Reciente

domingo, 1 de diciembre de 2019

Solo Leveling - Capítulo 238

Capítulo 238. Solo Leveling


Si uno trasplantara el 'Infierno' a la Tierra, ¿Se parecería a algo como esto?

Los cielos se llenaron de densas nubes negras que no daban señales de disminuir. El suelo estaba, a su vez, lleno de sangre, gritos, cenizas y olor acre.

Los soberanos nacieron de las tinieblas con el único propósito de destruirlo todo. Por eso, procedieron a borrar sistemáticamente toda apariencia de luz y vida de este mundo.

El Emperador Dragón se paró frente a ellos. Subió orgullosamente a una parte alta de la ciudad, ahora reducida a cenizas y barrió su mirada por todos los rincones de la ciudad.

'¿Qué está pasando con ese bastardo?'

Después de esa breve mirada, el Soberano de las Sombras se escondió y no volvió a aparecer, ni siquiera hasta ahora.

Cuando usó su percepción sensorial para revelar su existencia, el Emperador Dragón lo interpretó como el indicio de que el Soberano de la Sombra finalmente declaraba la guerra.

Y por eso, por primera vez en mucho tiempo, el corazón del Emperador Dragón, que se durmió mientras deambulaba dentro de la brecha entre las dimensiones, había empezado a latir con fuerza una vez más.

Finalmente, uno de los pocos enemigos que podían amenazar su vida le había sacado los colmillos. La verdadera guerra estaba al alcance de la mano.

Para el 'Soberano de la Destrucción', ver el campo de batalla lleno de locura incontrolable de todas las partes involucradas era más o menos lo mismo que un maravilloso regalo de los cielos.

¿Podría compararse con la alegría derivada de las batallas?

Lástima, el evento que había estado esperando no se materializó.

El Soberano de las Sombras desapareció sin dejar rastro y no mostró signos de volver a aparecer, incluso después de que una nación de sus semejantes hubiera sido aniquilada por completo.

Por supuesto, luchar contra el ejército combinado del Mundo del Caos que fácilmente contaba con más de diez millones, no sería diferente a suicidarse.

Sin embargo, si él estaba planeando huir de la persecución, no habría intentado amenazar al Emperador Dragón incluso a riesgo de exponer su paradero actual.

'… ¿Podría estar apuntando a otra cosa?'

El Emperador Dragón se puso más ansioso con el paso del tiempo.

Ahora que no tenían ni idea de cuando y donde empezaría el ataque del Soberano de las Sombras, los soldados bajo el Dragón no tenían otra opción que moverse a un ritmo mucho más cauteloso. Obviamente, su velocidad de marcha se había reducido de forma considerable como resultado de ello.

El Emperador Dragón quería deshacerse de todas las molestias que lo antes posible y prepararse para la batalla contra los gobernantes, así que sin duda, la situación actual estaba resultando bastante molesta.

¿Podría ser...?

'… Está esperando la aniquilación de sus parientes para poder convertirlos a todos en sus Soldados de la Sombra'.

Sin embargo, convertir a los humanos que no sabían cómo manejar Maná en sus soldados no sería de mucha ayuda contra el Ejército de Destrucción. Seguramente, ese bastardo también sabría de este hecho.

Fue entonces cuando.

Una voz interrumpió la profunda deliberación del Emperador Dragón.

"Los humanos están llegando, mi señor."

Uno de los Dragones de grado Antiguo, actuando como su guardaespalda, le informó de los ataques de los humanos. Pero, ¿No murieron todos los humanos de esta nación capaces de manejar Maná, los 'Cazadores'? Si es así, ¿Qué podría ser?

El Emperador Dragón con una expresión de desconcierto levantó la cabeza, y con excelente sincronización, incontables misiles llovieron desde el cielo.

* ¡¡¡¡BOOOOOOM-!!!!

Fue el último esfuerzo de las débiles criaturas, tan patéticamente sin sentido que incluso el Soberano de la Destrucción se compadeció de ellas. Los humanos sabían que sus armas no imbuidas de Maná no podían ni tocar un solo cabello del Ejército de la Destrucción, pero se negaron obstinadamente a rendirse.

'… Esto se está volviendo aburrido'.

Las cejas del Emperador Dragón temblaban un poco. La ansiedad se transformó en molestia, y pronto, la molestia se transformó en ira.

[Ninguno de ustedes de un paso al frente.]

El Emperador Dragón advirtió a sus subordinados que no se movieran y por primera vez desde que puso un pie en este mundo, reveló su verdadera apariencia.

Estos pilotos de combate habían volado hasta aquí arriesgando sus vidas para ganar tiempo, por muy poco que fuera, para que los civiles evacuaran. Pero entonces, después de ver el tamaño verdaderamente absurdo de la calamidad personificada que se les acercaba, cada uno de estos valientes hombres y mujeres se quedaron completamente sin palabras.

"Mami..."

El terror y la conmoción de estos pilotos sólo duró un breve momento. Pronto, el aliento de pura destrucción se disparó en línea recta desde la mandíbula de la calamidad, devorando todos los aviones de combate en el aire.

* ¡¡Kuwaaaaaaah-!!

En menos de un minuto. Las vidas de estos pilotos no pudieron obtener ni un minuto y su sacrificio fue en vano.

Desafortunadamente, el Emperador Dragón no estaba satisfecho con los sacrificios de estos humanos y levantó la cabeza para soltar un aterrador rugido en los cielos.

* ¡¡¡¡KUWAAAAAAAAAAHHHH-!!!!

Ese era el Soberano de la Destrucción declarando la guerra contra el Soberano de las Sombras.


***


Jinwoo también escuchó ese rugido.

Sus ojos, cerrados en quietud para poder organizar sus pensamientos, se abrieron en silencio.

'… Ya es hora'.

En el momento en que sus párpados se alzaron, la visión del 'alojamiento' que Ber había construido entró inmediatamente en su vista. La oscuridad y el silencio parecían haberse apoderado del dominio de esta sala innecesariamente enorme.

¿Fue porque la atmósfera actual se parecía a los momentos del descanso eterno? A Jinwoo no le disgustaba la combinación de oscuridad y silencio que se experimentaba en este espacio vacío.

Se sintió culpable por regañar a Ber en ese entonces, así que en silencio invocó al antiguo rey hormiga a su lado.

"Oye, Ber. Gracias"

Ber había estado esperando en silencio a la sombra de Jineoo hasta entonces. Sacó a hurtadillas su cabeza de la oscuridad de abajo para hablar.

"Oh, mi rey..."

"Sí, lo sé."

Jinwoo interrumpió la sentencia de Ber incluso antes de que otra palabra pudiera ser pronunciada. Esta vez, Bellion subió a la superficie al lado del rey hormiga.

"Es demasiado peligroso, mi señor."

Incluso Igris emergió desde abajo, como si estuviera esperando esta oportunidad. Se arrodilló y bajó la cabeza, su voz sonando ferviente.

"Comparto sus opiniones, mi señor."

Los tres Mariscales estaban tratando de disuadir a Jinwoo de llevar a cabo su plan. En silencio, su maestro estudió a los tres.

Los Soldados Sombra nunca morirían a menos que su Soberano fuera asesinado. Lo que significaba que siempre se preocuparían por la seguridad de su Soberano ante todo.

Sin embargo, a veces uno no tenía otra opción que hacer un movimiento aunque supiera de los peligros que le esperaban en el otro lado.

Para Jinwoo, esta era una de esas ocasiones.

"Osborne... El antiguo Soberano de las Sombras dijo que le gustaba este aspecto de mí."

Ese sería el aspecto de estar dispuesto a abordar el problema aparentemente peligroso de frente.

Jinwoo continuó..

"Si estuviera en la misma situación que yo, ¿Qué habría hecho?"

"…"

Bellion recordó las acciones pasadas del antiguo Soberano de las Sombras y se dio cuenta de que no podía dar una respuesta fácilmente.

Osborne, el antiguo Soberano de las Sombras, fue alguien que se esforzó por detener la rebelión de todos los demás Fragmentos de la Luz Brillante que marchaban hacia adelante para matar a su creador, el Ser Absoluto.

Si fuera Osborne, nunca renunciaría a su deber, independientemente de la situación a la que se enfrente. Una vez que los pensamientos de Bellion llegaron a ese punto, levantó su cabeza hacia arriba.

Jinwoo le devolvía la sonrisa.

'Se... se parecen entre sí'.

La cara de Jinwoo se superponía con la de Osborne en los ojos de Bellion.

Bellion bajó la cabeza de nuevo y se comprometió seriamente con Jinwoo.

"Te acompañaré hasta el final, mi señor."

Parecía que otros Mariscales compartían su sentimiento porque ya no se preocupaban por disuadir a Jinwoo.

Perfecto.

"Deberían haber salido así desde el principio, ¿Saben?"

Jinwoo les sonrió.

Sintió que realmente no le quedaba mucho tiempo, y sacó su teléfono del bolsillo. Esta podría ser su última oportunidad de hablar con su familia.

'……'

Al final, sin embargo, no se atrevió a tocar el icono de 'Llamar'. Pensó que, si escuchaba las voces de sus seres queridos ahora, no podría dar otro paso adelante.

Esa es la sensación que tuvo.

* ¡Crack!

El teléfono aplastado cayó lentamente de la mano de Jinwoo.

Estaría bien retrasar el momento de escuchar sus voces hasta el final de la próxima batalla. Jinwoo reafirmó su determinación e invocó a la pareja de dagas de la Ira de Kamish desde el almacén del subespacio.

Luego, rasgó la camisa que llevaba puesta para crear cuerdas largas y las envolvió alrededor de sus manos sosteniendo las dagas. Sus armas no deberían escaparse de sus manos durante la batalla, pero en realidad, lo hacía para despertar su espíritu de lucha.

La cuerda hecha de su camisa desgarrada aseguró firmemente las dagas en sus dos manos.

Sus firmes y bien desarrollados músculos del torso, que se mostraban ahora que su camisa había desaparecido, temblaban y se retorcían cada vez que respiraba profundamente como si estuvieran vivos.

'De acuerdo, bien'.

La sensación aumentada se intensificada antes de la batalla. Su corazón también latía con fuerza.

A Jinwoo siempre le gustó que esta sensación aumentada se extendiera por todo su cuerpo justo antes de que estuviera a punto de entrar en una mazmorra.

Tanto su mente como su cuerpo estaban preparados.

Fuu...

Dejó que un suave suspiro saliera de sus labios, y una luz escalofriante comenzó a brillar desde lo más profundo de sus ojos.

El plan del que hizo innumerables simulaciones en su cabeza pasó una vez más por su mente. No podía permitirse cometer ningún error de ahora en adelante.

Su expresión reflejaba ahora el peso de su determinación. Sus mariscales, habiendo leído la voluntad de lucha de su señor, asintieron con la cabeza al unísono.

Jinwoo habló con una voz determinada.

"Pongámonos en marcha."


***


Dentro de la oficina del Presidente de la Asociación de Cazadores de Corea.

Woo Jin-Cheol estaba ocupado recordando el sabio consejo que su abuelo había dejado atrás hace algún tiempo.

Si quisiera averiguar la gravedad de un incidente, tendría que mirar más de cerca las expresiones del presentador de las noticias.

Su abuelo había experimentado personalmente la guerra y a varias calamidades que vinieron a Corea en el pasado, por lo que sabía de lo que estaba hablando. Después de colocar a un muy joven Woo Jin-Cheol en su regazo, dijo estas palabras.

- Si la expresión del presentador de noticias está en el lado positivo, entonces no hay nada de qué preocuparse. Si la expresión del presentador es un poco sombría, entonces deberías ser un poco cauteloso. Sin embargo, en los momentos en los que realmente deberías sentirte asustado serían...

Woo Jin-Cheol estudiaba la expresión de la presentadora de noticias y murmuraba suavemente sin darse cuenta.

"… Cuando el presentador está tratando de mantener una expresión tranquila."

En los casos de acontecimientos verdaderamente desastrosos, los lectores de noticias trataban de evitar que los disturbios y la agitación florecieran en los corazones de los espectadores en casa, haciendo todo lo posible para proyectar la calma en la que se encontraban.

Y, por supuesto, la presentadora de las noticias
 mantenía una expresión tranquila y una voz clara para informar sobre los acontecimientos que se desarrollaban en América del Norte; exactamente como su abuelo había advertido.

[… Cuando se interrumpió el contacto con todos los cazadores que se adelantaron para detener el avance, el gobierno estadounidense movilizó urgentemente a todas sus fuerzas militares para ganar tiempo suficiente para que los civiles evacuaran...]

Woo Jin-Cheol apretó sus ojos y los cerró.

Simplemente no se sentía seguro de poder observar continuamente la tragedia que se desarrollaba al otro lado del planeta.

A través de la memoria de Jinwoo, había sido testigo de la gran escala de las fuerzas invasoras del enemigo. Estaba hablando en serio; eso era una calamidad contra la que nada en este mundo podía defenderse.

La nación con la mayor fuerza de combate, los Estados Unidos de América, se desmoronaba impotente a manos de esos monstruos. Y ahora mismo, lo único que la humanidad podía hacer era rezar por un milagro.

Desafortunadamente, ¿qué clase de milagro tendría que ser para detener a esas criaturas?

La imaginación llena de presagios ominosos y de imágenes terribles seguía burbujeando una tras otra en su cabeza como si hubieran formado una larga e ininterrumpida cadena. Woo Jin-Cheol agitó lentamente la cabeza, esperando deshacerse de esos pensamientos distractores.

Un milagro, ¿verdad?

'Ahora que lo pienso...'

Ya habían pasado más de tres días desde que todo contacto con el cazador Sung Jinwoo había sido cortado.

Woo Jin-Cheol pudo ver claramente la habilidad de Jinwoo para crear docenas de Puertas, cuando los representantes de las naciones del mundo se habían reunido en un solo lugar. Mientras quisiera, el cazador Sung Jinwoo podría escapar a otro mundo.

Podría haber evacuado a un lugar seguro a estas alturas. Pero, incluso si lo hiciera, ¿Quién podría criticar su decisión?

Jinwoo tendría que luchar solo contra diez millones de soldados nacidos para la destrucción, o escapar a algún lugar lejano, donde sus manos no llegasen.

Aunque fuera Woo Jin-Cheol quien tomara esta decisión, no estaba seguro de elegir la primera en lugar de la segunda.

Así que, todo lo que quedaba era rezar fervientemente por un milagro.

"Por favor, te lo ruego. No..."

Aunque nunca habría una respuesta, Woo Jin-Cheol miró al techo de su oficina y susurró en voz baja.

"… No nos abandones."

Pero, sucedió en ese momento.

"… ???"

Woo Jin-Cheol se levantó conmocionado y su mirada se fijó en la televisión inmediatamente.

Un terremoto que estalló dentro de sus ojos en ese momento.


***


"¡¡Uwaaaaahk!!"

La mejor fuerza aérea del mundo, la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, que orgullosamente se jactaba de tener una historia de cero derrotas, no le fue mejor que a los canadienses cuando fue sometida al poder del Ejército de la Destrucción.

* ¡¡¡BOOM!!!

El motor de un avión de combate fue destruido en un instante y su piloto se había eyectado del avión.

Mientras este piloto descendía rápidamente hacia el suelo, empezó a gritar desesperado mientras veía cómo sus amigos y colegas eran masacrados en un parpadeo.

"¡¡¡No!!! ¡¡Nooo!!"

* ¡¡Boom!! ¡Bang! ¡Ka-boom!

Sonidos de explosión y destellos de bolas de fuego llenaban el cielo.

El piloto continuó gritando los nombres de sus amigos moribundos mientras el caos desorientador le daba vueltas en la cabeza.

El suelo se acercó a la velocidad de los nudos. Justo antes de que estuviera a punto de convertirse en una tortilla plana, su paracaídas se desplegó en el momento justo.

Se revolcó y rodó varias veces en el suelo antes de detenerse. Luego vació el contenido de su estómago debido al mareo extremo.

"Blergh, blergh..."

¿Las lágrimas que se acumulaban en los bordes de sus ojos eran el resultado del dolor que sacudía su cuerpo, o por el resentimiento que sentía por su propia impotencia?

Desafortunadamente, no se le dio mucho tiempo para considerar ese dilema.

A pesar de que los alrededores estaban llenos del olor acre de la sangre y de los humos picantes de los productos químicos, los monstruos se las arreglaron para sentir la respiración de una forma de vida desde muy lejos y comenzaron a correr hacia su ubicación.

El piloto soltó apresuradamente de las correas del paracaídas y sacó una pistola colocada en sus caderas.

"¡Muere! ¡Mueran, hijos de puta!"

* ¡Blam! ¡¡¡Blam!!! ¡¡¡¡Blam!!!! ¡¡¡¡¡Blam!!!!!

Varios disparos que perforaron el oído resonaron en el aire, pero como era de esperar, fueron simplemente inadecuados incluso para ralentizar a los monstruos un poco.

* Clic, clic, clic, clic...

Ahora que se le acabaron las balas, el piloto comenzó a arrepentirse de sus acciones. Debería haber reservado el último tiro para su propio momento final.

Sus manos caían impotentes al suelo.

El primer monstruo en llegar a su lugar mientras estaba allí aturdido y entumecido fue un habitante del Mundo del Caos que se asemejaba a una cucaracha gigante.

* ¡Shashashashak!

Después de ver al monstruo tipo insecto llenando por completo su vista, todas las fuerzas en las piernas del piloto lo abandonaron y se desplomó en el suelo.

Un gemido desesperado salió de su boca.

"¿Demonios?"

Justo en ese momento...

* ¡¡¡Kwagagagagagagahk!!

Todos esos insectos que se precipitaban hacia él se desgarraron de repente como si una garra de una criatura gigantesca les hubiera golpeado.

"¡¿Jesucristo?!"

Sus ojos llorosos buscaron ansiosamente el origen de ese milagro. Y pronto, encontró a un solo hombre asiático aterrizando suavemente frente a sus ojos.

Aunque sólo era su espalda, el piloto no encontró muy difícil adivinar el nombre de este hombre mirando el par de dagas de forma única en sus manos.

"¿Sung Jinwoo... Cazador Sung Jinwoo?"

Jinwoo echó un vistazo al piloto que estaba detrás de él.

Tenía el ceño increíblemente fruncido que hacía difícil saber si era un aliado o un enemigo. Pero, sus ojos decían definitivamente, "¡Huye, ahora!"

Ciertamente, una horda de monstruos mucho más numerosos que los que murieron corrían hacia ellos desde la distancia. La voz del piloto se elevó en ese momento.

"Aunque seas tú, Cazador Sung, no puedes hacer esto solo..."

Eso fue lo más lejos que pudo llegar con sus palabras.

* ¡¡¡KWA-GAGAGAGAGAGAHK!!!

Jinwoo sacudió furiosamente las dagas de la Ira de Kamish, lo que resultó en que los monstruos se desgarraran en pedazos como muñecas hechas de papel. Después de haber conseguido más tiempo, Jinwoo miró de nuevo al piloto.

"¡Vete, ahora!"

"¡Ah, sí!"

El piloto finalmente logró despegarse del suelo y empezó a huir con todo lo que tenía a su alcance. Jinwoo observó brevemente la espalda del hombre que se iba, antes de volver a dirigir su mirada hacia el frente.

Había derribado docenas y docenas de enemigos con esos dos ataques, pero eso era como quitar un pequeño trozo de un masivo iceberg.

Los enemigos cientos de veces mayores en número parecían haberse aferrado al olor del combate que había tenido lugar en ese sitio.

Estos serían los primeros pasos de la guerra. Sus primeras víctimas serían los monstruos de tipo insectos.

Fuu...

Jinwoo aspiró una respiración rápida pero profunda, y en la dirección de los soldados del Mundo del Caos que corrían hacia su ubicación, escupió la palabra que se convertiría en el punto de inflexión de esta guerra.

"Levántense."