Reciente

miércoles, 22 de enero de 2020

Second Life Ranker - Capítulo 76

Capítulo 76. Tesorería del Olimpo (1)


Dentro de la tesorería, montañas de oro y tesoros brillaban deslumbrantes a la luz. Con sólo mirar, pudo darse cuenta de que la compra de todos y cada uno de ellos le costaría nada menos que su fortuna completa.

Incluso la única joya que yacía cerca de la puerta era muy hermosa y translúcida. Además, podía sentir una enorme cantidad de maná en su interior.

'Esa es A++ por lo menos'.

Si se convirtiera en un artefacto, tendría un valor incalculable.

Y el lugar estaba lleno de tesoros celestiales como ese, despertando su codicia.

Después de lograr satisfacer su deseo, Yeon-woo estaba a punto de apresurar su marcha hacia la tesorería,

"Oh, antes de que te vayas, tengo una pregunta que hacerte."

Pero fue detenido por el repentino comentario de Hermes.

"¿Estarías interesado en tomar esto?"

Hermes preguntó con una sonrisa juguetona en su rostro mientras señalaba los artefactos en su cuerpo; su yelmo 'Petasos', sus sandalias 'Talaria', y su bastón 'Caduceo'. Todos ellos eran artefactos que simbolizaban al dios de los viajes, Hermes.

"Me da vergüenza decirlo yo mismo, pero puedo asegurarle que estos son también algunos de los mejores en su clase. Si deseas tomar uno de mis artefactos, también te nombraré como mi Apóstol".

Era una oferta impactante que habría causado un revuelo en toda la Torre si la noticia llegara a oídos de alguien más.

Hasta donde Yeon-woo sabía, Dios en la Tierra es más como un ser conceptual. Sin embargo, en La Torre, los dioses eran seres 'reales' que podían ejercer fuerza en el mundo físico.

Por eso, las deidades de La Torre poseían un poder inigualable para los jugadores, y había varios grupos religiosos que adoraban a estas deidades.

Uno de los Ocho Clanes, el 'Ejército Diabólico', es un ejemplo muy conocido de un clan formado sólo por dichos adoradores.

Y los jugadores en la cima de esos grupos religiosos eran conocidos como Apóstoles.

Eran los mensajeros, los profetas y también los avatares de su dios. Y gracias a que estaban dotados de las habilidades de sus dioses, los Apóstoles también podían establecerse en La Torre como líderes.

Se decía que estaban hombro con hombro con los Lords, que ejercen una tremenda influencia sobre La Torre con sus grandes seguidores, o con los superhumanos. Los Lords son ejércitos de un solo hombre que se habían entrenado para superar los límites del cuerpo humano y habían adquirido habilidades sobrehumanas.

Y ahora mismo, Hermes le estaba ofreciendo esa posición a Yeon-woo.

Hermes era uno de los Doce Olímpicos, las doce mayores deidades del Olimpo.

Entre varias deidades en este mundo, él era definitivamente uno de los más fuertes.

Ser el apóstol de Hermes le daría ventajas más allá de su imaginación.

Además, Petasos, Talaria o Caduceo, cualquiera de ellas podría ser tan buena como Aegis, dependiendo de la situación.

Y además del poder que recibiría por ser Apóstol,

'Podría ser incluso mejor que tomar Astrape'.

Sin embargo, Yeon-woo volvió a agitar con calma su cabeza.

"Lo siento. Me temo que no puedo aceptar su oferta."

'Porque no puedo dejarme atar'.

Era el credo que había mantenido en su mente desde el principio.

*Sonreír*

"Ya veo. Supongo que ese es tu camino."

Aunque un simple mortal había rechazado su oferta, en vez de sentirse ofendido, Hermes puso una suave sonrisa como si lo hubiera estado esperando.

'¿Este es mi camino?'

Las vagas palabras de Hermes despertaron la curiosidad de Yeon-woo, pero no pudo preguntar nada puesto que vio a Hermes agitando su mano.

Al final, Yeon-woo no tuvo más remedio que entrar en la tesorería.

Al pasar por la puerta, camino por un pasaje a través de las montañas de tesoros.

Pero después de dar sólo unos pocos pasos, Yeon-woo comenzó a escuchar voces que no dejaban de sonar dentro de su cabeza.

「¡Hey! Llévame.」

「No, no escuches eso. Yo soy el que necesitas.」

「¿Qué hay de mí? ¿No parezco tentador? 」

「Si no me llevas, te arrepentirás para siempre. 」

Eran las voces de los Egos que habitaban dentro de los artefactos. Los Egos que habían sido despertados por el poder de los dioses pero que terminaron atrapados en un lugar por dios sabe cuántos años.

Eran las voces de los Egos que habitaban dentro de los artefactos. Los Egos que habían sido despertados por el poder de los dioses pero que terminaron atrapados por quien sabe cuántos años.

Sus voces sonaban tan seductoras como las del diablo.

Pero Yeon-woo se las arregló para hacer caso omiso de sus voces y caminar más hacia el tesoro.

[Evaluación fallido]

[Evaluación fallido]

···

[Evaluación exitosa]

['Ojos Dracónicos' la competencia de la habilidad ha aumentado.]

['Ojos Dracónicos' ha sido mejorado. Ahora se te permite espiar la verdad de más cosas en el mundo.]


Tan pronto como el mensaje apareció, Yeon-woo fue bombardeado con una tonelada de información. Podía saber la historia de fondo e incluso los secretos que contenían los artefactos.

La mayoría de la información seguía siendo 'inaccesible', pero incluso al verlos, podía aumentar su competencia.

Yeon-woo tuvo que pasar por varias cámaras antes de llegar a la última. La cámara donde descansaban las armas de los Doce Olímpicos.

*Crujido*

Al entrar, Yeon-woo sintió que estaba siendo envuelto por algún tipo de energía vigorosa, y luego lo soltó.

Pero antes de que pudiera preguntarse qué podría ser, se quedó atónito por el diseño de la cámara.

A lo largo de la pared, colgaban las armaduras y las armas que representaban a los doce dioses, y debajo de ellas, estaban los magníficos murales del momento más memorable de cada dios.

Desde los pequeños detalles hasta la armoniosa vista que creaban los murales, la belleza de la cámara le quitaba el aliento.

Después de estar aturdido por un poco más de tiempo, Yeon-woo volvió a sus sentidos y trató de evaluar los artefactos.

Quizás gracias a la competencia que adquirió en su camino hacia aquí, pudo ver la información sólo después de un par de fracasos.

[Arco Solar de Apolo]

[Clasificación: ???]

[Calificación: ???]

[Descripción: El gran arco usado por Apolo, el dios del arco, la música y la profecía. Su flecha quemará a todos los malvados.]

[Tridente de Poseidón]

[Clasificación: ???]

[Calificación: ???]

[Descripción: La lanza usada por Poseidón, el dios del mar y la tormenta. Tiene el poder de crear maremotos.]


[Martillo de Fuego de Hefesto]

[Clasificación: ???]

[Calificación: ???]

[Descripción: El martillo usado por Hefesto, el dios del fuego y la metalurgia. Cada golpe estalla con llamas. Los artefactos hechos a mano con este martillo poseerán una gran fuerza sin falla.]


Sin embargo, a diferencia de los artefactos que vio en las cámaras exteriores, sus clasificaciones y calificaciones se ocultaron detrás de los signos de interrogación, por lo que se mostraba poca información en la descripción.

Pero podía decir por instinto que todos y cada uno de ellos era un artefacto que contenía un poder absoluto. Todos eran lo suficientemente poderosos como para hacer que sus ojos se agrandaran.

En particular, para alguien que había practicado la metalurgia, la mente de Yeon-woo se sacudió cuando vio el Martillo de Fuego.

Pero tan pronto como se acercó al artefacto que colgaba justo al lado, su mente se quedó completamente quieta.


[Aegis de Atenea]

[Clasificación: ???]

[Calificación: ???]

[Descripción: El escudo usado por Atenea, la diosa de la sabiduría, el coraje y la justicia. Consiste en nueve capas de finas placas de metal, y hay una cabeza de Gorgona, incrustada en el centro del escudo, que puede petrificar al oponente del portador.]


'Esto es todo'.

Yeon-woo cuidadosamente pasó su mano por Aegis.

Sintió que el escudo temblaba al tocarlo, como si se alegrara de verlo.

[¿Te gustaría elegir el 'Aegis de Atenea' como tu recompensa?]


Un pequeño mensaje apareció justo delante de sus ojos.

En el momento en que estaba a punto de decir que sí, Yeon-woo se detuvo por un pensamiento repentino que cruzó su mente.

"¿Pero dónde están los artefactos de Zeus?"

A pesar de que esta era la última cámara, no pudo encontrar los artefactos de Zeus en ella.

'Ahora que lo pienso, había varios rankers equipados con artefactos de los olímpicos, pero no creo que haya alguien usando a Zeus'.

De hecho, Yeon-woo prefería Astrape a Aegis.

Para Yeon-woo, cuya gran agilidad y movilidad eran sus principales armas, resultaba más conveniente luchar con una lanza que podía aniquilar a los oponentes con el disparo de un relámpago, que con un escudo tan pesado que ni siquiera pudiera mantenerse de pie correctamente mientras lo sostenía.

Por supuesto, quería considerar si Astrape también tenía un tamaño que lo hiciera difícil de manejar, por lo menos deseaba echarle un vistazo antes de decidir cuál elegir.

Mientras estaba perdido en sus pensamientos, Yeon-woo inconscientemente dio un paso hacia el centro de la cámara.

En ese momento.

Wooong

Yeon-woo sintió algo que temblaba en su bolsillo interior.

Cuando sacó rápidamente la fuente de la vibración, notó que la manecilla de las horas del reloj de bolsillo estaba girando rápidamente.

Luego, después de unos segundos, la manecilla de la hora se detuvo repentinamente.

Sorprendido por el repentino suceso, intentó dar al reloj de bolsillo unas cuantas sacudidas para ver si había algo malo.

Pero cuando movió el reloj, la manecilla de la hora comenzó a moverse en respuesta a sus movimientos.

'¿Una brújula?'

Pensó en eso cuando vio la manecilla de la hora en movimiento.

Yeon-woo puso el reloj de bolsillo en posición horizontal.

La manecilla de la hora apuntaba al número 11. Se adentró un poco más en la cámara.

Con sus ojos entrecerrados por la sospecha, Yeon-woo siguió el reloj de bolsillo con pasos lentos.

Pronto, Yeon-woo llegó a un callejón sin salida.

Cuando levantó la vista, había un enorme mural de un dios envuelto en trueno que se preparaba para lanzar su lanza hacia algo oculto tras unas nubes oscuras.

El escenario representado en el cuadro se veía tan dinámico, que parecía que las figuras iban a cobrar vida en cualquier momento.

Mirando el mural desde una distancia más cercana, Yeon-woo notó que había una fisura oculta, minuciosamente escondida a lo largo del contorno de los elementos en las pinturas.

Era una puerta oculta.

'No puede haber ningún otro lugar'.

Yeon-woo empujó la pared tan fuerte como pudo.

*Retumbar*

La pared fue desplazada hacia adentro.

Más allá de la pared, se reveló una pequeña habitación de unos 30 metros cuadrados. Pero a diferencia de la otra habitación, ésta estaba llena de murales pertenecientes a los mitos de Zeus en cada lado de la habitación, incluyendo el suelo y el techo.

También estaba llena de armas y armaduras aún más majestuosas que los artefactos de los otros dioses.

'Esta debe ser la cámara de Zeus!'

Como un hombre poseído, Yeon-woo cruzó la habitación, dejando atrás todos los demás artefactos, y se dirigió hasta el altar situado al otro lado de la habitación.

Un fuego amarillo ardió brillantemente en los braseros de bronce colocados a ambos lados. En el centro, había una estatua de Zeus sentado en su trono con los ojos cerrados, y en su regazo, había una lanza de color amarillo intenso que parecía tener al menos tres metros de longitud.

Su superficie estaba cubierta de chispas eléctricas, creando una vista aún más majestuosa.

Ni siquiera tenía que valorarla para saber lo que era.

'Astrape'.

Aquí se puso el arma utilizada por Zeus en su batalla contra su padre, Cronos, y los otros Titanes.

'Esto es todo. No necesito nada más'.

Sus instintos le decían que tenía que ser ésta.

¿Aegis? ¿Talaria? ¿Martillo de Fuego? No necesitaba ninguno de esos.

Los otros artefactos de los doce dioses o incluso todos los tesoros guardados en la Tesorería del Olimpo no eran rival para esta única pieza de arma.

Así de grande resultó la impresión que Astrape le dio a Yeon-woo.

Y también podía entender por qué un artefacto tan valioso nunca había aparecido en toda la historia de La Torre.

Porque estaba en un lugar muy profundo y bien escondido dentro de la tesorería.

El mismo Yeon-woo nunca habría sido capaz de encontrarlo sin la ayuda del diario de su hermano y el reloj de bolsillo.

'Espera un segundo, ¿Cómo encontró el reloj la ubicación de esta habitación?'

Yeon-woo estaba absorto en sus pensamientos mientras examinaba el reloj de bolsillo.

Había estado ignorando todos los detalles relacionados con este reloj de bolsillo, simplemente porque no tenía la habilidad de revelar sus secretos.

Por este motivo, quería aumentar la destreza de los Ojos Dracónicos lo más rápido posible, e incluso aprender metalurgia de Henova.

Pero pronto dejó de pensar en ello. Por ahora, Yeon-woo todavía no tenía forma de averiguar qué secretos guardaba el reloj de bolsillo.

En este momento, era más importante tomar la fortuna que el reloj de bolsillo le trajo.

'Me llevaré esto'.

Yeon-woo acercó su mano derecha a Astrape.

Pero en el momento en que la punta del dedo de Yeon-woo tocó el arma.

*Temblar*

El brazalete negro enrollado alrededor de su muñeca derecha de repente empezó a vibrar.

Y entonces.

Fshsh

Astrape desintegrado en polvo.

Al igual que la forma en que la Llave del Olimpo había desaparecido una vez que abrió la puerta de la Tesorería del Olimpo.

Su polvo se esparció por el aire.

"…!"

La cara de Yeon-woo se puso completamente rígida por esta ridícula situación.

'¿Astrape fue destruido por mi toque? Entonces, ¿Qué va a pasar ahora?'.

Pero en el momento en que Yeon-woo cayó en pánico.

*Silbido*

Con un viento turbulento, las partículas dispersas de Astrape comenzaron a volar hacia el Brazalete Negro.

Whoosh

El Brazalete Negro emanaba un aura negra, y el aura se extendía en el espacio circundante como si fuera a cubrir el mundo entero con su oscuridad.

Entonces.

Clank

Las partículas amarillas que tocaban el aura se teñían de negro, se acercaban al brazalete y se conectaban para formar una larga cadena.

Y cuando la cadena asimiló todas las partículas, comenzó a envolverse alrededor del brazo derecho de Yeon-woo como una serpiente.

Clang

Finalmente, con un fuerte y claro sonido de campana, el proceso terminó.

Astrape, que ahora había asumido una nueva forma, la de una cadena negra, estaba firmemente conectada al Brazalete Negro como si hubiera sido parte del mismo desde el principio.

En ese momento, Yeon-woo recordó lo que Hermes había dicho justo antes de entrar en el tesoro.

Supongo que ese es tu camino.