Reciente

viernes, 21 de febrero de 2020

City of Sin - Capítulo 1377

Libro 9 – Capítulo 103. Zealor







Al escuchar la explicación del viejo dragón sobre el futuro, a Richard inmediatamente le vino a la mente una pregunta diferente, "Entonces, las visiones que me mostraste, no estaban grabadas en piedra."

"Así es."

"Entonces, por qué... ¡¿Por qué me las enviaste?!"

"Destino."

Richard sintió furia en su interior, pero se reprimió. La visión sobre Sharon había terminado por hacerse realidad, y Flowsand también había predicho su partida. Era solo el destino de Mountainsea el que había logrado cambiar, y eso le llevó al precipicio de su propia muerte.

Cuando terminó la conversación, la fuerza del tiempo alrededor del altar se reunió para formar un collar de cristal. La voluntad del Dragón Eterno se desvaneció en el vacío, dejando a Richard confundido por un momento sobre dónde estaban sus opciones. Rápidamente agarró el collar y comenzó a inspeccionarlo, sin embargo, preguntándose qué valor tendría un accesorio de bendición de rango 2.

El propósito del collar resultó ser muy simple; era una fuente de fuego ordenado. Permitía a su poseedor una conexión con el reino del orden, incluso en el interior del caos, y podía formar un dominio de orden a su alrededor a petición.

Al final de la explicación había un dato: este collar solo podía ser utilizado por aquellos con el título de Señor del Espacio o superior. Richard sonrió impotente ante la revelación, entendiendo que significaba que el accesorio había sido enviado solo para él. Ni siquiera se había encontrado con un Caminante de Planos en todos sus viajes, por lo que consideró imposible encontrar otro Señor del Espacio.

Tenía la vaga sensación de que esta fuente de orden desempeñaría un papel crucial en su viaje al abismo. Guardándolo cuidadosamente, regresó a su isla para seguir trabajando.

......

El tiempo pasó más rápido que nunca, y en un instante llegó el momento de la expedición al abismo. Todo Fausto se agitó cuando fue inundado por visitantes importantes del Imperio Árbol Sagrado y el Imperio Milenario; esta sería la primera expedición de este tipo en casi mil años y la segunda de todos los tiempos.

Hordas de elfos de la noche comenzaron a reunirse en Fausto, separándose en lotes y entrando en el antiguo campo de batalla que usarían como escenario para su asalto. Se formaron en regimientos de mil hombres mientras marchaban por la isla de Richard, entrando en el portal a la zona especial.

Richard actualmente no estaba dentro de la ciudad, sino que flotaba fuera de sus arcos mientras miraba el cráneo de dragón que la había decorado durante cientos de años.

Una voz extraña de repente sonó en su mente, "Nos vemos de nuevo, muchacho."

A pesar de que esperaba esto, todavía se estremeció un poco por la voz de Daramore, "Así que no estás muerto después de todo."

El dragón abisal se rio a carcajadas en respuesta, "¡Por ​​supuesto que no! ¡Carlos y sus trucos no pueden matarme!"

Los ojos de Richard comenzaron a brillar, revelando una serie de símbolos en todo el arco. Sonrió, "Ya veo. Entonces te selló aquí para siempre, y agregó una formación de dolor encima. Debe ser agonizante."

"¡¿Te ​​estás burlando de un noble Dragón Abisal?!" Daramore rugió en la mente de Richard, pero solo un ligero ajuste lo hizo sonar agradable en sus oídos.

"Solo escúpelo, tengo otras cosas de las que ocuparme. Si quieres mostrar tu nobleza o lo que sea, puedes seguir colgando ahí. Vendré a charlar contigo cuando regrese." Richard se dio la vuelta para irse.

"¡Espera!" Gritó Daramore, finalmente comenzando a hablar rápidamente, "¿Te diriges a Arbidis?"

"Por supuesto," Richard no estaba sorprendido. Todo Norland lo sabía en este punto.

"Siento tu poder para rescatar almas. He estado encarcelado aquí por cientos de años y deseo volver a casa con mis parientes. Llévame contigo, te pagaré por tu generosidad."

Richard no preguntó qué quería decir el dragón, sino que se mofó en respuesta, "¿Llevarte al abismo? ¿Entonces puedo resucitar a un señor abisal mayor?"

El dragón suspiró, "Mi capa tendrá un nuevo señor supremo ahora. Incluso si regreso, necesitaré al menos un milenio para recuperar mi fuerza anterior. Llévame, y te concederé las leyes de mi capa. Serán de gran ayuda en tu viaje a Arbidis."

"Eh, como era de esperar," asintió Richard. Luego miró al dragón y envió su fuerza del alma a su cráneo. Cuando recogió el alma de Daramore y regresó a la suya, el dragón de repente gritó de sorpresa.

"ERES UN—"

"Cazador de Almas, sí," derritió las defensas del dragón como la nieve, engullendo su existencia con tres tetraedros que desaparecieron después de un momento. El poder de Issa formó un remolino cálido y confortable en un ambiente que se sentía más frío y aterrador que la muerte, tanto que incluso el ser épico Daramore arrojó su alma directamente. La imagen del dragón apareció lentamente en los tetraedros de Richard, tan arriba que solo fue superada por las tres caras de la legendaria habilidad de Richard.

La figura de Richard brilló y desapareció en silencio, apareciendo en la isla Archeron mientras el último de los elfos de la noche atravesaba el portal. Aquellos que habían estado participando en el campo de batalla de puntos de recompensa estaban fuera de sus residencias, con expresiones de asombro en sus rostros mientras miraban al ejército Archeron.

La fuerza de Richard era enorme en términos de poder, conteniendo un total de cincuenta mil elfos de la noche. Aparte de la fuerza principal, había cientos de avispas que servirían como transportadores, ahora influenciadas por el diseño de los segadores para convertirse en extrañas amalgamas de carne y metal. Incluso las avispas estaban cubiertas de venas rojas que indicaban su resistencia al fuego.

Casi tan sorprendente fue la alineación de potencias situadas a un lado. Richard sabía que tendría que enfrentarse a múltiples señores demonios durante esta expedición, por lo que había traído lo que solo podría considerarse la alineación más poderosa en todo Norland en este momento. Nasia, Tiramisú, Waterflower, Zangru, Fiora, Escudo de Hierro... incluso Greyhawk se había asegurado de unirse al grupo, argumentando que no podía perder una oportunidad tan valiosa de explorar. De hecho, Richard estaba particularmente entusiasmado con la llegada del mago de nivel 25; era poderoso, sin duda, pero su valor se expresaba mucho más claramente en su conocimiento de varios entornos.

Aparte de las más de una docena de leyendas, Richard también tenía casi un centenar de santos y santos celestes siguiéndole, casi todos de las filas Archeron. Por el bien de este viaje a Arbidis, la totalidad de sus fuerzas habían sido movilizadas.

Greyhawk se le acercó cuando Richard se dirigió al portal, preguntando con una sonrisa, "¿No tienes miedo de que alguien ataque tu base?"

Él sonrió en respuesta, "Solo necesitan defenderse de los oponentes durante unos meses en el peor de los casos. Apeiron ha accedido a vigilarlos por ahora."

"¿Su Majestad está de nuestro lado? Parece que esos rumores sobre su complicada relación eran ciertos. De todos modos, ¿por qué no nos ponemos en marcha? "

"Hay otro grupo de tropas," Richard señaló a un portal recién formado que comenzó a parpadear brillantemente, enormes insectos arrastrándose desde el interior. Cada criatura de diez metros de largo se parecía un poco a la madre cría, pero eran bastante torpes mientras atravesaban el pasaje. Su armadura parecía ser un mosaico hecho de diferentes estructuras orgánicas y metálicas.

"Hmm... se supone que hay uno más... ¿Eh?" Giró repentinamente su cabeza hacia la izquierda, enfocándose en un pequeño portal que se había formado por el bien de un solo elfo de la noche. La hermosa apariencia del zángano superó el estándar del resto de su tipo, y su aura era extraña, pero había una sensación de antigüedad que solo poseían líneas de sangre primordiales.

El elfo parecía completamente normal, con un arco largo y una lanza estándar, pero Richard podía decir que era todo lo contrario. ¡Sus ojos se agrandaron cuando lo escaneó con Perspicacia, dándose cuenta de que estaba en un asombroso nivel 25! También pudo notar que su línea de sangre era realmente poderosa, a diferencia de todo lo que había visto antes. La vitalidad palpitante del Árbol del Mundo Dorado se había fusionado de alguna manera con una débil energía atronadora.

Atronadora... "¡NYRIS!" Gritó al encontrar la razón de su familiaridad.

El extraño elfo de la noche andrógino pareció mostrar una expresión de dolor por un breve momento, pero rápidamente volvió a una cara en blanco y cayó sobre una rodilla, "Mi nombre es Zealor, Maestro."