Reciente

viernes, 31 de enero de 2020

City of Sin - Capítulo 1334

Libro 9 – Capítulo 60. La Voz Del Destino





Mountainsea asintió, saltando sobre la pinza que tenía delante y dando unos cuantos saltos más para llegar a la cabeza de la madre cría. En ese momento, encarnó el vigoroso e inmutable salvajismo de Klandor, comenzando a cantar una vieja canción de guerra tribal. No había mucha melodía, pero toda la canción exudaba un inexplicable sentido del honor que resonaba a través de la noche como un fuerte viento en un páramo.

La voz de la chica bárbara no era agradable, pero era fuerte además de estar llena de pasión por la vida y la libertad. Era la tenacidad de los antiguos bárbaros que lucharon durante miles de años para establecer una patria, sin temor a sacrificarse ya que sabían que la muerte era simplemente el comienzo de otra vida. No temían a los enemigos poderosos, no tenían nada que perder. El Klandor de hoy comenzaba a volverse reticente, despectivo, pero esta voz portaba el espíritu puro de heroísmo que lo estableció hace tantos años.

El tiempo se mueve con tanta calma, una voz en el viento,

El cielo de acero está sonriendo, su llamada primaria suena,

Un ligero canto de los pájaros del viento...

La voz de Mountainsea atravesó el cielo nocturno, rompiendo las capas del espacio-tiempo antes de finalmente sonar en el cielo de Klandor. Sin embargo, esta voz melodiosa y sombría solo podía ser escuchada por aquellos reconocidos por los ancestros bárbaros. Un puñado de Klandorianos levantó la cabeza hacia el cielo, escuchando la canción con asombro.

Cuando la voz finalmente se disipó, Greyhawk saltó del pico de la montaña y se convirtió en un águila gigante que voló hacia el Santuario Nieve Azur como un rayo. Asa se rindió en una persecución de bestias que había durado la mitad de la noche, elevándose también en el cielo. Cuando los dos llegaron, el Gran Chamán Urazadzu y el Gran Anciano del Consejo ya estaban presentes.

Las cuatro personas no necesitaban discutir el fenómeno en absoluto. Urazadzu habló en el momento en que llegaron los otros dos, "Su Alteza ha emitido la llamada. Anciano, por favor envíenos."

"Por supuesto... ¡Ugh!" El anciano se cortó la palma, rociando sangre caliente en el suelo que se coaguló en un círculo de teletransportación. Urazadzu, Asa y Greyhawk caminaron hacia las luces intermitentes, desapareciendo de Klandor.

......

El trío pronto salió de un círculo de sangre similar que ahora se había formado al lado de la madre cría, congelándose por un momento al ver a la enorme criatura sobre la que su princesa estaba parada. Greyhawk palideció, "Así que los rumores son ciertos. Richard tiene una madre cría, y también ha evolucionado a tal nivel."

Asa miró a Mountainsea, pero a pesar de abrir la boca, finalmente no dijo nada y suspiró. El Gran Chamán miró a la chica por un minuto antes de inclinar su cabeza hacia abajo, uniéndose al antiguo homenaje a sus ancestros. Una gran runa de sangre surgió alrededor de la madre cría, formando una matriz incomparablemente grande que envolvió todo su cuerpo.

Se tardó hasta el amanecer para completar la matriz de sangre, con Urazadzu, Asa y Greyhawk teniendo que verter todo su poder para conseguir que rugiera de vida. Una cortina de sangre cubrió lentamente a la madre cría y a Mountainsea, aislando sus auras y almas.

La figura del Dios Bestia revoloteaba ocasionalmente alrededor de la cortina de sangre, entonando las antiguas canciones de batalla de los bárbaros. En el interior, el destino de Mountainsea y el de la madre cría se entrelazaron lentamente, fusionándose finalmente en un todo. A medida que la matriz de sangre continuaba funcionando, los engranajes del destino iban encajando.

Los padres y el tutor de Mountainsea habían entendido su determinación en el momento en que escucharon la canción, sabiendo que había decidido elegir su propia fe. No había necesidad de discutir las cosas cuando llegaron a la Tierra del Caos, solo actuaron en nombre de la chica. Sin embargo, todavía sentían un dolor en el corazón cuando un aura de tristeza comenzó a irradiar de la madre cría, su temperatura aumentó a medida que la sangre de bestia de Mountainsea comenzó a fusionarse con la suya. Mientras sus almas observaban con calma el proceso, mezclándose naturalmente, sus líneas de sangre comenzaron a competir por el dominio.

Cientos de pequeñas manchas rojas comenzaron a mostrarse en el alma de la madre cría, fragmentos de control que habían sido implantados allí cuando fue creada. Una pequeña bestia ilusoria corría por todos lados y se los tragaba. Los poderosos instintos de Mountainsea no permitirían una trampa tan peligrosa en su alma.

La bestia parecía fortalecerse con cada mota carmesí, y el alma de la madre cría se estremeció de repente cuando apareció una extraña imagen en su interior. Era una criatura insectoide aterradora, la parte inferior del cuerpo de un escarabajo sostenido por miles de extremidades. La parte superior del cuerpo era enorme, con miles de tentáculos que bailaban en el aire en un intento de golpear. Incluso la bestia tuvo que evitar el ataque.

Fue en este punto que la madre cría y Mountainsea unieron sus fuerzas, suprimiendo las proyecciones en sus almas. Las dos figuras se detuvieron, acercándose lentamente hasta que se fusionaron en una. El poder del Dios Bestia abrió un agujero directamente desde el Santuario Nieve Azur a la Tierra del Caos, vertiendo energía en las dos y dándoles la fuerza para forzar la combinación.

No pasó mucho tiempo antes de que apareciera una proyección completamente nueva, pero extrañamente esta no se parecía a ningún tipo de bestia. En realidad, era un humanoide con un cuerpo delgado, blindado con un grueso caparazón con flores doradas naturales que cubrían las secciones expuestas del cuerpo. Tenía una cola blindada más larga que ella, con cristales de ley incrustados a intervalos regulares. Mientras se miraba a sí misma, los dos petos se separaron repentinamente a la izquierda y la derecha para revelar un enorme cristal dorado en el centro de su pecho, innumerables pequeñas runas convergiendo en una pequeña nube que facilitaba el flujo de energía. Las manos de este nuevo ser eran la parte más humana, pero, aun así, los cinco dedos eran extraordinariamente largos con un pequeño cristal incrustado en el dorso de la palma.

Este era un ser que nunca había aparecido en la historia. Ni el antiguo Gran Erudito ni el Gran Chamán actual tenían idea al respecto, y su aura también era extraña. Era imposible decir su poder— no existía una dominación feroz—  pero parecía profundo e insondable, como si hubiera innumerables mundos dentro de ella.

El fantasma se movió sobre la madre cría, brillando tanto que incluso la cortina de sangre no pudo bloquear su imagen. Innumerables ilusiones idénticas aparecieron repentinamente en toda la Tierra del Caos, una voz tranquila pero majestuosa resonó en las mentes de Asa, Greyhawk y Urazadzu, "Soy Sillo, y también soy Terrathemus."

Las tres personas entendieron de inmediato el significado de esos dos nombres verdaderos. Sillo, el Maestro de Millones, y Terrathemus, la Dama de la Creación. Todos aquí sabían que esta unión tendría resultados inesperados, pero no esperaban tal cosa en absoluto. El linaje de la madre cría parecía haber cambiado, mientras que la línea de sangre del Dios Bestia había desaparecido en algún lugar dentro. En vez de fusionarse para formar un nuevo nombre verdadero, ambas habían conservado sus nombres originales en paralelo ahora que eran una sola.

Este tipo de cambios estaban más allá de la comprensión mortal, pero los tres espectadores estaban bastante confundidos acerca de otra cosa. ¿Qué pasó con la línea de sangre de las bestias antiguas? ¿Podría Mountainsea aún dar a luz al avatar del Dios Bestia?

Sin embargo, la ceremonia ya estaba completa, el carmesí lentamente comenzó a disiparse. La madre cría era en gran parte la misma, salvo algunas líneas de oro oscuro en su caparazón, pero solo un fantasma de Mountainsea voló hacia Urazadzu.

"Su Alteza... ¿Fue devorada?" La voz del Gran Chamán temblaba.

El fantasma sacudió la cabeza, "No, nos unimos. Me integré en ella, y nuestra alma es la misma. Es solo que no podía olvidar el pasado, así que dejé atrás una personalidad independiente. Eso es lo que ves ahora."

Observó cómo Greyhawk impedía que Asa hablara y continuó diciendo, "La madre cría aún no había creado una unidad especial para su avance de nivel 12, y encontramos una criatura adecuada llamada la Reina. Ese será el nuevo cuerpo de mi personalidad, será la forma en que desafiaré los arreglos del destino."

Un extraño momento de melancolía apareció en la expresión de Mountainsea, "¡Me niego a aceptar un destino sin Richard en él!"

Urazadzu se arrodilló e inclinó, su cabeza casi rozando el suelo, "Si ese es el caso, por favor, dele un sendero a Klandor antes de que nos vayamos."