Reciente

domingo, 15 de diciembre de 2019

FFF-Class Trashero - Capítulo 4

Capítulo 4. Muéstrame el Dinero


Era una mentira que el rey y los nobles me esperaban. Era muy consciente de que habían empezado a prepararse apresuradamente solo después de escuchar la noticia de que la dudosa Invocación de Héroes había tenido éxito.

Ahora mismo deberían estar haciendo sus entradas silenciosamente por la parte de atrás. De lo contrario, no había razón para que me quedara mucho tiempo esperando frente a la puerta.

"Héroe, ¿Puedes escucharme?"

Un viejo noble me preguntó educadamente.

"Sí."

"Pronto tendrá una audiencia con Su Majestad el Rey. Así que, por favor, absténgase de hacer comentarios tan ligeros como lo ha hecho antes delante de Su Majestad".

"Cuántas veces has dicho eso. Lo entiendo, te lo aseguro."

"Es porque decirlo tantas veces todavía no es suficiente."

"¡En serio! ¿Has vivido una vida de engañados o qué?"

Después de separarme de Alex, a quien quería matar aún más que al Rey Demonio Pedonar, caminé durante mucho tiempo por los pasillos del palacio hasta llegar a una entrada de aspecto antiguo. Frente a esa entrada, sentí como si hubiera estado escuchando a este viejo noble de aspecto estricto, hablar de cosas durante una hora.

* Knock-knock.

Escuché un pequeño ruido al otro lado de la puerta.

Una señal de que los preparativos habían terminado.

"... Has alcanzado un nivel satisfactorio en la etiqueta que te he enseñado. Ahora está bien entrar".

"¿También hay etiqueta en permanecer parado como un bloque de piedra?"

"¡Krhm!"

El viejo noble que había debatido conmigo durante una hora entera giró la cabeza hacia un lado y tosió secamente, quizás avergonzado.

Incluso desde mi punto de vista, había hecho todo lo que estaba en su mano. Había demorado el tiempo, entreteniendo al Héroe con razones y falsas excusas, mientras que el Rey y los nobles apresuraban sus pesados culos para entrar por la puerta de atrás.

Como no me aburrí gracias a él, decidí fingir ignorancia.

* Creak-

Las grandes puertas se abrieron lentamente.

Una sala de audiencias desgastada que relataba la historia y la edad del Reino se hizo visible. Lo primero que me llamó la atención fue el estrado alto al final de la sala.

"¡Doy la bienvenida a tu llegada a mis tierras! ¡Héroe!"

Un hombre de mediana edad, que tenía la cara amarilla y parecía una bola de masa adornada, se levantó de manera exagerada de su trono y me recibió con los brazos abiertos.

Era el rey de este país.

Aunque se decía que era una figura alentadora, que a menudo había ido a los campos de batalla en su juventud, ahora sólo parecía un gordo con una corona.

Había una larga fila de caras irritantes en la sala de audiencias.

El príncipe, la princesa, la reina, los nobles, los caballeros, los magos.

Ya sabía de las nubes oscuras y siniestras que se extendían sobre este país, pero ni siquiera tenía la inclinación de darles la preciosa información del primer episodio, y mucho menos de resolver lo que estaba por venir.

"Héroe. Estás en presencia de Su Majestad el Rey".

Un caballero del palacio me insinuó disimuladamente que le diera mis saludos rápidamente.

En el primer episodio había dado un saludo respetuoso, aunque no fue muy bien recibido. Ahora... ¿Fue porque conocía el futuro? No podía sentir la necesidad de entrar en las buenas relaciones del Rey que sería asesinado en un futuro próximo.

Pero el tema de hoy consistía en la modestia. Decidí seguirle el juego al otro lado por ahora.

"Le agradezco su hospitalidad, Su Majestad."

Saludé al rey con la etiqueta de este país que tuve que aprender a pesar de que lo odiaba. Pero, no exageré en lo más mínimo.

¿Estaba satisfecho con mi actitud de sumisión?

Una sonrisa brotó en la cara del Rey como una flor floreciente. La gran cantidad de gente de poder que había conocido en el primer episodio en asuntos políticos había logrado expresar bien sus opiniones, sin embargo, este Rey era verdaderamente una excepción entre las excepciones. Su cara era excesivamente honesta. Por decirlo amablemente, era generoso, pero juzgándolo normalmente era incompetente.

Los nobles que me observaban susurraban entre ellos.

"Hay disciplina en sus movimientos."

"Su etiqueta es aún más excelente que la de mi hijo."

"Me había imaginado a un bárbaro ignorante..."

Los recuerdos del primer episodio revoloteaban por mi mente. Los días de humillación cuando me llamaban bárbaro y no conocía los modales de estos salvajes.

Pero esta vez no fue así.

10 años de experiencia en un mundo de fantasía. Había comprendido la etiqueta, además de la cultura de todos los países y razas. Aunque no los había estudiado porque me gustaban.

La cara del Rey, cuyo estado de ánimo se había vuelto bueno, era aún más brillante en comparación con nuestro encuentro en el primer episodio. Su cara se convirtió en una sabrosa albóndiga real a medida que las esquinas de sus labios que se elevaban a ambos lados hacían que sus mejillas se hincharan.

El Rey dirigió su mirada hacia Lanuvel y habló.

"Ha trabajado duro, Arqueóloga Lanuvel."

"Me siento honrada, Su Majestad."

Después de hacerle un pequeño cumplido, el Rey se sentó de nuevo en el trono, y luego me lanzó una pregunta con una voz llena de expectación.

"Héroe. ¿Eres capaz de ver tus habilidades?"

Se llamaba estado en inglés.

Dejando de lado el hecho de que la voz del rey era un poco más suave que la última vez, las cosas estaban saliendo como en el primer episodio.

Las habilidades de estado existían en este mundo de fantasía. Fueron hechas para que el índice de desarrollo pudiera ser comprendido de un vistazo, generosamente indicado con palabras y números.

Como... un holograma de un juego de realidad virtual.


▷ Raza: Archi-Humano

▷ Nivel: 1

▷ Ocupación: Héroe (Experiencia 500%)

▷ Habilidades: Interpretación (A) Fortaleza (F) Asesinato (F)

▷ Estado: Bueno


Cuando se repite una determinada acción o situación, se convierte en una habilidad. Y al elevar el nivel de competencia, el Rango de la Habilidad se elevará, causando que su eficiencia y poder se incremente.

La interpretación (A) también se dio como punto de partida en el primer episodio, pero la Fortaleza (F) y el Asesinato (F) tuvieron que ser el resultado de la prueba de valor del Rey de la Espada Alex.

Aunque era consciente de ello, cada vez que miraba la ventana de estado me provocaba una risa amarga.

Todo había sido reiniciado.

"Puedo verlo muy claramente, Su Majestad. Nivel 1, y mi trabajo es Héroe".

"¡Oh! ¿Puedes decir la ventaja de un héroe?"

"Es un bono de experiencia del 500%."

"¿¡500%...!?”

No sólo el Rey, sino todos en los alrededores estaban conmocionados.

¿Y cómo podrían no estarlo? Esto significaba que sería capaz de crecer 5 veces más rápido que otros sin importar el talento. Si tuviera que repetir algo durante una hora, sería lo mismo que haberlo hecho durante 5 horas.

Una ventaja digna de un héroe de leyenda.

"¡Héroe! ¡Un bono de 500% de experiencia es algo realmente asombroso!"

"Ok".

"¡No es adulación, sino la verdad!"

Lanuvel hizo un escándalo por mi respuesta poco entusiasta. Ella continuamente insistía, tratando de hacerme darme cuenta del valor de un bono de experiencia del 500%. Por eso estaba a punto de decirle que se callara un poco, pero en ese momento el Rey se levantó abruptamente de su trono y gritó con una voz fuerte con ambos brazos en alto.

"¡Oh, héroe elegido! ¡El peligro está sobre este país que se encuentra cerca del territorio de los demonios! Te suplico que mates a los demonios, eleves tu estado de habilidades y derrotes al Rey Demonio Pedonar".

Este país estaba plagado de innumerables problemas. Una lucha de sucesión entre los príncipes, un alto noble confabulado con un demonio, la reina enganchada a un culto, la desaparición de las doncellas del pueblo, un asesino en serie monstruoso, el hambre, la epidemia...

Tantos problemas hasta el punto de provocar mareos.

Hice un cálculo rápido en mi mente, excluyendo los problemas inútiles que sólo terminarían en una palabra de agradecimiento. Sólo elegí las tareas que aumentarían mi poder de combate o darían beneficios monetarios.

... Este tipo de trabajos eran tan pocos que se podían contar con una mano.

El Rey culpó al territorio de los demonios, sin ver la realidad, pero este país tenía un número abrumador de asuntos internos, no relacionados con los demonios.

El Rey Demonio era un caballero extremadamente escrupuloso. Nunca dejó de cuidar mi recompensa cada vez que mataba a sus subordinados. A veces había sido demasiado hasta el punto de hacerme sentir preocupado.

Pero en definitiva, a este ritmo no podría trabajar porque no llegaría a fin de mes.

"Su Majestad. ¿Aproximadamente cuánto apoyo me darás?"

"¿Apoyo?"

El Rey inclinó su cabeza, confundido.

"Te he invocado a ti, el Héroe. Nuestro reino ha brindado el máximo apoyo para salvar a la humanidad. ¿Qué más podríamos hacer?"

Hemos traído al perro de caza.

El perro de caza resolverá el problema por sí solo.

Eso es lo que decía el Rey Dumpling.

<< Nota: Dumpling es como un apodo o un adjetivo por lo gordo que es el Rey. Los Dumpling son un trozo de masa relleno, que se cocina al vapor. >>

"Entonces me niego. Encuentra otro héroe en su lugar."

"¡¿Qué?!"

'Todos estaban asombrados. Hmm. Esas expresiones me gustan'.

"¿La crisis de este país? No es asunto mío. Ustedes tienen una manera pésima de tratar a un héroe. ¿Dar una orden en una situación en la que no es suficiente mendigar de rodillas? Mira, Rey Dumpling. No soy un ciudadano de este reino."

"¡Desgraciado! ¡Cómo te atreves, a Su Majestad...!"

Uno de los nobles estalló.

Y le devolví su arrebato con mi portaminas.

"¡¿Ack?!"

El noble cuya frente estaba incrustada con el portaminas de 0,3mm emitió un pequeño grito y cayó de su silla. Había mostrado suficiente misericordia. El portaminas habría atravesado su cráneo si mi fuerza hubiera sido suficiente. Y si hubiera elegido ser cruel, habría apuntado a sus cuencas oculares en lugar de su dura frente.

* ¡Shiing! ¡Shiing! ¡Shiing!

Los caballeros del palacio que fueron sorprendidos por mi acción desenvainaron sus espadas al unísono. Me retuvieron por todos lados con las puntas de las espadas para que no pudiera moverme. Pero eso fue todo lo que hicieron.

"¿Por qué no me matan si pueden?"

Comencé a caminar lentamente. Una de las espadas que se me clavaba en el cuello me hizo una incisión y la sangre goteaba hacia abajo, pero no le presté atención, así que seguí caminando hacia el trono. La punta de esa espada no pudo ir más profundo.

No fue porque mi piel y mis huesos fueran duros.

"¡¿Eh?!"

"¡Loco...!"

Los asustados caballeros del palacio estaban apartando sus espadas por su cuenta. Me habían rodeado, amenazándome con sus espadas, pero no me habían cortado ni un solo dedo. Estaban tensos, empapados de sudor frío.

Hablé en un tono alegre.

"Si un rey muere, el príncipe puede reemplazarlo. Si incluso ese príncipe está ausente, entonces la princesa lo hará, y si no hay princesa, entonces un pariente. Pero, ¿Quién reemplazará al héroe si muere? ¿Cómo tomarás la cabeza del Rey Demonio?"

Todo mi cuerpo estaba cubierto de cortes de los cuatro lados, no sólo mi cuello. La sangre caliente fluyó de mis heridas, pero eso no me intimidó en lo más mínimo.

No valía la pena tratar a estos salvajes con modestia. Son unos cerdos que se arrastrarían hacia ti si los dejaras solos.

Los caballeros del palacio que habían caído en el desorden llevaban miradas oscuras. No había ningún caballero del palacio que deseara que su amada familia y su amante fueran asesinados o violados por los demonios en un futuro próximo; excepto por grandes hombres como Alex que no se preocupaban por el mundo. Él era el único al que tenía que vigilar.

Estaba siendo audaz por mi experiencia en el primer episodio. Sabía que esta gente nunca podría matarme.

No me preocupaba si este mundo de fantasía se iba al infierno o no. Pero si yo moría en estas tierras, no había garantía de que me revivieran o de que las cosas volvieran a empezar como un juego. También tenía miedo de la muerte.

Pero yo gané esta batalla psicológica.

"Su Majestad. ¿Tienes algunas palabras para mí?"

La política era una competencia de espíritu.

"... Héroe. Te he invocado para proteger estas tierras. Había ordenado la compra de catalizadores mágicos a muchos nobles y mercaderes, después ordené a Lanuvel que te llamara a esta tierra".

"¿Y qué?"

"¡Tú perteneces a nuestro reino!"

Así lo declaró el Rey Dumpling. Su lógica fue algo de lo que ni siquiera podía reírme.

"No soy un pez. El dueño de un pez es el pescador que lo atrapó. Pero yo soy un héroe. ¿Pertenecer a tu reino? Qué escándalo. Anúncialo al mundo, ¿Por qué no lo haces? Mira cómo terminará este reino".

Los nobles comenzaron a hacer conmoción, incluidos los dos príncipes que apuntaban a la corona. La reina que había sido enganchada a una secta que adoraba a un demonio inferior parecía que tenía muchas cosas que decir, pero no hablaba sin pensar.

Una atmósfera que me gustaba. Fue aquí donde dejé caer una declaración en un tono de firmeza.

"Me voy a ir a un país que tratará favorablemente a un héroe. No sirve de nada que me detengas o me encierres. Ni siquiera moveré un dedo. En el momento en que se sepa la verdad de que oprimiste al héroe, caerá la esperanza de la humanidad y será el fin del destino de este país. Eso incluye al resto de ustedes que apoyaron al tonto rey".

Los nobles y caballeros que habían estado escuchando suprimieron sus alientos.

"¡Héroe! ¡Qué tipo de apoyo deseas!"

Gritó el Rey Dumpling, que se había puesto nervioso. No pidió la opinión de sus leales súbditos ni de los altos funcionarios, sino que tácitamente emitió un cheque en blanco.

No fue diferente de declarar la rendición.

"Comida de alta calidad, ropa y alojamiento, equipamiento, pociones, mapa militar, inmunidad diplomática, servicio de habitaciones..."

"¿Servicio de habitaciones?"

"Si."

Tímidamente agité mi dedo meñique.

"…"

"Y Su Majestad."

"¡Hay aún más, oh Héroe!"

El rostro del Rey, cuya frente ya había ganado más arrugas en este corto período de tiempo, se veía tan triste como un dumpling que había caído al suelo, aunque yo todavía no tenía intención de dejarlo ir.

"Muéstrame el dinero".

Un juego de rol que ya habías terminado una vez iba a ser aburrido.

'Introduzcamos el código de trampas y caminemos sólo por un sendero florido'.