Reciente

lunes, 6 de enero de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 5

Capítulo 5. Marzo 16, 10:30 PM (2)


"No morirás incluso si caes ahí."

Una voz sonó. La voz sonaba más fuerte que de costumbre, quizás porque no había nadie alrededor.

Pronto, una figura apareció de la oscuridad. Una blusa blanca, una chaqueta negra, y una falda gris que perfilaba claramente sus curvas. Con un bolso de oficina de cuero en la mano, la mujer parecía ser la típica joven empresaria.

"El agua no es profunda aquí. Sólo es muy buena para un baño ligero".

Su tono subió hacia el final de la frase. A pesar de su apariencia de mujer de negocios seria, habló algo juguetona.

Cuando Seol salió lentamente del agua, la mujer sonrió levemente.

"¿Eres Seol...?"

"¿Quién eres tú?"

La mujer se guardó sus palabras y se acercó a Seol con pasos lentos. Con un gesto experimentado, sacó su tarjeta de presentación y la empujó hacia él.

"Esta soy yo".

Seol miró la tarjeta.

[Farmacéutica Sinyoung]

[Directora Kim Hannah]

Cuando Seol no dio señales de aceptar la tarjeta, Kim Hannah retiró su mano, como si se sintiera algo incómoda. Entonces, le dio un pañuelo.

"Tómalo. Personalmente, no soy una gran admiradora de mirar a un hombre adulto llorar."

Seol no tomó el pañuelo y se limpió los ojos con las mangas. Otros podrían haber estado descontentos, pero Kim Hannah pareció encontrar interesante el estado de alerta de Seol.

"Una vez escuché que un adicto al juego no movería un dedo incluso cuando mujeres hermosas se le lanzaran encima desnudas. Supongo que es verdad".

Seol examinó a la mujer con gafas y belleza de otro mundo. Sintió que la había visto en su sueño.

Para ser específico, recordó haberla visto en la primera escena. Una mujer se había acercado a él mientras estaba bebiendo cerveza junto al río Tancheon.

Ella había dicho que tenía grandes noticias que contarle. Y realmente era una gran noticia. Ella dijo que le daría suficiente dinero para pagar sus deudas y ayudarlo a ganar más mientras trabajara duro. Cuando ella entregó un sobre lleno de dinero, Seol, en la versión de su sueño quedó completamente fascinado.

Aunque tenía que firmar un 'contrato' a cambio, al Seol de su sueño no le importó en absoluto. Después de todo, el dinero prácticamente había rodado hacia su bolsillo, mientras pensaba en convertirse en un sujeto de pruebas médicas para obtener dinero extra.

Por supuesto, no fue hasta más tarde que descubrió que había sido engañado. Fue arrastrado a un lugar que nunca había visto antes, y el contrato había sido en realidad un contrato de esclavitud.

Aunque esto ocurrió en el sueño, se estremeció cuando recordó que había trabajado duro como un perro.

'No, espera'.

Seol de repente se dio cuenta de algo. Las cosas que había considerado como un simple sueño estaban sucediendo en la realidad. Una vez que se dio cuenta de esto, su corazón se enfrió y su estado de alerta se elevó.

"Estás mucho más tranquilo de lo que pareces."

"¿...?"

"Pensé que reaccionarías si mencionaba el juego".

Ciertamente, la reacción actual de Seol sólo podría ser una sorpresa para Kim Hannah. Es sólo que su atención estaba enfocada en otro lugar en este momento.

"Bueno, eso es mejor para mí de todos modos. Parece que será más fácil hablar contigo de lo que pensé."

"¿Hablar?"

"Sí. He venido a darte una gran noticia."

Kim Hannah se rió como si fuera divertido. Mientras tanto, Seol no pudo ocultar su sorpresa.

He venido a darte una gran noticia.

Esas fueron las palabras exactas que había escuchado en su sueño. Ahora, estaba empezando a creer que su sueño no había sido una tontería sin sentido, sino una premonición de las cosas que vendrían.

"Hey".

Kim Hannah bajó el bolso de cuero que colgaba de su muñeca derecha. Cuando mostró el contenido del bolso, y se pudo observar pilas de billetes de 50.000 won cuidadosamente atadas.

"¿Por qué no hacemos una apuesta?"

Se puso manos a la obra. Ya había terminado de investigar los antecedentes del joven. Todo lo que quedaba por hacer era arrojar la carnada.

Los adictos al juego eran algunas de las personas más fáciles de atrapar. Sin embargo, ella es alguien perfeccionista. Siempre buscaba moverse en el momento perfecto, para que sus objetivos nunca se negaran.

Y eso sería hoy.

Al ver al joven que miraba fijamente su bolsa, Kim Hannah confiaba plenamente en que tendría éxito.

Seol levantó lentamente su cabeza. Kim Hannah apretó sus manos como para instarle a hablar.

"No, gracias".

"Genial, el juego que jugaremos es..."

Kim Hannah hizo una pausa a mitad de la frase.

"Dejé de apostar. No lo haré".

Cuando Seol se negó, Kim Hannah recuperó su compostura. Parpadeó rápidamente los ojos e inclinó ligeramente la cabeza.

"¿Aunque todo esto puede ser tuyo si ganas sólo una vez?"

"No estoy interesado".

"¿Y si te dijera que es tuyo sin importar si ganas o pierdes? Si recuerdo bien, tienes una gran deuda que pagar".

"Me ocuparé de ello por mi cuenta".

"Entonces, ¿no te interesa saber por qué te hago esta oferta?"

"…."

"Te lo explicaré todo. Todo lo que tienes que hacer es jugar un juego conmigo. Por supuesto, también puedes tener el dinero, sin importar si ganas o pierdes."

Para ser completamente honesto, era una oferta tentadora. Incluso a simple vista, Seol podía contar al menos cuarenta pilas de billetes. La mujer parecía digna de confianza por la forma en que hablaba. Escucharla no parecía una mala idea.

Justo cuando Seol estaba a punto de asentir con la cabeza, una campana de alarma resonó en su cabeza. Las emociones que quedaban de su sueño temblaban violentamente en un feroz rechazo.

Al mismo tiempo, podía sentir una extraña atracción. Dentro del contradictorio remolino de emociones, Seol respiró hondo.

'¿Casi... cometí otro gran error?'

No importa cuán real fuera un sueño, uno se olvidaría rápidamente del mismo después de despertar. Ya que Seol lo recordaba incluso ahora, ¿No significa que tenía un rol importante? Seol se dijo a sí mismo que fuera cauteloso.

La sospecha de Seol era correcta. Sus palabras, 'Todo lo que tienes que hacer es jugar un juego conmigo', podían ser interpretadas de muchas maneras.

"Me niego".

'¿Oh, enserio?' Kim Hannah murmuró en su interior.

Su reacción fue de sorpresa. Kim Hannah esperaba que Seol saltara sobre ella como una bestia hambrienta en el momento en que viera los montones de dinero. Ese era el Seol que Kim Hannah conocía.

Pero esta situación tampoco fue completamente inesperada. De vez en cuando, había gente como él, tontos que actuaban con dureza para sacar más de ella.

Kim Hannah ajustó su evaluación sobre Seol. No parecía tan malo. Por lo menos, parecía ser mejor que los idiotas imprudentes. Desafortunadamente...

'Elegiste un oponente equivocado, bastardo'.

Este no era su primer acuerdo. Sabía muy bien cómo convencer a gente como él.

"Qué problemático..."

Kim Hannah fingió cruzar los brazos y tocó el bolsillo interior de su chaqueta.

Buzz- Algo vibró.

"Ah, lo siento, espera un momento".

Sacó su teléfono y hábilmente se puso sus auriculares.

"Sí, soy Kim Hannah. Ah~ Sí, estoy hablando con él ahora mismo. Sí, sí... ¿En serio? ¿Así que estamos reclutando a esa persona?"

Mirada. Kim Hannah echó un vistazo rápido a Seol. Luego...

"¡Sí! Por supuesto, está bien. Mi cliente se negó. De todas formas, volveré entonces..."

Se quitó los auriculares y sonrió.

"Qué coincidencia. El último espacio que teníamos se acaba de llenar".

Kim Hannah enfatizó la frase 'último espacio'.

"Bueno, ya que te negaste, supongo que estará bien. Disculpa, entonces. Espero sinceramente que puedas lograr todo lo que te has propuesto".

Kim Hannah cogió el bolso de cuero y se giró sin dudarlo. Entonces empezó a alejarse, paso a paso.

Por su experiencia, esperaba que una de dos cosas sucediera. Él la detendría inmediatamente o esperaría un poco hasta que corriera rápidamente tras ella.

"Espera".

Kim Hannah sonrió con satisfacción.

"Sí, ¿Qué pasa?"

Giró ligeramente la cabeza. Su expresión burlona que parecía decir '¿Qué sucede?' era sólo para obtener una ventaja.

'Eras un poco diferente de lo que esperaba, pero ¿Crees que alguien como tú puede ganar contra mí?'

Hizo una sonrisa triunfal. Fue entonces.

"Si no es el contrato..."

Seol abrió la boca.

"Si no es el contrato, te escucharé".

Eso fue todo. Con esa sola frase, el tren de pensamiento de Kim Hannah se detuvo completamente.

*Parpadear* *Parpadear*. Ella miró fijamente al hombre frente a ella con las mandíbulas abiertas.

"... ¿Puedes repetirlo?"

Ella consiguió obtener una respuesta...

"Lo que quiero..."

"... es una invitación, no un contrato."

... Que destruyó completamente todos los escenarios que había imaginado.

"...Tú."

La cara sonriente de Kim Hannah se desvaneció por completo. Lentamente se quitó las gafas mientras su expresión se volvía fría como el hielo.

"¿Quién eres tú?"

Su forma de hablar cambió. Incluso se podía sentir una pizca de hostilidad en su tono.

"Ya lo sabes".

Viendo a la mujer dejar de hablar de forma educada, Seol también habló de forma más informal. La mirada deslumbrante de Kim Hannah se volvió más aguda.

"¿Ya eres de ese lado?"

"Deberías saber que eso no es verdad mejor que nadie".

Kim Hannah casi estuvo de acuerdo. Ella había elegido a Seol como uno de sus objetivos hace medio año. Hasta ahora, no había actuado de forma extraña de ninguna manera.

Además, si se hubiera estado allí alguna vez, debería tener eso en su cuerpo. Sin embargo, no podía sentir el aura de la 'Marca'. Esto era una prueba clara de que Seol no tenía una relación directa con el otro mundo.

Ante una situación que no se había imaginado en absoluto, Kim Hannah no estaba muy segura de qué hacer. Hasta donde ella sabía, esto no podía estar sucediendo.

"¿Quieres que me crea eso? ¿Aunque sabes la diferencia entre una invitación y un contrato?"

"¿Qué pasa con eso? ¿No se me permite decir 'invitación'?"

La desvergonzada respuesta de Seol hizo que Kim Hannah se mordiera los labios.

"No estoy aquí para jugar con las palabras. ¿Quién fue? ¿Quién te contactó primero?"

"Eso no es importante".

Seol cambió el tema a propósito. Todo lo que dijo hasta ahora vino de su sueño. Tanto la invitación como el contrato.

Lo había mencionado como sus sentimientos le decían que lo hiciera. Como no había manera de que Kim Hannah supiera la verdad, pensó que era mejor dejar que ella lo malinterpretara. Después de todo, esta era la única arma de engaño que tenía contra ella.

"Lo importante es que quiero una invitación, no un contrato".

Al escuchar esto, Kim Hannah respiró profundamente.

"Bien, no me lo digas si no quieres. Tengo curiosidad, pero no tengo ninguna razón para escucharte".

Uno, dos, tres, cuatro. Kim Hannah contó los números en su cabeza para calmarse. Tenía la sensación de que estaba siendo arrastrada al ritmo del joven.

"Aparte de eso, dime por qué querrías una invitación".

"Porque no estoy interesado en tomar el contrato y vivir como un esclavo."

Seol respondió simplemente. Las cejas de Kim Hannah se movieron.

"¡Dime por qué tengo que usar mi preciosa Invitación en un inútil adicto al juego!"

Seol se estremeció. Antes de que se diera cuenta, estaba tratando el sueño de la mañana como una realidad. Con eso en mente, no pudo evitar preguntarse si debía continuar.

No era demasiado tarde. Podía terminar la conversación ahora y fingir que la charla de hoy nunca ocurrió. Ya había decidido dejar de apostar. Podía empezar a recuperar la confianza que había perdido al conseguir un trabajo honesto y trabajar seriamente.

Sin embargo, cuando declaró que no estaba interesado en tomar el contrato, la desconocida sensación de repulsión que había estado sintiendo se desvaneció. Ahora, la extraña sensación de atracción era lo único que quedaba.

Tenía curiosidad a su manera. Había algo que también quería confirmar.

Seol recordó la escena final del sueño. La emoción de arrepentimiento del hombre moribundo empujaba ahora a Seol hacia adelante. Le estaba diciendo que siguiera adelante.

Seol finalmente entendió lo que había sentido anteriormente. Para llegar hasta allí, tenía que negarse absolutamente a aceptar el contrato.

Seol apretó los dientes. Revisó sus recuerdos con toda su atención.

"Podrías arrepentirte si no me das una invitación".

"¿Qué?"

"Dijiste que eras la Directora de Farmacéuticas Shinyoung, Kim Hannah, ¿Verdad?"

"¿Y qué?"

"Shinyoung es famoso por desarrollar continuamente nueva medicina estos últimos años... Tiene algo que ver con ese mundo, ¿Verdad?"

La apuesta de Seol por la victoria funcionó. La expresión de calma que Kim Hannah había intentado mantener se derrumbó.

Antes de tener el sueño de hoy, Seol no sabía nada del otro mundo. Era obvio que la información sobre eso se mantenía en secreto para el público.

No sabía si Kim Hannah fue obligada a guardar silencio o si lo hizo voluntariamente, pero asumió que se trataba de una debilidad que valía la pena usar. Como el actual Seol era un civil ordinario sin restricciones en su libertad, no necesitaba contenerse.

"Ni siquiera necesitaría abrir la boca. El siglo XXI es conocido como la Era de la Información, después de todo."

"¿Me estás amenazando?"

"Tú eres la que intentó engañarme primero. Así que estamos a mano."

"¡Qué gracioso! ¿Crees que alguien te creería? ¿Un adicto al juego?"

"... Bueno, supongo que tienes razón."

Cuando Seol admitió fácilmente su error, Kim Hannah sintió una sensación de inquietud en su corazón. ¿Cómo es que estaba tan relajado?

"Pero, ¿Pensarían sus superiores de la misma manera?"

Crack. El sonido de los dientes rechinando sonó.

"Ni siquiera puedes completar un simple contrato, no puedes guardar un secreto importante... Estoy seguro de que te amarán."

"¡Hijo de perra!"

Kim Hannah finalmente dejó atrás su fachada. Seol pudo ver que se estaba acercando. Sabía que conseguir que una estafadora insultara no era diferente a hacerle ondear la bandera blanca.

Consideró brevemente provocarla más, pero rápidamente decidió no hacerlo. Ahora que la había azotado unas cuantas veces, le pareció una buena idea calmarla suavemente. Después de todo, ella tenía la decisión final.

"Por supuesto, yo tampoco quiero ir tan lejos. Sólo tienes que darme una invitación".

Seol dio un paso atrás. Kim Hannah seguía apretando los dientes con una cara viciosa.

"Un contrato y una invitación son dos asuntos completamente diferentes. Puedo completar contratos con mi autoridad, pero no una invitación."

"¿No dijiste algo sobre tu 'preciosa invitación' hace un momento?"

'Hijo de perra'. Kim Hannah se mordió el labio inferior.

'Menuda maldita deidad de mierda. Había dicho que llegaría un momento en el que no tendría más remedio que usarla. ¿Es esto a lo que se refería?'

Kim Hannah agitó su cabello bien peinado mientras maldijo al dios de otro mundo.

"No estoy mintiendo. Tengo que recibir permiso para una invitación normal".

Seol se encogió de hombros. Viendo su tranquilo comportamiento, la hirviente cabeza de Kim Hannah gradualmente se calmó.

El contrato era un negocio. La Invitación tenía un significado diferente, pero técnicamente era una extensión de ese negocio. En ese sentido, Seol había superado las expectativas de Kim Hannah. Parecía ser un verdadero talento más que un esclavo. Le hizo sentir que estaba tratando con un veterano que había trabajado duro en ese lado durante varios años.

Por supuesto, ella sabía que no podía ser así.

Después de recobrar el aliento, Kim Hannah abrió su teléfono. Pero antes de que presionara el botón de llamada, una intensa lucha interna la detuvo.

'Maldita sea, ¿cómo terminé con este hijo de perra...'

Cambiar un contrato por una invitación no es algo fácil de hacer. Por mucho que ella adornara sus palabras, sería difícil escapar de ser culpada. Como mujer centrada en su carrera, Kim Hannah no podía soportar que su historial se manchara.

Ella habló, con su teléfono todavía encendido.

"Tienes que aceptar tres condiciones".