Reciente

domingo, 12 de enero de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 18

Capítulo 18. Recompensas Según los Logros Personales (1)


El sol de la mañana salió, pero el aula 3-1 permaneció quieta y tranquila.

Lo primero que hizo Seol después de despertarse fue confirmar que sus Nueve Ojos seguían presentes; su visión se tiñó de verde antes de volver a la normalidad.

Seol se sintió aliviado después de que su habilidad se activara sin ningún problema. Luego, se dio cuenta de que faltaban tres personas en la clase. El hombre de mediana edad con gafas no había sido visto desde anoche, pero ahora, tanto Yun Seora como Yi Sungjin también se habían ido.

'¿Dónde están?'

La hora era 09:47 AM. Todavía faltaban más de dos horas para el mediodía, por lo que la Hora de los Muertos debería seguir activa en este momento.

'Estoy seguro de que están bien'.

Seol recogió su bolsa y la barra de acero. Tal vez porque él y Hyun Sangmin comieron mucho durante las primeras horas de la mañana, sus entrañas gruñían en amarga protesta. Afortunadamente, los baños estaban ubicados justo cerca de las escaleras de cada piso, lo que significa que la distancia era bastante corta.

Después de que Seol se ocupara de la llamada de la naturaleza y saliera del baño, vio a Yi Sungjin bajando las escaleras, estando visiblemente abatido. Después de ver a Seol, el chico inclinó rápidamente su cabeza.

"Buenos días, Hyung".

"Sí, buenos días a ti también. ¿Dormiste bien?"

La sonrisa de Yi Sungjin parecía un poco torpe y débil, como si encontrase extraña la cortesía de Seol.

"Está bien si dejas los honoríficos, ya sabes..."

"¿Oh? ¿Te parece bien?"

Seol dejó de usar los honoríficos de inmediato; también notó el comportamiento ansioso del muchacho. Era como si Yi Sungjin quisiera darse prisa y ponerse en marcha.

"¿Todavía en medio de la búsqueda del tesoro?"

"... Sí."

"¿Cuántas has encontrado hasta ahora?"

"Uhm... Si cuento las que encontré después de despertarme esta mañana, entonces es suficiente para pagar mi pasaje".

Teniendo en cuenta el hecho de que Seol y Yun Seora habían monopolizado la mayoría de las monedas, esta cantidad no era nada de lo que burlarse. Seol podía imaginar lo duro que el chico debe haber trabajado para encontrar tantas.

Seol valoró cuidadosamente el rostro redondo e inocente del adolescente durante un rato. Debido a su altura ligeramente inferior al promedio y su aspecto juvenil, si afirmaba ser un estudiante de primer año de secundaria, cualquiera podría creerle. En retrospectiva, el hecho de que golpeara a Kang Seok con una silla fue un acto maravillosamente desconcertante.

"Gracias por tu ayuda anoche."

"Ah, eso no es cierto. Ese hyung hizo la mayor parte del trabajo, de todos modos."

Aunque el chico dijo eso, tanto Yi Sungjin como Shin Sang-Ah combinaron su fuerza para noquear a Kang Seok. Puede que el chico no haya ideado el plan, pero su aporte fue considerable.

"En cualquier caso, no esperaba que prestaras ayuda".

"Por supuesto que ayudaría. Yo también tuve que sufrir por Kang Seok en el segundo piso".

"¿Oh? ¿Lo hiciste por venganza, entonces?"

"No, en lugar de la venganza... Quiero decir, él estaba deliberadamente haciendo cosas terribles. Tenía una mente muy retorcida y malvada, ¿Sabes?"

Seol se rió un poco después de escuchar la declaración del adolescente. De hecho, Kang Seok era un hombre malvado. Como si tuviera más cosas que decir, Yi Sungjin dudó y murmuró en voz baja.

"Además... tengo el presentimiento de que habrías resuelto los asuntos por ti mismo, de todos modos..."

"¿Mm? ¿Por qué piensas eso?"

"Quiero decir, mataste a ese monstruo Gaekgwi tan fácilmente. Y, también..."

Volvió a dudar, antes de continuar.

"Creo que noona me estaba diciendo que te encontrara".

"¿La Señorita Yi Seol-Ah dijo eso?"

"Sí... No, quiero decir, es sólo mi instinto. Le preguntaré después de revivirla".

Sólo el simple hecho de pensar en su hermana mayor debe haberle hecho más feliz porque había una radiante sonrisa formándose en la cara de Yi Sungjin. Era agradable notar que el chico no había perdido la esperanza, por lo que una cálida sonrisa también se extendió en la cara de Seol.

"Sí, yo también siento curiosidad".

Seol subió la escalera. Los ojos del chico lo persiguieron aturdidamente mientras subía. Cuando Seol le hizo una señal para que le siguiera, Yi Sungjin movió rápidamente sus piernas.

"Yo, creo que no quedan más monedas en el quinto piso. Y no tienes que..."

"No. Estoy seguro de que no quedan monedas en el cuarto piso. Pero deberían quedar cuatro más en el quinto".

Seol lo sabía porque ya había revisado el Diario del Estudiante Desconocido.

"¿Eh?"

"Además de todo eso, ¿Cómo recibieron tú y tu hermana sus invitaciones?"

Seol cambió rápidamente el tema. Aunque Yi Sungjin ladeó la cabeza sin parecer convencido, aún así contó honestamente su historia con todo detalle.

Desde el principio, cuando a su madre le diagnosticaron una enfermedad terminal, y cómo la familia tuvo que pasar por una dura lucha durante un tiempo; hasta cómo había escuchado de cierta medicina que podía curar dicha enfermedad existente en el 'Paraíso' de la boca de una persona que la familia conocía; finalmente, cómo él y su hermana llegaron a recibir sus Invitaciones. Cuando Seol preguntó sobre el asunto de su escolarización, Yi Sungjin murmuró algunas cosas y se apresuró a pasarlas por alto.

Seol encontró las monedas restantes mientras escuchaba la historia, y los dos se dirigieron a la siguiente biblioteca.

Actualmente le quedaban 885 monedas, de la cantidad original de 1065, le dio 30 a Shin Sang-Ah, y gastó otras 150 en tratar de conseguir los suministros médicos adecuados para Yun Seora. Ahora que no había necesidad de gastar monedas para abrir el sexto piso, incluso después de deducir su tarifa de entrada, todavía podía gastar libremente 785 monedas.

"Haré todo lo posible, pero no puedo garantizar nada, ¿De acuerdo?"

Yi Sungjin parecía que aún no había entendido lo que estaba pasando.

"Tengo casi 800 monedas encima. El 'Renacimiento' debería estar en la lista de ESPECIALES, así que debería ser capaz de girar la máquina dos veces."

Seol dijo eso mientras abría la puerta de la biblioteca. Los ojos de Yi Sungjin se hicieron muy grandes.

"¡¿H, Hyung?!"

Recuperando tardíamente sus sentidos, rápidamente persiguió a Seol, pero los pasos de ambos se detuvieron abruptamente justo después.

Ya había alguien aquí. En el suelo, alrededor de la máquina de sorteo de artículos, había unas veinte monedas esparcidas, y cerca de ellas, la dueña de las monedas estaba en cuclillas en el suelo, con la capucha levantada para ocultar su cara. Su brazo derecho colgaba sin fuerzas.

"Ah..."

Yi Sungjin miró esta escena con ojos compasivos, antes de proceder a recoger todas las monedas del suelo. Seol se acercó a Yun Seora y la preguntó en voz baja.

"¿Te sientes bien?"

Su cabeza enterrada entre sus rodillas tembló ligeramente. Seol pensó que podría estar levantando la cabeza, pero resultó que en vez de eso la estaba agitando.

"Tu brazo derecho... ¿No puedes moverlo? ¿En absoluto?"

Ella asintió en silencio con la cabeza.

"Uhm, toma..."

Yi Sungjin entró tímidamente en la conversación y extendió sus manos con cautela. Monedas llenaban sus manos.

Finalmente, Yun Seora levantó la cabeza. Parpadeó varias veces sus enrojecidos ojos. Las marcas de las lágrimas aún podían verse en sus mejillas. Ella lentamente levantó su mano izquierda, temblaba visiblemente a simple vista.

Ella recibió las monedas con mucha dificultad y volvió a bajar la cabeza.

Seol agarró suavemente el hombro del nervioso chico. Luego agitó su cabeza en silencio, lo que hizo que el chico asintiese lentamente con la cabeza en señal de comprensión.

Seol siguió adelante, eligiendo en su lugar insertar sus monedas en la máquina en silencio. Cuando introdujo la moneda número 300, pudo escuchar claramente a Yi Sungjin tragando nerviosamente. Seol miró hacia abajo a tiempo para ver una caja de artículos de aspecto familiar cayendo con un ¡Clung!

[Una Pluma de Consciencia Fluyente, x1.]

'¡¿Una Pluma?! ¿Qué?'

... Lo que fuera, definitivamente no correspondía a lo que quería. Lo que significaba que sólo le quedaba una oportunidad. Poniéndose un poco más tenso ahora, Seol comenzó a insertar más monedas en la máquina.

El segundo ESPECIAL que obtuvo fue una caja que no había visto antes. Su corazón latía de expectación mientras abría la tapa, sólo para encontrar diez bolas de hechizo ordenadas en su interior. Para asegurarse, recogió cada una y las revisó cuidadosamente. Desafortunadamente, estas bolas aparentemente no fueron diseñadas para cosas como revivir a alguien. No encontró ninguna que pudiera ayudar.

"... Lo siento mucho."

"Yo, está bien. Sé que lo hiciste generosamente..."

Aunque dijo eso, Yi Sungjin estaba notablemente desesperado. Cuanto más altas son las expectativas, mayor es la decepción que se sufría: el adolescente estaba haciendo todo lo posible por no mostrarlo, pero se le estaban formando lágrimas en los ojos.

Pero no había nada que ninguno de los dos pudiera hacer. El mundo no funcionaba según sus deseos y caprichos, después de todo. Además, todas las monedas ya habían sido recuperadas.

Seol se preguntaba cómo podría consolar al chico, pero acabó estremeciéndose cuando un dedo le tocó las costillas.

"¿¡Oh, fue usted, Señorita Yun Seora!?"

De repente ofreció su mano.

"Toma..."

No habló por mucho tiempo, pero se escuchó claramente. Y en su pequeña mano izquierda, se podía encontrar una botella en miniatura envuelta en papel. Seol miró con confusión.

"Esta es la poción de resurrección".

Fue la primera vez que Seol la escuchó decir una oración completa. Había cierta frialdad en su voz, pero también era bastante agradable de escuchar, como un viento fresco que pasa por los oídos.

"¿Nos estás... dando esto?"

"Sí".

Esto fue inesperado. ¿Por qué este 'desinterés personificado' estaba haciendo un acto de bondad de la nada?

Como si hubiera leído la expresión facial de Seol, Yun Seora trató de aclarar su posición.

"Me enteré por el chico no hace mucho tiempo. Ayer..."

Cuando Yun Seora cambió su mirada a la dirección de Yi Sungjin, el chico se puso nervioso y levantó la voz.

"¡Yo, me encontré con ella antes durante la búsqueda del tesoro! Ella, ella me preguntó qué estaba pasando, así que, yo..."

Mientras hablaba, los ojos de Yi Sungjin estaban completamente fijos en la mano ofrecida por Yun Seora.

"¿Está bien que recibamos esto? ¿Qué hay de tu brazo?"

"Este artículo no funcionará en una persona viva. Lo entenderás cuando leas el papel".

"…."

Seol recibió la botella con cautela. La piel de ella que entró en contacto con la suya, se sentía fría y muy suave.

Yun Seora soltó un largo suspiro y pasó junto a los dos para salir de la biblioteca como si hubiera terminado con sus asuntos en ese lugar.

"¡Yo, eh, muchas gracias!"

Gritó en voz alta Yi Sungjin.

"¡Gracias! ¡De verdad! ¡De verdad! ¡Gracias!"

Las lágrimas ya brotaban de los ojos del chico mientras doblaba su espalda hacia adelante 90 grados.

"Gracias".

Seol también le agradeció. Ella dejó de caminar, entonces.

".... Yo también."

Luego se inclinó un poco también, antes de dejar rápidamente la biblioteca para siempre.

'Supongo que es una buena persona, después de todo...'

Seol inclinó ligeramente la cabeza, antes de desenvolver rápidamente el papel alrededor de la botella. Si se retrasaba más tiempo, Yi Sungjin podría morir de ansiedad justo delante de sus ojos.


[Requerimientos para el uso]

[1. ¡Para ser usado en Muertos solamente!]

[2. Una porción del cuerpo del Muerto.]

[3. La cancelación del estado de subordinación del Muerto - 'muerte del Gaekgwi'.]


"El primer y el tercer requisito ya están cumplidos, pero... ¿Una porción del cuerpo?"

"¡Sé dónde encontrar eso!"

Yi Sungjin se apresuró a llevar a Seol.

El lugar al que el chico le condujo era un laboratorio. Sin embargo, tan pronto como Yi Sungjin entró con entusiasmo en el laboratorio, gritó asustado. Seol sujetó con fuerza la barra de acero y entró también, sólo para que un suspiro de asombro se escapara de su boca.

El hombre de mediana edad, desaparecido desde anoche, estaba tendido en el suelo; su cuerpo partido por la mitad, desde la parte superior de su cabeza hasta la ingle.

"¡¿Él, él no estaba aquí anoche, sin embargo?!"

Yi Sungjin se sumió aún más en una espantosa confusión. Sin embargo, Seol pudo adivinar lo que pasó aquí. Con sólo echar un vistazo al espantoso escenario, le dijo todo lo que necesitaba saber.

'¿Lo odiaron tanto...? Para matar a su marido, un padre, así...'

Era un gran contraste con Yi Seol-Ah, que permitió que su hermano menor huyera.

"Sssuuunnnggg..... Jjjiiinnn...."

Una voz que rechina los oídos vino de la esquina del laboratorio. Seol y Yi Sungjin vieron una figura en cuclillas ahí abajo, igual que Yun Seora en la biblioteca. Al comprobar el aspecto de esta figura, las cejas de Seol se arrugaron instintivamente. Era la primera vez que veía a un Muerto, y por supuesto, su apariencia era tan grotesca como se había imaginado.

"¡¡Noona!!"

Yi Sungjin se recuperó rápidamente de la conmoción y empezó a salta.

"¡¡Puedes vivir de nuevo!! ¡De verdad!"

"¿Vvvviiiivvviiiirrrrrrrrr....?"

"¡¡Este hyung, este hyung consiguió la poción para revivirte!!"

Al mismo tiempo, Seol podía sentir que su mano se calentaba rápidamente. La botella en miniatura que tenía en su mano empezó a emitir una luz brillante.

No sabía qué hacer a continuación, así que simplemente quitó el corcho para observar lo que podría suceder; entonces, el líquido claro dentro de la botella fluyó por sí mismo y se movió lentamente en el aire.

Por la forma en que se movía, parecía estar preguntándole a Seol a quién quería revivir. Seol señaló a Yi Seol-Ah. El líquido entonces voló suavemente como si entendiese su orden. Desapareció en un parpardeo cuando entró en contacto con el Muerto, como si fuese absorbido.

¡Paat!

Una brillante luz estalló de la figura de Yi Seol-Ah. Fue tan cegador que Yi Sungjin, que estaba cerca de ella, tuvo que cerrar los ojos.

Sin embargo, Seol aún podía ver una borrosa pero asombrosa vista desarrollándose entre los brillantes rayos de luz. Vio como sus heridas desaparecían lentamente, y nueva carne crecía para reemplazar las partes que faltaban.

Entonces, con un repentino destello, la cegadora cortina de luz llegó a un abrupto final. En el lugar donde la luz se había extinguido, una chica estaba sentada en el suelo, con los ojos bien abiertos y parpadeando sin parar. El aspecto anteriormente grotesco no se encontraba en ninguna parte, sólo fue reemplazado por el calor y la belleza que ella solía tener.

Finalmente, Yi Seol-Ah había sido revivida.

"¡N, Noonaaaa!"

Yi Sungjin corrió como si volara y abrazó con fuerza a su hermana mayor.

Ambos deberían tener muchas lágrimas por derramar; Yi Seol-Ah permaneció confusa durante un tiempo, pero cuando vio a Yi Sungjin llorar a mares, ella también empezó a sollozar.

Seol salió en silencio del laboratorio mientras cerraba la puerta tras él. Fue una reunión conmovedora, pero él no pertenecía allí.

Dudó un poco, preguntándose si debería dejarlos solos antes de apoyarse en la puerta y cruzar los brazos. Mientras escuchaba a los hermanos llorar a mares, se puso a trabajar con la barra de acero.

Se quedó, por si acaso un Muerto escuchaba sus gritos y se dirigía hacia el lugar.

*

Cuando Seol regresó con los hermanos Yi, el desconcierto se desató dentro de la zona de seguridad. Hyun Sangmin estaba masticando un trozo de pan, pero su mandíbula descendió tanto que el trozo se cayó. La reacción de Shin Sang-Ah no fue muy diferente a la suya.

"Ahora en serio... Lo del renacimiento era verdad."

Después de escuchar una breve explicación, Hyun Sangmin se rió a carcajadas.

Seol entregó un paquete de comida de la tienda a Yun Seora, así como a los hermanos Yi, que habían estado expresando su gratitud sin parar desde hace un tiempo. Seol ignoró completamente su agradecimiento y empezó a masticar una bola de arroz de la tienda, como si estuviera completamente harto.

Cuando Hyun Sangmin lo miró con curiosidad, Seol finalmente cedió y abrió la boca.

"Los escuché agradecerme mil veces mientras venía aquí. Ahora entiendo por qué algunas personas desarrollan neurosis".

"Deja de exagerar".

"No, es la verdad. Empezó a ser molesto alrededor de la trescientas veces que me dieron las gracias. Les dije que era suficiente, pero no me escucharon".

Incluso entonces, los hermanos estaban expresando su gratitud en una multitud de formas y gestos. Seol terminó llevándose la mano hacia la cara, antes de señalar a Yun Seora, que casualmente estaba sentada lejos de ellos a una distancia prudencial.

"¿Señorita Yi Seol-Ah?"

"¡Sí, sí! ¡Gracias! ¡Estoy verdaderamente agradecida! ¿Cómo puedo devolverle su amabilidad? Me reviviste y me ayudaste a encontrarme a mi hermano pequeño de nuevo, así que me gustaría de alguna manera..."

"Espera, espera. Te entiendo. Te escucho, pero el asunto es que no encontré la poción de resurrección, pero ella sí. Ella me la dio".

Yun Seora dejó de morder en silencio su sándwich y le lanzó una mirada de protesta. Seol la ignoró decididamente.

"¿Es eso cierto?"

"Sí. Si no fuera por la Señorita Yun Seora que obtuvo la poción, revivirte no hubiera sido posible."

"¡Si! ¡Eso es, noona! ¡Esa chica le dio la poción de resurrección a Hyung!"

"¡Yun Seora!"

Yi Seol-Ah finalmente se fue del lado de Seol. Él exhaló un suspiro de alivio y esta vez se dirigió a Yi Sungjin. Sacó 100 monedas y se las entregó al chico.

"La tarifa de entrada de tu noona".

"... ¡Ahh!"

Yi Sungjin gritó como si no hubiera pensado en eso hasta ahora.

"Por favor, sólo detente."

Seol suplicó.

"No necesitas agradecerme. De hecho, ni siquiera pienses en dar las gracias. Si mencionas siquiera el 'gracias', no te daré estas monedas. ¿Entiendes?"

"…."

"Si estás agradecido, entonces ve rápidamente hacia la Señorita Yun Seora y expresa tu agradecimiento. Al igual que tu hermana".

Yi Sungjin recibió cuidadosamente las monedas con ambas manos. Luego, como un buen chico, hizo lo que le dijeron y se unió a su hermana, combinándose con ella para lanzar tantos ataques de gratitud a la pobre Yun Seora como fuera posible.

Sólo después de ocuparse de alguna manera de la crisis, Seol pudo disfrutar de su comida en paz. Shin Sang-Ah y Hyun Sangmin simplemente se rieron mientras veían cómo se desarrollaba esto.

"Podría morirme de la risa, ¿Sabes? Sólo mira las expresiones de la Señorita Yun Seora".

"Sí, eso es interesante, en realidad. Por cierto, hombre. ¿Cuántas monedas llevas encima ahora? Además de la tarifa de entrada, eso es".

Seol respondió '85'; Hyun Sangmin usó sus ojos para indicarle  que mirara a su lado.

Un trío de un hombre y dos mujeres no podían participar en la relajada hora de la comida, y sólo podían mirar aturdidos desde la esquina del aula. Al verlos, Seol preguntó en voz baja a Hyun Sangmin.

"¿No van a comer también?"

"Oh, por favor. ¿Por qué debería desperdiciar mi preciosa comida en esos tipos? Bueno, si fueran mis compañeros, seguro, podría haber dejado algo."

Incluso Shin Sang-Ah asintió con la cabeza.

"Y, también... No hace mucho tiempo, me preguntaron si podía darles algunas monedas."

"Ah, es cierto sus tarifas de entradas. ¿Cuántas les faltan?"

"Los tres combinados, unas veinte, tal vez treinta."

Hyun Sangmin susurró la información, antes de resoplar con insatisfacción.

"Qué montón de tontos desvergonzados... Hombre, no estás pensando en ayudarlos, ¿Verdad?"

"No los ayudes. Nunca."

Por alguna razón, incluso Shin Sang-Ah se puso a murmurar en voz baja.

Después del incidente en el segundo piso, su relación con el trío se había deteriorado un poco. Si fueran actuado como Yi Sungjin, que al menos intentó abrir la barrera de metal, entonces quién sabe. Sin embargo, Shin Sang-Ah no podía olvidar las miradas de 'estará bien mientras no sea uno de nosotros' que le dieron tan pronto como Kang Seok hizo su oferta en aquel entonces.

Incluso dejando de lado el hecho de que no hicieron nada en absoluto, ella perdió la poca impresión favorable que tenía de ellos, por sus deseos egoístas de sobrevivir a costa de alguien más.

Seol no respondió. En vez de eso, sacó las monedas que le quedaban y se las entregó a Hyun Sangmin.

"¿Mm?"

"Las usas. Todavía queda algo de tiempo antes del mediodía".

"¿Quieres que las gaste? ¿En la máquina de sorteos?"

"Si le temes a los Muertos, no lo hagas. Sin embargo, no he visto muchos hasta ahora."

Las expresiones de Hyun Sangmin se volvieron bastante extrañas en ese momento.

"¿Qué... realmente puedo gastar esto?"

"Te lo estoy diciendo, sí. Puedes hacerlo".

Seol no tenía nada más que sacar de la máquina, de todas formas. Además, como se había asomado a la Ventana de Estado de Hyun Sangmin, Seol pensó que sería más inteligente cuidarlo de vez en cuando. Por no mencionar que, si no fuera por Hyun Sangmin, Seol no habría sido capaz de matar al Gaekgwi, así que esto también era una especie de recompensa.

"¿En serio? No vas a decir nada sobre cómo gaste esto, ¿Verdad?"

"Úsalas o tíralas, haz lo que quieras".

Ya que Seol lo dijo, no había razón para que Hyun Sangmin se negara. Con las monedas en la mano, la expresión de su cara parecía la de un niño travieso a punto de hacer una broma. Entonces echó una mirada a su lado y dejó el aula, con sus pasos llenos de ostentación.

"¡Déjame ir contigo!"

Shin Sang-Ah detuvo su comida y lo persiguió. El trío miró a Seol con ojos resentidos y luego, también abandonó el aula, corriendo claramente tras Hyun Sangmin y Shin Sang-Ah.

Ahora que esos tres habían visto las monedas intercambiando sus manos, sin duda rogarían por algunas de ellas. Seol se rió y empezó a disfrutar de su comida en paz durante un rato mientras contemplaba a Yun Seora con sus problemas.

Pero casi se cayó de su asiento cuando los hermanos Yi volvieron abruptamente a su lado. Al principio Yun Seora les ignoraba completamente, pero al final, ni siquiera ella pudo aguantar y les echó, mientras casi estallaba de ira.

Sin embargo, ¿acaso el viejo dicho no decía algo así como 'aunque el cielo se cayera, siempre habría un lugar para que uno se levantara'?


[Ha llegado un mensaje del Guía.]


En poco tiempo, el mediodía había llegado.

El mensaje les decía que se reunieran en el sexto piso.

*

Cuando Seol llegó al sexto piso, terminó sintiéndose bastante decepcionado. Se preguntaba qué tipo de diseño iba a poder observar, pero resultó que el sexto piso era una azotea normal.

Había un portal redondo que brillaba con una tenue luz roja en medio del tejado. El Guía, Han, y la mujer rubia estaban de pie junto al portal, esperando la llegada de los supervivientes.

"Yeah. ¡Sí, sí! Todos ustedes han llegado finalmente. Debo felicitarlos por haber superado con éxito todas sus misiones".

Han les dio un saludo formal. También parecía un hombre feliz hoy. Tanto es así, que se sintió como una persona algo diferente al Han del auditorio.

"¡Muy bien, muy bien! Ahora que todos se han reunido aquí, permítanme anunciar oficialmente la culminación del Tutorial del Área 1!"

¡Clap, clap, clap, clap!

La mujer rubia aplaudió en silencio. Por supuesto, nadie más siguió su ejemplo.

Mientras la incómoda atmósfera descendía sobre el tejado, Seol se daba cuenta de que había una ligera inconsistencia en la declaración del Guía.

'¿Son todos?'

Porque sólo había seis personas en la azotea. El trío conformado por el hombre y las dos mujeres no se veían por ninguna parte.

"Desde el principio, cuando 38 vidas comenzaron este viaje..."

Mientras Han comenzaba a hablar de algo, Seol se acercó a Hyun Sangmin, quien silbaba de manera despreocupada y le preguntó en voz baja.

"¿Qué sucedió?"

"¿Mm? Oh, ¿Quieres decir, con las monedas?"

"Esas tres personas. ¿Las mataste?"

"¿Qué? ¡No!... Le di 55 monedas a Shin Sang-Ah. Le dije que fuera a la maquina y lo que sea que obtuviera, lo dividimos por la mitad".

"¿Y el resto?"

"... Estoy seguro de que todos ustedes desean entrar en el portal de inmediato, pero lamentablemente, tendrán que esperar un poco más. Necesitamos completar el ajuste de sus disposiciones, y también... Lo más importante, necesitamos distribuir las bonificaciones de culminación también."

Han estaba todavía en medio de su discurso. Hyun Sangmin miró fijamente al Guía que parecía haber llegado finalmente al tema principal mientras susurraba en voz baja.

"Entonces, ¿Qué crees que hice?"

"¿...?"

"Si me prometes no enfadarte, entonces te lo diré".

"Lo prometo".

"Las tiré. Las treinta monedas".

Seol dudó de su propia audición, entonces.

"¿Las tiraste?"

"Eso es lo que dije. Las tiré por el inodoro y luego tiré de la palanca".

Hyun Sangmin bajó sus gafas de sol. Incluso sus ojos ahora también sonreían.

"No sólo eso, ¡Lo hice mientras ellos estaban mirando! Qué lástima. Desearía haberme quedado y verlos hacer un berrinche."

Hyun Sangmin continuó riéndose.