Reciente

domingo, 29 de marzo de 2020

La Emperatriz Se Volvió A Casar - Capítulo 24

Capítulo 24. Ya Sabía La Verdad (1)



Los ojos de mis damas de compañía se dirigieron a mí al mismo tiempo.

"¿Hm? ¿Qué?"

La princesa Soju notó sus miradas y se giró hacia mí. Sabía que mis damas de compañía creían que el "amigo anónimo" que el Príncipe Heinley estaba buscando debía ser yo.

"..."

Mis pensamientos eran los mismos. ¿El dueño de Reina era... el príncipe Heinley? Podría ser una coincidencia, pero la posibilidad de que no lo fuera era alta.

Las damas de compañía dudaron esperando mi respuesta, pero cuando permanecí en silencio, fingieron no saber y dirigieron su atención a otras cosas. La curiosidad de la princesa Soju también se dirigió hacia otro lado, pero Laura se inclinó hacia mí.

"Su Majestad, ese pájaro parece un híbrido entre una lechuza y un águila. ¿Cree que su dueño podría ser el Príncipe Heinley?"

La condesa Eliza asintió.

"Estoy de acuerdo, Su Alteza. Creo que este rumor podría ser sobre usted."

Las otras damas de compañía también me miraron con sus ojos brillando expectantes.

"... Yo también lo creo."

Las damas se taparon la boca e intercambiaron miradas de emoción. Pero cuando agregué, "No me presentaré," todas se mostraron abatidas.

"Su Majestad, ¿no sería una buena idea ser amiga de alguien tan apuesto como el Príncipe Heinley?"

"Al príncipe Heinley le encantaría aún más si descubriera que su compañero de cartas es la Emperatriz."

"¿No te invitó a bailar?"

Negué con la cabeza.

"Quiero seguir siendo una amiga cuyo nombre o cara no conoce."

"Pero…"

Laura sonaba consternada, pero una mirada de la condesa Eliza la tranquilizó. La condesa asintió como si entendiera mis pensamientos.

"El príncipe Heinley tiene muchos escándalos con mujeres. Tiene la reputación de ser un mujeriego, y si su correspondencia privada resulta ser la Emperatriz, todo el mundo la mirará de forma extraña."

La condesa Eliza miró fríamente a Rashta y al gran duque Lilteang. El Gran Duque estaba parado frente a Rashta riendo a carcajadas.

"Tendremos muchos enemigos en el futuro, y pueden pensar en difundir rumores maliciosos. Es mejor ser cauteloso."

No fue hasta que la condesa Eliza terminó de hablar que Laura dio un pequeño "Oh," y asintió.

"Pero estoy un poco triste..."

***

"Enviar cartas cuando no sabes la identidad del otro es tan romántico."

"¿Es eso cierto? Hay tantos rumores extraños sobre el príncipe Heinley, por lo que es difícil creer algo, ¿verdad?”

"Pero si está mintiendo, entonces no encontrará a su 'amigo' en público."

"Ni siquiera sabemos si la persona es un amigo o una amante."

"No sé, tal vez la otra persona está casada."

"Creo que es una mujer, pero ¿no sería divertido si fuera un hombre?"

Las palabras se encontraron con un estallido de risa en el salón donde estaba Rashta. Ella se recostó en su suave silla púrpura al tiempo que escuchaba los intercambios de los nobles. Cherily que se sentó a su lado, la abanicaba. Mientras Rashta escuchaba sin palabras la conversación, el Duque Lilteang soltó una carcajada y se giró hacia Rashta.
"¿Por qué estás tan callada, Señorita Rashta? Tú no eres la que escribió esas cartas románticas, ¿verdad?”

"No fue Rashta."

"¿En serio? ¿No crees que la dulce lengua de la Señorita Rashta sería suficiente para cautivar al príncipe Heinley?"

Rashta sonrió y negó con la cabeza, y animó a los invitados a continuar con su conversación. Pensó que los nobles sólo contaban historias solemnes, y le parecía interesante que tanto los esclavos como los aristócratas se dejaran llevar por el mismo tipo de chisme provocativo. Se sentó allí tomando su té, pero notó que la vizcondesa Verdi no había dicho una palabra.

"¿Vizcondesa Verdi? ¿Qué pasa? ¿Te sientes enferma?"

Rashta le habló con suavidad y la vizcondesa Verdi se sobresaltó, pero luego sacudió la cabeza y sonrió.

"¿Quieres volver con la Emperatriz?"

Los nobles de repente dejaron de hablar y miraron a la mujer.

"Eso no pasará."

La vizcondesa ofreció otra sonrisa y negó con la cabeza.

"Ahora sirvo a la Señorita Rashta."

El resto de los nobles volvieron de nuevo a su conversación sobre el príncipe Heinley, y la dama de compañía soltó un pequeño suspiro.

"..."

Rashta inclinó la cabeza y estudió el perfil de la mujer mayor.

“Vizcondesa, si quieres volver con la Emperatriz, puedes ser honesta con Rashta."

Finalmente, la bonita joven volvió a hablarle después de que todos los otros nobles se retiraron y solo quedaron ella y las dos sirvientas.

"Realmente no quiero volver, señorita Rashta."

La vizcondesa Verdi le respondió rápidamente, pero Rashta no estaba convencida.

La vizcondesa, que había asumido el cargo de dama de compañía de Rashta a través del Barón Lant, era alguien que se había mantenido firme al lado de la Emperatriz desde que tomó el trono. Por esta razón, el barón Lant eligió a la vizcondesa Verdi, que tenía una gran necesidad de dinero.  Al convertirse una ex dama de compañía de la Emperatriz en dama de compañía de Rashta, naturalmente la reputación de la concubina aumentó.

Pero incluso Rashta no estaba demasiado familiarizada con esta nueva dama de compañía. La dama estaba aquí por dinero, y no era tan confiable como Cherily o Kisu. Tal vez la vizcondesa Verdi notó el ligero aire de desconfianza, pero ella puso excusas mientras tenía los ojos de un conejo asustado.

"No es porque quiera volver con la Emperatriz, Señorita Rashta."

"Pero parecía que..."

"Cuando estaban hablando del Príncipe Heinley, yo... recordé algo sobre la Emperatriz."

La mirada de desconfianza de Rashta se desvaneció.

"Hay un rumor sobre el Príncipe Heinley, pero, ¿qué tiene que ver con la Emperatriz?"

Rashta ya había sido rechazada por el Príncipe dos veces. La vizcondesa Verdi, nerviosa, se movía perturbada con su taza de té, pero ella ya había comenzado a hablar y Rashta la estaba mirando con ojos brillantes.

"El…"

No tenía más remedio que confesar.

"El compañero de correspondencia que el príncipe Heinley está buscando. Es su Majestad la Emperatriz..."

Los ojos de Rashta se redondearon. Cherily, quien estaba abanicando a Rashta, miró sorprendida.

"¿De Verdad?"

La vizcondesa Verdi respondió con un rápido "Sí" a Rashta.

"Pero la Emperatriz no se presentará, aunque las cartas sean del Príncipe Heinley. Ella es muy orgullosa."

Cherily se echó a reír.

"¿Estás segura de que la Emperatriz y el Príncipe Heinley intercambiaron cartas sin conocerse?"

"La Emperatriz lo sabe ahora. Pero no lo sabía en ese momento."

La curiosidad de Rashta se despertó, pero ella no dijo nada y contempló la información cuidadosamente. La vizcondesa miró a la joven para ver si había dicho algo ofensivo. Después de un largo momento, Rashta finalmente habló.

"¿Entonces la vizcondesa Verdi sabe un poco sobre las cartas que intercambiaron la Emperatriz y el príncipe Heinley?"

"Yo... ¿sí?"

La voz de la vizcondesa tembló, y una sonrisa juguetona se extendió por el rostro de Rashta.

"¿Podemos hacer que parezca que es Cherily quien respondió las cartas?"

"¿Disculpe? ¿Quiere engañar al príncipe Heinley?"

La vizcondesa Verdi estalló furiosa. Rashta soltó una carcajada y sostuvo el dobladillo del vestido de Cherily.

"No es engaño. Solo estoy jugando."

"Pero…"

"Tú misma lo has dicho, vizcondesa. La Emperatriz nunca se presentará."

"Pero... todavía estarías engañando a un miembro de la familia real..."

"¿Conoces el contenido de las cartas?"

"No sé de ninguna reciente, Señorita Rashta. El príncipe Heinley podría preguntar al respecto."

"Puede que no pregunte."

"Pero…"

"¿Cómo intercambiaron las cartas? Ah…me pregunto… ¿las enviaron por medio de alguien...?"

"Pero Señorita Rashta..."

"Si se entera, podemos decir que fue una broma. Si las cosas van bien, el Príncipe se enamorará de Cherily. ¿Bien?"