento repentino, pero pronto lo sacudí. Incluso si no fuera Rashta, Sovieshu aún habría traído una concubina algún día. La princesa Soju se inclinó hacia mí otra vez.

"Que extraño. El príncipe Heinley era tan abiertamente dulce con la señorita Rashta antes y ahora no."

No me molesté en mirar en su dirección esta vez. Poco después, la mesa se llenó con todos los invitados, y los sirvientes trajeron el primer plato: vino caliente con especias, apio fresco, salmón con papas y pollo escalfado en vino.

Estaba en medio de una prolongada comida cuando, de repente, hubo un fuerte golpe. El comedor se volvió silencioso. Sovieshu estaba mirando al príncipe Heinley, con su copa dorada sobre su plato. Todos los miraban con gran expectación.

"Eso es grosero, príncipe Heinley."

"¿Qué quiere decir? ¿Qué es grosero? ¿Es grosero de mi parte señalar que la persona que afirmó intercambiar cartas conmigo no conoce el contenido de dichas cartas? ¿Es de mala educación protestar cuando descubro que me están engañando?"

"Príncipe Heinley, cuida tu lengua."

"Dile a tu concubina que tenga cuidado."

"!"

"Esto es vergonzoso. Primero la sirvienta, luego la Señorita Rashta. ¿Están despreciando al Reino Occidental, despreciándome, o despreciando mis promesas?"

Los ojos de Rashta estaban tan abiertos como platos, mientras que el príncipe Heinley se recostó en su asiento y miró a Sovieshu con frialdad.

"Oh, quizás... ¿Su Majestad le ordenó a la Señorita Rashta que lo hiciera? ¿Qué me usara?"

"¡Príncipe Heinley!"