Reciente

jueves, 27 de febrero de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 31

Capítulo 31. Un Malentendido (1)


Yun Seora. Edad actual, 20 años.

Una joven mujer, que fue invitada al Paraíso después de ser explorada por Sinyoung.

La llamada mujer quisquillosa y arrogante como la calificó el difunto Yi Hyungsik.

Junto con otro invitado, Kang Seok, fue vista como la mejor planta del Área 1 para el período de reclutamiento de marzo.

Siempre mostró el hábito de 'pensar primero, actuar después' en todo lo que hizo; sus pensamientos o toma de decisiones nunca fueron influenciados por las emociones, y debido a su personalidad, no tenía interés en los asuntos de otras personas.

Esas características le permitieron disfrutar de cierta ventaja durante el Tutorial, pero una vez que perdió su brazo derecho, su situación cambió radicalmente para peor.

Estaba muy consciente de su debilidad dentro del contexto de la Zona Neutral, donde cooperar con los demás era una necesidad.

Así que, durante un mes, se centró únicamente en arreglar su brazo derecho roto. Desafortunadamente, no tuvo más remedio que revisar su estrategia y centrarse en fortalecer su nivel de aptitud física después de saber que su SP de 317 puntos, no bastaba para curarse.

Como invitada, ya había adquirido una comprensión bastante buena de lo que estaba pasando en la Zona Neutral antes de venir aquí. Por eso, antes de que su clase despertara, decidió concentrarse en mejorar sus estadísticas físicas. Sabía que, mientras pudiera convertirse en un Mago, o incluso en Sacerdote, su problema estaría resuelto.

Yun Seora no abandonó esa esperanza, incluso cuando estaba atrapada en una situación irremediable. Sin embargo, su esperanza se desvaneció brutalmente cuando su clase fue establecida como guerrero.

Salió de la Cámara del Despertar como si estuviera siendo perseguida. Y como esperaba, no había literalmente nada que pudiera hacer en su estado actual.

Ella había gastado todo el SP que tenía para entonces. Incluso tuvo que vender la bolsa que obtuvo como bonificación inicial a bajo precio.

Incluso si quería ganar algunos puntos, nadie quería un guerrero con un brazo lisiado en su equipo.

Quedarse en un cuarto apropiado se convirtió en un lujo con el que sólo podía soñar. Ni siquiera podía permitirse el lujo de consumir una comida al día, y su salud seguía enviando señales de advertencia como resultado. Privada de los nutrientes necesarios, su cuerpo se debilitaba con cada día que pasaba.

Y con su cuerpo debilitado, no podía ni siquiera intentar esas misiones básicas que daban una pequeña cantidad de Puntos de Supervivencia como recompensa.

Su determinación se agotó hace mucho tiempo e incluso soportando nada más también llegó a su límite. Si no fuera por los hermanos Yi que venían a verla cada dos días, Yun Seora ya habría muerto de hambre.

Sin embargo, ella sabía que los hermanos también estaban luchando desesperadamente. Por lo tanto, no podía depender de ellos para siempre.

Sintiendo la incomodidad de Yun Seora, Yi Seol-Ah habló cuidadosamente.

Ella dijo, '¿Qué tal si hablamos con Orabeo-nim? Ya que es honrado y trabajador, no nos abandonaría insensiblemente'.

Sería una mentira si Yun Seora no hubiera sido tentada por esa sugerencia. Al final, sin embargo, ella sacudió la cabeza y dijo que no.

Si él le debiera un favor, la historia podría haber sido diferente. Claro, él en el pasado le salvó la vida, pero a cambio, ella le dio la poción de resurrección. Y su relación llegó a su fin en ese momento. Al menos, Yun Seora pensaba de esa manera.

No le importaba si los demás le decían orgullosa. En realidad, estaba demasiado avergonzada para ir a hablar con él.

Aún así, rechazar la sugerencia de Yi Seol-Ah jugó un papel importante en la mente de Yun Seora. Y, no queriendo molestar más a los hermanos, cambió discretamente su escondite sin decírselo.

Sin embargo, esa noche, Yun Seora terminó pasando por una terrible experiencia que la dejó sin aliento.

Abrió los ojos en medio de la noche para mirar a tres hombres occidentales. Dos de ellos le sujetaban los brazos, mientras que el otro estaba encima de ella.

No importaba dónde, uno se encontraría con bastardos como Kang Seok.

En medio de su feroz resistencia, la cara del hombre que estaba encima de ella se acercó para susurrar.

"Hey, escuché que eres una lisiada."

"¿Quieres seguir viviendo así? ¿No quieres ir al Paraíso?"

"Sólo compórtate. Te alimentaremos bien y te encontraremos una cama caliente para que duermas también".

"¿Quién sabe? Tal vez incluso te daremos un par de puntos, también..."

Puntos de Supervivencia. En el momento en que escuchó esas palabras, toda la fuerza se escapó automáticamente de su cuerpo. Naturalmente, su resistencia también se debilitó.

Cuando se dio cuenta de su error, sintió el frío tocando sus nalgas. Cuando recobró su cordura, se encontró con que su ropa interior ya estaba a la altura de sus tobillos.

Y cuando ese hombre se quitó los pantalones mientras formaba una lujuriosa sonrisa en su rostro, Yun Seora se estremeció.

Se sacudió con fuerza como si alguien le hubiera echado un balde de agua helada en medio de un duro invierno.

Como si una serpiente hablara en su oído, el hombre le dijo que abriera la boca.

Un objeto horriblemente feo se acercó a su cara, pero sus labios permanecieron cerrados. Pensó que en el momento en que se rindiera, todo terminaría para ella.

No, no sería un simple 'final'. Ella temía caer aún más profundamente en un abismo sin fondo...

Y por eso, no abrió los labios.

Pero sí gritó con todo lo que tenía. Ella mordió todo lo que entró en contacto con ella y usó todo su cuerpo para resistirse.

Solo recibió duras palabras, junto con puños y patadas. Incluso entonces, Yun Seora no dejó de oponer su loca resistencia.

Finalmente, los hombres se cansaron y la abandonaron con un escupitajo en la cara.

Se arregló la ropa y se dirigió inestablemente al salón del quinto piso. Luego cayó al suelo y se acurrucó.

Una sola gota del líquido caliente y salado que había estado reteniendo finalmente se derramó por su ojo. Las lágrimas que había estado conteniendo en su interior comenzaron a brotar, y finalmente, estalló en sollozos incontrolables.

'Sería mejor si muriera'.

Tenía miedo de volver a dormirse por el incidente, pero se forzó a cerrar los ojos de todos modos. Pensó que si moría aquí, de esta manera, no se arrepentiría.

Ya no le importaba lo que pasara.

Entonces, Yun Seora cayó en un sueño profundo. Pero, entonces...

"... ¿Señorita Yun Seora?"

Justo cuando estaba a punto de pagarle al barquero para poder cruzar el río Estigia...

"Señorita Yun Seora".

... Ella echó un vistazo detrás de ella.

Y, ella lo vio claramente.

"¿Estás bien?"

Vio a cierto joven ofreciéndole la mano.


*


Mientras Seol estaba cuidando a Yun Seora, Yi Seol-Ah y Yi Sungjin llegaron a su habitación.

Los hermanos entraron en su habitación con dudas y no pudieron cerrar la boca después de observar el lujoso mobiliario del lugar que se asemejaba al de un palacio. Sin embargo, se recuperaron rápidamente de la conmoción, después de notar a Yun Seora lloriqueando en la cama, y se acercaron a ella. Un ceño fruncido apareció en sus rostros.

"Ella no estaba tan mal hace dos días..."

"¿En serio?"

"Sí. ¿Por qué se puso tan...?"

Yi Seol-Ah parecía ansiosa. Seol sostuvo ligeramente su barbilla, reflexionando.

'¿Cuál podría haber sido su problema?'

Con sólo una mirada, pudo ver claramente que Yun Seora estaba muy enferma. A pesar de que la llevó a su habitación, el sudor continuó acumulándose en su frente y su respiración se volvió cada vez más intensa.

Pensó que la situación actual se podía considerar mejor, en comparación con cuando ella no respondió mientras él la sacudía suavemente. Sin embargo, como carecía de los conocimientos médicos adecuados, no sabía que hacer en esta situación. Aunque reconocía el hecho de que ella necesitaba ayuda.

Seol dijo a los hermanos que volvería pronto y salió de su habitación. Cuando se enfrentaba a una situación que no sabía cómo resolver, sólo había una persona en la que podía confiar.

Después de escuchar su explicación, Agnes rápidamente llamó a otra asistente para que se uniera a ellos.

La persona que respondió a la llamada fue inesperadamente nada menos que María. La asistente rubia se acercó a ellos con soberbia, y cuando Agnes le comentó la clase de María a Seol, ella levantó una ceja, quizás en desacuerdo con la revelación.

Resultó que María era un sacerdote de nivel 4.

No sólo eso, era un Sacerdote que había recorrido un largo camino; desde Nvl.1 'Sacerdote", Nvl.2 'Diácono', Nvl.3 'Clérigo', y hasta su actual Nvl.4 'Sumo Sacerdote'.

Seol regresó rápidamente a su habitación con las dos asistentes.

"Esto es... absolutamente increíble."

Después de comprobar la condición de Yun Seora, María escupió una breve afirmación.

"¿Tan malo es?"

"No importa su brazo derecho, parece que se ha estado muriendo de hambre durante el último mes o algo así. Además de que su cuerpo y sus nervios están debilitados hasta este estado, incluso recibió una buena paliza. Es muy grave".

"¿Le dieron una paliza?"

"Sí. Ahora en serio... No sé quién la golpeó, pero esa persona realmente la arruinó."

María chasqueo su lengua. Al escuchar la verdadera causa del acelerado deterioro de Yun Seora, Yi Seol-Ah se cubrió la boca por la sorpresa.

"Hiciste lo correcto al traerla aquí... Sin los efectos de esta habitación, ella podría haber cruzado el Río de Lete y estaría inclinándose la copa del vino del Olvido."

"¿Cómo vamos a curarla...?"

"Si quieres, puedo hacerlo. Pero, estrictamente hablando, no hay necesidad. Si pasa los próximos días en esta habitación mientras come y descansa bien, se recuperará completamente."

"¿Eso significa que su brazo derecho también se curará?"

María de repente se quedó muy tranquila y miró a Yun Seora. Agnes también estudió el brazo derecho lisiado de Yun Seora por un tiempo antes de hablar.

"Seis puñaladas en el brazo... Al parecer causadas por una corta pero afilada daga. El asaltante incluso retorció la cuchilla en dos de las heridas también."

"¿Cuánto tiempo ha pasado?"

"Más de dos meses. ¿Será difícil incluso con 'Moderado' o 'Masivo'?"

"¿Por qué preguntar algo de lo que ya sabes la respuesta? La 'Luz' habría bastado si la herida se hubiera tratado de inmediato, pero... ya es demasiado tarde. Sabes que una herida se vuelve progresivamente más difícil de curar cuanto más tiempo permanezca sin tratar. Si es un 'Colosal', puede ser posible, pero no estoy seguro."

Agnes exhaló un suave suspiro.

Mientras tanto, Seol no pudo ocultar su asombro por las dos asistentes que pudieron descubrir lo que pasó hace dos meses con una sola mirada.

Una cierta sensación de ansiedad brotaba en un rincón de su corazón al mismo tiempo.

No pudo entender todo el contenido de su conversación ya que se usaron varias palabras relacionadas con la clase de María, pero aún así comprendió que arreglar el brazo derecho sería muy difícil.

María se puso de pie y sacudió la cabeza antes de dirigir su mirada a Seol.

"Este brazo es como si estuviera muerto. Ya ha pasado un simple hechizo de 'sanación', que requiere algo en el nivel de 'Renacimiento' en este punto. En lugar de dejarlo como está, recomiendo la amputación."

"... ¿Perdón?"

"No hay forma de evitarlo. No estamos en el Paraíso. No encontrarás a un sacerdote más hábil dentro de la Zona Neutral. Pero incluso a mí me resulta difícil sanar este brazo".

Seol tenía la esperanza, pero como esperaba, esta lesión no puede ser curada en la Zona Neutral. María no se anduvo con rodeos y transmitió la verdad.

Sin embargo, ese no fue el final de las malas noticias. Todavía faltaba un mes para la fecha límite, y el brazo derecho de Yun Seora podría empeorar aún más durante ese tiempo.

"¿Hay... alguna otra manera?"

Seol no esperaba escuchar 'imposible' como pronóstico, y sólo podía morderse el labio inferior con frustración.

Fue entonces.

"Hay otra manera".

Esa respuesta tranquila parecía ayudarle a recuperar sus sentidos. Agnes levantó su cuerpo de la cama, habiendo concluido su inspección sobre el brazo de Yun Seora.

"Como dijo María, sólo un Alto Rango de Nivel 5 puede curar su lesión. Pero sucede que la clase de Sacerdote es la más cercana a los dioses."

"…."

"Te dije que tendrás que elegir un dios para servir cuando llegues al nivel 5. ¿Te acuerdas?"

Seol asintió con la cabeza.

"'Colosal' es un poderoso hechizo sagrado que un Sacerdote puede aprender después de alcanzar el nivel 5."

"¿No dijiste que la Señorita María es de nivel 4?"

"De hecho, no podría usarlo en circunstancias normales... Pero hay excepciones".

"¿Agnes? Deberías cerrar la boca ahora."

María comenzó a mirar a Agnes. Sin embargo, Agnes le devolvió la mirada como respuesta, y sus palabras no se detuvieron.

"Un sacerdote que camina por un sendero singular sin recibir la ayuda de otros dioses recibirá la clase de Sumo Sacerdote. Cuando se convierten en Sumo Sacerdote, se les otorga un privilegio especial".

"¿Un privilegio especial?"

"Sí. Ese es el poder para celebrar una ceremonia. Es como rogarle a los dioses que le permitan usar un hechizo de alto nivel".

María cerró los ojos. Incluso se podía escuchar el ruido del crujido de sus dientes. Seol pensó que ella también había susurrado varios insultos.

Finalmente abrió la boca mientras la miraba.

"... Disculp..."

"¡Ah, no! ¡Diablos, no! ¡De ninguna manera!"

"¿Se, Señorita María?"

"No puedo escucharte... Lalalala... Ebebebebeh..."

María se tapaba y destapaba los oídos con las manos.

"No, ¿No puedes ayudarnos? Por favor. ¡Te lo ruego!"

Yi Seol-Ah no podía seguir mirando, así que rogó, pero...

"Joder, mantén tu boca cerrada."

María habló con ira y se irritó mucho, causando que Yi Seol-Ah buscara rápidamente refugio a espaldas de Seol. El repentino estallido de ira de la asistente puso nerviosa a Yi y no pudo cerrar su mandíbula floja.

Seol le hizo una señal a la llorosa chica para que se callara, y luego, comenzó a acercarse lentamente a María. Todo el cuerpo de la asistente comenzó a agitarse.

"¡No vengas aquí! ¡No te acerques a mí! ¡No te atrevas!"

"Señorita María, una palabra. Por favor."

"¡Argh, mierda! ¡Suéltame ahora mismo!"

Ya que mostraba signos de huir, Seol agarró suavemente sus brazos para detenerla. María entonces lanzó sus puños y se resistió a él. Aterrizaron en su pecho, pero viendo que no le dolían demasiado, pensó que ella no planeaba hacerle daño.

"¿Qué hace falta para que nos ayudes?"

"¿Qué demonios? ¿Estás sordo? ¡Si estuviera dentro de mis posibilidades, podría ayudarte si me pagaras mucho SP, pero te digo que no puedo hacerlo!"

"Qué hay de esa Cere..."

"Al diablo con la ceremonia. ¡No vuelvas a mencionar eso! Estoy siendo civilizada sólo porque la Señorita Zorra me invitó aquí. ¡Eso es todo! Si no lo fuera, ya te habría golpeado en el cráneo".

Seol casi soltó '¡¿Esto es ser civilizada?!', pero se las arregló para que esas palabras no salieron de su boca. Pensó que finalmente podía entender, más o menos, por qué deseaba permanecer en silencio, pero eso no era lo importante ahora.

"Sé que te estoy pidiendo mucho. Pero, sólo usted puede hacer esto, Señorita María."

"¡¿Y por qué debería hacerlo?!"

María le respondió con otra pregunta mientras le miraba fijamente y continuó.

"¿Crees que una ceremonia es una cosa en la que sólo tienes que ofrecer un par de oraciones e inclinarte un par de veces? ¿Qué hay del tipo de ofrendas adecuadas? ¿De dónde vendrían? Y, ¿Por qué debería ofrecer mi propia mierda por la que he sudado sangre y lágrimas para conseguir, por una perra que ni siquiera conozco? ¡Ni siquiera estoy afiliada con Sinyoung! ¿Crees que eso es todo? ¿Sabes qué clase de rebote negativo tengo que soportar después de realizar una sola ceremonia?"

Como si sus emociones se descontrolaran, continuó pronunciando sus palabras con ira. Había incluso indicios de locura en su expresión, y Seol se aterrorizó un poco por eso, pero aún así la miró directamente a los ojos.

'Suplicarle sin un plan no funcionará'.

No, debía convencerla primero.

"Hay un cierto versículo en la Biblia."

María lo miró con una expresión que decía: 'Qué tontería estás tratando de decir aquí', mientras respiraba como una loca.

"Trata a los demás..."

"... Como quieres que te traten. Libro de Mateo, versículo 7:12. Evangelio de Lucas, versículo 6:31. Ya lo sé".

María lo interrumpió rápidamente y luego se rió a carcajadas como si no pudiera creerlo.

"En serio, estoy jodidamente sin palabras. Entonces, ¿Estás diciendo que una perra inútil como ella me va a..."

"No será sólo la señorita Yun Seora."

Esta vez, Seol la interrumpió.

"Le estaré agradecido, sin mencionar a cierta señorita llamada Kim Hannah."

Su voz seria hizo que María se callara y estudiara al joven. Todavía le miraba con desagrado, pero su ceño se había suavizado un poco. Como si sus palabras la hubieran tomado por sorpresa.

"¿Qué has dicho? ¿Quién lo hará?"

Como sospechaba, el hecho de que mencionara el nombre de Kim Hannah fue la decisión correcta. Viendo un rayo de esperanza brillando finalmente, Seol continuó.

"Has escuchado que la Señorita Kim Hannah estuvo en la Zona Neutral, ¿Cierto?"

"Claro".

"Ella vino a pedirme el favor entonces. Directamente de su boca."

"Oh, joder. Dios mío. Oh, dios Luxuria..."

La cabeza de María se tambaleó lentamente y colocó su frente en el pecho de Seol. Luego no se movió durante un buen rato.

Mientras Seol estaba allí, preocupado por si descubría su corazón palpitante, su pequeña mano se elevó lentamente hasta su vista. Hizo un gesto con su dedo índice.

"Dame un cigarrillo. Y suelta mis brazos también."

"Oh".

Seol rápidamente soltó sus brazos y sacó un cigarrillo para ella. Incluso lo encendió.

"Fu-wooo..."

María exhaló lentamente el humo por sus fosas nasales y su boca, luego sus ojos comenzaron a brillar con una luz escalofriante.

"Durante los siguientes cinco minutos, todos ustedes cerraran sus bocas. Ya me siento como una idiota, así que mejor que no susurren ni una vez. ¿Entendido?"

Se apoyó en la pared y comenzó a mirar el techo. Era como si el cigarrillo fuera su aparato de respiración porque continuamente inhalaba y exhalaba el humo insalubre. Ella tampoco olvidó decir unos cuantos insultos. Por supuesto, Seol esperó pacientemente a que terminara.

Y finalmente...

Tiró la colilla y escupió en el suelo. Usó su talón para apagar el cigarro moribundo, causando que Agnes frunciera el ceño muy levemente, pero eligió no hacer ninguna queja. Agnes era consciente de los peligros y sacrificios que un sacerdote tenía que soportar para realizar una ceremonia.

"Haaaaa... Fuuuuuck..."

María se peinó hacia atrás enojada y abrió la boca.

"82.010 puntos. No, desde que me diste un cigarrillo, 82.000."

"¡¿Ma, María?!"

A diferencia de ella, Agnes tartamudeaba por sorpresa. Su expresión facial mostraba lo sorprendida que estaba, con su boca abierta incluso.

Ignorando completamente esa reacción, María sólo prestó atención a Seol.

"Veamos... Tu recuento de puntos de supervivencia es... Demasiado corto. En cualquier caso, si quieres arreglar el brazo de esa chica, mejor que ganes 82.000 puntos y me pagues por adelantado. Después de eso, haré una ceremonia o lo que sea".

Yi Seol-Ah soltó un jadeo. Para una persona que se puso nerviosa sólo con 200 puntos, un número como 82.000 es algo con lo que ni siquiera puede soñar.

María debe haber encontrado eso molesto porque levantó su dedo del medio hacia Yi Seol-Ah. Y luego...

"Ese es el final de nuestra pequeña charla. No lo olviden, quiero exactamente 82.000 puntos".

... Ella habló amenazadoramente y se dio la vuelta para irse.

¡¡SLAM!!

Justo después de que María cerrara la puerta, lo suficientemente fuerte como para casi hacerla añicos, Yi Seol-Ah murmuró desconcertada.

"82,000 puntos... Eso es una locura. Es demasiado caro."

"Te equivocas. No es nada caro."

Agnes la corrigió.

"Teniendo en cuenta los materiales involucrados, no es un precio irrazonable en absoluto. No, honestamente creo que María ha pedido la cantidad más baja posible."

"Es así..."

Seol le preguntó, con una sonrisa de impotencia formándose en su rostro.

"No tengo ni idea de lo que implica celebrar una ceremonia, pero, ¿Hay alguna razón por la que la Señorita María la deteste tanto?"

"Mm... Digamos que puede perder mucho."

Básicamente, una ceremonia es el tipo de ritual donde se reza a los dioses mientras se hacen las ofrendas apropiadas. Entre más grande sea el deseo, mejores ofrendas se necesitaban; si uno rezaba por algo que no se ajustaba a su nivel, entonces inmediatamente se recibía una reacción.

Por ejemplo, si María deseaba hacer el hechizo 'Colosal', que es un hechizo de Sacerdote de nivel 5, estaría confinada a la cama durante los siete días siguientes, sufriendo una fiebre alta. También se le impondría una restricción de no poder realizar ningún hechizo durante las dos semanas siguientes.

"Lo más probable es que, tan pronto como la ceremonia se realice, ella dejará la Zona Neutral."

"¿Se marchará?"

"Sí. Si se dirige al templo principal del dios al que sirve, entonces puede reducir a la mitad la duración de la restricción. Más importante aún, ofreciendo oraciones y recuperando su cuerpo dañado allí, las probabilidades de prevenir la reducción de sus estadísticas físicas o la pérdida de su capacidad de hacer hechizos aumenta significativamente".

"…."

"Eso no es todo. El simple hecho de dejar la Zona Neutral hará que María sufra grandes pérdidas también."

El hecho es que, las asistentes no son voluntarias que trabajan gratis en la Zona Neutral. Trabajando en la Zona, como los supervivientes gastan sus puntos, las asistentes ganan su propia parte de los puntos de supervivencia. Después de dejar la Zona, podían cambiar estos puntos por algo llamado 'registros de logros'. Si se iba antes de que la Zona se cerrara, entonces, naturalmente, María tenía que renunciar a esos beneficios.

Así que, si iba a realizar la ceremonia ahora, tenía que asumir todas esas pérdidas.

"Ese precio de 82.000 puntos debería cubrir sólo las ofrendas necesarias para la Ceremonia y nada más. Se podría decir que es el resultado de su orgullo como sacerdote, supongo. Si aún creen que ese precio es demasiado, incluso después de haber aclarado su posición, entonces no hay nada más que pueda decir."

Al escuchar ese tono estricto y sin tonterías de la voz de Agnes, Yi Seol-Ah sólo podía bajar la cabeza avergonzada.

Mientras tanto, Seol estaba pensando cuidadosamente en un par de cosas. Actualmente poseía 38.580 puntos. Lo que significa que necesitaba ganar otros 43.420 puntos.

'Eso no va a ser fácil'.

Había decidido no hacer más misiones 'Difíciles'. Y, para completar las misiones 'Muy Difíciles', tendría que prepararse, lo que naturalmente significaba que tendría que gastar algunos puntos. Incluso si saliera ahora y encontrara compañeros adecuados, debido a que las recompensas se dividirían equitativamente entre el número de participantes, no recibiría mucho tampoco.

'¿Por qué sólo después de comprar cosas en la tienda VIP....?'

Qué evento tan inoportuno fue este. Si sólo lo hubiera sabido cuando aún poseía más de 120.000 puntos.

Agnes estudió tranquilamente a Seol lamentándose de su mala suerte, antes de inclinarse educadamente.

"No importa lo que decidas hacer a continuación, te deseo la mejor de las suertes."

Agnes también dejó su habitación, dejando sólo a los cuatro supervivientes.

Yi Seol-Ah comenzó a murmurar su disculpa con una cara de vergüenza.

"Lo siento... Por mi culpa, tú..."

Seol no pudo evitar estar de acuerdo con ella. Después de todo, no era un santo, ni tampoco un hombre virtuoso. Mientras se sometía a la histeria de María, se preguntó varias veces por qué debería hacer esto en primer lugar.

Sin embargo, siempre que eso ocurría, recordaba el viejo cuento de Liu Bei y el anciano, reprimiendo su impaciencia. En el momento en que se rindiera, todo lo que había hecho hasta ese momento sería un desperdicio, pero si perseveraba hasta el final, obtendría el doble de beneficios.

'El Mandamiento Dorado... Mejor que no sea una pérdida de tiempo, ¿Me escuchas?'

Además, la historia podría haber sido diferente si nadie se lo hubiera dicho. De todas formas desde que empezó con esto, planeaba seguir hasta el final. No quería mirar atrás y arrepentirse después.

Sus pensamientos llegaron hasta aquí, Seol transfirió otros 300 puntos a Yi Seol-Ah.

"¡¿O, Orabeo-nim?!"

"Por ahora, quédate y descansa aquí. Compra algo de comer para la cena con esos puntos. Cuando la señorita Yun Seora se despierte, cómprale algo de comer también. Algo fácil de digerir, como un tazón de avena o algo así."

Los hermanos Yi se quedaron sin palabras por las consideraciones de Seol hacia ellos.

"Qu, ¿Qué hay de ti...?"

"Iré y ganaré algunos puntos de supervivencia. No se preocupen por mí y esperen aquí."

Ellos miraban, todavía aturdidos, mientras él recogía su lanza.

Si activaba sus 'Nueve Ojos' en ese momento, podría haberse estremecido por la sorpresa. Sin embargo, estaba demasiado concentrado en ganar los puntos y no lo hizo. Simplemente abrió la puerta para salir.


*


Bajó a la plaza del primer piso sin un plan concreto, pero como esperaba, nada nuevo se le ocurrió cuando llegó.

La única idea que tenía era seguir haciendo las misiones 'difíciles'. Había diez misiones disponibles, y a cada misión le quedaban 9 intentos.

Si continuaba como lo hizo, entonces sería capaz de ganar 40.000 puntos. Sin embargo...

'Por favor, dejen de mirarme así...'

Las miradas de los demás no eran agradables. La multitud no decía nada en voz alta ya que no tenían nada que decir en ese momento, pero si intentaba otra misión 'difícil', sin duda empezarían a susurrar de nuevo.

'¡Maldita sea, es su culpa por no intentar estas misiones en primer lugar! Lo siento, pero también estoy en un aprieto'.

Seol reafirmó su determinación. Pero, justo antes de que pudiera alcanzar el pergamino de la misión, alguien le tocó la espalda, y tuvo que darse la vuelta para ver quién era.

"Entonces, ¿Puedes darme algo de tiempo para tomarnos una taza de té hoy?"

Tan pronto como se dio la vuelta, una voz entró en sus oídos como una agradable canción. Una chica con un vestido azul lo miraba con ojos brillantes.

Era Odelette Delphine, una de las dos personas con las que Kim Hannah le recomendó que estableciera una amistad. 

"O, ¿Vas a negarte otra vez?"

Ya que ella se lo pidió tan inocentemente, Seol no pudo rechazarla.

"No, tengo algo de tiempo."

"¡Está bien! Vayamos a ese café de allí. Todo el mundo te está esperando."

Seol se confundió brevemente con esa declaración, pero después de ser arrastrado por ella hasta el café en cuestión, entendió lo que quería decir. Había cuatro personas sentadas junto a una mesa, esperando su llegada. Tres de esas caras, se le hacían conocidas.

"¿Uh?"

Seol miró el rostro del hombre delgado con turbante y exclamó en voz alta.

"¿Pensaste que había muerto?"

El tipo que parecía ser de la India  tenía una fina sonrisa mientras hablaba.

"Sí. En aquel entonces, tú..."

"Todos dijeron lo mismo cuando volví. Todo gracias a cierta persona."

Delphine sonrió brillantemente, y sacó la lengua.

"Resulta que la muerte no es el único resultado disponible si fallas en esa misión. Quién lo diría."

"O mueres o vuelves al principio y lo intentas de nuevo".

"No vuelves a la plaza para empezar de nuevo, ¿Correcto?"

"En efecto, simplemente vuelves al principio del laberinto. Pensé que realmente moriría, tratando de escapar de ese maldito lugar... Bueno, es una historia de hace dos meses, de todos modos."

De esta conversación resultaba fácil deducir lo poco que Seol se involucraba en los asuntos de la Zona Neutral, a menos que tuviera que ver con su régimen de entrenamiento.

Sentándose en el lugar al que Delphine lo guió, Seol miró lentamente los rostros que le miraban fijamente.

"En cualquier caso, bienvenido. Sólo llámame Tong Chai."

El hombre que dijo eso fue Tong Chai, del Área 5.

"... Leorda Salvatore."

De la Zona 2, con un par de ojos gris ceniza que parecían de lobo, Leorda Salvatore.

"Es un placer. Soy Hao Win."

El hombre disfrutando lentamente de su cigarrillo mientras descansa sus pies en la mesa, Hao Win del Área 7.

'Este tipo es...'

Este hombre fue el otro superviviente del que habló Kim Hannah. ¿No se suponía que era el jefe de una organización clandestina? ¿Era de las Tríadas o algo así? Con su apariencia pulcra y tranquila, no parecía un matón en absoluto.

Y entonces...

"¡Por fin! ¡Mi sueño está a punto de convertirse en realidad!"

La maga solitaria Odelette Delphine del Área 2 y poseedora del segundo puesto dentro de la Zona Neutral, sonrió brillantemente.

Con la excepción de una persona, todos en el lugar habían sido nombrados por Cinzia en el teatro.