Reciente

jueves, 14 de noviembre de 2019

Solo Leveling - Capítulo 200

Capítulo 200. Solo Leveling

¿Funcionaría hablar con 'eso'?

El Presidente de la Asociación, Go Gun-hee, observó en silencio al invitado no invitado.

"…"

Sin embargo, la criatura no dijo nada.

A diferencia de otros monstruos, no mostró inmediatamente sus colmillos. No, sólo se quedó ahí sentado en silencio mientras ignoraba al dueño de esta oficina.

Como este silencio incómodo persistió durante un breve período, Go Gun-hee se encontró con la oportunidad de estudiar a su nuevo oponente en detalle.

'Se parece exactamente a un Elfo de Hielo.'

Un Elfo de Hielo, a menudo conocidos como Fantasma Blanco, era un monstruo que se veía comúnmente en mazmorras de alto rango. La apariencia única de estas criaturas ya era bien conocida entre los cazadores.

Curiosamente, aunque el semblante de este huésped no invitado poseía todas las características generales de un Elfo de Hielo, también había algunas diferencias claras. Eso le hizo preguntarse si esta criatura era o no de la misma raza de los Elfos de Hielo.

'Es como si...'

… Si los Elfos de Hielo fueran árboles, entonces este silencioso huésped suyo era como un árbol viejo.

Su piel estaba agrietaba como la corteza de un árbol; sus dedos eran huesudos; una barba enredada y desordenada en su barbilla, además de sus ojos hundidos y huecos.

Si un Elfo de Hielo se las arreglara para vivir cientos, no, miles de años, entonces podría parecerse a este tipo. Era ese tipo de rostro.

Sin embargo, los aspectos inusuales no terminaron en la cara de la criatura.

* Gulp.

Go Gun-hee tragó, sin que él mismo lo supiera.

'Su presencia... No pude sentir su presencia en absoluto.'

Un huésped no invitado había entrado en completo silencio y se había instalado en el sofá, pero no había sentido cómo se acercaba hasta que pudo confirmar la verdad con sus propios ojos.

Sus sentidos ultra agudos no habrían pasado por alto la llegada de esta criatura si fuera un monstruo ordinario.

'… Este no es un oponente con el que pueda lidiar.'

Go Gun-hee rápidamente evaluó su situación, y luego, muy suavemente, levantó su teléfono inteligente para mirar la pantalla con el fin de pedir ayuda.

Cuando lo hizo, el monstruo dirigió su mirada hacia él.

[Todos los contactos con el mundo exterior han sido cortados en este espacio.]

*Soltar*

Go Gun-hee confirmó que el teléfono inteligente no tenía señal, tal y como la criatura había dicho, así que soltó el dispositivo.

"¿Estoy teniendo una pesadilla ahora mismo?"

No sólo un monstruo se inmiscuyó en la sede de la Asociación de Cazadores de Corea en el centro de Seúl, sino que también empezó a hablar en coreano. Si esta no era la definición de una pesadilla, ¿qué otra cosa podría ser?

Fue entonces cuando...

"¡Keuk!"

Go Gun-hee sintió un fuerte dolor rozar su hombro izquierdo y rápidamente lo agarró con fuerza.

Algo pasó en el momento en que este monstruo lo señaló. Con cautela levantó la mano para descubrir una herida de cortada en el hombro, como si algo afilado lo hubiera cortado.

Lo verdaderamente desconcertante fue que, aunque su carne había sido cortada, ni una gota de sangre salía de la herida. En cambio, la zona se había congelado y la escarcha blanca se había asentado a su alrededor.

'Sólo.... ¿cómo?'

Go Gun-hee miró aturdido su herida antes de levantar la cabeza. El monstruo seguía sentado relajadamente en el mismo lugar del sofá.

[¿Crees que el dolor también es parte de tu pesadilla?]

Go Gun-hee asintió con la cabeza.

"Ya veo. Así que, esta es la realidad. En ese caso, déjeme preguntarte de nuevo. ¿Qué es lo que eres?"

[Quería que me reconocieras primero, pero, al final, eras un simple humano.]

"¿Sólo un simple humano...?"

El monstruo se levantó lentamente del sofá.

Al mismo tiempo, los muebles cercanos a la criatura fueron empujados violentamente y estrellados contra las paredes.

* ¡Kwa-du-duk!

Los fragmentos de muebles se congelaron en un instante y no pudieron caerse de la pared.

'Oh, Dios mío...'

Los ojos de Go Gun-hee se abrieron más.

El escalofrío que le puso la piel de gallina penetró lentamente en la oficina del Presidente de la Asociación.

[No tengo la costumbre de jugar con un débil. Revélate, Fragmento de la Luz Brillante... ]

¿Quién se atrevería a etiquetar a Go Gun-hee como un debilucho en este mundo?

Sin embargo, se dio cuenta de que no podía negar esa afirmación. La criatura ante sus ojos poseía un gran poder.

[¡Deprisa!]

Esta cosa estaba en otro reino comparado con él.

Poseía unos sentidos incomparablemente excelentes, por lo que pudo descubrir instantáneamente las diferencias entre el nivel de poder de su oponente y el suyo.

La transpiración fría empapó su frente.

[¿Te preocupa que se rompa tu recipiente? Incluso si no sales, la vida útil de tu recipiente casi ha terminado.]

La criatura agregó, [Pero, si te escondes porque estás asustado, entonces...] antes de voltear las dos palmas de sus manos hacia el techo. De inmediato, el aire frío y escalofriante comenzó a condensarse allí.

[... Entonces, no tiene sentido hablar más con usted.]

"… ??"

Go Gun-hee cayó en un estado extremo de confusión por las palabras indescifrables de su oponente, pero mientras tanto, ese aire increíblemente frío salió volando de una de las manos de la criatura.

* ¡KWA-BOOM!

Una poderosa explosión arrasó el lugar donde Go Gun-hee había estado parado.

El humo blanco creado por el frío extremo se elevó como un velo de niebla y cubrió los alrededores hasta que fue imposible ver algo.

Pero entonces, un par de llamas que emitían una luz pura comenzaron a arder brillantemente dentro de este humo. Eran un par de ojos brillando en un tono dorado.

El monstruo confirmó el color de la luz que brotaba y formó una sonrisa espeluznante, antes de lanzar el resto del aire frío en su otra mano.

"¡Hmph!"

Go Gun-hee se tocó el brazo y se quitó aquel aire frío. Fue arrojado y se estrelló fuertemente contra la pared.

* ¡¡Boom!!

El aire frío explotó y todo el muro fue derribado. A través de la abertura, uno podía ver un espacio lleno de infinitas tinieblas negras.

El humo blanco que oscurecía la vista se disipó lentamente, y el ileso presidente de la Asociación, Go Gun-hee, fue revelado en su totalidad. No sólo sus dos ojos, sino todo su cuerpo estaba envuelto en esta estupenda aura dorada que se movía suavemente en el aire.

"Separaste la oficina del Presidente y la escondió entre dimensiones... Bastante impresionante."

De la boca de Go Gun-hee salió una voz completamente diferente a la que normalmente sonaba. El monstruo empezó a hablar de nuevo.

[Finalmente.... finalmente, nos conocemos. Oh, Fragmento de la Luz más Brillante... He vagado por ahí durante mucho tiempo para localizarte. Pero, ¿quién iba a pensar que estabas confinado en un recipiente roto y ni siquiera podías usar tus propios poderes? ]

A diferencia del tono de voz que sonaba emotivo, la expresión del monstruo permanecía inalterable. Con la cara rígida, seguía hablando.

[Ya hemos localizado el paradero de sus otros siete camaradas. Y ya hemos destruido dos fragmentos. ]

Al escuchar esas palabras el rostro de Go Gun-hee se endureció. ¿No solo él, sino también las localizaciones de todos los Gobernantes habían sido descubiertas, además dos ya habían perdido sus recipientes?

Semejante contraataque estaba fuera de las expectativas de los gobernantes.

[Esa mirada en tu cara.]

El monstruo formó una sonrisa espeluznante.

[Siempre quise ver el pánico y el nerviosismo en esa expresión arrogante y altiva tuya. Y ahora, puedo destruir tu recipiente sin arrepentirme. ]

"¡Haz lo peor, Soberano de la Escarcha!"

¡Go Gun-hee rugió estruendosamente!

La ondulación del aura dorada que rodea su cuerpo se intensificó antes de transformarse en una figura que emitía esa luz brillante desde todo su cuerpo. La oscuridad que llenaba el espacio del más allá se iluminó en un instante.

Sin embargo, a pesar de que estaba siendo sometido a este increíble poder, el Soberano de la Escarcha no se molestó en borrar esa ridícula sonrisa de sus labios.

[¿Piensas resistirte a mí? Qué tontería.]

Luz blanca y helada salía de los ojos del Soberano. Al mismo tiempo, el suelo bajo sus pies comenzó a congelarse.

Al igual que la brillante luz dorada envolvía a Go Gun-hee, el aire intenso frío rodeaba toda la figura del Soberano. Y entonces, la criatura mostró sus colmillos.

[Sólo tomas prestado el cuerpo de un humano, mientras yo tengo el mío. ¿Crees que puedes siquiera tocar un cabello de mi cuerpo?]

En ese momento, cuando el Soberano había bajado la guardia, Go Gun-hee se dio cuenta instintivamente de que ésta podía ser su única oportunidad y corrió hacia delante como una flecha para abalanzarse sobre el Soberano.

Desafortunadamente, la reacción del oponente tampoco fue lenta.

* ¡¡KWANG!!

La luz dorada y el aire frío se enredaron en una maraña causando una serie de explosiones intensas.

* ¡¡Boom!! ¡Kwahng! ¡Kwa-Boom!

Pero, a medida que la batalla se prolongaba, los movimientos de Go Gun-hee se debilitaban visiblemente. Comparado con su enemigo, las heridas en su cuerpo continuaron acumulándose. A medida que sus acciones se volvían más pesadas, el vapor blanco se filtraba de su boca jadeante.

"Hah-ahk."

Parecía un paciente a las puertas de la muerte. El tiempo en que podía pelear mientras estaba atrapado en esa frialdad era, en el mejor de los casos, de dos minutos como máximo. Así como lo había mencionado el Soberano, el resultado de esta lucha ya estaba grabado en piedra.

Su resistencia ya había llegado a su límite.

Go Gun-hee ya había gastado más de la cantidad permitida de energía mágica que su cuerpo podía manejar. Sus ojos se pusieron rojos por la sangre, y la sangre comenzó a salir por el rabillo de sus labios.

Lástima, todos sus esfuerzos fueron en vano.

*Apuñalar*

Una espiga de hielo afilada se clavó directamente en su pecho y salió por la espalda.

"¡Keo-heok!"

Go Gun-hee escupió una bocanada de sangre.

El Soberano de la Escarcha infligió una herida mortal a su oponente con una espiga de hielo que salía de su mano. Viendo el estado de su víctima, la criatura chasqueó su lengua como para lamentar esta situación.

[¿Es eso lo más lejos que puede llegar tu recipiente? Qué patético, oh, Fragmento de la Luz Brillante.]

Go Gun-hee bajó la cabeza mientras respiraba y jadeaba con dolor. El Soberano de la Escarcha lo miró con desprecio.

[¿Cuánto tiempo tardarás en encontrar nuevos recipientes? ¿Un año? ¿Dos años? Desafortunadamente para ti, nuestros ejércitos ya han llegado a este mundo.]

Todo en este mundo sería destruido y se marcharía mucho antes de la llegada de los soldados de los gobernantes.

[Fue tu error tratar de salvar a los habitantes de este mundo. ¿Parecíamos oponentes tan débiles que pensaste que podías ganar incluso cuando desviabas tu atención hacia otra cosa?]

El Soberano de la Escarcha formó una sonrisa victoriosa.

[Bueno, entonces...]

Para poner la guinda a este pastel, el Soberano levantó la otra mano y se preparó. El aura fría comenzó a condensarse en esta mano levantada.

<< Nota: La guinda es lo último que se coloca al decorar un pastel. En este caso, hace referencia a terminar con su vida con un último golpe >>

El ataque final para acabar con la vida del ser humano que actuaba como recipiente de un Gobernante estaba tomando su forma. Pero, entonces...

"Kuaa... Caliente. ¡¡Ahahahaha-!!!"

De repente, los labios empapados de sangre de Go Gun-hee se llenaron de una sonrisa. La mano del Soberano dejó de moverse.

[…. ?]

Go Gun-hee suspiró pesadamente mientras miraba intensamente a su enemigo.

"¿Crees que yo, *toser*, luché contigo sin un plan?"

Su mano izquierda agarró fuerte y apretadamente la muñeca del Soberano que estaba justo debajo de su pecho.

"Al igual que no esperábamos que imitaras nuestros caminos, ha ocurrido una enorme variable que excede tus expectativas."

[... ¿Una variable?]

Los ojos del Soberano se ensancharon mientras estudiaba la expresión de confianza en la cara de Go Gun-hee.

¿Es un engaño? No, no puede ser. Su expresión parece decir la verdad. Justo cuando los pensamientos del Soberano llegaban a ese punto...

… La criatura tuvo que apresurarse a inclinar su cabeza hacia un lado.

'… ..!!'

Verdaderamente por el margen de un papel, una increíble cantidad de energía mágica se disparó hacia donde estaba su cabeza hace sólo un milisegundo. El ataque fue tan poderoso que incluso quemó el brazo derecho de Go Gun-hee después de dispararlo.

La energía mágica chocó contra la pared opuesta del espacio separado y causó una explosión enorme.

* ¡KWA-BOOM!

La totalidad del espacio separado temblaba de la fuerza pura.

Si un ataque así encontrara su objetivo, ¿qué podría haber pasado?

'… Eso fue peligroso.'

Lástima por el humano, el Soberano había sentido la intención del enemigo en ese instante y, como resultado, fue capaz de esquivarlo en el último momento posible. El Soberano miró fijamente a Go Gun-hee, quien debe haber agotado toda la energía que le quedaba de ese ataque, y formó una sonrisa.

[¿Esa fue tu última carta oculta?]

Esa sonrisa era claramente ridícula. Sin embargo, Go Gun-hee también estaba sonriendo.

"Así es."

El Soberano percibió esa sonrisa en la pálida y decadente cara del ser humano, comenzó a sentir esa extraña sensación de un mal presagio.

¿Cómo es que....

¿Cómo es que estaba siendo abrumado por este escalofrío, a pesar de que la victoria estaba al alcance de la mano? Su desconcierto no duró mucho tiempo.

* ¡Crack-!

'… ??'

La mirada del Soberano se dirigió rápidamente hacia atrás.

La barrera que separaba este espacio del exterior se estaba desmoronando en pedazos después de que esa enorme energía mágica se estrellara contra ella.

'¿Era esta su intención original?'

Incluso entonces, ¿no fue ese acto, al final, una resistencia sin sentido?

[Nada cambiará sólo porque la pared entre las dimensiones se rompiera. ]

Fue entonces cuando la conciencia del Gobernante que moraba en el cuerpo del anciano levantó la comisura de sus labios.

"¿Realmente... será así?"

* ¡¡Crash!!!

Pronto, la barrera se rompió por completo y el espacio recuperó su aspecto original.

Luces de los otros edificios; coches en las calles debajo de esos edificios; y la oficina del Presidente también... Todo regresó a su lugar original.

Lo que significa que...

Go Gun-hee reunió la última de sus fuerzas y gritó al suelo bajo él.

"¡Ahora!"

De debajo de sus pies, una mancha se separó de su sombra y rápidamente se transformó en la de cierta hormiga. Esta criatura evitó al Soberano por completo y, mientras gritaba en voz alta, saltó por la ventana.

* ¡Kiiehhh!

El Soberano rápidamente dirigió su mirada hacia esa criatura. No podía entender por qué un habitante del mundo del caos apareció de repente en este lugar.

Sin embargo, era sólo eso, un solitario habitante. Era sólo un soldado débil que se sometió al Rey de los Insectos. Eso fue todo.

Incluso entonces, el Soberano no podía apartar sus ojos de esa hormiga cada vez más lejos.

'... ¿Podría ser?'

Eventualmente, las cejas del Soberano se levantaron.

'¡Ah, ah, ah!'

Debería haber comprendido la verdad desde el principio.

A estas alturas debería haberse dado cuenta de la razón por la que el Fragmento de la Luz Brillante derramó suficiente poder para romper la barrera incluso a un alto costo para el cuerpo humano. Cuando anteriormente el Gobernante siempre eligió conservar su fuerza, preocupándose de que el recipiente se rompiera antes de lo debido.

De hecho, el bastardo no había estado resistiendo tan amargamente para escapar de la barrera. Había otra razón detrás de sus acciones.

'¡No!'.

El Soberano de la Escarcha se dio cuenta tardíamente de la identidad de esa hormiga y sus ojos se ensancharon aún más que antes.

El Soberano se deshizo apresuradamente de Go Gun-hee y saltó en la dirección a la que la hormiga había huido. El aire frío se unió en su mano y se congeló para crear una hoz de hielo.

La criatura llegó instantáneamente a la ubicación de la hormiga y se estrelló contra ella su hoz de hielo. Pero entonces...

*Agarrar*

La muñeca con la hoz fue inmediatamente agarrada por la mano de alguien. El poder de agarre era tan grande que el Soberano no podía retraer su brazo en absoluto, sin importar lo que pasara.

Pero, incluso antes de que la criatura tuviera tiempo de ser sorprendida por ese poder, su cuello también fue agarrado con fuerza.

[¡Keok!]

El Soberano de la Escarcha confirmó quién apareció en el lugar donde la hormiga había desaparecido y sintió su corazón caer hasta la boca del estómago. Y luego, preguntó en un tono de voz incrédulo.

[Pero, tú... ¿Por qué?]

Mientras tanto, Jinwoo agarró con fuerza el cuello de este Soberano de la Escarcha para que no pudiera escapar, y le lanzó una mirada de perplejidad.

"¿Un Elfo de Hielo?"