Reciente

martes, 3 de diciembre de 2019

City of Sin - Capítulo 1238

Libro 8 – Capítulo 101. Crisis En El Valle Del Dragón




“Solo un pequeño mocoso,” comentó Senma cuando Toruch fue arrastrado fuera del castillo por unos pocos caballeros rúnicos, “Tch, no tiene la fuerza para igualar esa ambición. Dicho esto, ¿realmente quieres luchar contra el Imperio Árbol Sagrado ahora mismo?”

Richard negó con la cabeza, “Habrían declarado la guerra directamente si hubieran podido. Están buscando cualquier signo de debilidad.”

“¿Y si realmente va y convence al Imperio de enviar su ejército?” Ella frunció el ceño.

“¡Entonces los obligaremos a retroceder!” Richard sonrió.

“Suspiro. ¿Otra guerra? ¿Ya no tienes suficiente en tu plato?”

*¡Thud! ¡Thud! ¡Thud!* El destino parecía estar en consonancia con el pensamiento de Senma hoy. Unos pasos apresurados sonaron fuera del salón cuando un mago irrumpió, sin siquiera molestarse en recuperar el equilibrio antes de comenzar a hablar, “¡SU EXCELENCIA! ¡HAY UNA EMERGENCIA EN FAELOR! DRAGONES… Huff… Un número de poderosos dragones han aparecido repentinamente desde el Plano del Dragón, y aquellos que exploran han sufrido bajas masivas. El Sabio Celestial también resultó gravemente herido, y perdimos nuestra base. ¡La Señorita Nasia está actualmente vigilando el pasaje, pero ha librado varias batallas y tendrá que retirarse!”

“¡¿QUÉ?!” Richard se levantó de golpe. Sabía el gran poder de las fuerzas que dejó en Faelor para protegerlo del Plano del Dragón. Incluso Bahamut no tendría ninguna posibilidad de tomar el control de esa base, pero ¿muchos de los exploradores estaban muertos? ¿Incluso el Sabio celestial resultó herido?

Dados sus siglos de experiencia, Rubén era un monstruoso ser épico. Si bien no podía compararse con luchadores como Philip o Apeiron, no estaba muy lejos y definitivamente tenía varias formas de defenderse. Para que él resultara gravemente herido, no se trataba de un dragón poderoso, sino de seres más fuertes que Tiamat. ¿Fue el Dragón de Cinco Colores?

Se obligó a calmarse, volviendo a su asiento. La situación parecía crítica, pero el pasaje planar no era lo suficientemente fuerte como para que alguien más fuerte que Bahamut lo atravesara todavía. Nasia definitivamente podría lidiar con el Dragón de Llamas, especialmente con la ayuda de todos los caballeros rúnicos que había estacionado para ayudarla.

Reorganizando sus pensamientos por un momento, convocó rápidamente a sus generales y les encomendó la tarea de custodiar Azan. Se envió un mensaje para que Alice regresara de inmediato, y Senma fue asignada para protegerla a ella y a Coco. Todos los que había enviado para construir un fuerte defensivo en el portal al abismo también fueron retirados, aunque no sin dudarlo. Si bien el portal se encontraba en las profundidades del Génesis en una extraña sección semiplanar de Faelor, era lo suficientemente ancho y estable como para que incluso un archiseñor pudiera pasar. La distancia no sería una obstrucción para un demonio poderoso, pero solo tenía que apostar que tendría tiempo para lidiar con los dragones antes de que se convirtiera en una amenaza. Todavía tomaría algo de tiempo para que el aura del archiseñor se desvaneciera completamente del lugar, por lo que creía que estaba lo suficientemente seguro por ahora.

Suspirando con desilusión, envió gente tanto al Plano Forestal como al Deepblue. Unas horas después, condujo a 500 guerreros misteriosos hacia el portal de Faelor.

……

La crisálida astral y las avispas ya estaban esperando en el Oasis Agua Azul, recogiendo inmediatamente tanto a Richard como a sus tropas y transportándolos al Valle del Dragón. La situación se había estabilizado un poco en este punto, con Nasia demostrando su capacidad para derrotar a los dragones una y otra vez, por lo que decidió que el enorme costo del portal de larga distancia no era necesario.

Un par de días después, llegó a un lugar que lo dejó atónito. La bulliciosa ciudad se había convertido en una pila de ruinas, las mansiones y talleres que él trabajaba ahora tan solo tierra carbonizada. Había signos de batalla en todas partes, con todo tipo de alientos de dragón habiendo creado trincheras en el valle. El ejército Archeron se había retirado por completo, trabajando desde una base temporal que les permitía tratar el valle como el campo de batalla.

La vista obviamente le provocó un gran dolor en el corazón, pero afortunadamente vio que los talleres de runas de Rosie habían sido trasladados de manera segura. Tras una rápida investigación, se enteró que tanto ella como los que estaban bajo su mando estaban ilesos, lo que le hizo sentir un poco mejor.

Richard saltó de la crisálida astral y se encontró con Nasia, quien se había apresurado de inmediato. La caballera no parecía diferente de lo habitual, pero había bastantes signos de quemaduras en su armadura legendaria que evidentemente habían sido dejadas por los dragones. Como alguien que conocía muy bien sus habilidades, podía decir cuán intensa había sido la batalla después de ver esas marcas.

“¿Cómo sucedió esto?”

“El Dragón de Cinco Colores,” dijo Nasia con una expresión sombría raramente vista, “Rubén debe haber hecho algo para enojarla. No solo resultó herido, sino que ella también acabó con tres leyendas y una docena de santos. La base fue destruida, y ella también envió un enjambre de dragones. Perdimos un escuadrón completo de caballeros rúnicos en la primera oleada, pero afortunadamente me las arreglé para expulsar al resto. Eso es todo lo que pude hacer.”

Los demás seguidores de Richard también empezaron a mostrarse rápidamente, pero Tiramisú no se presentó. Cerrando los ojos y escudriñando el espacio en su alma, lanzó una mirada interrogativa a Nasia.

“Está tumbado en la cama. Los caballeros rúnicos necesitaban protección, por lo que recibió un golpe directo del Dragón de Cinco Colores por ellos. Ella tiene mil metros de altura cuando se pone de pie; alta. Es una maravilla que no haya muerto.”

Richard suspiró aliviado. El señor de la guerra ogro tenía una vitalidad poderosa, especialmente con sus dos cabezas. Mientras no muriera, sería capaz de recuperarse lentamente. Incluso las extremidades rotas y quebradas serían reparadas eventualmente.

¿Y dónde está el Sabio Celestial?”

……

Al ver al Sabio Celestial, Richard no tenía palabras que decir. El veterano ser épico ya no tenía un aura de poder, solo yacía acostado en su cama en coma. Estaba mucho más delgado que antes, con el cabello, las cejas y la barba casi completamente quemados por el fuego del dragón. Al levantar las mantas, Richard descubrió que tenía quemaduras en todas partes; la carne era un completo desastre, con muchas áreas casi llegando a la putrefacción. Conociendo al equipo de clérigos que seguía esperando afuera, sabía que esto no se debía a un tratamiento inadecuado. El poder persistente en esas heridas impedía cualquier cura.

Cuando se acercó a una de las heridas podridas, de repente retrocedió cuando un dragón fantasmal saltó y le mordió el dedo. Palideció por el dolor del ataque, sintiendo que una pequeña porción de su maná le fue quitada, y aunque la cantidad era insignificante, nunca podría ser recuperada. Ahora entendía por qué incluso Nasia estaba teniendo problemas; si esta energía residual podía incluso desgarrar su maná legendario, tenía que ser impulsada por leyes fuertes. Solo un roce contra una existencia tan aterradora sería problemático, especialmente cuando ese ser también poseía una fuerza bruta aterradora.

El Sabio Celestial aún estaba inconsciente, pero todavía peor, su alma se había escondido para evitar el daño persistente. Rubén tenía un cuerpo poderoso, pero definitivamente no era suficiente para luchar contra la podredumbre del Dragón de Cinco Colores. A este ritmo, el cuerpo pronto moriría.

Richard suspiró. Los clérigos de las tres diosas no podían hacer nada frente al poder de una existencia que superaba a sus deidades. Sacudiendo la cabeza, decidió probar suerte. La luna verde entró lentamente apareció sobre su cabeza, la fuerza lunar surgió de inmediato a través de su cuerpo y se transformó en la fuerza vital que entró en el cuerpo de Rubén.

La Oración Divina no logró nada al principio, pero Richard decidió ir con todo y también activó el poder de su nombre verdadero de elfo. Cuando Ruvendaer fue activado, el poder de la luna verde parpadeó repentinamente, causando una enorme reacción. ¡Todo el cuerpo siseó cuando numerosos dragones fantasmales salieron arrastrándose, gritando de angustia!

Parecía que los dragones fantasmales alrededor del Sabio Celestial estaban empapados en ácido denso, gritando y rodando de dolor mientras se disolvían rápidamente. Algunos estaban más indignados, arañando el vacío en un intento de desgarrar a Richard, pero después de haber probado su poder, Richard usó una serie de barreras para protegerse.