Reciente

martes, 3 de diciembre de 2019

City of Sin - Capítulo 1261

Libro 8 – Capítulo 124. Bendición: Portal A La Oscuridad




La lista de bendiciones fue deslumbrante como siempre, varios materiales, bendiciones y artículos disponibles. Richard agarró cualquier equipamiento legendario o incluso sub-legendario sin pensarlo mucho, y el Dragón Eterno parecía estar realmente favoreciéndolo, ya que le ofrecía cada vez más a menudo esos equipamientos. Había incluso una serie de conjuntos completos de armaduras sub-legendarias que sin duda serían un gran atractivo para aquellos que no podían luchar por Midren.

Las ofrendas desaparecieron en la fuerza del tiempo incluso cuando una montaña de equipamientos se acumuló junto a Richard, y los pasajes hacia el Valle del Flujo Dorado y las Tierras Altas de Piedra también fueron fortalecidos. Ahora, incluso ejércitos de guerreros de nivel 15 podrían ser enviados y valdría la pena el costo.

Todo el proceso fue muy mecánico, pero cuando Richard colocó las dos últimas ofrendas de primer nivel en el altar, la lista cambió repentinamente. Una nueva opción apareció frente a él, aturdiéndolo.

Bendición: Portal a la Oscuridad. Este fue un tipo especial de bendición, una que nunca había esperado, pero Richard extrañamente se sintió bastante vacío por dentro. No tembló al leer la descripción, ni siquiera se sintió cargado emocionalmente. Simplemente se sentía… extraño.

La bendición formaría una puerta de teletransportación física capaz de enviar a un individuo directamente a la oscuridad, formando un portal enorme y estable que sería impermeable a cualquier daño. Podría formarse en cualquier entorno bajo cualquier circunstancia, y su uso también haría que el usuario fuera igual de impermeable hasta que se completara la teletransportación. Solo aquellos con un poder mayor que el Dragón Eterno podrían romper la barrera, pero Norland nunca antes se había encontrado con un ser tan poderoso.

Sin embargo, la Oscuridad era un enigma que el Dragón Eterno no podía controlar. No fue un caos primordial como las Tierras Exteriores, ni elemental como la mayoría de los otros planos primarios. Era simplemente… desconocido. Richard había investigado mucho desde que Flowsand fue allí, con la esperanza de seguirla y buscarla cuando fuera el momento adecuado, pero no había encontrado una sola forma de ingresar. Incluso Sharon no tenía idea del lugar.

Y ahora, la lista de bendiciones en realidad tenía un camino hacia la Oscuridad.

Al ver que había varias páginas de explicación, respiró hondo y continuó repasando todo. Incluso para el Dragón Eterno, teletransportar a alguien a la Oscuridad era una gran responsabilidad. Uno tenía que establecer el orden del tiempo allí antes de que pudiera regresar, solo pudiendo formar un portal de regreso una vez que se estableciera un Faro del Tiempo. Por supuesto, esto no fue por falta de deseo; echar a alguien fuera del dominio de uno era una cosa, pero encontrarlo después era difícil. Incluso el viejo dragón necesitaría un faro de algún tipo para poder rastrear a la persona una vez más.

La explicación detallada de la bendición señaló que solo existía con el propósito de salvar vidas. Preservar la vida de uno venía naturalmente con un precio correspondiente, y aquí se trataba de abrir un nuevo territorio para el Dragón Eterno. Si fallaba, el individuo solo podía pudrirse hasta morir en una tierra desconocida.

Sin embargo, otra pregunta vino a la mente de Richard cuando repasó esto; ¿qué tan grande era la oscuridad? Hablando lógicamente, incluso el vacío conocido era vasto y casi ilimitado, e innumerables investigadores creían que era solo un pequeño fragmento de la miríada de planos. La Oscuridad era definitivamente más grande que el área bajo el control del Dragón Eterno, algo que tenía sentido intuitivo para muchos.

No podía simplemente entrar en la Oscuridad precipitadamente. Si lo hiciera, existía la posibilidad de que no encontrara a Flowsand, o peor aún, cayera en una trampa y se perdiera. Sin embargo, eso no significaba que el Dragón Eterno no tuviera forma de reunirlo con su amor. El viejo dragón era un excelente vendedor, y no le habría mostrado esta opción si no fuera probable que la usara.

Seguramente, había una opción para mejorar esta bendición. Detallaba muchos lugares diferentes en la frontera, cada uno con el nombre del Elegido responsable de trazarla. Efectivamente, vio la Tierra del Alba en la lista, la zona a la que había ido Flowsand. Según su acuerdo, ella podría recuperar su libertad una vez que la totalidad de esa sección estuviera bajo el control del Dragón Eterno. Sin embargo, no hubo un solo registro de un Elegido que realmente haya logrado tal hazaña en su vida.

Con esta nueva información, Richard ni siquiera dudó al elegir la bendición, junto con la mejora a la Tierra del Alba. Tres ofrendas de primer nivel de gracia divina se desvanecieron, la creciente fuerza del tiempo se desvaneció, pero cuando el altar volvió a las ruinas, miró sombríamente el dorso de su mano derecha. Había un pequeño reloj de arena marcado ahora, la marca que efectivamente le garantizaba otra vida.

Sin embargo, esto solo aumentó la cantidad de problemas a los que se enfrentaba. Ya no era lo suficientemente joven como para abandonar todo por amor, teniendo millones de vidas dependiendo de él. Si bien Flowsand siempre tendría la mayor parte de su corazón, todavía tenía a su familia, seguidores, Sharon, Mountainsea, Rosie, Alice y Coco.

Cada palabra de la última carta de Flowsand estaba todavía grabada profundamente en su corazón. Ella le había dicho que no la buscara hasta que pudiera derrotar al Sumo Pontífice de la Iglesia de la Gloria, un mandato que lo había dejado confundido durante mucho tiempo. Incluso después de haber luchado indirectamente, no pudo descubrir los límites del viejo, dejándolo incapaz de predecir el vencedor final de esa batalla. Fue solo por la ayuda de Martín que pudo concentrarse en Michael en ese entonces, pero incluso esa pelea había sido confusa. El supuesto arcángel ni siquiera podía compararse con Apeiron en términos de habilidad, pero no tenía sentido que fuera restringido solo por Midren.

Eventualmente, dejó a un lado sus pensamientos, saliendo del altar. La sacerdotisa afuera lo miró con una expresión complicada antes de lanzarse a sus brazos, plantando un fuerte beso en sus labios. Sin embargo, él simplemente se rió y le dio unas palmaditas en la espalda, separándola suavemente, “Todo ha ido bien, volveré pronto.”

“¡Lo estaré esperando, Su Excelencia!” Se inclinó la mujer.

……

Esta vez las ofrendas fueron bastante abundantes, dándole a Richard casi todo lo que había deseado junto con una gran sorpresa también. Estaba bastante sorprendido por la buena cosecha, pero simplemente lo interpretó como si fuera el Dragón Eterno juzgando que aún tenía un gran potencial. Por lo que parece, el viejo dragón básicamente lo había convertido en un Elegido también, planeando arrojarlo a la Oscuridad para conquistarla.

Con los caballeros rúnicos cargando todas las recompensas, rápidamente regresó al Castillo Blackrose. Esta ceremonia le había dado un total de cinco armas legendarias, casi veinte sub-legendarias y cuatro conjuntos completos de armaduras sub-legendarias. Esto fue suficiente para soportar el sistema de puntos de recompensa durante tres semanas o más.

Una vez de vuelta en el castillo, lo primero que hizo fue llamar a Martín, la imagen del niño divino apareció en el círculo mágico solo unos minutos después de su primer intento. Incluso había una sonrisa en su rostro, “Mi estimado Richard, tus llamadas siempre traen mala suerte. Dime, ¿qué quieres ahora?”

Richard se rió, “¿Qué crees que pasará si lucho contra tu Sumo Pontífice?”


Martin se quedó callado por un momento antes de preguntar con sorpresa, “¿Te has vuelto loco?”

“Por supuesto que no. Solo dime lo que piensas.”

“Hmm…” el Santo miró a Richard como si estuviera borracho, pero al ver la expresión solemne dijo con seriedad, “Sería mejor que te abstuvieras de intentar algo tan estúpido.”

“¿Es realmente tan poderoso el Sumo Pontífice?” Preguntó Richard, “¿Más fuerte que Apeiron?”

“No, es desconocido. El final de una batalla así es incierto, porque aún no conozco su verdadero poder. Estoy seguro de que has sentido lo mismo; si no fuera por eso, habría pensado en una forma de acabarlo ese día. Podríamos ganar si lo desafiamos hoy, o podríamos perder. Lo que sí sé es que el tiempo está de nuestro lado; ¿por qué querríamos hacer algo en lo que no confiamos?”