Reciente

jueves, 30 de enero de 2020

City of Sin - Capítulo 1332

Libro 9 – Capítulo 58. De Un Alma




"¿Qué hacemos?" De vuelta en Agua Azul, Richard abandonó una runa en la que estaba trabajando y voló hacia el cielo. Si la madre cría no tuviera una solución para su dolor, volaría hacia la base de los segadores y apuntaría directamente a la nave nodriza enemiga. Se negó a dejarla sufrir un dolor extremo, y si ella realmente perdiera el control, la guerra estaría perdida de todos modos.

En un caso raro, ella realmente no tuvo respuesta. No había nada acerca de tales comandos de dolor u otros mecanismos de control en su memoria genética, por lo que él mismo tendría que encontrar una solución.

Frunció el ceño, "transfiéreme todo lo que sabes, ¡lo analizaré!"

Momentos después, recibió una avalancha de información. Al mismo tiempo, los segadores enviaron otro mensaje a través de los exploradores voladores. En la Tierra del Caos, el cuerpo de la madre cría rugió estruendosamente cuando su abdomen empezó a golpear la tierra, formando un agujero en el suelo, incluso cuando los nidos de gusano cerca se inclinaron por los temblores. Ella comenzó a arañar el suelo con un dolor extremo, la niebla ácida se filtró por sus espiráculos. Unos ruidos agudos provocaron que el bosque de larvas formara una densa capa de niebla que cubrió el cielo, pero eso no la ayudó en absoluto. A menos que destruyera a los exploradores para cortar la conexión, sería atormentada sin cesar.

Richard estaba confundido sobre cómo los segadores podían controlar algo que le había dado el Dragón Eterno, pero al sentir que su conciencia se desvanecía, descartó el pensamiento y comenzó a buscar una solución. Rápidamente se decidió, "¡Corta la conexión con los exploradores!"

Sin embargo, las bestias no explotaron según su orden, sino que continuaron enviando imágenes de la base de los segadores. La voz de la madre cría sonó en su mente, "Maestro... atesoro... mi independencia... seguiré... no te preocupes..."

Incluso después de cortar su control sobre ella, esta era una de las pocas veces que la madre cría rechazó directamente la orden de Richard. Sin embargo, incluso esto lo hizo por su bien, y había un gran precio a pagar. Su ceño se transformó rápidamente en preocupación, incluso miedo. Simplemente no sabía cómo lidiar con semejante crisis.

"¿Qué está pasando?" Nasia apareció de repente detrás suyo, dándole una palmadita en el hombro. Casi cayendo del cielo, Richard se estabilizó rápidamente y le contó sobre su problema, a lo que ella respondió después de pensar, "Dijiste que estaba formada por tu alma, ¿verdad? Podrías intentar usar la conexión de tu alma para compartir el dolor... ¡ESPERA!"

Su grito no sirvió de nada, ya que Richard tomó su decisión tan rápido que ni siquiera la madre cría pudo rechazarlo. Su rostro palideció de inmediato, algunos dientes se rompieron por la pura presión que ejerció sobre ellos. Todo su cuerpo comenzó a temblar cuando cayó en picada, apenas evitó estrellarse cuando Nasia voló y detuvo su caída. Había sentido todo tipo de dolor en su vida antes, pero este era definitivamente el peor con diferencia.

Incluso la mitad del dolor de la madre cría dejó a Richard desmayándose y recuperando la conciencia repetidamente. Perdió toda capacidad de moverse mientras su cuerpo intentaba ajustarse, percibiendo vagamente que Nasia trataba de hablarle, pero no podía distinguir ninguna palabra por el agudo quejido que llenaba su mente. Trató de adaptarse lentamente, pero sintió que su alma se estaba quemando en un horno antes de cubrirse los ojos.

Cientos de años parecieron pasar en un instante, pero Richard de repente sintió que la carga sobre él se redujo a la mitad. Al recuperar el control de sí mismo, inmediatamente se dio cuenta de que había otro pasaje conectado a su alma ahora, el dolor fluía de él hacia este recién llegado. Lo siguió para encontrar a Waterflower, pero la halló acurrucada en un rincón de la habitación con todo su cuerpo temblando mientras la sangre fluía por su boca.

Al darse cuenta de que Waterflower había asumido demasiado dolor, Richard retiró una gran parte del mismo, dándole solo lo suficiente para que pudiera mantener la conciencia. Sin embargo, el dolor se redujo rápidamente a la mitad cuando se estableció otra conexión sólida, aparentemente hecha de dos pasajes paralelos. Esta vez, sin embargo, Tiramisú parecía no verse afectado por el cambio, la única diferencia es que su cuerpo se calentó y comenzó a perder energía. Para combatir esa situación, comenzó a comer de inmediato, consumiendo varias veces la cantidad habitual, sin temor a quedarse sin nada. Después de todo, había suficientes raciones para cien mil soldados.

El señor de la guerra ogro era en muchos sentidos ingenuo, pero esta ingenuidad era algo que le daba una poderosa voluntad. Proveniente de una raza que podía soportar mucho más dolor que los humanos, era mejor para lidiar con este escenario que incluso el propio Richard.

Richard lanzó un suspiro de alivio cuando el ogro se unió, pero se establecieron rápidamente algunas conexiones del alma adicionales para ayudarlo más. Una provino de Olar, pero otras dos sorprendentemente vinieron de Escudo de Hierro y Shaun, quienes recientemente se habían unido a él. El legendario asesino también se unió poco después, y sorprendentemente una pequeña conexión fue formada por Romney.

Olar fue uno de los primeros seguidores de Richard. Aunque el bardo tenía un talento limitado y no podía pasar la barrera del reino legendario, su alma se había fortalecido repetidamente y también estaba familiarizado con el alma de Richard. Podía manejar este dolor compartido, pero cualquier otro santo simplemente estaba buscando la muerte. La decisión de Romney conmovió y divirtió a Richard, pero decidió informar al asesino de las consecuencias de compartir una pequeña cantidad, lo que rápidamente forzó una desconexión.

Con la ayuda de sus seguidores, Richard se sintió muy aliviado. La pequeña cantidad de dolor que todavía sentía no afectaba en absoluto sus movimientos, y en su lugar podía utilizarlo para fortalecer su alma. La madre cría también se había estabilizado y estaba haciendo algo similar. Ella retuvo todo el dolor que pudo soportar, mientras le transfería el resto para que lo asignara. Se formó así una red para lidiar con las órdenes de los segadores.

Escudo de Hierro y el legendario asesino en realidad se alegraron por el hecho de poder entrenar sus almas, pero esto les permitió sentir la presencia de los demás y gruñeron en conjunto. Waterflower y Tiramisú sabían de este beneficio en el momento en que entraron en contacto con el dolor, por lo que uno lo soportó en silencio mientras que el otro comió ferozmente. Olar también se unió, dejando solo al pobre santo asesino que se había desmayado perdiendo la oportunidad.

Finalmente habían evitado la crisis, pero este no era un plan a largo plazo. Richard sabía que los segadores aumentarían aún más el umbral de dolor una vez que se dieran cuenta de que sus órdenes no estaban funcionando, e incluso temía cualquier mecanismo oculto de muerte que pudieran activar en su alma. Simplemente había demasiado que no sabían sobre esta situación.

"¿Hay algo que pueda hacer?" Se giró hacia Nasia. Esta era una situación con la que nunca se había encontrado antes.

"Como todavía hay algo de tiempo, deberías hacer algunos sacrificios rápidamente. Haz que la madre cría retire sus zánganos mientras no estás, tal vez el viejo dragón tenga una solución para esto. De todos modos, fue él quien te la dio. Toma la esencia de ascuas también; no va a responder sin una suma considerable. Yo me ocuparé de este lugar, no te preocupes."

Richard asintió, recogió una gran caja de esencia de ascuas y se preparó para regresar a Norland. Antes de irse, volvió a preguntarle a Nasia, "¿Necesitas algunas ofrendas?"

"No," sacudió la cabeza, "necesitaré una ofrenda de rango 2 para cada nivel hasta el 25, y una de rango 1 después de eso. No puedes permitírtelo ahora mismo."