Reciente

domingo, 8 de diciembre de 2019

Second Life Ranker - Capítulo 48

Capítulo 48. Dos Corazones (6)


Leonte.

El que una vez fue el amigo más confiable de su hermano, le había dado la espalda a su hermano y le había clavado una espada en el corazón. A cambio, fue invitado a Cheonghwado como ejecutivo.

Sin embargo, Leonte siempre había estado insatisfecho con su posición. Lo que él quería era la posición de Wushen, el mismo jefe de Cheonghwado.

¿Y si todavía tenía esa ambición? ¿Y si Arangdan era la fachada utilizada para ocultar sus planes?

Todo parecía tener sentido.

"¡Ja, ja, ja, ja, ja!"

Yeon-woo se echó a reír con las manos sobre la máscara. No podía contener su risa en absoluto. Se rió tanto que hasta las lágrimas empezaron a brotar en sus ojos. Después de todo, encontró una pista hacia su objetivo en un lugar tan inesperado.

¿Quién iba a pensar que Arangdan era una creación de Leonte? Fue como encontrar un tesoro escondido.

Sin saber la razón de su risa, la cara de Bild se distorsionó por la rabia. No entendía cómo podía reírse Yeon-woo en vez de tener miedo delante de él.

"¡Debes tener deseos de morir!"

*Kwakwa*

El aire comenzó a moverse cuando Bild emitió su aura. Toda la zona se estremeció violentamente.

Los jugadores de Arangdan cayeron al suelo mientras tosían sangre. Algunos miraron a Bild con ojos suplicantes que le rogaban que se detuviera.

De repente, Yeon-woo dejó de reír y bajó las manos. Luego cortó hacia el frente con la daga de Carshina.

*Splash*

En ese momento, el aura que presionaba toda la zona desapareció. Yeon-woo había cortado las fallas.

Cuando Bild vio esto, la expresión de su cara se congeló rápidamente.

Debajo de la máscara blanca, los ojos de Yeon-woo brillaban como un par de flamas.

"Deja de actuar así. Si quieres una pelea, ven a mí ahora mismo".

Nunca en sus sueños más descabellados pensó que iba a atrapar inesperadamente la cola de Leonte.

Bild era uno de los muchos compañeros que Leonte tenía. Si Yeon-woo pudiera someterlo ahora, podría apretarle los tornillos para averiguar qué había ocurrido después de los recuerdos del diario hasta ahora.

'Jeong-woo, creo que este será el primer regalo que pueda darte'.

La mirada que Yeon-woo mostró hacia Bild cambió. Era como la de un depredador, hambriento de comida.

La cara de Bild ardía de vergüenza y rabia. Nadie lo había mirado así. Se suponía que esa actitud era la suya.

"Granc."

"Sí, señor."

Uno de los nueve jugadores detrás de Bild inclinó la cabeza.

"Envíen una señal a la Isla ahora mismo. Diles que tenemos un tipo raro que vino a pelear con Arangdan".

Pero en el momento en que el jugador se dio la vuelta para cumplir su orden, se produjo una explosión justo a su lado, rompiéndole la cabeza en pedazos como si fuera una sandía.

"…!"

"…!"

Fue un ataque inesperado.

Bild y los ocho jugadores restantes miraron a Yeon-woo con los ojos bien abiertos.

Yeon-woo sonrió fríamente mientras bajaba la mano izquierda que había extendido hacia el jugador muerto.

"Ya te lo he dicho. Deja de ser tan arrogante y ven a pelear conmigo. Y ni siquiera pienses en huir".

La cara de Bild se endureció aún más.

Un enemigo capaz de realizar diversos ataques, tanto de cerca como de lejos. Era el tipo de enemigo más difícil.

Al final, Bild admitió que tenía que aumentar su preocupación por lo peligroso que era. No estaba al mismo nivel que Kahn y Doyle.

"... Parece que no viniste a atacarnos sin un par de trucos bajo la manga."

Phante y Edora, los hermanos de la tribu de un solo cuerno. Los mejores jugadores estaban en esta ronda del tutorial.

Su nivel estaba al mismo nivel que los dos, a quienes incluso le tenían miedo los jugadores que ya estaban en La Torre.

*Schwing*

Bild desenvainó las dos espadas cruzadas que colgaban de su espalda.

Un ambiente solemne impregnaba el aire.

"Entonces te mostraré lo inútiles que son esas pequeñas habilidades que tienes."

Bild recogió todo el maná que pudo mientras se lanzaba desde lo alto del edificio con un poder increíble.

*Kwang*

El edificio sobre el que estaba de pie se derrumbó por el impacto.

Bild bajó a una velocidad intensa y empuñó sus espadas hacia Yeon-woo. El viento rodeó sus espadas, haciendo que las espadas fuesen más afiladas. Era su habilidad favorita, 'Cuchilla de Viento'.

*Clang*

Yeon-woo inclinó la Daga de Carshina hacia arriba y detuvo las dos espadas. Al mismo tiempo, giró y se metió debajo de Bild, llevando su mano izquierda a la cintura y sacando otra daga.

*Swish*

La daga sostenida en reversa dibujó una línea horizontal y se dirigió hacia arriba apuntando a la garganta de Bild.

Bild esquivó por poco la daga doblando su cuerpo hacia atrás. Luego hizo un amplio golpe con sus dos espadas y se abalanzaron hacia la parte inferior del cuerpo de Yeon-woo.

Cuanto más tiempo se utilizaba la Cuchilla de Viento, más capas de viento se apilaban unas sobre otras, lo que hacía que la habilidad fuera cada vez más poderosa.

Su ataque dejó profundos surcos en el suelo, como si un gran animal hubiese arañado el suelo.

*Slash*

Pero Yeon-woo esquivó el ataque saltando ligeramente del suelo. Yeon-woo retorció su cuerpo y apuntó la daga de Carshina hacia la cabeza de Bild.

Bild también levantó sus espadas verticalmente. La daga y las dos espadas volvieron a chocar.

*Kwang*

Una inmensa onda expansiva creada por el choque los sacudió a los dos. El suelo se hundió, y nubes de polvo se esparcieron de un lado a otro. El área circundante, excepto donde los dos estaban de pie, estaba llena de nubes de polvo.

Fue una tensa batalla en la que ninguno de los dos estaba siendo presionado.

Los jugadores que veían su lucha tragaron. El sudor frío salió de sus puños apretados.

Yeon-woo también sentía que estaba realmente 'luchando', a diferencia de cuando se enfrentaba a otros jugadores con los que apenas valía la pena enfrentarse.

Una pelea en la que su cabeza podía caer en el momento en que se resbalara. Una pelea en la que un pequeño error podría resultar en una gran derrota.

Se quedó sin aliento. Sus músculos se calentaron. Su espalda estaba muy rígida por la tensión.

Una descarga de adrenalina le hizo sentir como si estuviera flotando en el aire. La sensación que tuvo en su primera misión en África. Se sentía como si estuviera viviendo ese momento de nuevo.

Y llegó a Yeon-woo una sensación de emoción indescriptible. La emoción de una bestia salvaje que se libera de las profundidades del abismo y corre sobre las montañas mostrando sus dientes y garras.

Así que Yeon-woo se acercó más a Bild.

Cada vez más cerca. Como si no le importara ser herido.

*Swish* *Swish*

*Clang* *Clang* 
Por lo tanto, los movimientos de Bild, que al principio parecían extravagantes movimientos de baile, empezaron a parecer agitados a partir de algún momento.

Todo lo que podía hacer era igualar la velocidad de los incesantes ataques de Yeon-woo.

Y esa verdad.

'Lo que está pasando con...!'

Fue un gran shock para Bild.

Era un simple jugador que acababa de unirse al tutorial. ¡Se suponía que iba a ser un pequeño inocente que había adquirido sus habilidades hace un momento!

'¿Cómo puedes ser tan fuerte? ¡Cómo!'

Bild sabía que este tipo no estaría a la altura de un jugador normal. Había asumido que estaría al menos al nivel de Phante y Edora. Pero no esperaba que fuera tan abrumador.

Bild era un jugador que ya había empezado a escalar La Torre. Aunque había dejado de escalar porque se había dado cuenta de su límite, había subido a pisos bastante altos antes de detenerse.

Pero Yeon-woo estaba dominando a ese jugador.

No, para ser exactos, no fue 'abrumador'.

Cuando se veía desde un ángulo objetivo, todavía había cosas que le faltaban a Yeon-woo. Sus habilidades no habían alcanzado todo su potencial debido a la falta de competencia. Pero lo que tenía era la experiencia. Sabía cómo 'pelear'.

Yeon-woo se acercó un paso más ignorando los riesgos. Con el fin de desencadenar ataques más feroces, decidió descartar todas sus defensas para presionar constantemente a Bild, soportando las heridas en sus brazos y costados.

A pesar de que todo su cuerpo estaba cubierto de heridas, no frenó sus ataques. Más bien, se estaba riendo como si la pelea le pareciera muy divertida.

"Ya veo. No sabes cómo pelear".

"¡Qué...!"

"Aunque antes parecías un buen luchador. Supongo que te has vuelto más torpe durante el tiempo que pasas con esos novatos".

La forma en que hablaba sonaba como si hubiera conocido a Bild desde hace mucho tiempo. Bild sólo quería preguntar quién diablos era. Pero en el momento en que intentó hablar, las palabras se le atascaron en la boca.

Vio los dos ojos bajo la máscara blanca, y el reflejo de sí mismo en esos ojos. Allí, se encontró abrumado por el miedo y el pánico.

*Kwang* 

Bild levantó su espada hacia un lado como si sostuviese un escudo y apenas consiguió defenderse del ataque de Yeon-woo.

La espada sonó por el impacto del golpe.

La hoja parecía haber sufrido graves daños, y aparecieron grietas en el costado de la espada. Su mano que sostenía la empuñadura temblaba.

O tal vez sus manos temblaban, no por el ataque, sino por el miedo.

"¡Eso es ridículo! Yo, Bild, siento miedo contra un jugador del tutorial?".

Pero Bild no podía explicar la razón por la que sentía esta oscura emoción apretando su corazón.

Cada golpe de la daga empuñada por Yeon-woo parecía la explosión de una bala de cañón. Tenía un poder que podía fácilmente hacer añicos una gruesa roca y una velocidad que difícilmente se podía captar a simple vista.

A los ojos de Bild, Yeon-woo empezaba a aparecer como una bestia salvaje. Una bestia que lo había estado empujando hacia el borde de un acantilado.

*Swish*

Yeon-woo se movió una vez más. Reunió la mayor cantidad de maná posible.

*Jiiing*

El Circuito de Maná empezó a moverse como loco. Una mezcla del maná que una vez existió dentro del Ginseng de Nieve y el Neidan de la Serpiente de Akasha estaba ahora siendo infundido en la Daga de Carshina.

*Kwang* *Kwang*

El cuerpo de Bild siguió siendo empujado por los ataques de Yeon-woo.

*Kwaaang*

Su cuerpo fue expulsado cuando no pudo bloquear un golpe.

Su espada izquierda explotó en pedazos salpicando las astillas por todas partes. Entre ellos, también había trozos del brazo izquierdo cortado de Bild.

"¡Wuaaak!"

Bild cayó muy lejos después de rodar varias veces en el suelo.

La sangre brotaba de su hombro izquierdo. Mientras intentaba levantarse, se agachó varias veces para vomitar sangre. Sus costillas rotas le dejaron sin aliento. Las venas rojas eran visibles en sus ojos.

El mundo entero parecía como si estuviera girando en círculos. El dolor en su hombro izquierdo se extendió por todo su cuerpo, haciendo que el resto de su brazo derecho temblara.

*Tap*

Bild escuchó los pasos de Yeon-woo acercándose a él. Para él, sonaba más fuerte que un trueno.

"¡Protejan a Bild!"

"¡Para!"

En ese momento, los ocho jugadores que se habían retirado se apresuraron a salvar a Bild.

Sin embargo.

*Splash*

Yeon-woo consumió varias almas para crear una Cuchilla Negra, y balanceó su daga en diagonal.

Una energía negra atravesó el aire a través del campo. Pronto, los cuerpos de los ocho jugadores cayeron al suelo con la parte superior e inferior de sus cuerpos separados. La carne y la sangre salpicaban por todas partes.

Todo el mundo se quedó con una gran conmoción. Nadie se atrevió a acercarse a Yeon-woo.

No, su miedo estaba mucho más allá de ese punto.

Superados por el miedo y el pánico, nadie en el lugar podía pensar en huir. Y tal escena se convirtió en un miedo mayor para Bild.

Ahora en sus ojos, Yeon-woo ya no era una bestia. Era un demonio. Un demonio se le acerca con una mueca de desprecio en los ojos.

"¡Joder! ¡Deténganlo! No dejen que se acerque a mí, ¡Maldita sea!"

Bild gritó desesperadamente a los otros jugadores ordenándoles que impidieran que Yeon-woo se acercara.

Luego, hubo un cambio en los jugadores que habían estado temblando de miedo. Sus ojos se voltearon hacia atrás, haciendo que solo revelaban la parte blanca de sus ojos. Sus mentes también se quedaron en blanco mientras mostraban un aura de locura.

*Whoosh*

'Dominio de las Marionetas'.

Era una habilidad que le permitía tomar el control de otros jugadores que habían sido previamente plantados con un objeto de tamaño mediano especialmente creado con la habilidad.

El Dominio de las Marionetas era originalmente la habilidad innata de Leonte. Sin embargo, Bild había formado un contrato de presentación con Leonte, por lo que pudo tomar prestada parte de sus habilidades.

Durante mucho tiempo, Bild había estado plantando en secreto los objetos de tamaño mediano en los jugadores que se unieron a Arangdan con el fin de asegurarse.

Y esta fue la primera vez que Bild usó esta habilidad.

A diferencia de su maestro Leonte, la habilidad incompleta de Bild hizo imposible restaurar a los jugadores a su estado normal una vez que la activaba. Pero ahora mismo, no estaba en condiciones de tomar en consideración las cosas. Debía retener a Yeon-woo tanto como fuera posible.

"¡Krawr!"

"¡Rawr!"

Docenas de jugadores corrieron hacia Yeon-woo todos juntos. Sin su sensibilidad, sólo siguieron las órdenes de Bild.

Mientras tanto, Bild se las arregló para levantarse y empezó a correr en sentido contrario para conseguir el arma que pudiera cambiar las cosas.

'¡Piedra! ¡Necesito la piedra ahora mismo! ¡Eso será suficiente para matarlo!'

De acuerdo con su plan, su poder debería haber sido ofrecido a su maestro, que había estado deseando convertirse en el Wushen. Pero eso no le importaba a Bild ahora mismo. Necesitaba ese poder de inmediato. Qué decirle al dueño era algo que podía pensar más tarde una vez que hubiera derrotado al demonio.

*Slash* *Slash*

Yeon-woo masacró a los jugadores que se acercaban como un enjambre de zombis mientras seguía a Bild con los ojos.

Dondequiera que fuera.

Ahí es donde debe estar el 'secreto' que Leonte quería ocultar.

'Y el lugar donde Khan y Doyle están siendo encarcelados'.