Reciente

lunes, 6 de enero de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 1

Capítulo 1. Prólogo


¡Puhak!

La sangre salpicó por todas partes. La aturdida mirada de una mujer cayó sobre la lanza que atravesaba su pecho izquierdo. Cuando sintió el frío de la cuchilla penetrar en su corazón, sus pupilas temblaron mientras su cuerpo lentamente perdía fuerza.

Mientras la mujer caía al suelo, un hombre que gritaba angustiado, corrió hacia la espalda del lancero. El lancero soltó su lanza, sorprendido por lo rápido que la voz se le acercaba. Pero eso fue todo. El lancero rápidamente se giró, golpeando con su puño al enemigo que tenía a su espalda.

El objetivo cayó hacia atrás por el impacto. El lancero no se detuvo y movió su puño ensangrentado una vez más.

¡Pow!

La cabeza del objetivo se rompió en un instante. Incluso entonces, el lancero no se detuvo. Una, dos, tres veces... Rugió y gritó, golpeando la cabeza del objetivo hasta que finalmente destrozó el cráneo y el cerebro del hombre.

Sólo entonces detuvo sus puños y miró a su alrededor con sus ojos inyectados de sangre. Recogió su lanza. Entonces, pateó el suelo, que estaba mojado con una asquerosa mezcla de materia cerebral y carne humana.

El hombre, que parecía un demonio, desapareció entre una niebla arremolinada.

Una niebla arremolinada de cenizas...


***


*Toser* La mujer desplomada soltó una tos seca. Frunció el ceño por el olor a ceniza que había en la zona. Pero su ceño fruncido solo duró un momento. Levantó la cabeza y observó lo que la rodeaba.

"¿Hay alguien ahí...?"

Sólo pasó una ráfaga de viento sombría.

"¿Están todos... muertos?"

Ella esperó, pero no hubo respuesta. Tsk. Soltó una repentina risa y empezó a tararear como si estuviera cantando una canción de cuna.

"Muerto, muerto, todo el mundo está muerto..."

Miró un cadáver calcinado cerca de ella y pensó que se veía mejor que otros. En otro lugar, un trozo de carne que una vez fue un ser humano flotaba en un charco de sangre. Volvió a mirar a su alrededor mientras la decepción surgía en su expresión.

Le dolía la garganta.

De alguna manera consiguió levantar la parte superior de su cuerpo antes de escupir sangre. Su aspecto mejoró un poco antes de que mirase al lejano cielo con su borrosa vista.

'¿Cómo...?'

... ¿Cómo terminó ella así?

Un día, una raza alienígena apareció en su mundo. Aunque sólo fue descubierta tiempo después, esta raza había sido desterrada de su mundo natal de origen. Después de sufrir una aplastante derrota, habían vagado sin rumbo por el espacio exterior durante mucho tiempo antes de invadir su planeta.

Con el fin de convertirse en los dueños de dicho planeta.

"Esos retrasados".

Esta mujer era la princesa de cierto reino subordinado al Imperio. Tenía seis años cuando escuchó por primera vez la noticia de la aparición de la raza alienígena, y tenía diez cuando escuchó la noticia del colapso del Imperio.

A pesar de ser elogiado como el "Sol que Nunca se Oculta' por su abrumadora tecnología e ingeniería mágica, el Imperio todopoderoso había caído en menos de cuatro años.

Pronto, la raza alienígena devoró a la Deidad Principal venerada por el Imperio, convirtiendo sus tierras en un desierto sin dueño.

Probablemente fue entonces cuando todo comenzó.

Privado de su Deidad Principal, el planeta cayó presa de las muchas otras razas que lo habían estado observando en busca de una oportunidad para atacar.

La primera raza alienígena invasora presentó a su líder como la nueva Deidad Principal y comenzó una invasión sangrienta en todo el planeta. Fue en ese momento que nuevas razas alienígenas comenzaron a aparecer una por una.

Una había aparecido en nombre de la 'supervivencia', y las otras bajo el estandarte de la 'conquista'...

Recordando los eventos del pasado, la princesa se rió débilmente. La tierra que una vez fue gobernada por la humanidad, se había convertido en un campo de guerra para varias razas foráneas.

Presionados de esta manera, forzados de esta manera, los habitantes originales se convirtieron en una vela que parpadeaba en el viento.

Pero acompañando la aparición de estas razas foráneas estaban los siete dioses no adorados, que nacieron juntos durante el nacimiento del planeta. Estos siete dioses prometieron ayudar a los humanos sobrevivientes, y los habitantes prometieron adorarlos a cambio.

De este modo, se llegó a un acuerdo. Pero para sorpresa de los habitantes, la ayuda de estos dioses llegó de una manera extraña.

Su método de contraataque consistía en formar un ejército invocando a otra raza que se pareciera más a los habitantes de este mundo.

No había otra opción. Incluso el poderoso Imperio había sido derribado en un breve plazo de cuatro años, ¿Entonces cómo podrían los reinos subordinados al Imperio, resistir a las razas alienígenas?

Además, la población había caído drásticamente debido a la guerra.

"Esos malditos hijos de puta".

La princesa escupió una maldición mientras miraba fijamente al cielo.

"No deberíamos haber confiado en ellos en primer lugar".

En realidad, no fue tan malo al principio. Los primeros terrícolas invocados para ayudar a los habitantes crecieron a una velocidad impresionante bajo la protección divina de los dioses.

Sin embargo, a medida que su influencia crecía y superaba gradualmente a la de los habitantes originales, la situación comenzó a cambiar.

Había realmente todo tipo de razones. Algunos formaban grupos por nacionalidad, otros por el color de su piel, otros por religión y otros por política.

Al final, el problema era el 'beneficio'. La división en facciones entre los Terrícolas comenzó a causar rupturas en la relación de los reinos que una vez estuvieron unidos. La alianza formada bajo el deseo de sobrevivir se rompió en pedazos, y el consiguiente conflicto interno debilitó naturalmente sus fuerzas.

Hubo algunos que incluso se rebelaron contra los nuevos dioses.

Era verdaderamente incomprensible.

¿Pero eso fue todo?

Al final, la mayoría de los Terrícolas se negaron a participar en la batalla final. Ignoraron fríamente las desesperadas súplicas de los habitantes y regresaron a su mundo natal.

Por eso la rabia hervía dentro de la princesa.

"Hijos de..."

Estaba a punto de maldecir una vez más, pero rápidamente cerró la boca.

* Splash… splash….

Un suave sonido de pisadas sobre un charco de sangre resonó alrededor de una montaña de cadáveres que se enfriaban gradualmente. El sonido se acercó a ella, pero se detuvo un poco a su derecha.

Allí había un cadáver con quemaduras.

[Asombroso.]

Delante de lo que parecía un cadáver se detuvo una gran oscuridad que no se podía describir con palabras.

[¡Realmente asombroso! No tenía muchas esperanzas, pero pensar que realmente sobreviviste a esta sangrienta batalla...]

'¿Un Terrícola?'

Como para responder a la pregunta de la princesa, el hombre derrumbado levantó la cabeza. Una poderosa emoción surgió en el corazón de la princesa, pero no tuvo más remedio que tragársela.

El estado del terrícola era horrible, tanto que quiso apartar la mirada.

El número puede haber sido extremadamente pequeño, pero no es que ningún terrícola haya participado en la batalla. Las quemaduras del hombre demostraban claramente que había cumplido con su deber en este campo de batalla.

Cuando la princesa pensó en esto, empezó a desarrollar un sentido de compasión. Al mismo tiempo, sintió que era una pena.

'Si todos los demás terrícolas fueran como él...'

[Quiero elogiar un poco más tus logros, pero no te queda mucho tiempo.]

Una voz aguda penetró sus oídos.

[Ya que cumpliste tu promesa, es hora de que yo cumpla la mía. Dime, ¿Qué es lo que deseas?]

Mientras la oscuridad se apoderaba de los ojos del hombre, sus débiles ojos miraban hacia adelante. Cuando abrió la boca, expulsó trozos de sus órganos junto con sangre. Su voz parecía haberse perdido, ya que no salía ni una sola palabra.

[No tienes que hablar. Simplemente puedo leer tu mente... ¿Así que deseas ser revivido?]

La princesa casi se rió. '¿Deseando ser revivido? ¿De qué serviría? Todo ya había terminado'.

[¿No? Qué tontería, tu vida está colgando de un hilo. Entonces, ¿Qué es lo que quieres? No me lo digas, ¿Riqueza? ¿Honor? ¿En esta situación?]

"…."

[¿Qué?]

De repente, el tono de la oscuridad se elevó.

[¿Quieres empezar de nuevo?]

Una sensación ominosa se levantó de repente en el corazón de la princesa.

[¡Imposible!]

Una voz enfurecida sacudió la tierra.

[Incluso con tus logros, ¿Cómo podría ser posible revertir el tiempo? ¿Querías volver todo a la forma en que estaba con sólo lo que has logrado?]

"…."

[¡Insolente! Quizás si hubieras logrado docenas de veces más hazañas como las de hoy... Pero en el estado actual, no puedo conceder tu deseo. No importa tu alma, ¡Ni una sola pieza de tu cuerpo puede ser devuelta!]

"…."

[¡Qué persistente! Dado que tu vida está a punto de terminar y las hazañas que has realizado hasta ahora, me contendré. Dime otro deseo.]

Entonces, un pesado silencio descendió.

[... ¿Por qué pediste ese deseo?]

¿Se conmovió la oscuridad viendo al hombre bajar la cabeza? La voz que resonaba en los oídos de la princesa se suavizó ligeramente.

[Chico, apresúrate y desea tu resurrección. Si ese es realmente tu deseo, puedes pedirlo de nuevo en el futuro cuando hayas realizado más hazañas. Aunque no puedo decir que sea posible].

Los hombros del hombre se elevaron muy ligeramente. Parecía estar riéndose. Ya era un milagro haber sobrevivido a esta batalla. ¿Pero tenía que realizar hazañas que equivalieran a docenas de lo que ya había logrado?

El hombre, la princesa y el dueño de la voz sabían que eso resultaba imposible.

El hombre levantó la cabeza un poco.

Su boca se movió ligeramente.

[¿Tus recuerdos?]

"…."

[Quieres que tus sentimientos actuales...]

"…."

[Como no puedes devolver tu cuerpo o tu alma, ¿Quieres devolver los sentimientos que tuviste aquí?]

La oscuridad parecía estar desconcertada, mientras el silencio descendía una vez más.

[... Enviar de vuelta los sentimientos basados en los recuerdos... Ciertamente, los sentimientos son sólo pensamientos de tus emociones.]

Después de un largo silencio, la voz respondió.

[Pero incluso eso es difícil.]

Aunque sólo fue un breve momento, la boca del moribundo se deformó.

[Lo siento mucho.]

Eso ha sido todo.

Los hombros del hombre dejaron de moverse. * Plop. Su cabeza se desplomó, para no volver a levantarse nunca más. Así de fácil, dejó de moverse.

[Qué tonto...]

De repente, una cosa parecida a una mano salió de la oscuridad. Como si hubiera sufrido una gran pérdida, acarició lentamente la cabeza del hombre.

"Puedo comprenderlo".

La princesa, que había estado observando el desarrollo de esta escena, habló. La oscuridad detuvo su mano.

[Eres... una descendiente de las Familias Reales.]

"Eso es correcto, Oh Venerable Gula."

La princesa sonrió sabiendo que en estas condiciones eso no importaba.

"El reino ha caído. Las puertas ya deben haber sido tomadas también. Con todo lo que ha experimentado, ¿No sería mejor morir? Aunque el Juramento le hará perder sus recuerdos, tendrá un lugar al que regresar".

[No, este chico no deseaba regresar.]

El tono pesado de la voz causó que los ojos de la princesa se abrieran de par en par.

[Dijo que no tendría un lugar al que llamar hogar aunque regresara.]

"Un lugar al que llamar hogar..."

Esas palabras conmovieron el corazón de la princesa. Tal vez, ella sintió una sensación de camaradería. Con el colapso del reino, ella tampoco tenía un lugar al que llamar hogar. Aunque unos pocos humanos seguramente habrían sobrevivido, su destino no sería diferente al del ganado.

Después de todo, los humanos no pudieron convertirse en los vencedores de esta guerra.

"¿Entonces por qué no le concediste su deseo?"

Su suave queja hizo que la oscuridad sonriese.

[Tonterías. Todos los efectos deben depender de las causas. No importa lo que pase, el deseo de este chico habría resultado en interferir con el pasado.]

La princesa se rió amargamente. No podía ni quería entenderlo. Sólo sonaba como una excusa.

[Sus logros simplemente no fueron suficientes para convertirse en la causa.]

"Dices eso, pero parece que te arrepientes bastante."

[¿Cómo podría no hacerlo? Este chico nació originalmente con el destino de un Ejecutor.]

"¿Ejecutor?"

La princesa se sorprendió. Los Ejecutores eran los apóstoles que llevaron a cabo la voluntad de los siete dioses. Fueron los siete líderes elegidos para luchar contra los monstruos que amenazaban al mundo.

El problema era que sólo uno de ellos participó en esta batalla.

[Cierto, él brilló más que cualquiera de las otras estrellas. Si no lo hubiera arruinado todo con sus propias manos... ¿Por qué los humanos sólo aprenden a arrepentirse cuando todo ha terminado?]

La oscuridad se calló. La princesa también cerró la boca. Había hablado porque no quería morir sola. Aunque había recobrado la conciencia por un breve momento, sabía desde que abrió los ojos que no viviría por mucho tiempo.

Los ojos de la princesa se dirigieron al hombre muerto. Su humilde final fue aún más lamentable.

Ella no tenía forma de saberlo con certeza, pero él deseaba la reversión del tiempo, y debió haber vivido situaciones de vida o muerte de un grado increíble. Pero ni siquiera eso había sido suficiente para concederle su deseo.

Había luchado como un perro y muerto como un perro, sin recibir ninguna compensación.

"... Oh Venerable Gula."

Tras un momento de vacilación, la princesa rebuscó en su bolsillo.

"Por favor, conceda el deseo de ese Terrícola".

[¿Mm?]

"El Juramento Real... no te has olvidado de él, ¿Verdad?"

La breve confusión de la oscuridad desapareció y dejó de hablar.

Dentro de la amplia palma de la princesa había un collar bellamente elaborado. Aunque estaba manchado de sangre, su belleza original no podía ocultarse, ya que brillaba con fuerza.

[Eso es....]

"Con el juramento que le hiciste a mi padre y los logros de este hombre, ¿No sería suficiente para conceder su último deseo? Incluso si revertir el tiempo es difícil".

[... ¿Tienes alguna razón para llegar tan lejos?]

"Por supuesto".

Cuando los Terrícolas cruzaron a este mundo, las Familias Reales también prometieron recompensarlos por sus esfuerzos. La princesa no quería ni siquiera pensar en los bastardos que huyeron de la batalla final, pero el Terrícola que estaba delante de ella se había quedado hasta el final.

Como él había cumplido con su deber, había llegado el momento de que ella, como princesa, cumpliera con la promesa de las Familias Reales. Además, era el último gramo de orgullo que podía conservar antes de morir.

[Pero puedo concederle su propio deseo en su lugar.]

"¿Qué puedes hacer por mí?"

La princesa se rió.

Una cosa que aprendió de esta larga guerra fue que ni siquiera los dioses eran omnipotentes. ¿Qué podría desear en este mundo condenado?

[Lo diré otra vez. Esta chico no puede volver atrás.]

[Sólo sus sentimientos de anhelo y arrepentimiento... Incluso esos se introducirán en su mente y sólo pasarán como un sueño fugaz.]

[Podría terminar tratándolo como un sueño insignificante y olvidarse de eso.]

[Una cosa de la que estoy seguro es que tanto tú como él morirán en este lugar. ¿Estás diciendo que esto está bien?]

La voz de la oscuridad penetró en los oídos de la princesa varias veces como para confirmar nuevamente su deseo. Sería una mentira si ella dijera que no tiene dudas.

Pero... estaba exhausta.

La guerra había durado demasiado tiempo. Aunque ella soportó todo este tiempo como uno de los gobernantes de esta tierra, ahora quería descansar. Volver a la nada y caer en un sueño eterno no sonaba tan mal.

'Si todos los Terrícolas fueran como tú...'

Entonces, no tendría ningún arrepentimiento.

[¿Tanto quieres concederle su deseo? ¿Incluso a costa de renunciar a lo que por derecho te pertenece?]

Una sonrisa se formó en sus labios por primera vez.

"Sí".

Finalmente, el deseo se había decidido.

[En ese caso, bien.]

Podía sentir que se desplegaron un par de alas de esa oscuridad.

[Acércate, hijo mio.]

De repente, su cuerpo se volvió ligero como una pluma. Para cuando se dio cuenta, su visión se había vuelto medio borrosa.

El mundo giró y algo desconocido apareció ante sus ojos.

Lo último que vio fue...

[No puedo esperar...]

... un fragmento azul que se eleva sobre el chico...

[Hasta que me encuentre con ustedes dos de nuevo.]

Y la oscuridad riendo de alegría.