Reciente

viernes, 27 de marzo de 2020

La Emperatriz Se Volvió A Casar - Capítulo 21

Capítulo 21. Un Falso Rumor (2)




"No."

Mi voz era firme, pero estaba claro que el rumor se iba a extender como un incendio forestal. Apreté la copa de champán y le di fuerza a mis piernas. Mi visión nadaba delante de mí. Solo quería volver al palacio del oeste y gritar de rabia, pero no podía mostrar ni siquiera un temblor.

"La Señorita Rashta debe haber entendido algo mal."

Hablé con calma y las otras damas se rieron y dijeron, "¿Es así?" No sabía si me creían o no. La gente tendía a descartar las excusas de los perjudicados por los chismes. Quería involucrarme lo menos posible, pero ahora que sucedió esto, no había nada que hacer. Yo misma llamaría a Rashta más tarde y le preguntaría. Después de un profundo suspiro, le entregué la copa medio llena a un sirviente.

"Oh, creo que el baile está a punto de comenzar."

La duquesa Tuania soltó una risa exagerada. Cuando ella lo notó, los músicos se habían detenido, hojeando sus partituras y hablando en voz baja entre ellos.

Había una regla en el baile de salón– una misma pareja no podía bailar dos veces seguidas. La regla permitía bailar con múltiples personas, pero la del primer baile se consideraba la más significativa.

Los grupos comenzaron a separarse y a buscar su pareja antes de ir al centro. Los que no querían bailar se movieron a los costados.

'Sovieshu tendrá su primer baile con Rashta.'

Desde nuestro matrimonio, Sovieshu siempre tuvo su primer baile conmigo. Este año, sin embargo, tuve un buen presentimiento de quién sería su pareja esta vez. Fingí mirar hacia otro lado, pero pude ver a Sovieshu tomando la mano de Rashta y diciéndole algo. Rashta, feliz, me miró. La mirada de sus ojos se convirtió en una disculpa, y Sovieshu también giró la cabeza hacia mí. Miré hacia otro lado antes de que nuestros ojos se encontraran, y mantuve mi barbilla en alto mientras me alejaba.

La única persona que podía pedirle a la Emperatriz el primer baile era el Emperador. Nadie más me invitaría a bailar de todos modos, así que pensé que sería mejor dejar el área por completo para proteger mi orgullo.

'Me alegro de que nuestros ojos no se hayan cruzado.'

No quería que notaran mi mirada. Me pegué más a la pared, con la esperanza de que mis ojos no se toparan con ellos de nuevo. Sin embargo, un zumbido de voces estalló a mi alrededor antes de que pudiera llegar a mi destino previsto.

Miré a mi alrededor. Los ojos de la multitud estaban pegados a la figura errante del Príncipe Heinley. Dos jovencitas se rieron a carcajadas, con las mejillas enrojecidas por la vergüenza. Muchos parecían preguntarse a quién le pediría el Príncipe su primer baile, y él pareció disfrutar de la atención. Todavía estaba molesta por Sovieshu y Rashta, y no tuve tiempo de concentrarme en este Príncipe y sus rumores. No me importaba con quién bailara–

"Oh. ¿Estabas aquí?"

–hasta que vino a mí. La multitud murmuraba aún más. Saqué mi abanico y lo miré. Cuando nuestras miradas se encontraron, el Príncipe Heinley bajó los ojos y sonrió.

"Recorrí media habitación para encontrarte."

El príncipe Heinley sacó una rosa que tenía en el pecho. Con la rosa en su palma, cayó sobre una rodilla y me miró. Por un momento me desconcertó su comportamiento.

"¡Creo que va a pedirle a la Emperatriz que baile!"

Solo después de escuchar la voz de sorpresa de alguien me di cuenta de lo que estaba pasando. ¿Alguien quería pedirle a la Emperatriz el primer baile? ¿Y ese alguien era el Príncipe Heinley? Mis labios se separaron en sorpresa.

"¿Es usted buena en el baile, Su Majestad?"

Aunque se arrodilló como un típico caballero, la voz del príncipe Heinley era juguetona. Dudé por un momento.

Ya estaba enredada en varios malos rumores sobre Rashta y Sovieshu. Quizás surgirían más malentendidos si bailara con este mujeriego. Sin embargo, rechazar una oferta solo se podía hacer después de que varias personas pidieran bailar o después de que ya hubiera varios bailes. El único que me ha pedido el primer baile es el Príncipe Heinley. En esta situación, si me negara, lo insultaría. Al menos, tal situación se consideraba un insulto en la alta sociedad. No había otra opción.

"Muy bien. ¿Podrás seguirme?"

Acepté la rosa que sostenía, el Príncipe Heinley se enderezó y sonrió ampliamente.

"¡Qué confianza! Si me pisa el pie unas cuantas veces, lo ignoraré."

"No sucederá."

"No te preocupes. Me quedaré callado."

Se rió maliciosamente, y luego extendió su brazo. Puse mi mano sobre él, tras lo cual caminé hasta el centro de la pista de baile. Sovieshu y Rashta también estaban ahí. Sovieshu levantó la ceja ante la presencia del Príncipe Heinley. En esta situación Sovieshu no podía preguntarle a Rashta, "¿Bailas a menudo?"

"Bien."

"... ¿Qué quieres decir?"

"La forma en que me miras. Ayer no me prestaste mucha atención. Hoy me vestí mejor."

Sus palabras fueron astutas.

"Bueno, parece que no lo crees."

¿Quería que dijera que ayer estaba vestido tan bien como para dejarme boquiabierta?

Antes de que pudiera encontrar las palabras, el minué comenzó a fluir de los músicos. Nos sumergimos brevemente y juntamos las palmas. Cuando empezamos a girar al sonido de los violines, los alrededores se arremolinaron ante nuestra vista. La duquesa Tuania, aclamada como la mariposa de la sociedad, eligió al joven y guapo vizconde Landre por encima de otros muchos pretendientes. El duque Lilteang bailó con su esposa, y Laura bailó con su mejor amiga, la señorita Alischute, en lugar de un hombre. Y Sovieshu bailó con...

No me gustaba este baile en el que tenía que dar vueltas. Tenía que ver lo que no quería. En cuanto suspiré, el Príncipe Heinley se acercó a mí, lo suficiente para que sus labios estuvieran cerca de mi oreja.

"Sé mejor que nadie que los rumores innecesarios se propagan fácilmente."

Sentí como si mi cuerpo estuviera cayendo de nuevo. Lo miré sorprendida, y una sonrisa arrogante apareció en su rostro.


Sentí como si mi cuerpo estuviera cayendo de nuevo. Lo miré sorprendida, y una sonrisa arrogante apareció en su rostro.

"¿Te refieres a la historia de que le envié regalos a la Señorita Rashta?"

Asintió cuando se acercó de nuevo. Fue sorprendente que alguien hablara de los rumores y me consolara.

La dulce música finalmente llegó a su fin. Lo miré fijamente por un momento para ver si se burlaba de mí, pero no parecía ser así.

"... Gracias."

Me sentí avergonzada por creer que era un mujeriego, y estaba agradecida de que el Príncipe Heinley no creyera en los rumores sobre mí.

"Yo tampoco lo creo."

"¿Qué?"

"El rumor de que eres un mujeriego."

Él estalló inesperadamente en risas, y yo me puse nerviosa. ¿Estaba diciendo que los rumores eran reales? Tenía un rubor en la cara, y me di la vuelta para ocultarlo. Ahora que el primer baile había terminado, quería finalmente ir a un costado de la habitación.

"Emperatriz, esta vez conmigo."

Sovieshu no se mantendría alejado esta vez. Puse mi mano en la suya con un pequeño suspiro. Sabía que solo lo pedía porque las reglas dictaban que no podía volver a bailar con Rashta, y me molestaba tener que aceptarlo. Sin embargo, como le dije a Sovieshu, teníamos que dar ejemplo con nuestra relación.

A su lado, Rashta le estaba pidiendo al Príncipe Heinley bailar.