Reciente

domingo, 17 de noviembre de 2019

Solo Leveling - Capítulo 206

Capítulo 206. Solo Leveling


Después de que Jinwoo se fue, los miembros de élite del Gremio Hunters lucharon entre sí para convertirse en los primeros en entrar en la mazmorra.

"¡Hey! ¡Deja de empujarme!"

"¡Esta mazmorra no va a huir, así que no hay necesidad de toda esta locura!"

*Retumbar* *Retumbar*

¿Qué es lo que el único e inigualable que el Cazador Sung Jinwoo quería probar que incluso recurrió a pedir prestado una Puerta de rango A que alguien más ya había reservado? No sólo eso, una Puerta con una dificultad que claramente era alta.

Los cazadores rápidamente pisaron el suelo de la mazmorra y miraron cada esquina con sus ojos curiosos. Pero pronto, sus expresiones se convirtieron en de puro asombro y conmoción.

¡Literalmente, se enfrentaban a un río de sangre!

Los cadáveres de los monstruos, destrozados casi irreconocibles, formaban un camino de sangre. Y este 'camino' parecía continuar por siempre en la oscuridad.

Los cazadores se quedaron sin habla y no pudieron ni siquiera atreverse a profundizar.

"Mira.... Mira hacia allá."

Uno de los cazadores tocó a la persona que estaba a su lado con el codo.

Quien recibió el codazo dirigió su aturdida mirada hacia el lugar que se estaba señalando y, poco a poco, su mandíbula casi chocó contra el suelo ante la increíble vista que le esperaba allí.

¿Qué tipo de fuerza podría hacer que un monstruo se incrustara en el techo de la mazmorra de una manera tan grotesca?

Considerando que las paredes de estas mazmorras estaban hechas de materiales incomparablemente más duros que cualquier cueva regular, fue una visión seriamente chocante de contemplar, de hecho.

"No creo que pueda cenar después de esto."

Los cazadores con estómagos más débiles vieron esta escena de matanza total y sus caras se volvieron más pálidas que una hoja de papel. Lo que les sorprendió aún más, fue el hecho de que los monstruos de la mazmorra estaban en el extremo superior del rango A y habían sido asesinados de semejante forma estado en menos de diez minutos.

Una cazadora murmuró para sí misma, su expresión seguía siendo de puro asombro.

"Cazador Sung Jinwoo... Él ni siquiera parecía de ese tipo, pero esto es sólo..."

Cuanto más profundo entraba el grupo, más y más claro les resultaba detectar las señales de la abrumadora violencia; ella había sido cazadora durante casi cinco años, pero nunca antes había sido testigo de la destrucción de las paredes de una mazmorra en esta medida.

Un Cazador, escudriñando el interior de la mazmorra, respondió a sus murmullos.

"¿Cómo llamarían a esto? ¿Liberando a la bestia interior? ¿o algo así?"

Cha Hae-In agitó lentamente la cabeza después de escuchar eso. Nada de esto fue obra del cazador Sung. Ella ya había presenciado sus peleas de cerca varias veces, así que estaba bastante segura de esto.

El Jinwoo que ella conocía era un Cazador que prefería acabar con sus enemigos de la forma más limpia posible. Era artístico, incluso.

Ella estaba cautivada por la belleza de la manera en que Jinwoo controlaba sus habilidades la primera vez que lo vio pelear.

Si ese fuera el caso...

'… El que es capaz de hacer esto entre las invocaciones de Sung es....'

Fue en ese momento; recuerda la cabeza del soldado sombra hormiga gritándole con las mandíbulas abiertas de par en par, causando un escalofrío en su columna vertebral.

¡Esa criatura estaba en la cima de la crueldad!

¿No lo dijo Jinwoo? Que una de sus invocaciones había pasado por un cambio. ¿Qué tipo de cambio sufrió ese monstruo hormiga?

Cha Hae-In dejó atrás a sus colegas, aún conmocionados por los rastros de la actividad de Ber encontrados por toda la mazmorra, y salió rápidamente de la Puerta. Sin embargo, Jinwoo no estaba en ninguna parte para entonces, a pesar de que se fue hace sólo unos minutos.

"¿Por qué tiene que ser tan rápido?"

Cha Hae-In miró a su alrededor y murmuró con una mueca pícara. Y ella también tenía muchas cosas que preguntarle...

'Estoy segura de que habrá otra oportunidad.'

Ella suspiró tan suavemente que ni siquiera asustaba a una mariposa que se asentaba frente a ella. Una sutil sonrisa se formó en su rostro mientras lentamente se daba la vuelta para volver a entrar por la Puerta.


***


Jinah silenció sus pasos y se escabulló como un astuto gatito para asustar a su madre ue estab lavando los platos.

*Pasos* *Pasos*

O bien la madre no escuchó los pasos de su hija, o tal vez sí los escuchó, pero decidió fingir que no lo hizo, no reaccionó cuando Jinsh se acercó. Y luego, al final...

Jinah se acercó lo suficiente para escuchar la respiración de su madre antes de abrazarla con fuerza.

"¡Mamá!"

Lástima por todos sus esfuerzos, sin embargo, su madre no parecía estar sorprendida en absoluto. Ella simplemente respondió con una voz gentil.

"¿Te sientes aburrida?"

"Yo... Oppa no quiere volver a casa, y mamá no quiere jugar conmigo..."

Mientras la madre dormía en el hospital, Jinwoo desempeñó el papel de madre con su hermana. Para ayudar a Jinah a concentrarse en sus estudios, hizo todo lo posible por ser el único sustento de la familia y se encargó de todas las tareas de la casa.

Para ella, su hermano, era su pariente y, al mismo tiempo, su amigo.

Es por eso que Jinah a menudo extrañaba la presencia de su hermano en la casa, ya que él estaba cada día más ocupado.

Su hermano ahora era muy famoso, pero ¿qué sentido tenía si ella ya no podía verlo?

Por eso, aquí estaba ella, tratando de llenar el hueco que Jinwoo había dejado con su madre y sus cálidas palabras de aliento.

"Aún así, es genial tenerte cerca, mamá."

Jinah enterró su cara en la espalda de su madre y formó una sonrisa feliz. Aunque no podía ver su espalda, la madre llevaba una expresión similar a la de la hija y seguía lavando los platos.

Jinah se aferró a la espalda de su madre como una cigarra sosteniéndose de un árbol durante un rato antes de abrir la boca.

"¿Mamá? Vamos a mudarnos de casa."

*Retroceder*

Las manos de su mamá se detuvieron momentáneamente antes de reanudar sus acciones. Una sonrisa se formó de nuevo en sus labios.

"¿Quieres mudarte a otro lugar?"

"Sí..."

"Pero, ¿qué vamos a hacer? A mamá le gusta mucho este lugar, ya sabes."

"¿Por qué te gusta un apartamento tan viejo?"

Jinah la reprendió ligeramente, pero su mamá simplemente le devolvió la sonrisa y sus manos continuaron moviéndose enérgicamente. 

En realidad, Jinah sabía por qué su madre no quería dejar este viejo apartamento. Ella sabía la razón por la que su mamá aún persistía en quedarse aquí mientras pagaba el alquiler mensual, cuando su hermano ganaba una cantidad de dinero que la gente normal nunca llegaría a tocar en su vida.

Todavía estaba esperando a su marido desaparecido, al padre de sus hijos. Ella esperaba que, tal vez algún día, él volviera a tropezar aquí.

Jinah no podía recordar mucho de su padre ahora y sentía que esperarlo era una pérdida de tiempo. Pero, su hermano no había mencionado mudarse de nuevo después de escuchar el razonamiento de mamá.

"Aún así, me gusta este apartamento."

Mamá persuadió suavemente a su hija otra vez, incitando a Jinah a girar sobre sus talones para irse, sus mejillas hinchadas infelizmente.

"Che..."

"No seas como... ¡Ah!"

Mamá se giró rápidamente y miró a Jinah con una cara que decía: 'Lo olvidé'; acababa de recordar que el pronóstico del tiempo advertía de las lluvias por las tardes.

"Cariño, ¿puedes coger la ropa de la terraza y traerla?"

"Mamá, sólo me llamas cariño cuando me necesitas para algo."

Sin embargo, no le importaba que la llamaran así, como lo demuestra su feliz estado de ánimo mientras se dirigía a la terraza.

Como siempre Jinah, que era más o menos una experta en este tipo de tareas, rápidamente recogió la ropa y la colocó en la cesta.

Pero entonces...

Sus rápidas manos se detuvieron repentinamente. Se dio cuenta de que el cielo se había oscurecido incluso antes de que se pudiera dar cuenta.

"... ¿Uh?"

¿Llegaron tan rápido las nubes de lluvia?

Naturalmente, levantó la cabeza para mirar hacia arriba. Y sus ojos se abrieron de par en par.

La cesta llena de ropa lavada se le cayó de las manos.

"¡¡¡Mamá!!!"


***


Sus manos estaban empapadas de sudor.

El Presidente de la Asociación, Woo Jin-Cheol, miró hacia abajo a sus palmas mojadas antes de frotarlas apresuradamente contra sus pantalones intachables.

¿Cuánto tiempo hacía que no se sentía tan nervioso? En realidad preferiría entrar por una puerta de una mazmorra. Eso sería más fácil para su nivel de estrés.

"No tienes que estar tan tenso, Presidente de la Asociación Woo Jin-Cheol..."

Cierto funcionario de alto rango que había invitado a Woo Jin-Cheol a la residencia Presidencial de Corea -la Casa Azul- hizo una sonrisa un tanto insólita.

¿Cómo se podía mantener una conversación adecuada cuando el tipo que se suponía que se iba a reunir con el que ocupaba el cargo más alto del país estaba así de nervioso?

El funcionario comprendió muy bien que subir a un cargo tan alto a una edad tan temprana debe haber sido bastante agobiante, pero aún así, rezó para que no se cometieran 'errores' durante la reunión.

"Mis disculpas."

La sonrisa de Woo Jin-Cheol era un poco rígida, pero aún así asintió con la cabeza. Como un gesto de aliento, el funcionario le dio un par de palmaditas en la espalda.

Pronto se abrió la puerta de la habitación de invitados especiales y entró al lugar el presidente del país de Corea junto a sus asistentes.

"¡Señor Presidente!"

"¡Señor!"

Woo Jin-Cheol y el funcionario del gobierno se levantaron de sus asientos. 

"Ah, ah. Está bien. Por favor, siéntese. Estoy bien de cualquier manera. No es que sea alguien tan impresionante, de todos modos."

El Presidente de Corea, Kim Myung-Cheol, hizo un chiste para dispersar la atmósfera nerviosa y se sentó en su asiento.

Una vez que el presidente de la nación encontró su asiento, el funcionario del gobierno y Woo Jin-Cheol se sentaron también.

La mirada del presidente cambió inmediatamente en dirección a Woo Jin-Cheol.

"Estoy seguro de que estás muy ocupado con los asuntos de la Asociación en este momento, Señor Presidente de la Asociación."

"Bueno, uh... no tanto, señor..."

Sus labios podrían haberlo negado, pero los círculos oscuros bajo los ojos de Woo Jin-Cheol estaban expandiendo sus territorios cada día.

Comenzó a preguntarse cómo se las arregló el difunto presidente de la Asociación, Go Gun-hee, para sobrevivir a toda esta carga de trabajo con su cuerpo enfermo. El nivel de respeto de Woo Jin-Cheol hacia él se había profundizado aún más después de su fallecimiento.

Pero probablemente por eso quería que esta incómoda reunión terminara lo más rápido posible.

"Disculpe, señor... ¿Por qué me pidió que viniera hoy?"

"Uh-huh, ¡este tipo!"

El alto funcionario del gobierno trató de advertirle a Woo Jin-Cheol, mientras este último intentaba saltar directamente al centro del asunto, pero entonces, el Presidente lo detuvo.

"De hecho, no está bien mantener al Presidente de la Asociación aquí por mucho tiempo cuando se tomó un tiempo de su apretada agenda para venir a verme."

No andar con rodeos, y mantenerlo simple cuando se trata del tema principal; al Presidente Kim Myung-Cheol no le importó el rápido progreso de la conversación en absoluto.

"En ese caso, permítame pasar al tema de inmediato. La razón por la que le pedí a usted, el Presidente de la Asociación, que viniera aquí es porque..."

Por muy poco tiempo, los sentidos de Woo Jin-Cheol que eran de un cazador de alto rango se dieron cuenta del hecho de que el presidente del país estaba tratando de leer su estado de ánimo actual.

Esto lo llevó a tener una cierta premonición. Sin duda, el otro hombre se preparaba para pedirle un favor bastante molesto.

Como si también se sintiera un poco avergonzado, el Presidente Kim sonrió torpemente y comenzó a explicarse.

"He escuchado que tú y el cazador Sung Jinwoo disfrutan de una relación particularmente estrecha."

Woo Jin-Cheol inmediatamente corrigió ese falso rumor.

"Soy un conocido del cazador Sung, pero nuestra relación no es tan estrecha como usted cree, señor."

"Huhuh, entonces es así."

"Sí, en realidad fue el difunto Presidente de la Asociación Go Gun-hee quien disfrutó de una estrecha relación con el Cazador Sung Jinwoo."

Woo Jin-Cheol asintió, recordando el momento en que Go Gun-hee expresó su deseo de beber con el cazador Sung.

El Presidente Kim reflexionó un poco en silencio antes de seguir adelante.

"Aún así, estás en posición de comunicarte fácilmente con el cazador Sung, ¿verdad?"

"Oh.... Sí, lo estoy."

"En ese caso, ¿podemos pedirle un favor, Presidente de la Asociación Woo?"

Como esperaba...

Woo Jin-Cheol pensó interiormente: 'Aquí viene', y respondió con un tono de voz a regañadientes.

"¿De qué clase de favor estamos hablando, señor?"

"Debido a la declaración del cazador Sung, nos preguntábamos si podríamos usarlo como embajador de relaciones públicas para el país. Con un eslogan similar a, 'El cazador Sung Jinwoo hace que la República de Corea sea segura'."

El Presidente Kim terminó sus palabras y sonrió alegremente.

Aquí estaba un orgulloso cazador coreano lo suficientemente fuerte como para enseñarle una lección a un Cazador de rango Nivel Nacional Americano, sin mencionar que era lo suficientemente importante como para que Hunter Bureau también estuviera a su disposición.

No había manera de que el mundo financiero y el mundo político no se dieran cuenta de las acciones de esta persona.

Kim Myung-Cheol estaba planeando usar su posición como presidente del país para atraer a Jinwoo a su lado antes de que alguien más pudiera.

Al principio, como embajador de relaciones públicas de la nación, y luego, poco a poco, construir una amistad con él.

A medida que su fama como el cazador más fuerte del mundo se elevaba, ser su 'amigo' demostraba ser una de las cartas más poderosas que alguien podía poseer.

En cuanto al Presidente de la Asociación, Woo Jin-Cheol, su papel era convertirse en el puente para facilitar ese propósito.

Por supuesto, Woo Jin-Cheol no fue lo suficientemente ingenuo como para no darse cuenta del motivo oculto del Presidente Kim.

'¿Me llamaste aquí para hablar de algo así?'

Woo Jin-Cheol sintió que toda su tensión se disipaba. Y entonces, comenzó a enojarse, preguntándose por qué tenía que involucrarse en este tipo de basura tan pronto como ocupó el cargo de Presidente de la Asociación.

'… Así que, él piensa que soy más fácil de presionar.'

De hecho, no era Go Gun-hee. El difunto Presidente de la Asociación desempeñó el papel de rompeolas, pero sin él, las figuras del mundo financiero y político centraron su atención en Woo Jin-Cheol.

Lo gracioso fue que Woo Jin-Cheol se estaba enojando, pero al mismo tiempo, también se sentía bastante aliviado.

En el pasado, el difunto Presidente de la Asociación, Go Gun-hee, mencionaba a menudo esto: la Asociación de Cazadores necesitaba crear el ambiente adecuado para que los Cazadores hagan su trabajo.

Y este papel increíblemente importante no era sólo por el bien de los cazadores, sino también por el bien de todos los demás.

Cuando sus pensamientos llegaron a ese punto, Woo Jin-Cheol se relajó mucho más que antes. Una sonrisa natural también apareció en su cara.

Desafortunadamente para el Presidente Kim, sin embargo, malinterpretó esa sonrisa y comenzó a reírse también.

"Jajajaja. Parece que el Presidente de la Asociación Woo es un hombre muy sensato, a diferencia de cierta persona. Muy bien. Te agradecería mucho que nos hicieras este pequeño favor. Esto no es sólo para mi beneficio, ¿no crees?"

Dijo 'a diferencia de cierta persona'. No hacía falta ser un genio para saber de quién hablaba el presidente. Woo Jin-Cheol rechinó los dientes sin hacer ruido y habló.

"De hecho, el difunto Presidente de la Asociación era un caballero increíble."

"Así es. Muy cierto. Fue un gran caballero, pero también igual de testarudo e inflexible."

"Soy muy diferente del difunto Presidente de la Asociación."

"¡Jajaja! De hecho, lo eres. La Asociación de Cazadores debe cambiar de acuerdo con los tiempos. No es bueno estar atado a los ideales del pasado para siempre."

Una fría sonrisa apareció en los labios de Woo Jin-Cheol cuando comenzó a mirar con ira al Presidente Kim.

"¿Cuánto tiempo crees que me llevará matar a cada persona de este edificio, incluyendo a todos tus guardaespaldas?"

"¡¿Qué fue eso?!"

El oficial de alto rango se levantó de su asiento, pero fue congelado inmediatamente por la densa intención asesina emitida por Woo Jin-Cheol.

No importa los cazadores de bajo rango, un cazador de rango A siempre demostraría ser una existencia aún más letal que cualquier bestia salvaje conocida por un civil normal.

La gente normal estaría totalmente impotente si tuviera que enfrentar a un tigre o a un oso, así que ¿cómo podría esta misma gente ser capaz de lidiar con un Cazador de rango A?

"¿Unas pocas horas? No, creo que ni siquiera me llevará unos minutos."

Woo Jin-Cheol observó cómo la cara de los dos hombres que escuchaban se volvía cada vez más pálida con cada segundo que pasaba y se dirigió a ellos con calma.

"En ese caso, ¿cuántos hombres crees que necesitarás para detenerme? Me pregunto si movilizaras a todos los policías y soldados en Seúl, para que te defiendan hasta que mi reserva de energía mágica toque fondo, entonces, bueno, creo que de alguna manera podrían salvarse."

Woo Jin-Cheol planteó este escenario increíblemente horripilante con una expresión tranquila aumentando aún más el terror del Presidente Kim.

"Tú... Pero, pero, ¿por qué...?"

El político quería decir algo, pero esta densa intención asesina le presionaba constantemente y no podía pronunciar nada que se asemejara a las palabras.

"Sin embargo, ¿y si fuera el cazador Sung el que se puso furioso en vez de mí? ¿Cuántos hombres tienes que movilizar para defenderte de él?"

El Presidente Kim sufrió al instante un desagradable caso de piel de gallina que se extendió por todo su cuerpo después de imaginar que el Cazador Sung Jinwoo, capaz de cazar a esos monstruos gigantes solos, de repente comenzara a cazar gente.

Woo Jin-Cheol pensó que esto era suficiente para aterrorizar a los dos hombres y retiró su intención asesina.

"Tal cosa no va a suceder, porque cada Cazador se enfoca únicamente en lo que un Cazador debe hacer."

Los cazadores necesitaban operar en el mundo de los cazadores. Mientras tanto, los políticos necesitaban permanecer dentro de sus burbujas.

Hacer que el mundo gire en la dirección correcta; ese era el credo de la Asociación de Cazadores, no, del difunto Presidente de la Asociación, Go Gun-hee.

Woo Jin-Cheol miró fijamente a los ojos asustados del Presidente Kim y le advirtió firmemente.

"No pienso mancillar los ideales de la Asociación de Cazadores, tal como los estableció el difunto Presidente Go Gun-hee, señor. Y por supuesto, espero que coopere con nosotros plenamente."