Reciente

lunes, 13 de enero de 2020

Second Life Ranker - Capítulo 68

Capítulo 68. La Torre (10)


"Mira quién es popular. Jajaja."

Yeon-woo miró a la mesa con una cara ligeramente irritada.

Phante estalló de risa al observar esto, y Edora también sonrió con su mano cubriéndose la boca.

Era porque la mesa estaba ahora llena de cartas de invitación de varios clanes para Yeon-woo.

Esto significaba que su actuación había llamado la atención de los clanes de toda La Torre.

La mayoría de ellos eran de clanes pequeños y desconocidos, pero algunos de ellos eran de clanes bastante grandes.

"Entonces, hyung, ¿Cuál es tu plan?"

Preguntó Phante con una sonrisa.

"¿Qué plan?"

"En cuanto a esos clanes. Parece que todo el mundo te quiere. Incluso los Ocho Clanes podrían venir por ti. Pero te vas a mover por tu cuenta, ¿Verdad?

Al igual que muchos otros lugares, La Torre también siguió la ley de la selva. Por lo tanto, la mayoría de los clanes siempre buscaban nuevos y fuertes reclutas.

Si pudieran reclutar a alguien fuerte, podrían ascender a mayores alturas y, a su vez, afirmar un mayor dominio sobre La Torre.

Por eso, Phante tenía curiosidad por saber qué elección haría Yeon-woo.

Por lo que sabía, Yeon-woo tenía un fuerte sentido de la individualidad.

Aunque Yeon-woo parecía haber establecido una estrecha relación con Kahn y Doyle en el Tutorial, escuchó que Yeon-woo no despejaba las secciones como miembro de su equipo. Lo que sugería que había despejado todo el Tutorial como jugador solitario.

Por lo tanto, se preguntaba si continuaría o no recorriendo la ruta poco convencional de un jugador en solitario incluso después de entrar en La Torre.

Pero la respuesta de Yeon-woo fue algo imprecisa.

"Por el momento".

"¿Eh? ¿Qué quieres decir con 'por el momento'? ¿Quieres decir que sólo planeas ir solo por un tiempo, y luego buscar un clan cuando tu valor aumente?"

"Piensa como quieras".

"Hmm".

Yeon-woo hizo un gesto con la mano como si ya no quisiera molestarse con sus preguntas.

Phante miró desconcertado debido a que no podía adivinar el plan de Yeon-woo.

Pero por supuesto, aunque Yeon-woo sólo respondió vagamente, claramente no tenía intención de unirse a ningún equipo o clan en particular.

'Incluso si me uno a un clan, sólo se interpondrá en mi camino'.

En el Tutorial, Yeon-woo se había familiarizado con bastantes personas.

Aunque se había encariñado con algunas de ellas, nunca llegó a confiar plenamente en ellas. Porque sabía muy bien cómo su hermano había caído en el camino de la muerte.

No quería dejar nada que pudiera resultar contraproducente y convertirse en su debilidad. Así que trató de mantener cierta distancia con la gente que conocía; Henova y estos hermanos no fueron la excepción.

'Bueno, si me uniera a un clan, sólo habría una razón para ello'.

Yeon-woo se rió mientras pensaba en la posibilidad de que se uniera a un clan. Pero la risa estaba llena de intenciones asesinas.

'Sería infiltrarme en su residencia segura y clavar una daga en sus corazones'.

Pero esa sería una historia para más tarde, ya que todavía era demasiado débil.

'Por el momento, tendré que concentrarme en aumentar mi fuerza reuniendo todas las piezas ocultas que Jeong-woo dejó para mí. No será demasiado tarde para vengarme después de eso'.

Aunque se deshizo de la mano derecha de Leonte, Bild, estaba consciente de que había tenido suerte.

Así que Yeon-woo no iba a enfrentarse a ellos de frente.

Por ahora, tenía que reprimir sus pensamientos vengativos y actuar como un jugador normal tratando de llegar a la cima.

'Nunca perteneceré a un equipo, a un clan o a cualquier cosa relacionada con otros jugadores. Sólo me mantendré agachado y me esconderé'.

Los ojos de Yeon-woo brillaban con determinación.

'Y cuando llegue el momento, me levantaré y les cortaré la garganta'.

Por lo tanto, lo primero que Yeon-woo debía hacer era entrar en la Tesorería del Olimpo.

Allí hay un artefacto muy importante que debe adquirir.

"¿Habéis terminado de beber el café? Entonces levántense..."

"Si".

"Bien".

Pero en el momento en que se levantaron de la mesa.

"Hmm... Este lugar no ha cambiado mucho desde la última vez que estuve aquí."

Un hombre entró en la terraza.

Tenía un largo cabello rojo que parecía una llama que ardía con fervor.

Y antes de que se dieran cuenta, los ruidos circundantes habían desaparecido. Incluso las colas que habían estado observando a Yeon-woo desde el exterior del café desaparecieron.

El hombre miró alrededor de la terraza como si le resultara familiar, y luego dirigió su mirada hacia Yeon-woo con una cálida sonrisa.

En el momento en que sus ojos se encontraron, la cara de Yeon-woo se endureció.

'¿Por qué está aquí?'

La cabeza de Yeon-woo estaba llena de preguntas.

"Tú eres el Acaparador, ¿Cierto?"

El hombre le habló a Yeon-woo con una sonrisa en su cara. Una sonrisa de aspecto muy calmada y benigna.

Pero había un poderoso carisma en su sonrisa que casi lo abrumaba.

La mayoría de las personas que vinieron a reclutar a Yeon-woo hablaron con honoríficos. Pero el hombre que estaba delante suyo hablaba de una manera que parecía como si le estuviera mirando por encima del hombro, y también se le notaba de forma muy natural.

Se sentía como si el área que rodeaba al hombre estuviera completamente bajo su control.

Yeon-woo conocía muy bien a las personas con este poder.

'Rankers'.

No esperaba encontrarse con un jugador de los pisos superiores aquí.

Además, Yeon-woo sabía quién era el hombre que estaba delante de él.

'Bahal, el Puño de Fuego'.

Un hombre conocido por tener una personalidad gentil, pero cuando se trataba de luchar se volvía agresivo y hacía que todo se redujera a cenizas.

Era uno de los ejecutivos del Dragón Rojo, y también, un antiguo miembro de Arthia.

No solo eso.

'Una vez fue discípulo de Henova. Pero pensé que nunca volvería al Distrito Exterior después de ser expulsado por Henova. ¿Por qué está aquí? ¿Es por lo que le hice a la Guardia Nocturna? Pensé que no se involucraban con los asuntos del Distrito Exterior. ¿Estaba equivocado? ¿O es simplemente para reclutarme como los otros clanes?'

Varias ideas llenaron su mente.

Aún así, no olvidó una cosa.

'Cualquiera que sea la razón, no puedo parecer sorprendido'.

Los rankers eran en su mayoría personas con habilidades sobrehumanas y una experiencia de combate sin fin. Para ellos, leer la expresión de un jugador normal y adivinar sus pensamientos en base a eso, resultaba tan fácil como mover sus manos.

Era cierto que Bahal es uno de los enemigos de los que Yeon-woo tenía que vengarse un día, pero ese día seguramente no sería hoy.

Así que Yeon-woo trató de ocultar cualquier signo de agitación lo más posible, y respondió con un silencioso asentimiento.

Bahal sonrió ligeramente ante la respuesta de Yeon-woo.

"He escuchado que tienes una personalidad contundente, y parece que es verdad. Bueno, eso no es algo malo".

Dijo Bahal con una risa suave.

"Si no quieres hablar por mucho tiempo, lo haré corto entonces. Quiero que te unas al Dragón Rojo".

"…!"

Fue un comentario inesperado.

Los ojos de Yeon-woo se hicieron un poco más grandes.

"No sé si eres consciente de esto, pero es la primera vez que le hacemos una oferta de reclutamiento a un novato. Y tú eres ese afortunado novato".

Bahal continuó con una sonrisa en los labios.

"Si te unes a nuestro clan, estamos dispuestos a no escatimar esfuerzos para ayudarte a subir La Torre. Y créeme, el apoyo que podemos proporcionar... solo diré que está más allá de lo que te puedas imaginar. Entonces, ¿Qué dices?"

Yeon-woo cerró la boca con fuerza.

Por lo que sabía, era la primera vez que uno de los Ocho Clanes ofrecía a un novato unirse a sus filas.

Porque por muy buena que fuera la actuación que uno mostrara en el Tutorial, los jugadores a menudo morían después de entrar en La Torre.

Además, existían numerosos casos en los que los jugadores que se habían quedado atrás al principio, de repente subían a la cima en algún momento.

Por lo tanto, los Ocho Clanes prefirieron utilizar a aquellos que habían demostrado ser competentes, en lugar de desenterrar un 'prospecto'.

La única excepción fue el Cheonghwado, que dedicó parte de sus esfuerzos a la formación de jugadores con potencial.

Por eso Yeon-woo se lo tomó con calma cuando recibió ofertas de todos esos clanes.

Sin embargo, todavía había una cosa que Yeon-woo podía deducir de la oferta que hizo Dragón Rojo.

'Necesitan poder incluso si es tan pequeño como el mío'.

Yeon-woo recordó el alto precio que había conseguido por la propiedad de la Guarida de Hargan con el misterioso mercader del Tutorial.

En ese momento, supuso que la atmósfera entre los Ocho Clanes ya estaba chispeando de tensión.

No se le ocurrió ninguna otra explicación.

En cuanto a Dragón Rojo, su principal objetivo debe ser no solo reclutar a un novato con talento, sino también impedir que los demás clanes adquieran jugadores como él.

Por eso, desde ahora, ningún otro clan se acercaría a reclutar a Yeon-woo a menos que quisieran al Dragón Rojo como su enemigo.

'En ese caso'.

Yeon-woo decidió que debería responder bien en esta situación.

Bahal era una persona amable y bien educada en el exterior, pero tenía una bestia salvaje en su interior. Debía evitar acciones que pudieran levantar cualquier sospecha.

"No quiero estar atado todavía".

Yeon-woo se encogió de hombros para actuar como un novato ahogado en el narcisismo.

Afortunadamente, a Bahal le gustó su actitud y habló con una sonrisa.

"Bien, ya veo. Acabas de terminar el Tutorial. Es el momento en que sientes que puedes hacer lo que quieras".

Pero Bahal no se molestó en añadir 'pero la Torre es diferente del Tutorial' al final.

Creía que Yeon-woo vendría rogando para unirse a su clan una vez que experimentara las dificultades de La Torre y se diera cuenta de los límites de andar en solitario.

"Tómate tu tiempo y considera nuestra oferta".

"Seguro".

Bahal le dio un par de palmaditas en el hombro a Yeon-woo antes de caminar hacia la salida.

Con cada toque, Yeon-woo sintió una gran presión.

"Oh, y-"

Bahal se detuvo de repente como si tuviera algo que olvidó decir.

"El Maestro parece haberse encariñado con usted. Es un viejo de corazón blando, así que por favor, cuida bien de él."

Dijo Bahal con una leve sonrisa.

Yeon-woo ladeó la cabeza fingiendo que no entendía.

"¿Maestro?"

"Oh, debería haber dicho su nombre. Estaba hablando de Henova. Bueno, entonces, cuídate."

La relación entre Bahal y Henova no se conocía demasiado ni siquiera en La Torre. Era más bien un secreto.

Por el contrario, era un hecho bien conocido que Henova tenía una opinión desfavorable sobre los Ocho Clanes.

Esa fue la razón por la que los clanes del inframundo, incluyendo la Guardia Nocturna, habían intimidado a Henova hasta ahora.

Y después de que Bahal dejara el café.

"¡Puha!"

Phante dejó escapar un fuerte aliento como si lo hubiera estado conteniendo. Tenía una mirada severa en su rostro.

"¿Quién demonios es él?"

Se encontró incapaz de decir una palabra cuando Yeon-woo y Bahal estaban hablando delante de él.

Se sentía como si estuviera en un espacio separado.

Fue como la presión que sentía cuando su padre hablaba con otros expertos.

No podía creer que acababa de sentir semejante presión en el Distrito Exterior.

Y ahora.

Yeon-woo parecía un monstruo a los ojos de Phante.

'¿Cómo pudo hablar tan francamente frente a tanta presión?'

"Él es uno de los rankers... y creo que es Puño de Fuego".

"Espera un segundo, ¿Quieres decir el Puño de Fuego?"

Ante el comentario de Edora, Phante sacudió la cabeza hacia ella en estado de shock.

Hasta donde él sabe, Puño de Fuego es uno de los miembros más fuertes, incluso entre los 'Oculus 81' del Dragón Rojo.

No podía creer que un hombre como él se hubiera interesado por Yeon-woo.

Especialmente, el clan Dragón Rojo, que se sabía que era tan distante que apenas tenía interés en los eventos que tenían lugar por debajo del piso 50.

Incluso la Tribu de un Solo Cuerno no podía relajarse con ellos.

Y justo ahora, Yeon-woo recibió una oferta de ese clan.

Había algo profundo en la forma en que Phante miraba a Yeon-woo ahora.

Pero a pesar de su mirada, Yeon-woo de repente se levantó de su asiento.

"Tengo que irme ahora. Pueden quedarse aquí si quieren."

"¿A dónde vas?"

"De vuelta a la herrería. Acabo de recordar que dejé algo allí."

Yeon-woo se precipitó entonces a la salida de la terraza antes de que Phante pudiera decir que se iría con él.


* * *

Si Bahal ha visitado el Distrito Exterior, no hay manera de que no haya pasado por la herrería de Henova.

Por lo que sabía, Henova era un viejo gruñón con un corazón tan frágil como un cristal.

Ni siquiera podía adivinar el efecto adverso que la visita de Bahal tendría en Henova.

Pero cuando llegó a la herrería.

"¿Eh? ¿Qué haces aquí a esta hora?"

Henova estaba fumando con su pipa sentado frente al horno.

Pensando que estaría llorando, Yeon-woo se sorprendió al encontrarlo muy tranquilo.

Así, ni siquiera podía preguntar si estaba bien o no.

'Tal vez no tenía que preocuparme tanto'.

Yeon-woo trató de inventar una excusa.

Pero Henova de repente se puso de pie sin siquiera escucharlo.

"Bueno, eso no importa. Llegaste en el momento perfecto. Empecé a trabajar para eliminar el estrés que tuve hace poco, y resulta que terminé el artefacto un poco antes de lo esperado".

Los ojos de Yeon-woo se abrieron de par en par.

"¿Qué significa...?"

"Sí. El artefacto de los Ojos de Gyges está listo".

Henova sacó una caja enorme de la esquina de la tienda.

Kung

La caja hizo un fuerte ruido cuando Henova la puso en el suelo.

"Ábrela".

Dijo Henova mientras levantaba arrogantemente su barbilla como si le dijera que se preparara para una sorpresa.

Yeon-woo asintió y quitó lentamente la parte superior de la caja.

Y en el interior.

No había uno, sino dos artefactos que estaban claramente uno al lado del otro.