Reciente

miércoles, 25 de marzo de 2020

La Emperatriz Se Volvió A Casar - Capítulo 18

Capítulo 18. Curiosidad (1)



Su voz era suave y dulce, pero había un toque de orgullo auto-importante en ella.               

Y me había llamado Reina. No fue el único extranjero que lo hizo, pero la palabra se sintió extraña porque había estado enviando mensajes con Reina, el pájaro.               

¿Eso significaba que... el príncipe Heinley era el dueño de Reina? ¿Creía que yo era la que escribía las cartas? Tuve un momento de sospecha, pero pronto lo descarté. No importaba si era él. No tenía intención de conocer al dueño de Reina en la vida real.               

El caballero que estaba de pie junto a mí frunció el ceño como si estuviera ofendido. Parecía pensar que era grosero que el príncipe me pidiera que lo guiara por el palacio.                 

"Está bien."         

Sin embargo, no se sabía cuándo su país superaría al Imperio Oriental. No crearía problemas innecesarios con un príncipe que podría suceder al trono en el futuro.

Después de pensarlo un momento, la actitud orgullosa en el rostro del príncipe Heinley se desvaneció, reemplazada por una sonrisa inocente mientras me ofrecía su brazo. Lo tomé, y contrariamente a su aspecto hermoso y fino, su brazo se sentía densamente musculoso. Lo solté en sorpresa, y él me miró con curiosidad.               

"¿Qué pasa?"

"Nada."           

No podía decir que era más macizo de lo que esperaba, así que rápidamente aparté la vista.                 
"¿Alguna vez has estado en el Jardín de Plata? Es el jardín más cercano al palacio del sur. Es muy hermoso."

"He estado alrededor del palacio del sur, naturalmente."               

Reflexioné un momento mientras caminábamos por el corredor saliendo del palacio central. El palacio central se usaba principalmente para el trabajo, con muchas áreas prohibidas para los forasteros, así que era inapropiado que le mostrara el lugar. El palacio del sur se usaba para albergar a los invitados extranjeros, y él debe haber recorrido la zona.           

Luego pensé en el palacio del oeste... podríamos compartir una taza de té, así que el palacio del oeste debería ser lo último.

Podría escoltarlo al palacio del este del Emperador, pero no quería cruzarme con Rashta. Podríamos saltarnos eso fácilmente e ir al palacio del norte...

"¿Su Majestad?"         

Estaba caminando hacia delante sin decir una palabra, y el príncipe Heinley me llamó. Algo en su voz causó un cosquilleo en mis oídos.

"Estaba pensando en qué mostrarte primero."

"Ah. Entonces quiero ir..."       

Antes de que el príncipe Heinley terminara de hablar, una persona familiar corrió hacia nosotros desde los arbustos del jardín.               

"¡Su Majestad!"

Rashta. A pesar de mis esfuerzos por evitarla, ella todavía apareció delante de mí. Suspiré, manteniendo mi máscara mientras asentía. 

"Su Majestad, ¿estás dando un paseo? Rashta también está paseando."

"Sí."       

No tenía ni idea de dónde venía su inagotable energía. La última vez que la vi, no nos separamos en los mejores términos.               

"Yo vengo de allá."

Señaló con el dedo el camino que había seguido, luego sonrió y se inclinó ante el príncipe.

"Hola, soy Rashta."                 

Pensé que el príncipe se ofendería por este saludo innoble, pero inesperadamente sonrió y copió el estilo de Rashta.

"Hola, soy Heinley."

La risita de Rashta era como una campana de plata.

"¡Eres gracioso! Su Majestad, ¿quién es? Nunca antes lo había visto."

Heinley se presentó antes de que yo pudiera.

"Soy el príncipe Heinley del Reino Occidental."

"¡Guau! ¡¿Príncipe?!"

Rashta se tapó la boca con las manos, luego gritó de emoción.

"¡Rashta nunca ha visto a un príncipe!"

"Jaja, ¿es cierto?"

"Realmente pareces un príncipe de un libro de cuentos de hadas."

"Dios. Me halagas, Rashta."

 Un rubor rosa se levantó en las mejillas de Rashta.

"¿Están dando un paseo juntos?"

"Le pedí a la Emperatriz que me mostrara el lugar."

"Este lugar es maravilloso, ¿no? Hay muchos lugares para ver."

"No lo he visto todo, pero hasta ahora, ha sido increíble."

A diferencia de los nobles que se sentían incómodos por el discurso o el comportamiento de Rashta al conocerla, el Príncipe Heinley la sobrellevó con facilidad. Rashta preguntó si el príncipe Heinley se sentía a gusto, y luego le hizo otra pregunta con una sonrisa radiante.

"Bueno, príncipe Heinley, ¿quieres que te guíe?"

Las cejas del príncipe Heinley se levantaron.

"¿Señorita Rashta?"

"Rashta ha estado explorando el palacio entero últimamente. ¡No hay ningún lugar que no conozca!"

Rashta me miró de reojo y añadió amablemente,

"Su Majestad está ocupada, así que Rashta lo hará."

"Ah. Gracias, Señorita Rashta, pero no hay problema. La Emperatriz es una gran guía."

 Ni siquiera le había mostrado nada todavía. El príncipe Heinley me miró a modo de disculpa.

"¡Ah! Entonces Rashta irá con ustedes. ¡Será más divertido si los tres damos un paseo juntos!"

Rashta se pegó a un costado del príncipe Heinley y él le devolvió una suave sonrisa.




Si él permitiera que Rashta nos acompañara, simplemente me iría. Pensé sobre lo que podría decir como excusa razonable.

¿Ocupada? No, dije que no estaba ocupada.

¿Acabo de recordar que estaba ocupada? No, eso era demasiado apresurado.

Tal vez tenía que salir corriendo al baño... No, absolutamente no.

En cualquier caso, no quería crear una escena de la Emperatriz y la concubina del Emperador dando un paseo con el príncipe del país vecino. No podría haber tal cosa ridícula. Pero antes incluso de elegir una excusa...

"Lo siento, Señorita Rashta."

El príncipe Heinley rechazó a Rashta con una voz suave pero firme.

"Tres son demasiados."

Rashta pareció sorprendida, y el Príncipe Heinley la dejó con un "Disfruta tu paseo," y luego se alejó tranquilamente. Fue educado, pero sorprendentemente frío. Por lo general, cuando alguien ofrece su compañía, lo más cortés es aceptar.

Lo miré de reojo con sorpresa. Antes de que me diera cuenta, regresó con la actitud orgullosa cuando me pidió que lo guiara. Fruncí el ceño pensando... ciertamente tenía una personalidad ruda. Realmente era un hombre que dependía de su buena apariencia. ¿Era esa la razón del zumbido en los círculos sociales?

El Príncipe Heinley me miró fijamente mientras yo pensaba. Evité su mirada por miedo a ser demasiado obvia, cuando de repente me hizo una pregunta inesperada.

"¿No te parezco guapo?" 

¿De qué estaba hablando? Fruncí un poco el ceño y el Príncipe Heinley continuó.

"Es extraño. La gente suele interesarse por mí en este punto. ¿Por qué la Reina es tan fría? ¿Está mi cara hinchada hoy? Me aseguré de vestirme bien."

Debo haber oído mal. Lo miré fijamente y el príncipe Heinley se echó a reír de repente.

... ¿era una broma?

"Mis disculpas, Su Majestad. Estaba muy rígida hace un rato."

"!"

"La mujer de antes, ¿es la amante del Emperador?"

El príncipe Heinley usó el término "amante" en lugar de "concubina". Esto tampoco era típico de la nobleza, y me produjo una sonrisa.

"El Emperador es un hombre extraño. ¿Cómo podría mirar a otro lado con la Reina delante de él?"

"Gracias por sus amables palabras, pero..."

"No hay necesidad de agradecerme. Si no puede apreciarte, es su pérdida." 

Tal vez por eso lo llamaron mujeriego. Por un momento me sorprendió gratamente. Sabía que sus palabras estaban destinadas a ser agradables para mis oídos, pero su cara altiva me hizo incapaz de aceptar sus halagos. Parecía del tipo de persona que no estaría dispuesta a dar cumplidos, incluso si se le agarraba por la garganta y se le ordenaba hacerlo.

Forcé una sonrisa, y él me dio una sonrisa infantil a cambio.

"Entonces, si no le importa, Su Majestad, ¿me invitaría al banquete especial del último día de las celebraciones de Año Nuevo?"

Los presentes en el último banquete de Año Nuevo eran invitados muy distinguidos de alto estatus, o que alcanzaron grandes logros, o que se esperaba que los alcanzaran. Sin embargo, el Emperador y la Emperatriz solo invitaron a diez personas. Naturalmente, la mayoría de las invitaciones ya fueron enviadas antes del Año Nuevo, y el Príncipe Heinley fue naturalmente el primero en esa lista.

"¿No recibió ya la invitación? No puede ser..."

"La recibí. Pero fue una invitación del Emperador del Imperio Oriental."

Cuando me miró de nuevo, sus cejas se levantaron.

"Preferiría ser el invitado de la Emperatriz."

"Lo aprecio, pero ya he enviado todas las invitaciones."

"¿Por qué no tachas el nombre del Emperador y escribes el tuyo abajo?"

Estaba diciendo tonterías, se rió de sus propias palabras y volvió a levantar el brazo.

"¿Seguimos caminando?"