Reciente

domingo, 23 de febrero de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 27

Capítulo 27. Despejando las Misiones (1)


Seol pasó un poco de tiempo explicándole a Yi Seol-Ah que la Competencia no es una droga, que no se estaba dopando ni nada parecido. Después de convencerla de alguna manera, se dirigió al gimnasio del tercer piso.

Por alguna razón, Agnes no se había presentado por un tiempo, pero pensó que no importaba. Incluso si ella no estaba cerca para supervisarlo, Seol siguió fielmente la dieta y el régimen de entrenamiento que había establecido.

Después de terminar el entrenamiento físico, regresó a su habitación y practicó la aplicación de maná mientras tomaba un descanso al mismo tiempo. Seol es un ser humano como todos los demás, por lo que le resultaba más fácil y más agradable meditar, que hacer sentadillas con pesas descansando sobre sus hombros durante horas.

En cuanto a la aplicación del maná, cuanto más practicaba, más rápido se aceleraba el flujo de energía. La sensación de poca familiaridad también disminuyó gradualmente hasta que se fue para siempre. Desde el principio como moverla no representó un problema, se centró en aceptar esta energía como parte de su propio cuerpo, así como en ejercer un control más preciso sobre su flujo.

Cuando terminó de meditar, era más del mediodía. Seol bajó al primer piso, esta vez para el entrenamiento relacionado con la clase.

Esta era la última tarea de entrenamiento del día, y la que Seol más esperaba. A veces, cuando se balanceaba y apuñalaba con su lanza, su mente se liberaba de todos los pensamientos que le distraían. Sentía que las horas volaban en un parpadeo.

Incluso compró una lanza para usarla durante el entrenamiento. Le costó un total de 580 puntos de supervivencia.

Una lanza corta ya estaba incluida en las misiones de entrenamiento relacionadas con la clase, pero le pareció demasiado corta para su gusto personal. Además, el hecho de que no pudiera sacarla de las misiones influyó en la decisión de comprar una lanza propia. Si iba a seguir usándola posteriormente, le pareció prudente acostumbrarse lo antes posible al arma.

Seol se centró en dominar tres técnicas de lanza: la estocada, el golpe y el corte.

Aunque había más técnicas disponibles, Seol eligió apegarse a estas tres solamente. Apuñalar, aplastar y cortar: sabía que el Seol del sueño se las arreglaba para matar a innumerables enemigos con sólo estas tres técnicas.

Mientras participaba en las misiones de entrenamiento, Seol siempre se adhería a cuatro reglas.

Primero, como dijo Agnes, nunca usó su maná. Ni siquiera una vez.

Segundo, si no estaba satisfecho con su postura, entonces ese movimiento de práctica no contaría, y volvería a hacer el movimiento de nuevo.

Tercero, realizaba el mismo movimiento básico al menos 1250 veces durante las misiones.

Y finalmente, incluso si estaba en medio de un duro entrenamiento, nunca dejaría de comer alimentos saludables y descansar adecuadamente.

Se decidió por el número 1250 simplemente por su Competencia Especial. Ya que daba 8 veces más impulso a los efectos del entrenamiento, ¿No equivalía a que él hiciera el movimiento 10000 veces en un solo día?

Para cuando terminaba estas misiones de entrenamiento, el reloj de su teléfono inteligente mostraba más de la medianoche. El final de la rutina del día había llegado a su fin en este punto. Volvería a su habitación completamente agotado, pero su rostro seguía siendo brillante. Esto continuó durante varios días y semanas. Por supuesto, tenía una buena razón para sonreír todo el tiempo.


[Ventanas de estado]

[1. Información general]

Fecha de Invocación: 16 de marzo de 2017
Grado de Marca: Oro
Sexo/Edad: Masculino / 26
Altura/Peso: 180,5 cm/72,8 kg
Condición actual: Buena
Clase: Nvl. 1 (Guerrero)
Nacionalidad: La República de Corea (Área 1)
Afiliación: N/A
Alias: Mejor Graduado

[2. Características]

1. Temperamento:
-Mal genio.
-Paciente. (Aguantará y superará el dolor y/o las dificultades)

2. Aptitud:
-Promedio. (Normal en todos los sentidos; no posee ningún talento o cualidades particulares)

[3. Nivel físico]

Fuerza: Bajo (Alto) ↑2
Resistencia: Bajo (Alto) ↑2
Agilidad: Intermedio (Bajo) ↑2
Estamina: Bajo (Alto) ↑2
Maná: Intermedio (Alto)
Suerte: Intermedio (Bajo)

Puntos de habilidad restantes: 1

[4. Habilidades]

1. Habilidades Innatas (2)
-Visión Futura (Grado desconocido)
-Nueve Ojos (Grado desconocido)

2. Habilidades de Clase (2)
-Aplicación de Maná (Intermedio)
-Lancero Básico: Estocada [Intermedio (Alto)], Golpe (Intermedio), Cortar (Intermedio)

3. Otras habilidades (0)

[5. Nivel de cognición]

Moderado (Las acciones y los pensamientos son sensatos; trabaja duro) / Anhelo intenso / Caótico (Muchas cosas están desordenadas y es imposible descifrarlas)


Seol estaba satisfecho mientras revisaba sus ventanas de estado. Sus estadísticas físicas habían aumentado nueve veces. Sólo confiando en los ejercicios físicos, había logrado exactamente los mismos resultados que bebiendo 9 Elixires. Necesitaba 270.000 puntos de supervivencia si quería igualar eso.

"Ouch..."

Mientras comprobaba felizmente su estado, el dolor punzante de sus manos le hizo fruncir el ceño. No tuvo que mirar para saber por qué le dolían, sus manos deben haberse lastimado de nuevo.

Empezó a lavarse las manos doloridas con agua fría, y sus dientes empezaron a rechinar por sí solos.

'Maldición, pensé que mis manos ya estaban bastante callosas...'

Aunque se quejaba interiormente, todavía apreciaba los progresos que había hecho; el primer día que practicó con una lanza, la piel de sus manos se rompió y sangraba por todas partes. Ese día tuvo mucho dolor, hasta que se desmayó.

'¿Debo tomar una ducha, o simplemente irme a dormir así como estoy?'

Mientras Seol se preguntaba qué hacer después, escuchó a alguien llamar a su puerta.

"¿Quién es?"

Seol abrió la puerta, sólo para que sus ojos se abrieran de par en par por la sorpresa.

Tras la puerta había una mujer con un traje de asistente francesa, con las manos juntas delante; podía ver sus estrictos ojos tras las gafas y su atlética figura, así como su cabello recogido limpiamente en un moño.

"¿Agnes?"

"Ha pasado un tiempo".

"¿Qué te trae por aquí a esta hora tan tardía....?"

"Hay algo de lo que me gustaría hablarte."

"Por supuesto. Por favor, pasa."

"Gracias", dijo Agnes de manera educada y entró en su habitación con pasos elegantes.

"Oh sí, Agnes".

Seol la estaba guiando dentro de la habitación antes de girarse hacia ella como si hubiera recordado algo hace un momento.

"¿Sí?"

"¿Cómo está tu osito de peluche hoy ?"

¡Pow!

Su puño rápido como un rayo aterrizó directamente en la boca del estómago de Seol. Seol se derrumbó y comenzó a jadear de dolor.

"Ouuuuch..."

"¡¡Tú y ese estúpido osito de peluche!!"

Agnes gritó angustiada, lo que no era propio de ella, y todo su cuerpo comenzó a temblar.

"Yo, yo no puedo, respirar..."

"¡Maldita sea! ¡¿Tienes alguna maldita idea de lo que apareció en la columna de Alias de mi Ventana de Estado por tu culpa?!"

"To, todavía, mi estómago..."

Debió estar muy enojada porque levantó el codo muy alto para golpearlo en su espalda. Sin embargo, se detuvo después de notar algo extraño en la forma en que él agarraba su estómago.

Seol no usaba la palma de su mano sino los bordes para presionar el estómago. Sólo entonces se dio cuenta de que tenía las manos magulladas y destrozadas.

"... ¿No vas a curar tus manos?"

Se las arregló para levantar la cabeza de alguna manera y evitar un doloroso quejido. Agnes suspiró y sacudió la cabeza.

"Veo que todavía eres persistente con tus tontas maneras. Será mejor que al menos recibas algún tipo de tratamiento básico para la lesión."

Arrastró a Seol y lo sentó en la cama, luego sacó una botella de antiséptico, bálsamo curativo y algunas vendas de un armario cercano. Seol no tenía ni idea de que esas cosas estuvieran allí, así que estaba comprensiblemente perplejo.

"Dame tus manos".

Seol obedientemente presentó sus manos. Ella se arrodilló delante de él.

"Esta habitación le ayudará enormemente a recuperar su vitalidad, pero sólo tiene un efecto mínimo en la sanación de las heridas. Por lo menos, si te bañaras con los ungüentos especiales que te he recomendado, entonces..."

Mientras abría el frasco del antiséptico, ella siguió hablando con él. Viéndola limpiar expertamente sus heridas, aplicar el ungüento y vendarlas enseguida, una fina sonrisa se dibujó en los labios de Seol.

Se sentía bastante feliz en ese momento. En realidad, hacía mucho tiempo que no se sentía así. Disfrutó de su nueva vida, donde podía pasar todo el día enfocado en las cosas que le interesaban y aún así tener a alguien que lo cuidara. Se sentía... 'reconfortante'.

Incluso su personalidad estaba cambiando para mejor. Cuando todavía era adicto al juego, estaba constantemente al límite. La mentalidad de víctima tomó el centro de su corazón y causó que se ahogara por nada importante; a menudo, se ponía a la defensiva e incluso se enojaba aunque estuviera equivocado.

Sin embargo, Seol cambiaba gradualmente cuanto más tiempo permanecía en la Zona Neutral. Tal vez sea más correcto decir que la antigua personalidad, por la que Yoo Seonhwa se enamoró hace tantos años de él, finalmente estaba regresando.

Cualquiera que fuera el caso, un nuevo problema se había presentado en el camino; su lado travieso también regresó.

Agnes se centró únicamente en envolver las vendas alrededor de las manos de Seol, permitiéndole mirar fijamente la parte superior de su cabeza durante un tiempo. Entonces le hizo una pregunta de la nada.

"Tengo curiosidad... ¿Cuántos años tienes, Agnes?"

"Tengo 27 años".

Como casi había terminado el tratamiento, Agnes se centró en eso y no prestó atención cuando le respondió.

"Oh. Eres una noona para mí por un año."

<< Nota: Noona - Honorífico de un hombre joven a una mujer mayor. >>

"... ¿Perdón?"

"Sólo tengo 26 años, ya ves".

Un ceño fruncido se formó rápidamente en la cara de Agnes. Estaba claramente desprevenida. Miró a Seol con un par de ojos que parecían insinuar, '¿Qué quieres decir con eso ahora?'

En realidad, la palabra noona le resultaba extraña.

"Uhm..."

Seol se rascó la mejilla con una expresión incómoda.

"No es nada, en realidad. Sólo que, si te parece bien, me gustaría llamarte noona de ahora en adelante."

"Vamos a hablar del entreedma..."

Agnes escupió rápidamente algunas palabras incomprensibles antes de cubrirse rápidamente la boca con una expresión que gritaba, 'Oh, no'.

"¿Entreedma?"

"Perdóname. Me mordí la lengua. Estaba hablando de tu entrenamiento."

Agnes aclaró su garganta con una tos falsa y habló correctamente esta vez.

"Ah. Mi entrenamiento, ¿Verdad?"

Con la simple mención del entrenamiento, los ojos de Seol comenzaron a brillar. Al ver esto, Agnes se sintió aliviada interiormente. Sin embargo, no sabía por qué se sentía así.

Consiguió cambiar de tema, pero seguía resentida con Seol. Sus pensamientos se habían complicado desde hace un tiempo, pero él tenía que decir algo totalmente innecesario y hacerla sentir aún más confundida que antes.

Poco después, Agnes abrió la boca para hablar.

"He considerado cuidadosamente este asunto durante un tiempo."

Agnes nunca dejó de preocuparse por el entrenamiento diario de Seol. Al contrario, precisamente no podía presentarse porque no había nada más que pudiera hacer por él en esta etapa.

"¿Es hora de un nuevo tipo de entrenamiento?"

Originalmente, no había razón para que fuera muy meticulosa en el entrenamiento de otra persona. Sin embargo, su orgullo como profesora de Seol influyó en el 30% de la decisión, mientras que el 20% perteneció a la provocación de Cinzia.

"... Bueno, me pregunto. Se podría decir que este es un nuevo tipo de entrenamiento, en cierto modo."

En cuanto al resto, fue culpa de sus propios deseos. Un deseo, que cualquier terrícola en este lugar albergaría al menos una vez en su vida.

Tal vez, ella buscaba encontrar la satisfacción a través de un sustituto, por ejemplo, 'sólo si hubiera hecho las cosas de esa manera, entonces tendría...'

Ella estaba derramando su propia avaricia de perseguir la perfección ideal, la que ella misma no había logrado.

"En cierto modo... ¿Dices?"

Durante el mes que pasó desde que Seol recibió su clase, ella lo vio entrenar solo. Viéndolo mejorar solo, sintió envidia, y...

"... Sí." 

... Y también, agradecida. 

Ella estaba agradecida de que él le diera la oportunidad; estaba agradecida de que él fuera lo suficientemente paciente para no participar en ninguna otra misión; estaba agradecida de que él no se rindiera a medias; estaba agradecida de que él no se quejara -mucho- y siguiera su consejo sin cuestionarlo. 

El joven sentado frente a ella no sólo satisfacía su avaricia, sino también su orgullo como maestra.  Tal vez por eso ya no sentía la necesidad de comparar a Seol con Sung Shihyun. 

Este joven tenía su propia personalidad.  Y ese hombre también era suyo. 

En pocas palabras, el Seol que ella conocía ahora era un superviviente que había transitado adecuadamente por los caminos de la Zona Neutral, uno a uno. 

Y finalmente, el final de esos caminos estaban a la vista. 

"Yendo al grano, creo que ya has realizado suficiente entrenamiento." 

El papel que Agnes desempeñó hasta ahora podría compararse con el volante y la palanca de cambios de un automóvil. Ahora, era el momento de devolver el control a su propietario. 

"Lo has hecho realmente bien.  Has aguantado maravillosamente hasta ahora. Estoy siendo honesta." 

El chasis de dicho automóvil había sido reemplazado por algo aún más robusto. 

"Pero, a partir de ahora, es hora de aumentar tu experiencia de combate." 

El motor había sido una unidad de alto rendimiento desde el principio. 

Seol borró la sonrisa de su cara. 

"Quieres decir..." 

Su voz fue suave, casi inaudible. 

Agnes se ajustó las gafas. 

Lo único que queda por hacer... 

"Es hora de empezar a hacer las misiones". 

... Para entrar en la autopista y correr libre.