Reciente

miércoles, 12 de febrero de 2020

City of Sin - Capítulo 1358

Libro 9 – Capítulo 84. Nuevos Acorazados




No pasó mucho tiempo antes de que la flota del norte estuviera lo suficientemente cerca del Deepblue para abrir fuego, su artillería de largo alcance capaz de atacar incluso la parte superior de la torre. Los siete buques de guerra se desplegaron en la formación naval estándar de una gran fila, y desde esta distancia uno apenas podía distinguir al duergar a bordo cargando sus armas. Sin embargo, los magníficos magos no estaban nerviosos en absoluto; el Deepblue era extremadamente estable y tenía una serie de poderosas matrices defensivas; el bombardeo de artillería no podría dejar más que un rasguño. La única forma de tomar el lugar sería enviar un ejército a la costa para ocuparlo desde adentro.

Sin embargo, eso era más fácil decirlo que hacerlo. Terminada su guerra contra los segadores, Richard había reforzado en gran medida las defensas del Deepblue. Incluso si el Extremo Norte enviara diez regimientos completos, no regresarían con vida. Esta flota tenía dos o tres regimientos en el mejor de los casos, a esta escala simplemente caminarían a sus propias tumbas.

"¡Apostemos! ¿Cuántos disparos necesitará mi bebé para hundir una de esas conchas de metal?" Blackgold exclamó de repente.

"No hundirá nada."

"Apuesto a que tu bebé explotará en tres disparos."

"Apuesto a uno."

"TÚ…"

"¡Blackie, tú, idiota de los números! ¿Todavía estás vivo?" Una voz clara resonó desde la flota, interrumpiendo la ira de Blackgold. La expresión del enano gris se curvó extrañamente en respuesta, pero corrió hacia el borde de la plataforma y miró hacia el puente del buque insignia para encontrar una cara familiar.

"¡Stormhammer! ¿Por qué no te sientas en tu cueva y buscas trabajo honesto forjando metal? ¿Estás harto de la vida?" Blackgold le gritó a la cara que se parecía a la suya.

Stormhammer se echó a reír, "Vine a verte. Escuché que estabas en el Deepblue, ¿e incluso eres un tesorero? Pensar que eres el mismo chico que no podía distinguir los números, ¿qué martillo te hizo inteligente? De todos modos, ¿has visto a estos bebés debajo de mí? Son mis obras maestras, ¿qué tal están? Deja el Deepblue y vuelve antes de que tus maestros descubran cuántos errores cometes en la contabilidad, o podrían darte de comer a los tiburones."

Stormhammer habló tan rápido que Blackgold quedó confundido, sin saber por dónde comenzar su respuesta. Sin embargo, los otros magníficos magos tomaron esto como una señal de aceptación. ¡El tesorero del Deepblue había sido un fracaso en matemáticas!

El maníaco de la pistola se recuperó rápidamente, pero la ira nubló su rostro mientras saltaba de un lado a otro, "¡Te mostraré el poder de mi bebé! Prepárense para disparar, apunten a... izquierda, derecha... como sea, ¡apunten a cualquier cosa que no sea el buque insignia!"

En el momento en que Blackgold comenzó a gritar órdenes, los demás se retiraron al otro rincón de la terraza. El fanático había estado tratando de combinar la pólvora de los enanos con los núcleos de energía de los segadores durante un tiempo, y después de los éxitos iniciales decidió inmediatamente ir a lo grande. Llamó a su nuevo diseño el megacañon, pero cada prueba simplemente había volado su laboratorio.

Una mano de repente palmeó el hombro de Blackgold, con una voz profunda retumbando a su lado, "Si ese bebé tuyo realmente hunde uno de los buques de guerra de Su Excelencia, creo que tendrás que trabajar toda tu vida para pagarle."

El enano gris se dio la vuelta en estado de shock, encontrando a Escudo de Hierro parado detrás suyo. Este legendario guerrero era casi tan famoso como los seguidores originales de Richard ahora, y después de haber demostrado su lealtad durante la guerra con los segadores, tenía una posición de confianza que muchos envidiaban. Sin embargo, no fue la presencia del hombre lo que sorprendió a Blackgold, "¿Esta flota es de Richard? Entonces, ¿por qué la bandera de la Corte Helada ondea allí y por qué están en formación?"

Escudo de Hierro esbozó una sonrisa siniestra, "Porque algunos mocosos no conocen su lugar y quieren agitar las cosas. No hay más idiotas en los tres imperios, pero los demás aún no están convencidos. Solo déjame esto a mí."

"¡No! Quiero decir, Su Excelencia... ese duergar de ahí es mi hermano, Stormhammer. No sabe nada más que forjar, definitivamente no es el que comanda esta flota. Por favor..."

"Stormhammer, eh... Muy bien, me ocuparé de ello." Escudo de Hierro saltó de la plataforma y voló hacia los buques, su aura asustó a la mayoría de los cañoneros duergar y orcos, provocando que le apuntaran. Sin embargo, los ignoró y gritó, "¡Quien esté a cargo aquí, váyase al diablo!"

Un gran orco salió a la cubierta y flotó hacia arriba, "Mi nombre es Bladefury."

Escudo de Hierro miró al santo y sonrió, "Su Excelencia ordenó esta flota al Rey de las Sombras, no es un juguete para que te diviertas. ¿Crees que podrías permitirte reparar los daños de uno solo? ¡Podrías vender a toda tu tribu como esclavos y ganarías menos!"

Bladefury inmediatamente mostró sus colmillos, "¡¿Cómo te atreves?!"

"¿Cómo me atrevo? ¿Te dijo el Rey de las Sombras que hicieras ondear la bandera de la Corte Helada hasta aquí? ¿Te dijo que te acercaras en formación de batalla? ¿Te dijo que apuntaras con los cañones al Deepblue? ¿O tal vez fuiste tú quien lo hizo?"

Las preguntas dejaron a Bladefury aturdido por un momento, pero el orco sacó el pecho, "¿Hay alguna diferencia?"

"Por supuesto. Su Excelencia mencionó que la transferencia podría ser un poco difícil, y me dio plena autoridad para matar a quien haya causado problemas. Si el Rey de las Sombras fue quien lo ordenó, entonces, Su Excelencia irá a acabar con su vida."

"¿COMO TE ATREVES A RIDICULIZAR A SU MAJESTAD?"

"¿Ridiculizar?" Escudo de Hierro estalló en una risa estruendosa que resonó en la bahía, la fuerza tras ella destrozó los tímpanos del orco, "Tu rey es solo una leyenda, y no ha peleado una batalla en décadas. ¡Incluso yo puedo encargarme de él!"

Bladefury de repente comenzó a balancearse antes de estrellarse contra la cubierta, sus guardias se apresuraron solo para descubrir que no estaba respirando. Todos a bordo se congelaron en estado de shock.

Escudo de Hierro observó fríamente a la flota atemorizada de abajo, "¡Procedan con la transferencia y no se atrevan a dañar los acorazados de Su Excelencia!"

Stormhammer miró el cadáver de Bladefury por un momento antes de girarse hacia Escudo de Hierro y gritar, "¡Realmente lo mataste! ¿No tienes miedo de... la guerra?"

El enano gris de repente sintió una presión inmensa sobre él cuando Escudo de Hierro lo miró a los ojos, sintiendo que una montaña lo estaba aplastando. Estuvo a punto de caer al suelo, pero apretó los dientes y se apoyó en sus huesos crujientes para mantenerse en pie.

El legendario guerrero asintió, retirando su aura de inmediato, "No está mal. Valiente, no estúpido, y mucho más fuerte que el estúpido orco. Te diré algo, por consideración a tu hermano. Su Excelencia no tiene tiempo para tratar con el Extremo Norte, pero si su corte quiere cavar su propia tumba, no le importará deshacerse del edificio de su parlamento."

"Pero... tenemos leyendas poderosas..."

"¿Como el Rey de las Sombras? Con su poder, sería el número diez si quisiera seguir a Su Excelencia. Ya hay un total de nueve potencias legendarias por delante de él... En realidad, no, sería el undécimo. Hay un santo que no podrá vencer."

El enano gris quedó sin palabras por esta respuesta.