Reciente

miércoles, 25 de marzo de 2020

La Emperatriz Se Volvió A Casar - Capítulo 19

Capítulo 19. Curiosidad (2)



Después de nuestro paseo juntos, volví al palacio del oeste. La condesa Eliza me estaba ayudando a cambiarme de ropa, cuando de repente exclamó, "¡Oh!"

"¿Qué pasa?"

La condesa Eliza estaba sonriendo a la ventana. Seguí su mirada y vi a Reina sentada en el alféizar. Eso era normal, pero hoy estaba de espaldas a nosotras. La condesa Eliza se rió entre dientes.                 
"Voló hasta aquí, pero cuando te vio cambiándote, se asustó y se dio la vuelta."

"¿Reina?"

"Ese pájaro es tan listo, Su Majestad. Como un caballero."                 

Cuando terminé de vestirme, me acerqué al pájaro, pero Reina aún mantenía su espalda firmemente hacia mí. Inclinó la cabeza cuando me acerqué, pero no se dio la vuelta. Le hablé en voz baja.

"Estoy vestida ahora."

Toqué sus plumas traseras, ​​él se dio la vuelta y frotó su frente contra la mía.

"¿No miraste porque estabas avergonzado?"

Reina asintió en forma de reproche. Realmente parecía inteligente. Sin embargo...                 

"¿Viniste aquí a toda prisa hoy? ¿Por qué estás cansado?"

Reina pareció agotado de su viaje solo cuando llevó la primera nota, pero después de que su dueño llegó al palacio, pareció sentirse más cómodo. Sin embargo, hoy parecía agotado, como si tuviera prisa.       

Reina hurgó un poco, luego extendió la pata con otra nota. Le acaricié la cabeza y saqué el trozo de papel.

– ¿Me buscaste?

Reina inclinó la cabeza y miró fijamente. Luego fue a beber un poco de agua, manteniendo un ojo en mí. Fue un largo momento antes de que finalmente respondiera.

– Busque arduamente. ¿Y tú?             

Reina sacudió el agua de su pico y luego voló hacia mí. Miró la nota, luego golpeó ligeramente mi brazo con sus alas como para reprenderme por mi mentira. Era tan adorable la forma en que reaccionaba a mis cartas que le di una palmadita en el pico de nuevo.           

– !

********                 

Las celebraciones de Año Nuevo finalmente comenzaron.

Los fuegos artificiales brillaban en el cielo por la noche, y la gente se reía y charlaba en las calles durante el día.                 

Aunque había vivido en el palacio durante mucho tiempo, la imagen que aún me vino a la mente cuando pensaba en el Año Nuevo era el animado festival prematrimonial.                 

Abrí la ventana, permitiendo que el aire fresco y húmedo de la mañana me hiciera cosquillas en la nariz. Inhalé y exhalé profundamente, luego medio cerré la ventana y toqué la campana junto a mi cama. Al cabo de un momento, entró la condesa Eliza, vestida de forma más extravagante de lo habitual.     

"Hoy estarás bastante ocupada."

La condesa me sonrió, luego sacó rápidamente del armario el vestido que había preparado. Mi madre me había regalado el vestido, una cosa hermosa adornada con perlas blancas y con capas de encaje nevado para terminar de completar la falda. Mi madre no me lo dijo directamente, pero sabía que estaba preocupada por mí después de los rumores sobre Rashta.                 

"Es el primer día, así que todos debemos vestirnos bien. En un evento como este, uno debe lucir colorido, pero un color demasiado fuerte se vería pegajoso. En cambio, es mejor hacer que la imagen de la reina se destaque."                 

Ella me explicó que ese concepto era "La Reina de la Nieve", luego me instó a que me levantara y me lavara la cara. Después de deslizarme en el agua perfumada del baño y recibir un masaje, la condesa Eliza me lavó el cabello y me puso un maquillaje ligero para que mi piel se viera más suave. Ella me ayudó a ponerme el vestido blanco, luego decoró mi cabello con más perlas. Me puse los zapatos blancos, y pronto fue como si viniera de un país de nieve.                 

"Se ve muy hermosa, Emperatriz. No lo digo solo porque esté aquí."

"Gracias, condesa Eliza." 

La condesa Eliza parecía querer hablar más, pero en cambio sonrió en silencio. Tal vez ella estaba a punto de decir algo como, 'Sovieshu se impresionará cuando te vea'.                 

Revisé el horario en mi escritorio una última vez, luego me dirigí hacia el palacio del este. Desde el segundo día en adelante no importaría, pero en el primer día se requería que el emperador y la emperatriz participaran juntos en el primer gran banquete.                 

Encontré a Sovieshu esperándome afuera. Él me sonrió gentilmente y extendió su brazo para que yo lo tomara. Pensé que estaría más molesto y ansioso por su amante, pero no noté tal cosa en su expresión. Fue sorprendente, pero tomé su brazo y caminamos hacia el gran salón de baile.                 
Las puertas del salón estaban abiertas de par en par. Cuatro guardias, vestidos con uniformes imperiales más espléndidos de lo usual, estaban de pie a cada lado de la puerta, y uno golpeó la puerta cuando nos vio a Sovieshu y a mí. Un oficial tocó la trompeta, y el ruido en el salón cesó.

Di unos pasos con Sovieshu a mi lado. Una enorme escalera se extendía desde nuestros pies hacia un enorme salón salpicado con los coloridos trajes de los invitados. Sovieshu levantó su mano, y todos se inclinaron al mismo tiempo. Observé a la multitud, cuando algo que vi hizo que mis manos se apretaran involuntariamente.                 

Cerca del centro del salón de baile estaba Rashta rodeada de nobles extranjeros.