Reciente

viernes, 17 de enero de 2020

Second Life Ranker - Capítulo 72

Capítulo 72. El Primer Piso (4)


Los jugadores se miraron unos a otros por un momento.

Un equipo de cien jugadores.

Parecía mucha gente, pero en realidad no lo era.

Si alguien se ofreciera ahora mismo, tendría que desempeñar un papel primordial durante el resto de la prueba de este piso.

La mayoría de los jugadores ya se habían conocido durante su estancia en la zona de espera, y bastantes de ellos estuvieron en el mismo equipo durante la ronda anterior. Entre ellos, ya había alguien que había asumiría ese papel protagónico.

"Yo los llevaré".

Un hombre con una armadura de cuero rojo se adelantó bajo la atención de todos.

Pero cuando Aaron estaba a punto de entregar los cristales.

"Espera".

Phante se interpuso entre los dos.

"¿Qué?"

El hombre preguntó a Phante con la cara ligeramente irritada.

"No recuerdo haber aceptado esto".

El hombre sintió una repentina oleada de ira.

"¿Importa quién los toma? Decidiremos dónde esconderlos después de que yo..."

"En realidad, sí. Porque me voy a llevar a los cinco conmigo".

La cara del hombre se arrugó como una hoja de papel.

"¡Eso es una tontería!"

"¿Crees que es mejor esconderlos que hacer que los proteja? ¿O hay alguno entre ustedes que crea que puede proteger los cristales mejor que yo?"

Phante soltó una risa furiosa y echó una mirada a su alrededor.

Los jugadores se estremecieron y giraron sus cabezas para evitar su mirada.

Phante entonces miró al hombre. Levantó una de sus cejas como si dijera que nadie negaba su argumento.

Pero el hombre estalló en cólera y volvió a discutir.

"¿Ni siquiera te avergüenzas de ti mismo? Fue por ti que nuestros cristales se rompieron en la última ronda. ¡Fue por tu maldito ego!"

Algunos de los jugadores asintieron con la cabeza como para apoyarlo.

Yeon-woo chasqueó su lengua mientras veía su discusión desde atrás.

'Así que eso es lo que pasó'.

Tenía una idea de lo que había sucedido en la ronda anterior.

¿Dejar los artículos importantes a alguien más? Phante no tenía ese tipo de personalidad, y además era alguien difícil de manejar.

Un papel tan importante sólo podía ser tomado por él mismo. Tenía que tener el control de las cosas.

Esta tarea no suponía un problema para él, porque era muy fuerte.

En el mundo de La Torre, el 'poder' es un tesoro inestimable que compensa todos los defectos que uno pudiera tener.

El poder tiene razón. Esa frase siempre había sido cierta en La Torre.

Y Edora compartía la misma opinión.

A diferencia del simple y egoísta Phante, ella era ciertamente una persona racional y sensata. Por eso no detuvo a Phante a pesar de su violencia.

Porque, incluso según su criterio, de querer tomar todos los cristales representaba la opción más segura.

No importaba lo difícil que fuera la prueba, seguían tratando con jugadores de nivel promedio. Sus puños no serían capaces de rozar el cuello de Phante aunque se acercaran todos a la vez.

Por lo tanto, la decisión correcta sería dejar todos los cristales con Phante.

Pero si había un problema.

"Si no hubieras sido tan codicioso y no hubieras hecho un alboroto la última vez, no habrías roto todos los cristales tú mismo. Entonces habríamos... al menos tenido una oportunidad. ¡Así que no puedo dejar que te quedes los cristales esta vez!"

Fue que Phante había sido demasiado descuidado.

Yeon-woo casi se echó a reír cuando escuchó al hombre.

No podía creer que fuera precisamente Phante quien hubiera llevado a su equipo a la derrota.

Aunque no lo había visto con sus propios ojos, sentía que la escena de la ronda anterior se le estaba reproduciendo en la cabeza como un vídeo.

Se imaginó a Phante corriendo hacia el otro lado, y derribando a los jugadores uno por uno con su abrumadora fuerza.

Los jugadores del otro equipo deben haber pensado que era una batalla perdida.

Pero en el momento en que perdieron la esperanza, debieron recibir el mensaje que les notificaba su victoria.

'Deben haber estado asustados'.

Yeon-woo presumió que el hombre no podía confiar en Phante debido a ese incidente.

Pero Phante no era una persona que escucharía a alguien más débil que él. Probablemente pensaba que sólo tenía que evitar repetir el mismo error.

"¿Y? ¿Quieres resolverlo a mi manera?"

Phante se subió las mangas y asumió una posición como si fuera a luchar contra ellos.

La cara de los jugadores se puso pálida al sentir el aura feroz de Phante.

Los jugadores que estaban detrás del hombre lo agarraron por la ropa y agitaron sus cabezas.

Al final, el hombre apretó los dientes. Venas salieron de sus apretados puños temblando de ira.

Incluso entonces, Edora estaba a un paso de ellos sin intervenir.

Ella sólo observaba la situación mientras sostenía su espada en sus brazos, igual que cuando Yeon-woo la vio por primera vez en la Sección G.

Phante entonces puso una sonrisa de victoria y extendió su mano hacia Aarón.

"Parece que todo está decidido. Les deseo a todos buena suerte."

Aaron entregó los cinco cristales azules a Phante. Entonces, entró en el portal en el suelo y desapareció.

"Jajaja. Esta vez será diferente".

Parecía que Phante no había ideado ningún plan en particular para proteger los cristales. Sólo estaba ocupado manipulando los cinco cristales como un niño jugando con juguetes.

'Qué imbécil'.

La cara de los jugadores se puso rígida debido a sus acciones.

Pero en el momento en que Phante estaba a punto de meterse los cristales en el bolsillo, Yeon-woo, que había estado observando la situación, se adelantó.

Phante notó que Yeon-woo se acercaba a él y miró a Yeon-woo con una expresión de perplejidad.

Y cuando Yeon-woo llegó delante de él, de repente sacó su mano.

"Entregarlos. Todos ellos."


* * *

Aaron se teletransportó a otra zona a través del portal.

Un lugar donde se reunían todos los Guardianes de los 99 pisos. Era la cámara de los Guardianes.

En ese lugar, había un número de Guardianes corriendo alrededor de la habitación muy ocupados. Cientos de pantallas flotaban contra las paredes mostrando las situaciones de cada piso en tiempo real.

"Ohyohyo. ¿Ya has vuelto?"

Entonces, alguien habló detrás de Aaron.

Cuando miró hacia atrás, había un Goblin que sólo llegaba a la cintura de Aarón en altura.

Era Yvlke.

Aaron asintió en silencio.

Su actitud hacia Yvlke era muy educada.

Se debía a que no estaban en la misma posición.

De hecho, no todos los Guardianes eran iguales. Había varios Guardianes designados para diferentes trabajos incluso dentro de un mismo piso.

Los que supervisan y dirigen las pruebas, los que estaban a cargo de las recompensas, los que se ocupaban de tareas diversas, entre otras cosas.

Cada uno de estos guardianes tenía posiciones de acuerdo a su trabajo, como en una corporación en la Tierra.

Y los Guardianes que poseían la posición más alta en cada piso eran los directores de las pruebas.

En la medida en que el sistema lo permitiera, podían ejercer su poder sobre los jugadores del piso que manejaban.

Incluso podían dominar a los jugadores en el nivel de Lords si fuera necesario. Pero por supuesto, el sistema penalizaría a los Guardianes si éstos intervinieran directamente.

Por lo tanto, se podría decir que Aarón, como director del segundo piso, también estaba en una de las posiciones superiores.

Pero Yvlke estaba en una posición en la que incluso Aaron tenía que tener cuidado.

Porque Yvlke era uno de los líderes de todos los Guardianes, también conocido como los Doce Zodíacos.

Así que aunque ambos usaban honoríficos, la manera de hablar de Yvlke era más como la de un adulto hablando con un niño.

"Entonces, ¿Cómo estuvo?"

Pero desde fuera, nadie podía saber que Yvlke era un Guardián con una posición tan importante.

Parecía un Goblin misterioso que siempre llevaba un monóculo y hacía un sonido extraño al reírse.

"Para ser honesto, señor, no estoy seguro."

Aaron cruzó los brazos e inclinó la cabeza en respuesta a la pregunta de Yvlke.

Una sonrisa apareció en su expresión de Yvlke.

"¿No estás seguro?"

"Sí, puedo decir que es un jugador fuerte comparado con otros novatos, pero es sólo un novato después de todo. No entiendo por qué tienes tantas expectativas en él".

Aarón levantó la cabeza y miró la pantalla que flotaba en el aire mientras hablaba con Yvlke.

En la pantalla podía ver a Yeon-woo intentando quitar los cristales que le había dado a Phante.

Cuando Phante mostró una mirada de descontento en su rostro, Yeon-woo le preguntó con calma: "¿Deberíamos arreglar las cosas a tu manera?"

Phante se estremeció, pareciendo asustado como los jugadores anteriores.

A los ojos de Aarón, era sólo una broma pesada que siempre ocurría entre amigos.

Pero Yvlke no dejó de reírse mientras miraba la pantalla.

"Ohyohyohyo. Ya veo. Si eso es lo que piensas, ¿Quieres hacer una apuesta?"

"¿Una apuesta...?"

"Si logrará o no algo grande. Apuesto a favor".

Aaron entrecerró un poco los ojos, pero pronto asintió pensando que no era una mala idea.

"Claro. Apuesto a que no lo hará".

"Ohyohyo. Genial. Entonces sobre las apuestas..."

 
* * *
 

Los jugadoras miraron a Yeon-woo con la boca abierta.

Hace apenas un momento Phante había quitado los cristales con su ridículo argumento.

Pero Yeon-woo extorsionó los cristales de Phante con sólo unas pocas palabras.

Además, estaban seguros de haber escuchado a Phante referirse a Yeon-woo como 'hyung'.

'¿Phante? ¿Llama a alguien hyung?'

'¿Qué demonios le ha pasado?'

'¿Qué está pasando?'

En La Torre, había una percepción popular hacia la tribu de un Solo Cuerno.

Tontos arrogantes.

Se sabía que los miembros de la tribu de un Solo Cuerno eran muy fuertes.

Además al igual que su poder, tenían un gran sentido del orgullo.

Así que raramente hablaban con gente que no fuera de su tribu a menos que reconocieran que eran tan poderosos como ellos mismos.

Pero valoraban tanto la lealtad que no dudaban en morir por sus amigos una vez que abrían su corazón a alguien.

Siendo de la sangre real de la tribu de un Solo Cuerno, Phante y Edora también habían heredado esta naturaleza arrogante.

Y a juzgar por lo que ellos mismos habían experimentado, podían decir que los rumores no eran falsos.

Phante era verdaderamente indiferente, impetuoso e incluso arrogante.

Pero lo que más les sorprendió fue que había alguien que podía hacerle compañía a Phante, y que Phante incluso le trataba como a un hyung.

En particular, los jugadores que habían visto el combate entre Yeon-woo y Phante en el tutorial, se frotaron los ojos varias veces como si no pudieran creer lo que estaban viendo.

"Sabes, eres un hyung muy malo por quitarme la oportunidad de lucirme de esa manera".

Phante refunfuñó y pateó una piedra que estaba junto a sus pies.

Entonces, Edora se acercó a Yeon-woo.

"¿Cuál es tu plan ahora, oraboni?"

Una vez más, los jugadores no podían creer lo que veían. Era la primera vez que veían a Edora borrar su fría expresión de hielo y poner una sonrisa.

Fue hermoso y conmovedor. Los jugadoros sintieron que su corazón se aceleró en el momento en que vieron esa sonrisa.

Yeon-woo, por otro lado, estaba sorprendentemente impasible ante su sonrisa.

"¿Puedes ayudarme a vigilar este lugar por un momento?"

Miró a los demás jugadores con una mirada severa y respondió.

Los ojos de Edora brillaron.

"¿Por cuánto tiempo?"

"30 minutos. Una hora como máximo".

"Claro. Tómate tu tiempo".

Yeon-woo asintió y se dirigió hacia uno de los puentes de cuerda que colgaban al borde del acantilado.

Los jugadores fruncieron el ceño sin saber lo que Yeon-woo estaba planeando hacer.

La razón por la que la prueba del primer piso resultaba tan difícil no sólo era porque los jugadores tenían que abrirse paso hasta la base del enemigo y buscar los cristales ocultos mientras enfrentaban los ataques de 100 jugadores, sino también porque tenían que confiar en esos débiles puentes de cuerda para llegar al otro lado.

Y el mayor problema era que sólo había tres puentes que conectaban los dos lados.

Ambos equipos tratando de pasar al otro lado con sólo tres puentes, era obvio que una lucha en los puentes sería inevitable.

Y si la cuerda se rompía en el proceso, los jugadores en el puente caerían por el acantilado.

No sólo eso, incluso si algunos jugadores lograban llegar al otro lado, tal vez con la ayuda de habilidades o artefactos que los ayudaban a volar, los jugadores todavía no serían capaces de hacer mucho.

Caerían presas de un aluvión de intensos ataques de los enemigos que se quedaran y pronto perecerían.

Debido a estas duras condiciones, se sabía que la prueba del primer piso producía la mayor cantidad de bajas y abandonos entre los diez pisos de la Zona de Principiantes.

Por lo tanto, no era algo tan extraño que Phante y Edora hubieran fallado en su primer intento.

Así que mientras los jugadores estaban interesados en el siguiente movimiento de Yeon-woo, también había sospechas en sus ojos.

Algunos incluso fruncieron el ceño.

Pero a pesar de sus pensamientos.

Yeon-woo se puso delante del puente de cuerdas mientras sacaba lentamente a Vigrid de su espalda.

A lo lejos, en la distancia, podía ver a los jugadores del Equipo Rojo corriendo hacia su lado del puente.

'No importa lo duro que parezca, debe haber varias maneras de pasar esta prueba'.

*Silbido*

Un fuerte torbellino comenzó a formarse a lo largo de la cuchilla de Vigrid.

El viento era tan intenso que mantenía alejado el viento que soplaba desde el cañón.

Yeon-woo agarró fuertemente a Vigrid en su mano y la levantó en el aire.

Kwaaa

La Bendición de la Espada.

La opción que ya ha demostrado ser efectiva contra un gran número de enemigos.

'Pero la manera más efectiva,'

Las esquinas de los labios de Yeon-woo se curvaron.

'Es golpearlos con un poder abrumador'.

Splash

Yeon-woo trazó una línea diagonal con Vigrid.

El torbellino que había estado girando alrededor de Vigrid voló hacia la brecha.

El látigo de viento rompió los tres puentes de cuerda al mismo tiempo y pronto arremetió contra el acantilado con su exceso de potencia.

Kwakwa

Todo el acantilado tembló con un fuerte ruido de explosión. Una grieta gigante fue tallada en el costado del acantilado.

*Retumbar*