Reciente

domingo, 24 de noviembre de 2019

Solo Leveling - Capítulo 224

Capítulo 224. Solo Leveling


¿Hubo algún otro momento en la historia en el que el mundo entero vitoreara al mismo tiempo?

Jinwoo desapareció y luego volvió a aparecer poco después, sólo para apuñalar con su daga en el pecho de ese Soberano de la Escarcha. Fue precisamente en ese momento cuando todos los que miraban aplaudieron y gritaron de júbilo, como si todos hubieran estado esperando esta oportunidad.

* ¡¡Waaaaaaah-!!

Todos ellos se desesperaron al saber que el mayor Cazador de la humanidad había muerto a manos de monstruos, por lo que el espectáculo resultó ser el mejor regalo imaginable para ellos.

Algunos cantaron apasionadamente el nombre de Jinwoo en voz alta.

Algunos comenzaron a derramar lágrimas.

Algunos trataron de consolar a los que derramaban lágrimas.

Y vieron juntos como un cazador solitario de Asia se ocupaba del monstruo que amenazaba a toda la humanidad.

Literalmente, toda la humanidad.

En el momento en que el cazador de rango Nivel Nacional Thomas Andre cayó, y uno de los mejores cazadores del mundo, Lennart Niermann, trató de tomar su lugar, estos monstruos se convirtieron en algo mucho más grande que una calamidad de Corea del Sur.

La situación se había transformado en una grave crisis que afectaba directamente la vida de todos los demás.

Después de todos estos años, la gente todavía no se había olvidado del terror de ver al Dragón 'Kamish' devorando ciudades americanas, una tras otra.

Nadie quería que se repitiera ese horrible suceso. Y es por eso que todos los espectadores, de todos los rincones del mundo, se volvieron locos con la victoria de Jinwoo.

Era como si trataran de disipar la frustración y el miedo que sentían mientras veían caer a los mejores cazadores del mundo.

* ¡¡¡¡Waaaaaaaaaah-!!!!

Cada vez que Jinwoo atacaba al Soberano de la Escarcha, los espectadores rugían una y otra vez.

Y finalmente.

Cuando ese monstruo con una vitalidad muy tenaz finalmente se derrumbó y se convirtió en ceniza gris antes de dispersarse, los rugientes vítores de los espectadores alcanzaron su máximo esplendor.

* !!!!!!!!!Waaaaaaaaaaaaaaaaaahhh!!!!!!!!!

Sus rugidos combinados sacudieron sus respectivas ciudades.

Los presentadores encargados de transmitir las noticias de última hora también gritaban a todo pulmón, sin importar si las cámaras estaban filmando o no...

- ¡¡Noticias de última hora, acaba de llegar!! Hemos sabido que el cazador Thomas Andre, que se creía herido de muerte, sigue con vida y...

- Las ambulancias han llegado justo a tiempo para llevar a las víctimas a los hospitales más cercanos.

- ¡Esos monstruos que masacraron a los ciudadanos ya no se mueven! Todos se convirtieron en cenizas y ya no queda nada de ellos.

Las noticias de última hora que anunciaban el final de la batalla seguían saliendo de sus televisores, pero...

¡Sung Jinwoo! ¡Sung Jinwoo! ¡¡¡Sung Jinwoo!!!!

… Pero, la emoción y la euforia de la gente no mostraban ningún signo de apagarse.

Y luego, estaba este hombre. Había un hombre en particular que estaba quizás mucho más eufórico que cualquier otro en este planeta. Y eso fue nada menos que el actual Presidente de la Asociación, Woo Jin-Cheol.

Su mirada estaba firmemente fijada en la pantalla de la televisión, a pesar de que estaba rodeado de sus compañeros de trabajo de la Asociación, que se abrazaban entre sí y vitoreaban con pura felicidad.

Había descubierto algo a partir de la transmisión en vivo y sus ojos temblaban mucho.

'¿Podría haber sido...?'

Tomó apresuradamente su teléfono inteligente con manos temblorosas, buscó y reprodujo un determinado vídeo guardado en su dispositivo.

Había visto este vídeo tantas, tantas veces. Era la filmación del asesinato del difunto Presidente de la Asociación, Go Gun-hee, tomada por las cámaras de circuito cerrado de televisión dentro de la oficina del Presidente.

Había un hombre desconocido capturado en la grabación.

Ese hombre apareció y desapareció demasiado rápido entre estas imágenes borrosas, así que Woo Jin-Cheol no podía estar seguro, pero ahora que lo vio por segunda vez, ¿no se parecía al monstruo que el cazador Sung Jinwoo acababa de matar?

Incluso las escenas del suelo congelado que se derretían rápidamente coincidían exactamente.

'¡En ese caso...!'

Sólo entonces se dio cuenta de la clase de enemigos con los que Jinwoo había estado luchando hasta ahora. Era el asesino del difunto Presidente de la Asociación.

Y entonces, Woo Jin-Cheol recordó la conversación que compartió con Jinwoo cuando éste vino a presentar sus respetos al difunto Go Gun-hee. Una fuerte sacudida recorrió todo su cuerpo.

["Gracias. Gracias por estar presente en los últimos momentos del Presidente de la Asociación".]

["... Voy a matar a ese bastardo."]

["¿Disculpe?"]

["El monstruo que asesinó al Presidente de la Asociación. Definitivamente lo cazaré... Puedes guardar tu agradecimiento hasta entonces."]

El cazador Sung Jinwoo no se había olvidado de la promesa de ese día. Y ahora, el monstruo responsable estaba muerto. Por sus manos .

La nariz de Woo Jin-Cheol se enrojeció y levantó los ojos, ahora húmedos por las gruesas lágrimas, para mirar la pantalla del televisor. La cámara estaba enfocando la cara del cazador Sung Jinwoo, que tenía un aspecto algo cansado.

Woo Jin-Cheol podría más o menos entender lo que esa expresión significaba. Desde algún lugar profundo, una poderosa emoción brotó incontrolablemente. De aquí en adelante, el difunto Presidente de la Asociación debería poder descansar en paz.

Woo Jin-Cheol recordó los momentos junto a Go Gun-hee, un hombre al que respetaba mucho, y murmuró interiormente su gratitud hacia Jinwoo.

'… Muchas gracias, Cazador.'


***


El Soberano de la Escarcha regresó a la figura humanoide después de que su Manifestación del Cuerpo Espiritual se había deshecho. Lentamente se convirtió en ceniza gris.

La deuda con eldifunto Presidente de la Asociación, Go Gun-hee, así como la suya propia, ambas habían sido saldadas en su totalidad. Jinwoo miró fríamente al Soberano de la Escarcha esparciéndose antes de darse la vuelta.

Los dos soldados de grado Mariscal que esperaban en la distancia hasta el final del castigo de ese Soberano se acercaron a Jinwoo.

"… . ."

A pesar de haber recuperado por completo su poder original, Igris mantuvo su personalidad reservada y educadamente mostró su cortesía a su maestro. Sin embargo, a diferencia de él...

"Ohhhh, ¡¡mi reyyyyy!!"

… Ber expresó su alegría de poder volver a ver a su maestro sin reservas.

Jinwoo tocó ligeramente en el hombre al gran soldado hormiga con sus dos ojos llorosos, antes de echar un vistazo al entorno. Debería haber habido una persona más aquí. Sin embargo, el hombre que llevaba la túnica hecha jirones no estaba en ninguna parte.

"¿Quién era ese hombre?"

Ber estaba demasiado conmovido por sus propias emociones para responder correctamente, así que Igris respondió a la desconcertante pregunta de Jinwoo.

"Mientras perdiste la conciencia, él te protegió con todo su ser, mi señor."

Jinwoo se sorprendió mucho después de escuchar la voz gruesa y varonil de Igris por primera vez en su vida. Pero eso duró poco tiempo. Volvió a formar una expresión de desconcierto.

"¿Me protegió?"

"Sí, así es."

A diferencia de Ber, Igris probablemente no estaba tan familiarizado con las lenguas humanas, por lo que actualmente estaban conversando en lo que se conoce como 'lengua monstruosa', que era en realidad la lengua común del Mundo del Caos.

Sin embargo, no hubo ningún problema para comprenderse mutuamente.

En cualquier caso, ¿significaba eso que un hombre que nunca antes había visto lo estaba protegiendo?

Jinwoo había estado teniendo una sesión de preguntas y respuestas con Igris en la lengua común del Mundo del Caos, como si fuera un nativo de allí. Después notó abruptamente algo y caminó hacia eso.

Era un artículo que había caído al suelo.

'¡¿No es esto...?'

Mientras recogía este artículo, sus ojos temblaban imperceptiblemente.


***


El hombre vestido con túnica buscó refugio detrás de la pared exterior de un edificio medio destruido y se tiró al suelo mientras tiraba de su capucha hacia atrás.

Su cabello y barba que le cubrían la cara estaban descuidados, como si nunca se hubiera molestado en recortarlos.

Era Sung Il-Hwan. Y se apoyaba contra la pared mientras soltaba su pesada respiración.

"Hah-ah, hah-ah."

Entonces levantó su mano izquierda que había perdido toda sensación.

Ciertamente, su mano cambió de color a gris y se fue desintegrando lentamente en polvo desde la punta de sus dedos. Este fue el resultado inevitable de aceptar los poderes de un dios en el cuerpo de un simple ser humano.

Sin embargo, a pesar de que estaba experimentando un dolor inimaginable, aún así formó una expresión satisfecha.

"Está hecho..."

Con este poder, se las arregló para proteger a Jinwoo. Ahora que su hijo había heredado completamente los poderes del Soberano de las Sombras, Jinwoo demostraría ser un gran activo para la humanidad.

Es por eso que lo había logrado.

Seol Il-Hwan dejó de mirar su mano que desaparecía gradualmente y apoyó impotente la cabeza contra la pared para cerrar los ojos.

Los gobernantes le habían confiado sus poderes y le habían pedido que detuviera al Soberano de las Sombras. Había quedado atrapado indefenso dentro de la brecha entre las dimensiones después de que la Puerta se cerró y, por lo tanto, no le quedaba otra opción.

Como representante de los gobernantes, y como emisario de ellos, regresó a la Tierra con una importante misión que cumplir.

Desafortunadamente, Sung Il-Hwan no pudo llevar a cabo su misión.

Aunque sabía que la peor calamidad de la historia de la humanidad se escondía en la carne de ese chico, ¿cómo podía un padre matar a su propio hijo?

Todo lo que podía hacer era observar a Jinwoo desde un lugar fuera de su alcance.

Y mientras continuaba retrasando su misión, las opiniones de los gobernantes que se habían enfocado en detener la llegada del Soberano de las Sombras comenzaron a cambiar gradualmente.

Y eventualmente...

[El 'más brillante Fragmento de Luz Brillante' le envió una nueva misión.]

[Protege al Soberano de las Sombras.]

Los gobernantes finalmente se habían dado cuenta de que necesitaban que el Soberano de las Sombras poseyera sus plenos poderes si querían detener a otros Soberanos y su nefasto plan.

No había nadie más que el Soberano de las Sombras en la Tierra que pudiera defenderse contra el Emperador Dragón y su Ejército de Destrucción antes de que los soldados del cielo pudieran llegar más tarde.

Era una gran apuesta, considerando que nadie sabía si el Soberano de las Sombras se pondría del lado de la humanidad, o de los otros Soberanos.

Y el resultado salió bastante rápido.

Jinwoo permaneció del lado de la humanidad, y el Soberano de las Sombras aprobó esa elección.

El recién nacido Soberano de las Sombras era, en pocas palabras, el mismo Jinwoo.

Merecía la pena arriesgar su vida para proteger a su hijo.

"… . ."

Aunque era desafortunado que no pudiera ni siquiera saludar a su hijo que no había visto en diez años, nadie vivo estaba capacitado para perder a su padre dos veces.

Así que, desaparecer en silencio era lo mejor para Jinwoo. Sung Il-Hwan miró su cuerpo desintegrándose lentamente en cenizas y se consoló.

Fue entonces cuando. Escuchó unos pasos acercándose.

Seol Il-Hwan se levantó apresuradamente y usó su mano derecha, todavía móvil, para esconder su cara con la capucha.

Alguien se paró ante él, entonces.

Ni siquiera tuvo que echar un vistazo para saber quién estaba delante de él. Era Jinwoo.

Aunque aquí estaba el hijo con quien quería hablar, pasó firmemente por un lado de Jinwoo mientras escondía su cara con la capucha.

Sin embargo, Jinwoo se giró hacia el hombre que se iba y le preguntó.

"¿De verdad pensaste que no me habría dado cuenta si te hubieras ido así?"

*Detener*

Los pasos de Sung Il-Hwan se detuvieron.

Pero, ¿cómo...?

Se giró hacia su hijo, sólo para ver un objeto lanzado por Jinwoo que volaba lentamente en trayectoria de arco hacia él.

*Agarrar*

Lo que Jinwoo devolvió fue una daga. Era la daga de Sung Il-Hwan la que terminó cayendo después de que su mano izquierda se volvió inútil.

Miró el arma un momento o dos, antes de levantar la cabeza. Jinwoo le miraba fijamente con ojos de reproche.

Jinwoo todavía podía recordar muy claramente una daga en particular.

Cuando era un niño, mientras jugaba con la daga de su padre, recibió un regaño que vale la pena recordar.

Sólo ahora Jinwoo se dio cuenta conscientemente de por qué sus propias armas habían sido dagas cuando el anterior Soberano de las Sombras barrió los campos de batalla con una espada larga.

Todo fue por los recuerdos que tenía de su padre.

Influenciado en parte por sus recuerdos, las mazmorras generadas por el Sistema terminaron presentando a Jinwoo dagas como sus armas principales todo este tiempo.

Su voz en voz baja continuó.

"¿Te vas a ir otra vez sin decir nada, papá?"

''Papá''.

Esa palabra penetró profundamente en el corazón de Sung Il-Hwan y tuvo que quitarse la capucha.

Su mano derecha también se estaba convirtiendo lentamente en cenizas.

Su hijo se estremeció mucho al darse cuenta del estado de sus manos, pero Sung Il-Hwan sonrió un poco al responder y habló.

"No quería mostrarte esta escena".

Jinwoo entendió que un cuerpo que se convertía en cenizas después de agotar toda la fuerza vital no podía ser salvado sin importar lo que pasara. Intentó apresuradamente acercarse, pero Sung Il-Hwan levantó su mano derecha para detener a su hijo.

Su brazo izquierdo se había desparramado en polvo y sólo le quedaba el hombro.

Jinwoo dudó, antes de quedarse en su lugar, y le preguntó a su padre.

"Entonces, ¿qué hay de ti, papá?"

"… . .?"

"¿No querías volver a verme? ¿Papá?"

Seguramente, todavía podría usar su mano derecha por el momento, así que....

La pregunta de Jinwoo hizo que el brazo levantado de Sung Il-Hwan bajara lentamente.

"Quería verte... Siempre"

… Hasta el punto de que, aunque no pudieras verme, me sentía feliz por el hecho de poder verte desde lejos.

Jinwoo finalmente se acercó más a su padre hasta que se paró justo delante de su cara. Sung Il-Hwan levantó la mano que le quedaba para tocar suavemente la cara de su hijo.

Las gruesas lágrimas que caían de los ojos del chico mojaban el dorso de su mano.

'Este padre necio no pudo hacer nada por ti, pero a pesar de eso, has...'

"… Creciste tan bien."

Jinwoo abrió la boca.

"¿Esto es obra de los Gobernante? ¿Te están tirando después de usarte?"

Se podía sentir una cantidad aterradora de rabia en la voz de Jinwoo ahora.

Sung Il-Hwan agitó la cabeza.

"Sólo me dieron la oportunidad de elegir. Elegí protegerte, eso es todo. Y esa elección no estuvo mal."

Y ahora, incluso su otra mano derecha se estaba convirtiendo en ceniza y se estaba dispersando.

"No me hubiera molestado hablar contigo un poco más, pero..."

Y también quería quedarse aquí un poco más...

Había hecho algo criticable.

Terminó haciendo que su hijo se despidiera de su padre no una vez, sino dos. Se esforzó tanto por contenerse, pero al final, las lágrimas comenzaron a salir de los ojos de Sung Il-Hwan.

"Siento no haber sido un buen padre para ti."

Esas fueron sus últimas palabras.

* Shururuk...

El cuerpo de Sung Il-Hwan, con toda su fuerza vital agotada por la lucha contra los Soberanos, se convirtió en cenizas. Jinwoo intentó apresuradamente abrazar el cuerpo de su padre, que se desmoronaba lentamente, pero...

Lo que quedaba en sus manos no era una persona, sino un polvo gris.

Eventualmente.

En el lugar donde una vez estuvo Sung Il-Hwan, no quedó nada.

Algo de lo más profundo brotó con enojo en una explosión incontrolable. Jinwoo no pudo contenerse más y, al final, levantó la cabeza hacia el cielo rugiendo en voz alta.

"¡¡¡¡Uwaaaaaaaaah-!!!!"

Cuando lo hizo, la Mana en la atmósfera reverberó.

El cielo, el aire, la tierra; todos lloraban.

Pronto, Jinwoo comenzó a emitir la voz pesada y grave similar a la de otros Soberanos.

[¡¡¡Escúchenme, Soberanos restantes!!!]

Si todos estos acontecimientos se pusieron en marcha simplemente porque los Soberanos decidieron instalarse en la Tierra, entonces...

Entonces, les haré pagar un precio inolvidable por eso.

Definitivamente lo haré.

Su voz infundida de Maná fue llevada en el flujo de aire y se extendió al resto del mundo.

[¡Todos ustedes pagarán por los eventos de hoy, sin excepción!]

El rugido del Soberano de las Sombras enfurecido sacudió tanto el cielo y de la tierra.

[¿Están escuchando, Soberanos?]

En este día, un ser humano que heredó un poder sin igual decidió dónde utilizar sus habilidades.

Este fue el momento en que las verdaderas cortinas de la guerra se levantaron.