Reciente

jueves, 30 de enero de 2020

City of Sin - Capítulo 1324

Libro 9 – Capítulo 50.  Un Rayo De Esperanza





“¿Solicitaste mi presencia?” Sonó la voz del Dragón Eterno cuando Richard colocó seis botellas de esencia de ascuas en el altar, la grandiosa aura de su verdadera voluntad cubriendo el aislado espacio.

“Si. He sufrido grandes pérdidas en la batalla contra los segadores, y espero un poco de ayuda en la guerra,” respondió Richard con calma.

“Los segadores provienen de un dominio más allá de mi luz. No están bajo mi control e incluso tienen la capacidad de erosionar mi dominio. Debes ser muy consciente de que no puedo ayudarte de manera significativa.”

“Un poco es suficiente,” casi parecía que estaba rogando…

“¿Por quién estás haciendo esto?” Preguntó el viejo dragón.

Richard hizo una pausa por un momento, sintiendo que el dragón de repente sonaba conversacional en lugar de formal. Sin embargo, él todavía respondió la pregunta, “Por un pequeño número de personas y también por un gran número de personas.”

“Muy decepcionante. Eres un adorador titulado, alguien con un futuro ilimitado. Tu mundo debería girar en torno a ti solamente, no al revés. Tu fuerza debería ser su esperanza, pero estás inmerso en una guerra sin posibilidad de victoria.”

“Estoy seguro de que habrá un milagro.”

“Los milagros no son algo que se produzcan solo porque uno lo desee,” el tono del dragón se volvió distante y frío una vez más, “Como alguien con un título de rango 2, tienes derecho a solicitar una bendición especial una vez al año. Esto es tuyo ahora.”

Un orbe de luz flotó frente a Richard, llenando su mente de información en el momento en que lo tocó. Era la Omnisciencia Divina una vez más, con respecto a la información avanzada sobre la esencia de ascuas. Se necesitó la fuerza del tiempo de cinco ofrendas de primer nivel antes de que ese conocimiento fuera grabado en su mente, brindándole una explicación detallada sobre las propiedades de la esencia de ascuas y también mostrándole cómo elaborarla.

Los ojos de Richard se iluminaron cuando vio estas instrucciones, pero mientras continuaba leyendo, el brillo se desvaneció. Los pasos fueron bastante simples y directos: todo lo que uno tenía que hacer era colocar la esencia de ascuas en una corriente de fuerza del tiempo para que pudiera recuperar su vitalidad rápidamente. Sin embargo, nadie podría encontrar con precisión las corrientes de fuerza del tiempo y también tener el coraje de saltar dentro.

Una corriente de fuerza del tiempo contenía una energía aterradora que incluso un ser épico sería incapaz de soportar. Podría forzar el paso de cientos de miles de años en un instante, convirtiendo a cualquiera en polvo. Solo un maestro del espacio y el tiempo podría sobrevivir en tal ubicación.

Sin embargo, no había existido un solo individuo en la historia de Norland que dominara el espacio-tiempo por completo. Desde otra perspectiva, el concepto de niveles de reinos simplemente no podía comprender a un ser de tal poder. Al final, eso solo significaba que el Dragón Eterno era la única forma en que podía adquirir la esencia de ascuas activada.

Sin embargo, Richard no creía que tendría que renunciar a cinco ofrendas por una información tan inútil. De hecho, confiaba plenamente en sí mismo que eventualmente podría viajar en las corrientes del tiempo sin restricciones algún día, momento en el que podría encontrarlos y probar este proceso él mismo. Sin embargo, mientras continuaba leyendo, su ceño fruncido se disipó rápidamente cuando un pequeño pasaje le dio información muy crítica.

Se desconocía como se formaba la esencia de ascuas, pero el Dragón Eterno nunca había sido informado de una instancia en la que los segadores la habían creado en un mundo que invadieron. Esto significaba que había una cantidad limitada, lo que a su vez implicaba que el límite para los segadores no eran los recursos que obtenían, sino la cantidad de esencia de ascuas con la que entraban al mundo. Si bien no sabía esto, ya estaba concentrado en reunir toda la esencia de ascuas para ofrecerla al viejo dragón de todos modos; ¡este sería el camino hacia la victoria!

La conciencia del Dragón Eterno ya había partido en este punto. Al dejar atrás la gracia divina del valor de veinte ofrendas de primer nivel, Richard miró todo lo que podía obtener y finalmente eligió un arma divina, un equipo legendario y una serie de materiales importantes antes de irse tan rápido como pudo. No quería nada más que volar de regreso a Faelor de inmediato; ¡había almacenes enteros de segadores que aún no había refinado!

……

Una tormenta se estaba gestando en el Castillo Soremburgo, todos los miembros disponibles de su alto consejo se congregaron actualmente para una reunión. Sin embargo, a diferencia de la mayoría de los casos en que todos los miembros se presentaron, tres asientos estaban actualmente vacíos.

Inseguros de las circunstancias, algunos de los participantes se miraron unos a otros cuando vieron los asientos vacíos y empezaron a susurrar entre ellos. Al ver esto, el señor interino del castillo tosió para llamar la atención, “Respetados eruditos, pueden ver que recientemente hemos enfrentado grandes pérdidas. Dos de nuestros antiguos compañeros se han ido, y no está claro si Caminante del Alma Jinfarah tuvo éxito. Sin embargo, su cristal de resonancia aún está intacto, así que creo que son buenas noticias.”

El señor interino agitó la mano para mostrar una imagen de un salón oscuro, con varios cristales grandes colocados en un anillo en el centro. La imagen estaba enfocada alrededor de un cristal cuya placa de identificación decía Jinfarah, pero en ese momento zumbaba tan rápido que era casi borroso. Una ola de energía sin forma se estrelló de repente en la superficie del cristal, quebrándolo inmediatamente y rompiéndolo ruidosamente. Cada uno de los fragmentos mostraba una imagen de la madre cría. La placa con el nombre de Jinfarah cayó al suelo por la explosión.

El salón de reuniones quedó en silencio, pero el señor interino del castillo finalmente habló, “Parece que debo rectificar esa declaración. El Alto Erudito ha fallado.”

“¿Esa madre cría no es solo de nivel 12?” Se escuchó una voz.


El Alto Erudito Rhodey respondió, “Despertó su nombre verdadero cuando era de nivel 10, e incluso vio a través de nuestras trampas. Esta situación no tiene precedentes y no hay forma de predecir sus próximas acciones.”

“Dos de nuestros miembros han muerto a manos de ella, podríamos tener que lidiar con eso en serio.”

“¿Cómo?” Una figura bestial expresó su desacuerdo, “Creo que deberíamos mirar hacia atrás en cada paso de nuestra operación y borrar todos los rastros. Si realmente crece y abandona su plano, dejar hilos del destino conectados a esta conducirá al desastre. ¿Alguien aquí cree que tiene el poder de enfrentarse a una matriarca?”

Los miembros comenzaron a discutir esto con una clara incomodidad, pero el señor tosió una vez más y los interrumpió, “Puede que no haya razón para preocuparse. Los segadores ya están dentro de Faelor, y la madre cría no puede irse todavía. Una vez que el plano sea destruido, incluso una semilla sobreviviente solo permanecería inactiva en la tierra rota mientras espera su próxima oportunidad para despertar.”

Un anciano marchito habló, “Será de gran beneficio buscar esta plántula una vez que ocurra.”

Cuando estas palabras sonaron, incluso la respiración de Rhodey se hizo más fuerte. Esta era la semilla de una madre cría aterradora que ya había demostrado su valía, controlarla era similar a controlar Faelor. Los eruditos sabían cuán poderosa era una madre cría completamente desarrollada; ¡con una, podrían hacerse cargo de todo Norland en menos de un siglo y unir su poder para explorar los misterios del mundo! ¡Esto era lo más cerca que habían estado de lograr su objetivo!

El señor interino sacudió la cabeza, “Eso es cierto, pero adquirir esta semilla exigirá que arriesguemos un hilo de destino. Esto tendrá que ser aprobado formalmente.”

Todos los miembros del consejo se quedaron callados por un momento antes de que alguien sugiriera, “Entonces, pongámoslo a votación.”

Tanto el señor interino como Rhodey se miraron antes de asentir lentamente. Esto era algo que podría afectar la existencia de Soremburgo, por lo que todos tendrían que invertir. La votación uniría sus destinos, asegurando que compartirían tanto las consecuencias como los beneficios.

“Aquellos que estén a favor de continuar, levanten sus manos.”

Una ola de manos se levantó en respuesta a las palabras del señor, con más de dos tercios a favor de la decisión. Después de algunas dudas, incluso Rhodey votó a favor. Si bien no estaba de acuerdo, el señor del castillo no podía cambiar de opinión. Suspiró suavemente, “La codicia es la raíz de la destrucción.”

Por supuesto, su propia mano había subido y bajado repetidamente mientras luchaba por tomar una decisión.

Una vez que se tomó la decisión, uno de los miembros cambió de tema, “La Emperatriz Apeiron le ha pedido a Hasting que comience su aniquilación de la Tierra del Anochecer. Sin embargo, Richard todavía está luchando contra los segadores; ¿es prudente de nuestra parte agotarnos?”

“No veo ningún problema. Este es el mejor momento para demostrar nuestra destreza a la Emperatriz. Ella y Julián tienen el control de las leyes y el caos, serán personal clave en el futuro. Hasting ha estado preparado durante mucho tiempo también.”

“¿Qué sigue después de que derrotamos a los Daxdianos? ¿Construimos una base de avanzada en su plano?”

Los que discutieron esto no tenían idea de que los Daxdianos estaban disfrutando de una gran ventaja en la Tierra del Anochecer. Por sus palabras, casi parecía natural que ganarían.

“Daxdus todavía tiene diez seres épicos,” respondió el miembro más viejo, “incluso si dos de ellos aún no se han recuperado después del ataque de Philip, siguen siendo ocho seres épicos a los que hay que enfrentarse en el peor de los casos. Necesitamos estar adecuadamente preparados.”

“Establezcamos primero una base de avanzada. Será más fácil absorber sus poderes después.”

“Estoy de acuerdo.”

“De acuerdo.”



La reunión finalmente llegó a su último tema, la recompensa que Richard había otorgado por todos los Eruditos. Rhodey se levantó y leyó una serie de estadísticas, “Hemos perdido quince eruditos avanzados muy recientemente, incluido un miembro de nuestro consejo. También alrededor de 90 intermedios, unos pocos cientos de menores y 400 impostores. Nuestra fuerza superficial está casi totalmente reducida.”

“¿La recompensa era tan atractiva?”

“La suma fue enorme.”

“No olvides que los humanos son capaces de toda clase de tonterías frente a la avaricia.”

“Parece que tenemos que hacer una introspección. Nuestros disfraces no fueron tan brillantes como pensábamos.”

Finalmente, un miembro que era tan delgado que parecía una bolsa de huesos preguntó con sed de sangre en sus ojos, “¿Quién aceptó estas recompensas aparte del Imperio Milenario?”

“Las diez principales organizaciones de asesinos en el plano,” dijo Rhodey con calma.

La sed de sangre del hombre flaco pareció solidificarse en respuesta.

“Tenemos otra opción”, dijo el señor interino del castillo, “es hora de que el halcón dormido regrese al cielo.”

“Estoy de acuerdo”, asintió otro miembro, “Richard no podrá tocarlo con su identidad única. Eso sería similar a declarar la guerra a Klandor.”

“Entonces le enviaré una carta.”