Reciente

jueves, 13 de febrero de 2020

Second Life Ranker - Capítulo 94

Capítulo 94. Tribu de un Solo Cuerno (4)


"…?"

Yeon-woo entrecerró los ojos preguntándose si había escuchado correctamente.

'¿Tomar la mano de su hija? ¿Está hablando de matrimonio? Pero, ¿Por qué diría eso de repente?'

Yeon-woo se paró en su lugar contemplando si había algún significado oculto en la frase.

Mientras tanto.

"¡Padre!"

Impresionada por la repentina pregunta de su padre, Edora le gritó.

Edora, que normalmente no levantaba una ceja ante la mayoría de las cosas, se avergonzó tanto que toda su cara se puso roja.

Pero el Rey Marcial se rió con su característico descaro y le habló a Edora.

"Edora, ¿Ya has olvidado la costumbre de nuestra tribu? Tienes que arrebatar a un buen tipo cuando tienes la oportunidad. Diría que es lo suficientemente bueno para unirse a nuestra familia. Verás, tu padre también se casó con tu madre cuando yo tenía tu edad..."

"Me ocuparé de mi matrimonio por mi cuenta, ¡Así que no te metas en mi vida privada!"

"Jajaja. No tienes que ser tímida".

"... Si sigues burlándote de mí, puede que haga un espectáculo ahora mismo."

Edora miró a su padre mientras llevaba su mano a Shinmado.

Empezó a emanar aura como si dijera que realmente desenvainaría su espada si continuaba provocándola.

Pero el Rey Marcial no dejó de reírse de ella, lo que la hizo enojar aún más.

Cuando Edora sacó la mitad de su espada, el Rey Marcial dejó de burlarse de su hija e hizo un fuerte aplauso para llamar la atención de todos.

"De todos modos, hace mucho tiempo que nuestro pueblo no tiene un invitado. No podemos tener a nuestros invitados afuera de esta manera, ¿Verdad? Adelante. Continuemos nuestra conversación con un poco de té."


* * *


Yeon-woo fue llevado a la gran casa de campo por el Rey Marcial.

Edora caminó junto a Yeon-woo y le dijo que se encontraban en el 'palacio' donde vivía su familia. Ella lo llamó el Palacio del Marcialismo.

Yeon-woo trató de actuar de forma calmada y serena, asintiendo a la explicación de Edora. Pero no pudo evitar sorprenderse de lo simple y práctico que era el palacio.

El palacio estaba decorado con muebles de madera, mostrando un encanto rústico, además su jardín estaba compuesto por cultivos como ñames y patatas, en lugar de flores.

¿Quién hubiera pensado que esta era la residencia de una familia real?

Cuando Yeon-woo entró en el salón, vio que ya había una tetera humeante con un conjunto de tazas de té y un plato de galletas integrales preparadas en la mesa.

Yeon-woo se sentó en una silla y se llevó una galleta a la boca.

Aunque no estaba muy sabrosa, la crujiente y las sutiles nueces de las semillas tostadas la hacían muy apetitosa.

'Ahora que lo pienso, creo que nunca he visto a Phante y Edora comiendo carne'.

A Yeon-woo se le ocurrió que, tal vez estos granos eran su alimento principal.

Mientras Yeon-woo se entretenía con pensamientos inútiles, el Rey Marcial entró en la habitación.

Yeon-woo se dio cuenta de que estaba con una vestimenta diferente.

Un majestuoso atuendo negro decorado con exquisitos bordados dorados.

"Me disculpo por llegar tarde. Me tomó un poco de tiempo ponerme esta ropa. Ha pasado mucho tiempo desde la última vez que me puse esto".

El Rey Marcial habló, pellizcando el atuendo con el que estaba.

"Le quedan bien, señor."

"Jajaja. Sé que lo hago. En aquellos días, solía hacer llorar a muchas chicas..."

El Rey Marcial comenzó entonces a presumir de lo grande que fue en su juventud.

Edora suspiró profundamente y Phante sacudió la cabeza, cubriéndose la cara con la mano.

Los ancianos y los guardaespaldas parecían apáticos, como si ya estuvieran acostumbrados a esta situación.

Pero Yeon-woo sólo lo tomó como una persona ligeramente habladora.

"Bien, ¿Volvemos a nuestra charla ahora?"

Después de un cuarto de hora, el Rey Marcial finalmente terminó de parlotear.

Yeon-woo se levantó de su asiento y se preparó para hacer un saludo formal.

Aquí fue donde comenzó la parte importante.

"Permítame presentarme... Soy Caín, actualmente..."

"Oh, déjame detenerte ahí. Ya he escuchado más que suficiente sobre ti de mi hijo y mi hija. Además, creo que cualquiera que preste atención a los pisos inferiores sabe quién eres".

Yeon-woo se sentó lentamente ante el gesto del Rey Marcial.

El Rey Marcial continuó hablando con los brazos cruzados.

"El Acaparador, el mejor novato que ha batido todos los récords desde el Tutorial hasta la Zona de Principiantes, el compañero de Espada de Sangre y Cola de Zorro, el monstruo que hace un barrido de todas las recompensas en cada piso que visita."

Todos ellos eran apodos que otros jugadores le han dado a Yeon-woo.

"Y..."

El Rey Marcial hizo una pausa por un segundo.

Su amplia sonrisa, que reveló sus dos dientes caninos, haciendo que Yeon-woo se estremeciera un poco.

『El jugador que derrotó a Arangdan completamente por su cuenta, ¿Estoy en lo cierto? 』

"…!"

Yeon-woo se levantó de su asiento sin darse cuenta.

El colapso de Arangdan pudo haber sido el evento que inició la guerra entre el Dragón Rojo y Cheonghwado.

Yeon-woo, tenía que mantenerse encubierto, debía asegurarse de que nadie supiera que había sido el culpable de ese evento.

Pero para su sorpresa, aparte de Kahn y Doyle, había alguien más consciente de ello.

Tenía que preguntarle cómo lo había averiguado. No, debía hacer que se lo dijera sin importar cómo.

Sin embargo.

Swish

Los guardaespaldas reaccionaron al movimiento repentino de Yeon-woo y, antes de que Yeon-woo pudiera hacer algo, llevaron sus manos a sus espadas.

El resto de la gente en la habitación miraba desconcertada el inesperado giro de los acontecimientos.

De repente, una atmósfera amenazadora se apoderó del salón.

El Rey Marcial entonces habló con una voz de mando.

"Siéntese".

"…."

Aunque sólo fue una palabra.

"No puedo... moverme".

Yeon-woo se encontró incapaz de moverse como si estuviera atado por una cadena invisible.

El aura del Rey Marcial le impedía hacer cualquier movimiento.

El sudor frío corría por su espalda.

'Es un verdadero monstruo'.

Yeon-woo se dio cuenta de que se había equivocado en algo con respecto al Rey Marcial.

La 'bestia' no estaba dormida dentro de él.

Ya estaba afuera. Sólo que se había escondido detrás de su sonrisa.

Yeon-woo entonces entendió vagamente por qué su hermano lo había descrito como una bestia.

Porque el Rey Marcial era una bestia en sí misma.

Una bestia salvaje que jugaba con su presa sabiendo que siempre podría someterla.

En ese momento, no había nada que Yeon-woo pudiera hacer más que sentarse.

Sin embargo, los ojos de Yeon-woo emitían un brillo más intenso bajo la máscara.

Se estaba retirando por ahora, pero sólo preparándose para otra siguiente acción. Como un tigre agachado antes de dar un gran salto.

Mirando los ojos de Yeon-woo llenos de un espíritu inquebrantable, el Rey Marcial sonrió con más fuerza.

『No te preocupes. Sólo hay tres personas actualmente conscientes de este hecho. 』

A pesar de sus labios cerrados, Yeon-woo podía escuchar su voz claramente como si estuviera susurrando directamente en su oído.

A juzgar por lo que dijo, no parecía que el Rey Marcial revelara este secreto a nadie más.

Apretando los dientes, Yeon-woo lo miró fijamente con una mirada ahora tranquila.

Había tantas preguntas que quería hacer... ¿Cómo lo había descubierto? ¿Quiénes eran las otras dos personas conscientes de este hecho? y también, ¿Cuál era la razón por la que había sacado el tema ahora?

Pero sabía demasiado bien que no era el momento adecuado.

Mientras los dos estaban ocupados intercambiando miradas.

"Debes haber dicho algo grosero otra vez, viejo. Tengo que decirte, que tienes que dejar de burlarte de la gente".

Phante replicó mientras miraba a su padre con amargura.

Los guardias entonces retiraron las manos de sus espadas. Los ancianos también sacudieron sus cabezas. Algunos incluso pensaron, '¿Cómo puede ser tan maleducado a su edad?'

"¿Pa...dre?"

Edora llamó a su padre con los dientes apretados.

Pero el Rey Marcial sólo se rió maliciosamente, así que Edora se disculpó con Yeon-woo con un profundo suspiro.

"Lo siento, Oraboni... Mi padre, es un malvado... y un viejo malhumorado. Siempre que encuentra a alguien interesante, comienza a provocarlo de inmediato. Así que por favor, perdónalo por su mal comportamiento."

"Vamos. ¿No crees que te pasaste un poco al llamar a tu padre 'viejo malhumorado'?"

El Rey Marcial se quejó.

"¿Después de lo que le has hecho, dices eso?"

"¡Hmph! Ya no te importa tu padre ahora que tienes a tu esposo, ¿Eh? Parece que crié a mi hija para nada."

"¿Te importaría cerrar la boca?"

El Rey Marcial y Edora siguieron discutiendo por un minuto más, y luego se detuvieron al darse cuenta de que su invitado estaba allí todavía.

"Ahem. De todas formas, debes tener muchas preguntas ahora mismo. No te preocupes, te daré algo de tiempo para preguntar después."

"... De acuerdo."
 
Yeon-woo tuvo que tragarse sus preguntas por ahora.

Ciertamente, no se trataba de una conversación que pudiera compartirse con toda la gente en el salón.

"Ahora, vayamos al grano... Soy consciente del problema que tienes gracias al mensaje de Yanu. ¿Es esa cosa enorme el huevo con el que tienes un problema?"

"Sí, lo es".

Yeon-woo señalo hacia el huevo.

Entonces el huevo que estaba en la esquina de la habitación flotó en el aire y se movió lentamente hacia la mesa.

El huevo era tan alto que la gente dentro de la habitación tenía que mirar con el corazón en la garganta, preocupándose de que el huevo rompiera el techo.

Pero a pesar de sus preocupaciones, afortunadamente, el huevo llegó a salvo a la mesa.

"Tenía dudas cuando leí el mensaje, pero esto..."

"¿Cómo es posible...?"

"Pensé que sabía todo sobre los huevos de bestia, pero esto no es lo que esperaba. Me pregunto qué hay dentro de este enorme huevo."

Tan pronto como el huevo se colocó sobre la mesa, los ancianos se reunieron alrededor de él, examinándolo en detalle.

Algunos intentaron golpear el huevo para comprobar la dureza de su cáscara, mientras que otros trajeron notas para comparar su color y patrones con los de otros huevos. Algunos incluso se sentaron, dejando documentos antiguos en el suelo para averiguar si había algún caso similar documentado.

"Son los ancianos de nuestra tribu. Son en su mayoría parásitos que se comen los alimentos de la aldea, pero el conocimiento que han adquirido debería ayudarte".

El Rey Marcial dijo en broma.

Los ancianos lanzaron miradas amenazantes al Rey Marcial pero pronto volvieron a estudiar el huevo.

Parecía que el huevo había estimulado fuertemente su curiosidad.

Mientras observaba en silencio a los ancianos hacer su trabajo, Yeon-woo notó que estaban muy saludables y en forma para gente de su edad.

La mayoría de ellos eran tan fuertes que Yeon-woo ni siquiera podía distinguir su fuerza.

Allí, Yeon-woo tenía una vaga idea del 'verdadero poder' de la Tribu de un Solo Cuerno.

"¿Crees que pueden encontrar la solución?"

Yeon-woo le preguntó al Rey Marcial con un susurro.

Pero el Rey Marcial respondió encogiéndose de hombros.

"No lo sé... El trabajo intelectual no es mi área de especialización. Pero de lo que estoy seguro, es de que ellos saben más cosas que nadie en la Torre. Si ni siquiera ellos tienen la respuesta, no creo que haya nadie más que pueda dártela".

Por su respuesta, Yeon-woo sintió la profunda confianza que el Rey Marcial tenía en los ancianos. Desde entonces, Yeon-woo observó con calma a los ancianos llevando a cabo su investigación.

Después de una hora, los ancianos llegaron a Yeon-woo habiendo terminado su discusión.

"Pudimos encontrar un caso similar en nuestros documentos, y presumimos que tu huevo también pertenece a este caso".

"¿Cuál es?"

Yeon-woo se levantó de su asiento.

'¿Cómo descubrieron algo que ni siquiera el Fénix podía entender?'

Aunque Yeon-woo todavía tenía dudas, no podía evitar estar encantado por haber encontrado un rayo de esperanza.

"¿De verdad? ¿Qué pasa, viejo?"

El Rey Marcial también mostró gran curiosidad.

El anciano que estaba parado en el frente miró a su rey por un segundo, pero pronto se volteó hacia Yeon-woo y respondió mientras se ajustaba los lentes.

"Pero me temo que hay un problema."

"¿Quieres decir que no hay solución?"

"No, hay una solución. Hmm... Déjame explicarte el caso que encontramos primero. El huevo descrito en el documento solía tener cuatro metros de altura, que es incluso más grande que tu huevo. Y dice que tuvieron que administrar algo para incubar el huevo. Lo que es sorprendente es que la bestia que salió del huevo era un Dragón del Vacío, igual que la Bestia Legendaria del Mundo de los Sueños".

"…!"

"Oh".

"¿Qué?"

Yeon-woo, el Rey Marcial, Phante y todos los demás en el salón miraron al anciano con asombro.

El Dragón del Vacío, una de las cuatro Bestias Legendarias que habitan en el Mundo de los Sueños, era conocido por ser el más fuerte de todos.

Si este fuera el caso, era muy probable que también hubiera una bestia muy poderosa creciendo dentro de su huevo.

"¡Dios mío, esto es tan injusto! ¿Por qué siempre se lleva lo bueno?"

Phante gritó en voz alta mientras señalaba con sus dedos a Yeon-woo. Su cara estaba completamente verde de envidia.

Ignorando el grito de Phante, Yeon-woo dirigió su mirada a su huevo.

Woong

Podía sentir el orgullo del huevo siendo transmitido a través de su conexión. Parecía que el huevo estaba manifestando, si aún lo molestaría después de saber su grandeza.

En ese momento.

Edora levantó la mano e hizo una pregunta al anciano.

"Pero, hasta donde yo sé, las cuatro Bestias Legendarias no nacieron en La Torre..."

"Tienes razón. Y ese es el problema que mencioné antes. Las Bestias Legendarias no se originan en La Torre sino en el mundo exterior, y también el Dragón del Vacío. Así que este caso se remonta incluso antes de la aparición de La Torre".

'¿Un evento que ocurrió incluso antes de que la Torre existiera? ¿Pero cómo está ocurriendo eso ahora, y a mi huevo de todas las cosas?'

Yeon-woo miró fijamente a su huevo, recordando lo que el Fénix le había dicho.

'El Fénix dijo que la bestia podría haber perdido su razón para salir al mundo porque yo no tenía un sueño.'

De repente se le ocurrió que la ausencia de un sueño podría haber desencadenado cierta 'reacción' y causado algún tipo de mutación en su huevo.

Pero justo cuando Yeon-woo comenzaba a culparse por este problema, el Rey Marcial abrió de repente su boca.

"Bien, vamos a aclarar este problema. Había una vez un huevo gigante, del que la bestia se negó a salir, pero resultó ser el huevo del Dragón del Vacío, y tú estás pensando que lo mismo le está pasando a su huevo, ¿Correcto?

"Eso es cierto".

"Entonces, ¿Por qué preocuparse? Incluso dijiste que hay una solución para esto."

El anciano una vez más se asustó por la falta de seriedad de su rey, pero el rey sólo tarareaba una canción.

El anciano chasqueó su lengua y continuó explicando a Yeon-woo.

"Esto es lo que sugerimos. Tu huevo ha crecido anormalmente grande debido a razones desconocidas, y para tratarlo, se requerirá una Semilla Lunar."

"¿Semilla Lunar?"

Yeon-woo inclinó su cabeza al escuchar un nombre extraño.

"¡Oh, claro! Estaba la Semilla Lunar."

"Sí, eso debería servir."

Pero el resto de la gente asintió con la cabeza como si fuera algo muy obvio.

Yeon-woo estaba desconcertado por la situación.

Nunca había escuchado hablar de un artículo llamado 'Semilla Lunar' a pesar del vasto conocimiento de artefactos y elixires que adquirió del diario de su hermano.

Edora parecía haber notado la confusión de Yeon-woo y le dio una breve explicación de lo que era una Semilla Lunar.

"Una Semilla Lunar es una de las raras hierbas que se transmiten en nuestra tribu de generación en generación. No es una hierba comúnmente conocida porque las otras razas no conocen su uso."

Yeon-woo podía entender ahora por qué el nombre del artículo le resultaba extraño. Si era una hierba secreta que sólo se consumía dentro de la tribu, no había forma de que su hermano pudiera saberlo.

Yeon-woo apretó el puño ante la emoción de encontrar una solución a su problema.

Su desesperada lucha por empollar el huevo estaba finalmente llegando a su fin.

"¿Cómo puedo conseguir la Semilla Lunar?"

Yeon-woo le preguntó al Rey Marcial.

Pero el Rey Marcial repentinamente mostró una misteriosa sonrisa.

"Así que, requieres un artículo que sólo nosotros, la Tribu de un Solo Cuerno, tenemos, ¿Es correcto?"

"Sí".

"Pero como has escuchado de Edora, una Semilla Lunar es un artículo muy raro que no podemos regalar gratuitamente. Verás, toma 15 años completos para que crezca una sola raíz."

Yeon-woo entendió el significado de las palabras del Rey Marcial.

Era un trato.

Si quería el artículo, tenía que darle algo razonable a cambio.

Edora parecía tener algo que decir, pero los ancianos a su lado la detuvieron.

Había una regla que establecía que ningún miembro puede interferir con su rey cuando actúa en nombre de su tribu.

Edora no tenía otra opción que permanecer en silencio.

Phante miraba constantemente a los dos de izquierda a derecha.

Un silencio incómodo se mantuvo entre ellos.

Después de un minuto, Yeon-woo abrió cuidadosamente la boca.

"Como puedes ver, no tengo nada que pueda ofrecerte a cambio. No pertenezco a ningún clan ni recibo ningún patrocinio. Si puedes darme algo de tiempo..."

"No lo venderemos a crédito."

"…."

Fue un rechazo rotundo.

Yeon-woo cerró la boca con fuerza. Necesitaba inventar algo más.

Varios artefactos que poseía cruzaron por su mente.

Pero ninguno de ellos satisfaría los ojos del Rey Marcial excepto por Vigrid y Aegis.

Pero tampoco podía cambiarlos por la hierba.

Si tuviera que renunciar a uno de ellos, sería a Vigrid. Pero no quería renunciar a algo que guardaba buenos recuerdos de Kahn y Doyle.
 
Cuando Yeon-woo pensaba angustiado sobre el asunto, el Rey Marcial de repente soltó una mueca de desprecio.

"No tienes que cambiar un artículo por la hierba, ¿No crees? En vez de eso, puedes hacer un poco de 'trabajo físico' para nosotros".

Yeon-woo rápidamente entró en razón. Si podía adquirir una Semilla Lunar a cambio de algo tan simple como un trabajo físico, estaba más que dispuesto a dar su tiempo.

Pero la pregunta era...

'¿Para qué necesita mi ayuda?'

Yeon-woo no sabía lo que el Rey Marcial le pediría que hiciera.

Sin embargo, el siguiente comentario del Rey Marcial fue una sorpresa para Yeon-woo.

"Has escuchado hablar de la guerra entre el Dragón Rojo y Cheonghwado, ¿Verdad? Nos uniremos a la guerra como mercenarios. Necesito que nos ayudes en esa guerra. ¿Qué piensas?"

Los ojos de Yeon-woo se expandieron.

'¿Qué?'