Reciente

viernes, 24 de enero de 2020

City of Sin - Capítulo 1311

Libro 9 – Capítulo 37. Enemigos Más Grandes




Macy finalmente dejó sus pensamientos a un lado cuando se dio cuenta de que no había más guerreros de carne para procesar. Richard cerró la caja al meterlo todo, sonriendo mientras enviaba sus llamas azules a los cadáveres para quemarlos. Agarrando la pequeña cantidad de metal plateado que dejó este proceso, se rió entre dientes, “Buen botín.”

“¿Qué son estas cosas?” Preguntó Macy con curiosidad mientras ponía el frasco y la caja de nuevo en su brazalete.

“Lo que sacaste debería ser la fuente de energía para sus armas de rayos. Es bastante inestable, pero hay una tonelada de energía dentro que podríamos usar en el futuro. No estoy seguro de qué es lo otro, pero siento que es un núcleo de algún tipo.”

Esta explicación fue un poco vaga y confusa, pero Richard no tenía la intención de dar más detalles. Permitiendo que Macy se recuperara durante un tiempo, luego la condujo a un territorio más profundo de los segadores, incluso mientras eliminaba los detectores en el camino.

La segunda ola de segadores fue mucho menos problemática que la primera. Richard los derrotó lo suficientemente rápido como para que Macy solo sufriera heridas leves, y esta vez ella incluso logró matar a treinta guerreros de carne y algunos de los aviones de guerra más pequeños. Se sintió un poco orgullosa de sí misma por el logro, pero sabiendo que Richard todavía tuvo que salvarla varias veces, se puso a trabajar nuevamente en el proceso de recolección de los núcleos de energía. Fue en este punto que comenzó a sentir el poder inestable dentro del metal brillante, la energía tan concentrada que se alejó instintivamente.

Los dos continuaron avanzando, pero esta vez tuvieron la desgracia de enfrentarse a una tropa que tenía uno de los buques más grandes con poderosos ataques de rayos.

Richard inmediatamente hizo que Macy se concentrara solo en la defensa, corriendo tan rápido como pudo mientras condensaba los espejos para desviar los ataques de rayos. Ella finalmente se acostumbró al proceso, siendo capaz de condensar un espejo inmediatamente cuando sentía peligro, pero incluso con esto salvándole la vida varias veces, todavía quedaban muchas llamadas de muerte cercanas. Lo peor de todo ocurrió cuando un rayo del gran avión pasó por su cuero cabelludo, dejando su corazón congelado por un momento al ver cuán cerca estuvo de morir.

Fue en el mismo momento que vio a Richard parpadear directamente hacia el gran buque de guerra, fusionando cientos de núcleos de energía y arrojándolos. Un rastro de fuego azul causó una explosión ensordecedora en instantes, las ondas de choque de los ataques destrozaron a los segadores e incluso arrojaron a la distante Macy al suelo. El gran buque de guerra desapareció por completo cuando el fuego se calmó, y la mayoría de los demás también.

Sintiendo un intenso mareo, Macy se puso de pie y se tambaleó hacia delante. Su espada se movió para destrozar algunas de las pequeñas máquinas que cayeron junto a ella, y luego se abalanzó sobre una más grande que estaba a diez metros de distancia. La máquina zumbó siniestramente incluso mientras ella la cortaba, haciendo estallar varios cañones que apuntaban a su cara, pero ella gritó y la golpeó salvajemente hasta que quedó totalmente despedazada. Incluso entonces continuó atacando alocadamente, solo se detuvo cuando una mano la agarró y la dejó incapaz de moverse.

“Todavía tengo un uso para estas cosas, ¡sabes!” Richard gruñó cuando la vio recuperar la calma, “Yo pensaba que lo harías bien con el tiempo. Tal vez me equivoqué.”

“Umm…” Macy se sonrojó ante esta evaluación, simplemente bajando la cabeza sin saber qué decir.

Richard sacudió la cabeza y suspiró, “Usamos demasiados núcleos de energía, no quedó casi nada. Necesito ajustar… No, no, no, ya es suficiente de tu parte. Concéntrate en curarte, yo limpiaré el campo de batalla.”

Se detuvo en su camino hacia los guerreros de carne, Macy asintió y sacó unos cuantos ungüentos curativos, pero de repente se dio cuenta de que necesitaría desnudarse por completo para tratar sus heridas. Esto la dejó vacilante por unos momentos, pero rápidamente decidió que no importaba y se quitó todo para comenzar a tratarse.

Por su parte, Richard no hizo ningún movimiento para evitar mirarla, limpiando rápidamente el campo de batalla antes de sentarse a mirarla. Con todo su cuerpo visible, la misma mujer que siempre le decía que lo hiciera, de repente se sintió un poco incómoda.

Eventualmente, no pudo aceptarlo y apretó los dientes, “¡Si quieres hacerlo, hazlo rápido!”

Richard se echó a reír y sacudió la cabeza, “Imagina que mis seguidores se enteren de que morí porque fui emboscado por los segadores mientras tenía relaciones sexuales. No, gracias.”

Macy estaba avergonzada y furiosa, pero decidió no prestarle atención y concentrarse en sus heridas. Lo ignoró por completo hasta que se volvió a vestir, y en ese momento se volteó para preguntar, “¿Y ahora qué?”

Murmurando para sí mismo por un momento, finalmente se puso de pie, “Sigamos adelante.”

Cuando comenzaron a caminar, Richard levantó en secreto una esquina de su túnica y miró dentro. Había una gran quemadura en su pecho por el gran buque de guerra, un precio que había pagado por su repentino ataque. Una herida así era normalmente insignificante, pero el rayo de energía contenía algún tipo de elemento venenoso que le impedía regenerarse por sí solo. Desafortunadamente, había hecho volar ese buque de guerra en pedazos y no había forma de que estudiara la fuente para encontrar una solución.

Caminaron durante media hora antes de detenerse. Richard estimó que pasaría media hora más para que llegara la próxima oleada, pero mientras él podía luchar de inmediato, Macy seguía exhausta y necesitaba descansar un poco. Sacó una caja de los núcleos de energía, los ató juntos en paquetes de diez y los colocó de nuevo en la caja.

El siguiente encuentro fue bastante rápido, y Richard tardó unos minutos en destruir todo el ejército. Sin embargo, sufrió tres ataques de rayos solo para poder dejar parte del gran buque de guerra intacto, dejándolo lejos de estar en óptimas condiciones. Macy también resultó gravemente herida, perdiendo su capacidad de luchar.

Una vez que volvió a despejar el campo de batalla, Richard detectó un aumento en el número de ondas de detección. Se sentía como una manada de lobos rodeando a su presa, y lo dejó vacilante. Todavía podía luchar por ahora, pero Macy definitivamente no. Estaría bien si no hubiera ninguno de los grandes buques de guerra entre el enemigo, pero de lo contrario tendría que huir.

Al final, decidió sacarla del territorio de los segadores hasta que se recuperara. Al principio le permitió volar por sí misma, pero cualquier indicio de calma desapareció repentinamente y la agarró del brazo, teletransportándose repetidamente hasta que regresó al mensajero y pudieron irse.