Reciente

lunes, 17 de febrero de 2020

City of Sin - Capítulo 1370

Libro 9 – Capítulo 96. Impecable





Arriba en el cielo, la batalla de los seres épicos finalmente comenzó. Tres caras se formaron alrededor de Richard, disparando luces destructivas de los tres diferentes sistemas de leyes que convergieron justo detrás de las líneas de los elfos. Los orbes de luz se combinaron en un gris oscuro que rápidamente se encogió y oscureció, provocando al instante una expresión de horror en el rostro del druida cuando se dio cuenta de lo que era.

¡Un agujero negro!

Aunque estaba a unos cientos de metros del suelo, el agujero negro se completaría en unos segundos. ¡Estas cosas no tuvieron ningún impacto en los seres épicos, pero había decenas de miles de tropas de elfos debajo! Esta era la esencia de todo el imperio; si este agujero negro se formaba, ¡Lithgalen estaba acabado!

Esta era la máxima habilidad destructiva. Incluso en el apogeo del imperio elfo, solo dos gobernantes la habían dominado, y su mera presencia había asegurado que ninguna otra raza se hubiera atrevido a dañarlos en su mejor momento. El druida rugió y estabilizó sus manos temblorosas, enviando un haz de luz verde hacia el agujero negro para tratar de neutralizarlo.

Sin embargo, al verter su energía en el haz, el druida descubrió que era mucho más difícil de lo esperado. Esto solo significaba una cosa; las leyes de Richard estaban mucho más allá de las suyas, y necesitaba mucho más de su propio poder para neutralizarlo.

Por supuesto, Richard no planeaba dejar que las cosas fueran tan fáciles. Un tetraedro arcoíris de repente cubrió el agujero negro con un movimiento de su mano, girando lentamente a su alrededor. La creación del agujero negro se ralentizó hasta el punto que tardaría entre tres y cinco minutos en terminar, pero el druida se sorprendió al descubrir que todos sus ataques estaban siendo bloqueados. Inmediatamente entendió que se trataba de una bomba de tiempo; si no lograba pasar la barrera a tiempo, sus tropas estarían muertas.

Sin embargo, incluso fortaleciendo su haz de luz varias veces, el druida descubrió que no podía hacer ningún daño en absoluto. Comenzó a sudar cuando se dio cuenta de que las leyes de este tetraedro eran tan avanzadas como el agujero negro, lo que significaba que necesitaría enormes cantidades de energía para romperlo con fuerza bruta. Había docenas de leyes diferentes aquí, formando su propio sistema en miniatura. Incluso si se esforzaba al máximo, no había garantía de que fuera capaz de romper esto a tiempo. Incapaz de abandonar a sus soldados, se encontró atrapado.

El Emperador también descubrió este problema, pero parecía no tener miedo al desenvainar una espada de cristal y volar hacia Richard. Su cuerpo brillaba con todo tipo de artefactos y equipos divinos, ¡más de diez tipos diferentes de leyes protegiéndolo! No todas esas leyes provinieron de sí mismo, de hecho, él solo conocía un puñado, pero aun así contribuyeron a su poder total en la batalla.

"¡Pagarás por tus crímenes!" Gritó mientras cargaba y atacaba.

Por su parte, Richard simplemente lo paró con la Luz Lunar mientras continuaba convocando a algunos chamanes de jade e inquisidores de sangre. Solo cuando el Libro de la Destrucción estaba vacío, lo devolvió a su cintura, enfocándose en la batalla en serio.

Esto podría haber sido una batalla entre dos seres épicos, pero el rango total que afectaron fue muy pequeño. Aquellos a más de cien metros de distancia ni siquiera podían sentir sus auras. Los elfos eran una raza dedicada a la búsqueda de la elegancia, y esto también era válido para sus seres épicos. Su objetivo no era el poder absoluto, sino el control absoluto; decidieron concentrar toda su energía en regiones extremadamente pequeñas, amplificando sus habilidades internas.

Richard continuó usando su exquisito manejo de la espada como en la pelea con Casir, bloqueando la ofensiva del Emperador y desmantelando las leyes que lo respaldan. Al ver esto, el Emperador se mofó. Había una docena de leyes diferentes que lo protegían en este momento, y romper incluso una era difícil. No pudo evitar reírse, "¡Si puedes romper mis barreras, has ganado!"

Sin embargo, esta risa se detuvo rápidamente a la mitad. ¡Richard de repente envió algunas hebras de energía que envolvieron la primera de las barreras, desarmando las leyes que la gobernaban!

Esta batalla de seres épicos no parecía tan especial para los espectadores, menos feroz incluso que la lucha entre las leyendas de abajo, pero eso fue solo porque estaban luchando en el campo de las leyes en lugar del puro poder.

El Emperador no era tan fuerte como el Príncipe Casir, pero aún confiaba en sí mismo debido a los artefactos divinos transmitidos por la línea real. Cada pieza de equipo en su cuerpo era un objeto divino del antiguo imperio, su espada casi rompía ese límite. Incluso si los Norlandeses fueran ricos, no había oído hablar de un solo imperio humano con un equipo equivalente. No había esperado en absoluto que Richard tuviera la fuerza aterradora para enredar al druida con un agujero negro, pero todavía confiaba en poder detenerlo hasta que el problema se resolviera.

Después de todo, ¿cómo serían unos minutos un problema?

No podría haber estado más equivocado. Sus caballeros helados caían repetidamente, y ya quedaban menos de mil en el campo de la muerte. Lyren estaba bañado en sangre, luchando cada vez más con cada enemigo que mataba. ¡Incluso en los cielos, donde tenían ventaja de cuatro a dos con las leyendas, sus cuatro príncipes en realidad estaban perdiendo ante Greyhawk y Waterflower!

Greyhawk luchaba como el mago legendario estándar, constantemente destellaba, fortalecía a su aliado, maldecía a sus oponentes y los bombardeaba con magia de alto nivel. Todo fue de manual, pero su velocidad de lanzamiento y penetración de barrera eran simplemente aterradoras. Consiguió frenar sistemáticamente a algunos de los príncipes hasta un 30%, dando a Waterflower la oportunidad de atacarlos y retirarse.

El mago no podía parecer más ordinario, apenas esquivando cada ataque, por lo que tres de los príncipes pronto decidieron concentrarse en él primero mientras dejaban al otro para mantener ocupada a Waterflower. Esta fue una táctica impecable, pero su implementación planteó algunos pequeños problemas. El primero fue que Greyhawk se negó a cometer un error bajo el asedio; no importaba lo cerca que estuvieran, nunca fue golpeado. El príncipe solitario encargado de mantener a raya a Waterflower finalmente se resbaló, gritando de dolor cuando la espada de ella lo golpeó.

El Pastor del Descanso Eterno ya no se adaptaba al poder de Waterflower, pero la chica se negó a renunciar a él. La espada ni siquiera era legendaria, por lo que tampoco podía sostener el poder de la esencia de ascuas. Richard solo pudo resignarse a darle dos pilas de Perdición de la Vida, llevando su poder de matar a niveles apenas aceptables.

Es decir, niveles apenas aceptables a sus ojos. ¡El príncipe herido vio con horror como el corte en su pierna estalló, cortando profundamente el hueso hasta casi arrancarlo! Waterflower quedó libre cuando él se retiró, lo que significaba que los otros tres ya no tenían la oportunidad de atrapar a Greyhawk. La situación de la batalla cambió rápidamente, con la mujer cortando a los elfos cada vez que tenía la oportunidad. Las cosas se revertirían instantáneamente si Greyhawk cometiera un solo error, pero esa situación parecía una posibilidad distante en comparación con la muerte de los cuatro príncipes.