Reciente

sábado, 25 de enero de 2020

Second Life Ranker - Capítulo 78

Capítulo 78. Bestias Míticas (1)


"Ohyohyo. No sólo despertó la Desesperación del Rey Negro, sino que también fue recompensado con Aegis. ¡Es un jugador muy impredecible!"

Yvlke sonrió alegremente mientras veía a Yeon-woo desaparecer en el portal.

Desde el Tutorial hasta la Zona de Principiantes, la hazaña de Yeon-woo de despejar todo como solista había sido un gran entretenimiento para él, sin mencionar la diversión de ganar dinero extra.

"Parece que el sistema de la Torre ha empezado a fijarse en ti, Yeon-woo Cha".

Por un segundo, su voz estaba imbuida de una inusual seriedad.

"Por cierto, ¿Quién era el guardián general de la siguiente parte... Laplace, no?"

Se podían ver los dos grandes colmillos de Yvlke sobre sus gruesos labios mientras sonreía ampliamente.

"Me pregunto cómo reaccionará. Actúa de forma bastante molesta cuando encuentra algo interesante".

Los ojos de Yvlke brillaron mientras miraba fijamente el portal que se desvanecía gradualmente.


* * *


"¿El Acaparador?"

Bahal se detuvo y se giró para mirar al líder de la Bestia de Fuego. Toda la unidad de la Bestia de Fuego que le seguía se detuvo al unísono.

"Sí. Desde el primer al décimo piso, todos los récords anteriores de la Zona de Principiantes han sido superados por él."

Bahal llevó sus manos al frente y dio un par de toques en el aire.

Entonces, una ventana apareció de repente delante de él.
 

[Ranking del primer piso]

1. Desconocido (9.345 Puntos)

2. Jeong-woo Cah (6.566 Puntos)

2. Edora (6.556 Puntos)

4. Phante (2.210 puntos)

···

[Clasificación del segundo piso]

1. Desconocido (31.008 puntos)

2. Phante (7.299 puntos)

3. Jeong-woo Cah (6.900 Puntos)
 
···

[Clasificación del tercer piso]

1. Desconocido (18.115 Puntos)

2. Jeong-woo Cah (11.331 Puntos)

···


"¿Oh?"

En el momento en que vio la palabra 'Desconocido' en la lista, supo que se trataba del 'Acaparador'.

Entre todos los novatos que habían aparecido recientemente, él era el único que podía conseguir este tipo de logro.

"Qué amigo tan interesante es".

Bahal observó el resto del ranking con una gran sonrisa.

Sabía que Yeon-woo estaba tramando algo grande desde el momento en que lo vio por primera vez, pero esto resultó mucho más grande de lo que esperaba.

Los récords de Jeong-woo fueron posibles gracias a la ayuda de su equipo, Arthia.

Pero los de Yeon-woo eran diferentes. Sus récords fueron establecidos por él mismo.

Gracias a esto, recibiría más atención.

Bahal pensó para sí mismo que había sido un buen movimiento visitarlo antes de que los otros clanes pudieran arrebatárselo.

"¿Pero no es frustrante?"

El líder preguntó repentinamente a Bahal.

Bahal ladeó la cabeza.

"¿Hmm? ¿Qué?"

"Estoy hablando de los records. Aunque lleven el nombre de Jeong-woo, también te pertenecen a ti."

Averiguando su intención, Bahal se rió.

"Pensé que ya había pasado tu prueba, ¿No?"

"Oh, lo siento, pero no me malinterprete. Es sólo una pregunta personal".

Pero Bahal sólo respondió con un resoplido.

"¡Hmph! El más querido secuaz de nuestra reina me hizo una pregunta personal... ¿Crees que caería en eso?"

El líder bajó silenciosamente su cabeza en respuesta.

Bahal cerró la ventana del ranking y empezó a hablar nuevamente mientras se acariciaba la barbilla.

"Bueno, sería una mentira decir que no lo es. Porque no importa lo que haga, es una verdad innegable que alguna vez formé parte de Arthia, y ese registro es un remanente de mi pasado. ¿A quién le gustaría que le borraran sus recuerdos?"

"…."

En ese momento, el líder miró a Bahal de forma curiosa, pero pronto disipó la duda después de escuchar su siguiente palabra.

"Pero lo pasado, pasado está. Tendré que dejarlo ir para poder avanzar. Lo que me importa ahora mismo..."

Una sonrisa astuta se deslizó sobre la cara de Bahal.

"Es como hacer que este novato sea nuestro".

"…."

"Creo que al final será nuestro... Pero no podemos esperar para siempre a que se decida, ¿Verdad? Si no se une a nosotros, entonces tendremos que destruirlo, como hicimos con ellos..."

Aunque Bahal se había expresado de manera imprecisa, el líder entendió a quién se refería.

'Igual que Arthia'.

O bien lo obtenían, o tenía que ser destruido. No se permitiría ningún otro resultado.

"... Entonces, ¿Esa respuesta fue satisfactoria para ti?"

Bahal miró al líder con una sonrisa.

El líder asintió con calma.

"Parece que tengo una marca de aprobación".

"Hablabas demasiado de cosas innecesarias. Será mejor que tengas cuidado la próxima vez".

"¡Jajaja! Pensé que me había ganado algo de confianza, pero parece que nuestra reina todavía duda de mí. Por cierto".

Bahal se detuvo de repente. Estaban frente a un acantilado.

"¿Estamos en el lugar correcto?"

"Las coordenadas dicen que lo estamos".

"Así que esta perrera de Cheonghwado. Han estado fingiendo ser superiores y nobles, actuando como si no tuvieran nada que esconder, pero mira lo que tienen aquí. ¡Jajajaja!"

Bahal se movió lentamente hacia el borde del acantilado.

Bajo sus pies, podía ver un bosque lleno de árboles.

Todo el bosque estaba sereno y desolado, quizás debido a que estaba lejos del Distrito Exterior.

Bahal empezó a circular mana por sus ojos, mirando fijamente a un cierto punto dentro del bosque. Entonces, sus ojos captaron una extraña estructura cubierta de camuflaje.

Había cinco jugadores patrullando alrededor de la estructura parecida a un altar. También encontró un portal azul en el centro de la misma.

'Ese debe ser el portal que lleva a Arangdan'.

Bahal se rió entre dientes mientras seguía revisando el portal.

'No sé qué intentabas ocultar abriendo un portal en un lugar tan remoto, pero en realidad no has cambiado nada, Leonte. Eres demasiado descuidado'.

Bahal se giró para mirar al líder.

"Ya es hora. Preparémonos."

"Estoy de acuerdo".

El líder levantó la mano. La unidad Bestia de Fuego luego se dispersó por el acantilado con posturas agachadas.

Su plan era emboscar a Leonte cuando apareciera. Según la información que habían adquirido, Leonte iba a pasar por este portal en una o dos horas.

Y cuando el tiempo reportado se acercaba, la superficie inmóvil del portal comenzó a ondularse repentinamente. Era una señal de que alguien venía a través del portal.

Con un gesto de su líder, todos los miembros de la Bestia de Fuego sacaron troncos de bambú de sus bolsos.

Aunque parecían simples brotes de bambú, en realidad eran poderosas armas cargadas con flechas de acero, magia y pólvora que podían fácilmente devastar una gran área cuando se disparaban.

Pronto, un gran grupo de jugadores comenzó a salir del portal.

Jugadores vestidos con el uniforme de Cheonghwado.

Bahal fue capaz de encontrar a Leonte sin mucha dificultad.

La Bestia de Fuego apuntó sus armas hacia el grupo de jugadores que estaban cerca del portal.

Una vez que los jugadores dejaron de salir del portal, el líder volvió a hacer un gesto a su equipo.

Entonces.

Kwakwang

Como si miles de truenos se estrellaran a la vez, un aterrador rugido sonó en todo el bosque.

Una enorme explosión abarcó el portal y el bosque circundante en su totalidad.

La mayoría de los jugadores, incluidos los que llegaron a través del portal, ni siquiera pudieron reaccionar a la repentina emboscada y fueron arrastrados por la explosión.

Incluso los que sobrevivieron a la explosión pronto fueron atravesados por las flechas de acero que llovían desde arriba.

Sin embargo, Leonte, como si demostrara ser digno de ser un alto ranker, logró evitar la mayoría de las explosiones y flechas.

Sin embargo, no todas.

Cuando el aluvión de ataques terminó, todo el cuerpo de Leonte estaba cubierto de hollín y sangre.

Leonte apretó los dientes.

Recientemente había logrado calmarse de la pérdida de Arangdan y de la 'piedra'. Pero ahora había perdido otro grupo entero de jugadores junto con otros tres subordinados directos debido a la repentina emboscada.

Incapaz de contener su ira, Leonte lanzó un fuerte rugido al cielo.

Entonces comenzó a mirar a su alrededor para encontrar la causa del desastre.

Poco después, pudo encontrar un grupo de jugadores parados al borde del acantilado. Entre ellos se encontraba un jugador con una cara familiar.

Un jugador que solía ser su gran amigo en aquellos tiempos, pero que ahora era un enemigo implacable.

"¡Bahal!"

"Cuánto tiempo sin verte, amigo mío".

Aunque estaban parados lejos el uno del otro, Bahal ya podía saber qué tipo de expresión tenía Leonte. Así que saltó por el acantilado con una sonrisa en su rostro.

Kwang

Tan pronto como el pie de Bahal tocó el suelo, Leonte se levantó del piso y se lanzó hacia Bahal.

Dos remolinos de viento giraron alrededor de Leonte, siguiéndolo como si fueran colas, y pronto se lanzaron hacia delante, convirtiéndose en dos enormes huracanes.

El apodo de Leonte era 'Portador de Tormentas'.

Como corresponde a su nombre, los dos huracanes salieron disparados hacia Bahal con una fuerza estupenda.

Whoosh

Pero con una carcajada, Bahal levantó una columna de fuego delante de él.

Kwang

Con una fuerte explosión, los huracanes y la columna de fuego chocaron entre sí. Olas de viento abrasador irradiaban desde el punto de colisión, quemando todo a su alrededor.

Un escenario que sólo aparecería en los mitos.

La unidad Bestia de Fuego tuvo que retroceder una buena distancia para no ser arrastrada por las secuelas del choque. Sin embargo, los jugadores lesionados de Cheonghwado no pudieron escapar y se convirtieron en cenizas.

"¡Tú! ¿Cómo te atreves a hacerme esto? ¿No te das cuenta de que habrá consecuencias por tus acciones?"

Leonte hizo una mueca a Bahal. La voz de Leonte tenía un matiz distinto.

Pero Bahal respondió con una sonrisa.

"Me temo que sí".

Porque sabía que Leonte reaccionaría de esa manera.

Leonte se considera un buen conspirador, pero todas sus ideas siempre habían sido muy aburridas y predecibles.

"Porque voy a empezar una guerra."

La cara de Leonte se endureció por el comentario de Bahal.

Era claramente una declaración de guerra.

¡Dragón Rojo declarando la guerra a Cheonghwado!

"Si puedo traer la cabeza de uno de los Wushen... ¿No sería un buen acontecimiento para empezar una guerra?"

"…!"

"Sabes, solíamos ser amigos en ese entonces. No podía soportar la idea de que te matara otra persona, así que vine aquí para acabar contigo con mis propias manos".

Bahal entonces levantó su mano con una amplia sonrisa.

Y con el movimiento de su mano, la habilidad característica de Bahal, Martillo Volcánico, fue lanzada.

Desde el cielo, un martillo rojo hecho de llamas puras golpeó los huracanes de Leonte, derribándolos sin dejar rastro.

Sólo entonces Leonte se dio cuenta de que Bahal se había vuelto mucho más fuerte de lo que solía ser.

"Así que sólo entrégamelo."

"¿Entregar qué?"

"El Órgano de Mana que creaste. Si me lo das ahora, acabaré contigo lo menos doloroso posible..."

La expresión de Leonte se endureció, no sabía que Bahal supiera de la 'piedra'.

Pero Bahal, tomando su rígida expresión como un signo de rechazo, chasqueó ligeramente su lengua.

"Tú y tu maldito orgullo. Bueno, no me dejas otra opción, Leonte. Tendré que tomarla por la fuerza"

Tan pronto como Bahal terminó de hablar, saltó directamente hacia Leonte.

Kwakwang

Docenas de Martillos Volcánicos se estrellaron contra el suelo, esparciendo llamas por todas partes.

No había ningún lugar al que Leonte pudiera correr. Todas las posibles rutas de escape estaban bloqueadas por la unidad Bestia de Fuego, y estaba rodeado por un mar de fuego.

El apodo de Bahal era Puño de Fuego. Nadie podía hacerle frente en el mar de fuego. ¡Ni siquiera la cabeza de Dragón Rojo, la Reina del Verano!

Los martillos de fuego golpearon a Leonte varias veces, pero Leonte logró bloquearlos con su huracán.

Las explosiones creadas por su lucha volvieron a barrer toda la zona circundante.


* * *


[Este es el piso 11, el escenario del mundo de los sueños].

 
Yeon-woo abrió los ojos ante un mensaje familiar.

Y entonces, un mundo completamente nuevo cubrió su vista.

Había un mundo lleno de campos y colinas que se extendían hasta donde sus ojos podían ver.

Podía escuchar las flores y la hierba resonando en la suave brisa, además de la cálida luz del sol brillando sobre él.

Era tan diferente del resto de los pisos que había experimentado antes.

Yeon-woo echó un vistazo a su alrededor, pero no encontró a nadie.

'Supongo que todavía están en el décimo piso'.

Parecía que Phante y Edora tardarían más en llegar a este piso.

Resultaba comprensible, ya que Yeon-woo no habría pasado fácilmente el décimo piso sin los Ojos de Gyges.

'Entonces, tendré que esperar'.
 
Yeon-woo pensó que era bastante bueno que llegara aquí antes que ellos. Estaba cansado física y mentalmente por haber pasado por diez pisos sin un solo descanso.

Además, necesitaba algo de tiempo para revisar los artículos que adquirió en el décimo piso.

Pero en ese momento.

Woong

Un portal azul comenzó a formarse en el cielo, y alguien cayó desde él.

A juzgar por el esmoquin que llevaba, Yeon-woo ya podía decir que también se trataba de un Guardián.

Pero cuando levantó la vista, encontró que el Guardián tenía la cara de un conejo, como el que vio en el libro de cuentos de una famosa novela, 'Alicia en el País de las Maravillas'.

"Es tan agradable conocerte por fin en persona. Mi nombre es Laplace y como puedes observar, soy el Guardián del piso 11."

Los ojos rojos de Laplace que estaban mirando a Yeon-woo demostraban su curiosidad.