Reciente

martes, 18 de febrero de 2020

City of Sin - Capítulo 1374

Libro 9 – Capítulo 100. Nyris Durmiente




Richard y Niya hablaron durante un rato más, pero ella finalmente se fue para dirigir a su tribu. Mientras la veía hablando con sus subordinados y preparando las cosas, suspiró y envió la orden para que los buques zarparan.

500 elfos de la noche caminaron hacia el campamento que se estaba estableciendo, y el guerrero de élite le dirigió una reverencia a Niya, "Su Excelencia, estaremos estacionados bajo su mando durante los próximos cinco años. Puede usarnos como mejor le parezca."

Al mismo tiempo, un largo cuerno sonó cuando la flota de Richard partió en dirección a Norland. Niya miró los siete buques con una mirada complicada; ella sabía que los elfos de la noche estaban estacionados aquí para protegerlos de cualquier represalia del Imperio. Estos soldados representaban al propio Richard; con la totalidad de Lithgalen siendo derrotado una vez, no se atreverían a provocar otra visita. Cinco años serían suficientes para que la semilla creciera hasta convertirse en un pequeño árbol, ejerciendo su poder sobre la región. Bajo su protección, podrían protegerse contra la mayoría de los ataques.

En el puente de la Luna Azul, Richard miró a la isla ahora distante y sintió una sensación de calma en su corazón. Finalmente había cumplido su compromiso con Tzu, cumpliendo también una promesa no dicha a su madre. Luego se rió de la ironía de todo; Gaton Archeron había destruido el Bosque de la Noche Eterna, y el hijo del hombre acababa de colocarlo en la senda de la resurrección a lo lejos.

A diferencia del resto de Lithgalen, los elfos de la luna plateada ya tenían una base sólida para la reconstrucción de su tribu. Estaban entre las líneas de sangre de elfos más altas del pasado, por lo que no les faltarían jóvenes talentosos. Las experiencias que vivieron en Norland también les dio un hambre que el resto de los elfos no tenían; conocían el poder del mundo exterior y harían todo lo posible para prepararse para ello.

De hecho, ni siquiera habría dejado a los elfos de la noche si no se dirigiera al abismo. Sin embargo, simplemente no sabía si podría regresar de este viaje, por lo que quería estar seguro por si acaso.

La flota aceleró gradualmente, yendo aún más rápido que cuando se dirigieron a Lithgalen. Los siete buques pasaron velozmente por el océano a una velocidad de 150 kilómetros por hora, pero la magia estabilizadora hizo que se sintiera como si estuvieran volando sobre la superficie. En su laboratorio en la Luna Azul, Richard prácticamente no sintió ningún movimiento.

Aprovechó el largo viaje para su ventaja. Fuera de Perdición de la Vida, que había sido renovada recientemente, examinó y rediseñó cada una de las runas de su cuerpo. En el momento en que Norland estaba en el horizonte, cada runa en él era de grado 5. ¡Esto convirtió a Desintegrador en el primer set de runas de grado 5 verdadero de Norland, el único diseñado por un nativo!

......

Incluso en Norland, Richard se enfrentó a una tarea enorme. No podía ir solo al abismo, pero tampoco tenía la influencia política de Carlos el Grande para reclutar millones y millones de soldados. Aunque solo fuera para tener un poco de descanso en la lucha contra los interminables demonios, necesitaba un gran ejército de zánganos que le permitieran recuperarse de vez en cuando.

La enorme máquina de guerra de los Archerons comenzó a rugir de nuevo, dejando a todas las grandes potencias de Norland atemorizadas. Sin embargo, lo que todos no sabían era que todos los elfos de la noche de Richard estaban siendo enviados de regreso al Plano Forestal, modificados y especializados para pelear en el abismo.

Cuando regresó a Fausto, su escritorio estaba lleno de documentos y solicitudes de reuniones, pero esta vez no se ocupó de estas cosas por su cuenta. Dividió todo entre sus seguidores y familiares, vaciando completamente el escritorio. Ligeramente incómodo al ver la madera desnuda, activó un mapa de sus planos y cambió entre todos para asegurarse de que nada fuera inusual.

Poco tiempo después, llamó a Alice al estudio y empujó tres cristales dorados en sus manos, "Estos son tres planos de recursos, toma algunas tropas y ve a capturarlos lo más rápido posible. Sí, son diferentes de los normales; estos son los planos de primer nivel del imperio elfo. Ten cuidado, están todos afectados después de lo que les hice, y no puedo garantizar que no intenten algo en secreto."

"Espera... ¿Dijiste el imperio elfo?" Preguntó Alice en shock. A diferencia de los humanos que se dispersaron, los elfos eran famosos por controlar a fondo una pequeña cantidad de poderosos planos. Mantuvieron un control absoluto sobre los locales en cada ubicación, obligándolos a realizar un trabajo interminable para alimentar una máquina generadora de recursos perfecta. Cualquiera con estos planos ganaría dinero haciendo básicamente nada.

Los ingresos de cualquiera de estos planos de recursos superaban los 100 millones de oro al año, más del doble de lo que Richard ganaba incluso de Faelor. Por supuesto, el Plano del Dragón tenía un potencial general más alto y el Valle del Flujo Dorado también llegaría a tal punto, pero incluso con el sistema de puntos, los Archerons no podían ignorar esta gran afluencia de recursos. Esto era suficiente dinero para apoyar a 300.000 élites, cada una de ellas un soldado de nivel 12 totalmente equipado. ¡Esto era suficiente para arrasar con todo un imperio!

El propio Richard estaba más interesado en una docena de recursos raros producidos en estos tres planos. Tres eran metales raros a los que los Archerons nunca habían tenido acceso antes, y que darían a sus herreros una docena de opciones más en lo que respecta al equipamiento.

Cuando Alice tomó los cristales y se alejó, él hizo algunos cálculos y frunció el ceño. Sus líneas de transporte ya estaban congestionadas por el ancho y el costo de los canales planares, y la adición de tres nuevos planos aumentaría la tensión. La mayoría de los recursos en estos tres planos eran extremadamente útiles, desde cosas tan simples como mineral de hierro de alta calidad y un metal especial utilizado para arcos y puntas de flecha, pero todos en enormes cantidades. Incluso si la mayor parte del procesamiento inicial se realizara dentro de los propios planos, aún tendrían que transportar miles de toneladas de materiales al exterior. La crisálida astral era la mejor manera de resolver este problema, pero era una unidad especial de la madre cría y no podía rehacerse tan fácilmente.

Richard dudó un momento, era una decisión difícil de tomar. Eventualmente renunció a hacerlo por el momento, tomando un montón de recursos del imperio elfo, así como las hojas del árbol del mundo y partiendo hacia el Plano Forestal.

"¿Dónde está Nyris?" Preguntó mientras salía del portal.

La maga que estaba al otro lado se inclinó, "Su Alteza no está en la base, actualmente está durmiendo en el Árbol del Mundo Dorado."

Richard asintió con asombro y envió algunos guardias santos para entregarle los artículos a la madre cría.

Actualmente había dos áreas especiales en el Plano Forestal. Una era una sección de color purpura oscuro que tenía cientos de kilómetros de diámetro, mientras que la otra era una jungla brillante y vibrante que era igual de grande, si no más. Los árboles en esta última eran claramente diferentes del resto del Plano Forestal, y en el centro de todos estaba el Árbol del Mundo Dorado que tenía casi un kilómetro de altura. El dosel por sí solo tenía varios kilómetros de punta a punta, dando sol desde un lugar desconocido.

La cálida luz del sol salpicaba en todas las direcciones desde las ramas del Árbol del Mundo Dorado, convirtiendo todo lo cercano en un mundo soleado y vibrante. El bosque aquí era vivo, poseía una alegría que era completamente diferente de la opresión del resto del plano. Richard no pudo evitar estremecerse cuando entró en la zona, estirándose con alegría, "¿Ves? Este es un bosque real."

Antes, había pensado que el bosque en este plano era muy incómodo para vivir. Ahora, con esta zona especial como contraste, se sentía totalmente deprimente. Las criaturas que crecieron naturalmente en este plano fueron distorsionadas por la vitalidad húmeda, siendo los elfos del bosque el mejor ejemplo.

Una conciencia viva y alegre se conectó con él en el momento en que entró en la zona, el alma del Árbol del Mundo Dorado. Sin embargo, todavía era un pequeño retoño. Comparado con el tetraedro montañoso que era el alma de Richard, este era diminuto. Aun así, no parecía intimidado en lo más mínimo mientras bailaba a su alrededor, jactándose de sus logros.

Mientras Richard no estaba, el Árbol del Mundo Dorado había ido a la batalla con el árbol del mundo local de este bosque y ganó tres árboles de la vida. El otro lado ahora se había retirado por completo de la batalla, los elfos y sus treants se escondieron por miedo a las fuerzas combinadas de Nyris y la madre cría. Los elfos de la noche eran demasiado fuertes para derrotarlos, y también podían resistir la voluntad del bosque en gran medida. Si la posición del enemigo se revelara nuevamente, significaría la muerte.

Por muy grande que fuera el Plano Forestal, todavía tenía fronteras. El árbol del mundo podría esconderse por un tiempo, pero eventualmente sería encontrado. Una vez que se convirtiera en un verdadero adulto, el Árbol del Mundo Dorado tendría el poder suficiente para examinar todo el bosque, obligando al otro lado a rendirse y degradarse a un árbol de la vida, o ser completamente destruido.

El crecimiento del Árbol del Mundo Dorado era lento, tomando cientos de años, pero también se volvió asombrosamente poderoso. Incluso ahora, ya podía controlar millones de kilómetros cuadrados de bosque a su alrededor, y ese rango crecía día a día.

Al preguntarle dónde estaba Nyris, Richard descubrió que actualmente estaba acostada en una casa del árbol especial en la parte superior del Árbol del Mundo Dorado. Era similar a una especie de cápsula, que contenía un charco de líquido espiritual en el que la princesa desnuda estaba empapada. Estaba profundamente dormida, solo se despertaba un día al año a menos que sucediera algo grande.