Reciente

domingo, 12 de enero de 2020

Second Life Ranker - Capítulo 66

Capítulo 66. La Torre (8)


La intrusión de Phante era lo último que Yeon-woo esperaba.

Afortunadamente, la pared destrozada fue pronto reparada por el círculo mágico de restauración automática instalado por la Guardia Nocturna.

Sin embargo, la mente destrozada de Hanova no fue reparada.

La mala conducta de la Guardia Nocturna y la intrusión de Phante, ambas ocurrieron con un intervalo de menos de un día entre ellas.

Henova se preguntó qué había hecho para merecer esto.

Hoo-

Hoo-

Henova se quedó sin aliento ante su pipa para controlar su temperamento. Varios profundos surcos fueron trazados por encima de sus cejas.

Tang, Tang

Pero a pesar de la agonía de Henova, Yeon-woo siguió martillando en su lugar.

Parecía que tenía aún más interés en la metalurgia después de su primer trabajo exitoso.

Sin embargo, el sonido del martilleo, que solía ser tan cordial para Henova, no podía sentirse más disonante ahora.

"¿Vas a dejarlo así?"

Yeon-woo miró hacia atrás por un momento.

En la esquina de la herrería, estaba Phante con su gigantesco cuerpo agachado mirando a Yeon-woo mientras se frotaba su ojo morado como un huevo.

Cuando sus ojos se encontraron,

"…."

"…."

Tang, Tang

Yeon-woo inmediatamente se dio la vuelta para continuar martillando.

"¡Eh!"

Sintiéndose ignorado, Phante se levantó y gritó en un arrebato de ira.

Pero Yeon-woo no le dio una segunda mirada.

Tang, Tang

"Me agarraste con la guardia baja hace un momento. ¡Eso no cuenta!"

Tang, Tang

"Vamos a hacerlo de nuevo. ¡Esta vez te aplastaré!"

Tang, Tang

"Vamos sal. ¡Pelea de hombre a hombre! ¡Guerrero a guerrero! Acabemos con esto".

Tang, Tang

"¡Maldita sea! ¡Escúchame cuando te hablo!"

Phante se puso nervioso mientras Yeon-woo ignoraba cada una de las palabras que decía.

Por un momento, debatió profundamente sobre si debía golpear a Yeon-woo en la cara o no.

Pero pelear con alguien que no tenía la voluntad de luchar empañaría su reputación de orgulloso guerrero de la Tribu de un Solo Cuerno. Y no quería que eso sucediera.

"Por supuesto, luchar contra alguien inocente es una gran desgracia. Pero parece que destruir la herrería de un inocente no es una gran desgracia. Hmm... Tendré que preguntarle al Rey Marcial más tarde."

Henova murmuró en voz baja.

Phante se estremeció ante sus palabras.

Escuchando la voz de Yeon-woo desde el interior, había entrado en este edificio de aspecto destartalado sin pensarlo mucho.

Pero nunca en sus sueños más salvajes pensó que se trataba de la herrería de un herrero que había suministrado armas a su tribu varias veces en el pasado.

Lo peor de todo es que se trataba de un conocido de su padre.

Así que en un esfuerzo por superar su vergüenza,

"¡Pelea conmigo!"

Phante eligió ignorar a Henova y seguir mirando a Yeon-woo.

Las arrugas en el medio de la frente de Henova se profundizaron.

Se debatió varias veces consigo mismo si sacar o no la alabarda que había permanecido en el almacén durante los últimos diez años.

La única razón que impidió que eso sucediera fue Edora.

"Por favor, tome un trago de esto y cálmese".

Edora sonrió y le entregó una taza de té de membrillo caliente a Henova.

Mientras Henova tomaba la taza, sus ojos se posaron en la espada que llevaba consigo.

"Tu espada me resulta familiar".

Edora sonrió tímidamente.

"¿Te acuerdas? Esta es la espada que forjaste para mí cuando era muy joven".

"Oh, cierto. Ahora me acuerdo. Eras esa niña terca del Rey Marcial. ¿Ya has crecido tanto?"

Henova se rió al recordar a una chica con sus lindos ojos redondos, tirándole de los pantalones y pidiéndole que le hiciera una espada para ella.

'Ahora que lo pienso, también había un chico que era muy problemático'.

Que podría asociarse fácilmente con este joven.

Parece que no ha cambiado mucho desde la última vez que lo vio.

"Por cierto, ¿Vas a detenerlo?"

Henova señaló a Phante con su barbilla.

Todavía estaba molestando a Yeon-woo para que luchara con él.

"No hay mucho que pueda hacer cuando se comporta de esa manera. Es esa clase de hombre."

Edora dijo como si ya estuviera demasiado acostumbrada.

"Hmm...."

Henova soltó un profundo lamento.


* * *


A partir de ese día, además de Yeon-woo, dos personas más empezaron a visitar la herrería de Henova todos los días.

"¿Vas a pelear conmigo hoy? ¡Vamos, sé un hombre!"

Tang, Tang

Por supuesto, Yeon-woo lo ignoró.

Pero Phante no se rindió.

Así que siguió insistiendo,

"¡Un guerrero debe aceptar el desafío de un duelo!"

Cuando Yeon-woo estaba martillando.

"¡Así que pelea conmigo si eres un guerrero!"

Cuando estaba comiendo.

"¡Peleemos!"

Incluso cuando fue al baño para hacer sus asuntos.

"¡Ven!"

Sin embargo, Yeon-woo todavía actuó como si no lo escuchara en absoluto.

Entonces, desde algún punto en adelante..,

"¡Deja de actuar como si no me escucharas! Realmente voy a golpearte en la cara".

Sus peticiones se convirtieron en amenazas.

"Por favor, realmente quiero pelear contigo".

Entonces las amenazas se convirtieron en súplicas.

"Te lo ruego..."

Y al final, estuvo cerca de las lágrimas.

Cualquier otra persona habría por lo menos escuchado si alguien le pidiera algo de esta manera. Pero Yeon-woo tercamente siguió martillando sin darle una sola mirada.

Tang, Tang

"Por favooorr..."

Finalmente, la paciencia de Henova se agotó y terminó por estallar.

"¡Lucha contra él y acaba de una vez!"

"¡Si! ¡Haz lo que dijo!"

Phante intervino.

Henova miró fijamente a Phante.

"¡Tú, cierra la boca!"

Phante miró a Yeon-woo con los labios cerrados.

Henova también miró fijamente a Yeon-woo.

Edora, que había estado leyendo en silencio un libro en un rincón, levantó la cabeza y miró hacia Yeon-woo.

De repente, todos los ojos se fijaron en él.

"…."

Al final, Yeon-woo bajó su martillo y miró a Phante con ojos molestos.

"¿Por qué tengo que pelear contigo?"

"¡Puedes comparar tus habilidades con las mías como guerrero!"

"La cosa es que no me importa. Puedes considerarlo una victoria. ¿No hemos hablado ya de esto?"

"Pero... ¡Eso no funciona así!"

"¿De qué me sirve si nos peleamos?"

"¿Qué clase de guerrero habla de lo bueno o lo malo cuando lucha?"

"Yo lo hago".

La enfática respuesta de Yeon-woo dejó a Phante boquiabierto.

Nacido y criado como un guerrero, Phante no podía entender nada sobre Yeon-woo.

"O puedes hacer una apuesta".

Dijo Yeon-woo con una sonrisa pícara.

"Olvídate de pelear si no quieres apostar".

Luego dirigió nuevamente su cabeza hacia el yunque.

"¡El, el perdedor sirve al ganador como su hyung!"

Phante gritó urgentemente

<< Nota: Hyung - es un honorifico que se usa entre hombres, para referirse a un amigo que es mayor. >>

Yeon-woo volvió a girar la cabeza con una mirada hosca.

"¿Podrías al menos escuchar a un hyung?"

"¡Claro que sí!"

Phante gritó jactanciosamente mientras se golpeaba el pecho con el puño.

Yeon-woo entonces soltó su agarre del martillo.

"Está bien. Hagámoslo".

 
* * *
 

Después de un minuto o dos.

Puuuck

Se escuchó un ruido muy fuerte desde el exterior de la herrería.

Creak

Yeon-woo pronto volvió a la herrería sacudiendo la cabeza unas cuantas veces.

"…."

Y Phante lo siguió con los hombros caídos.

En su cara, ahora tenía dos moretones en los ojos que le hacían parecer un panda.

Henova ya podía decir quién había ganado la pelea.

Ahora que la pelea había terminado, no debería haber nada que le molestara mientras trabajaba.

Pero mientras recogía su martillo, un pensamiento repentino le hizo inclinar la cabeza.

'¿Hmm? Aguarda. ¿No es el hijo del Rey Marcial?'

Henova miró a Yeon-woo con ojos ligeramente sorprendidos.

'¿No ha pasado sólo un minuto más o menos desde que empezaron a pelear?'

Edora también miró a Yeon-woo con ojos brillantes.

Tuvieron un encuentro cercano cuando pelearon previamente en el tutorial. Pero ahora, no le tomó mucho tiempo a Yeon-woo para someter a Phante.

'¡Se ha vuelto aún más fuerte!'

Había crecido a un ritmo increíble.

Yeon-woo se sentó frente al yunque y recogió su martillo a pesar de todas las miradas puestas en él.

"Ahora por fin estará tranquilo".

Phante se sentó junto a Yeon-woo y le vio templar el metal sin decir una palabra.

Se veía tan lamentable, casi como un cachorro sentado en la lluvia.

Pero esa era una reacción natural después de lo que había pasado.

Había pasado toda su vida perfeccionando sus habilidades como guerrero, pero terminó con ambos ojos cubiertos de moretones.

Phante se sentó allí con la mirada perdida durante mucho tiempo, y luego abrió cuidadosamente la boca.

"Hyu...ng, ¿Por qué te quedas aquí en el Distrito Exterior en vez de ir directamente a La Torre?"

Phante hizo una pregunta con los ojos llenos de curiosidad mientras difuminaba ligeramente la palabra 'hyung' en la frase.

Su nivel de habilidad no encajaba en un lugar como este. Pero por alguna razón, había decidido posponer la subida a La Torre.

Yeon-woo volvió a bajar su martillo y miró a Phante con una mirada indiferente.

Phante se estremeció.

Yeon-woo regresó a su martilleo de nuevo.

Tang, Tang

Phante continuó sus palabras apresuradamente.

"Te esperé tanto tiempo en La Torre..."

Durante todo el tiempo que estuvo en La Torre, difícilmente podía apaciguar su ira, hiciese lo que hiciese.

Deseaba tanto luchar con Yeon-woo.

Así que Phante y Edora se quedaron en los pisos inferiores de La Torre para poder encontrarse con Yeon-woo. Porque ir directamente a La Torre después del tutorial es lo que la mayoría de los jugadores hacen. Era de sentido común.

Los clanes que trataban de reclutar a Yeon-woo pensaban lo mismo. Intentaron encontrar a Yeon-woo en los pisos inferiores de La Torre, pero ninguno de ellos pudo.

Y después de medio mes de esperar ansiosamente a que Yeon-woo apareciera, a Edora se le ocurrió una idea.

Que si no estaba subiendo La Torre, tenía que estar en el Distrito Exterior.

Phante se rió de su idea, diciendo que era imposible, pero Edora lo convenció de que no había ningún problema en comprobarlo. Así que salieron de La Torre.

Y fue entonces cuando escucharon de eso. Sobre lo que pasó entre Yeon-woo y la Guardia Nocturna.

Así que aquí estaba.

Pero por supuesto, el resultado fué una derrota total.

Phante tenía un fuerte sentido de orgullo por sus habilidades y destrezas. Creía que nadie de su edad podía ser rival para él, y que incluso si subía a La Torre, no sería capaz de encontrar ningún rival en los pisos inferiores.

Kahn, ¿la Espada de Sangre? Doyle, ¿la Cola de Zorro? ¿Vyram, el Espadachín Marcusiano?

Se decía que había jugadores que estaban a la altura de él, pero el propio Phante nunca los había considerado a su nivel.

Sin embargo, un experto como él fue derribado instantáneamente por Yeon-woo.

Era difícil entender por qué una persona así se quedaba en el Distrito Exterior.

Sin embargo,

"Phante".

"Ah... ¿Sí?"

Dijo Yeon-woo en un tono irritado.

"¿Puedes por favor estar callado? No puedo concentrarme si sigues parloteando de esa manera."

Yeon-woo cerró la boca de Phante con fuerza bajo su autoridad como 'hyung' y se concentró en volver a martillar.

Tang

Tang


* * *


Yeon-woo era consciente de que Phante seguía mirándole con ojos hundidos, pero simplemente ignoró su mirada.

Pero bajo su máscara, había una leve sonrisa en sus labios.

'La razón por la que me quede aquí...'

Una sonrisa con mucho significado.

'Hay muchas'.