Reciente

viernes, 15 de noviembre de 2019

Second Life Ranker - Capítulo 32

Capítulo 32. Consumir (7)


"¡Zwei!"

¡Los números en sus nombres representaban su rango dentro de la organización. El hecho de que Zwei el segundo más fuerte había sido asesinado de esta manera...!

"¡Vier!"

"¡Neun! ¿Qué demonios ha pasado...?"

"¡Aléjense, idiotas! Van a morir..."

Algunos de los carroñeros quedaron profundamente sorprendidos al observar las cabezas decapitadas de sus compañeros de equipo. Eins trató de advertir a los otros carroñeros, pero ya era demasiado tarde.

*Swish*

Una hoja cayó repentinamente del cielo cerca de Eins. Entonces, encontró a Zehn con las manos agarrándose fuertemente su garganta.

*Gurgle*

Pero pronto, se desmayó en el suelo y echó espuma por la boca. Y en ese lugar donde Zehn había estado de pie, ahora estaba Yeonwoo con una fría sonrisa bajo su máscara blanca.

*Splash*

"¡Kuk!"

"¡Maldita sea!"

Entonces Yeon-woo movió su brazo y esparció varias dagas mientras giraba hacia los otros carroñeros.

Las dagas se clavaron en los cuellos de los carroñeros. Se aferraron firmemente a sus heridas en un esfuerzo por detener la hemorragia, pero pronto terminaron colapsando mientras su sangre rociaba por todo el suelo. Los demás carroñeros finalmente recobraron el sentido común y se adelantaron para matar a Yeon-woo.

Sin embargo.

Kahn y Doyle, que habían estado buscando una oportunidad, avanzaron hacia adelante.

En una situación en la que se había roto su formación, y con la ofensiva de las dos personas añadida a la combinación, los carroñeros estaban literalmente siendo barridos.

"¡Detengan a esos tres! ¡Hagan lo que puedan para detenerlos!"

En su susto, Eins gritó a todo pulmón. Pero desde el momento en que el asedio se convirtió en una pelea cuerpo a cuerpo, tuvieron pocas posibilidades de ganar la batalla. Yeon-woo corría de carroñero en carroñero como un lobo matando un rebaño de ovejas. Las espadas giraban en todas direcciones, pero ninguna de ellas podía engañar los sentidos de Yeon-woo.

Yeon-woo esquivó hábilmente los ataques como si tuviera ojos por todas partes, sostuvo su daga hacia atrás mientras apuñalaba los músculos y arterias de sus oponentes, y lanzó varias dagas que penetraron sus cuellos.

Kahn y Doyle eran tan feroces como Yeon-woo. Doyle rápidamente se deslizó hacia un lado mientras invocaba a una serie de insectos. Luego, los hizo explotar en medio de un grupo de carroñeros, sembrando el caos en el campo de batalla. Kahn, por otro lado, estaba luchando en medio de las líneas enemigas. Corrientes de sangre salpicaban cada vez que empuñaba su espada, como para mostrar por qué se le llamaba Espada de Sangre.

La escena que crearon parecía una ciudad envuelta en un maremoto. Ahora, la posición de los carroñeros estaba invertida. De los depredadores, a las presas.

"¡Hijos de puta...!"

Eins luchó con todas sus fuerzas para cambiar la situación. Pero antes de que se diera cuenta, Kahn ya estaba frente a su cara. Apresuradamente sacó su espada.

Sin perder la oportunidad, Kahn empuñó su espada apuntando al cuello de Eins.

*Shluk*

Y su cabeza cayó al suelo.


* * *


Los carroñeros colapsaron rápidamente. Sus ansiados refuerzos aparecieron muertos, y su líder, Eins, también sufrió una muerte súbita. Su moral tocó fondo.

Finalmente, los carroñeros abandonaron sus armas una por una y comenzaron a rendirse, sabiendo que no tenían ninguna posibilidad de ganar.

"¡Yo, yo me rindo! ¡Por favor, no me maten!"

"Nos vimos obligados a hacer lo que Eins nos dijo que hiciéramos. ¡Créeme!"

"Y, sí, tiene razón. ¡No tuvimos más remedio que participar para sobrevivir! Pero nunca he matado a ningún jugador, así que por favor, ¡sálvame...!"

Querían apostar por la compasión de Kahn y Doyle. Habían visto cómo Kahn y Doyle habían intentado asumir la responsabilidad de los esclavos aunque no los conocían. Basándose en esto, pensaron que Kahn y Doyle podrían perdonar sus vidas si bajaban sus armas y se rendían.

Sin embargo.

"¿Cuál es la diferencia entre ustedes y Hargan?"

Kahn miró a los jugadores arrodillados y preguntó fríamente.

"Q, ¿qué?"

"Les pregunto qué los diferencia de Hargan, que consumió a los suyos, imbéciles".

"¿Qué.... ¡Kuk!"

Kahn implacablemente clavó su espada en su garganta.

Los carroñeros se dieron cuenta de con quién se habían metido. Habían pensado que iba a ser blando, pero el jugador con el que estaban tratando era la Espada de Sangre. Un espadachín que nació como hijo de un ranchero en La Torre pero que se había labrado su propio nombre sin la necesidad de su padre.

Deberían haber sabido que tal persona no sería influenciada por la simple compasión.

"Hargan al menos lloró cuando vio a su esposa y a sus bebés muertos. ¿Pero qué hay de ustedes? ¡Deben haber estado riendo todo el tiempo mientras vendían a los demás jugadores a los monstruos! E incluso asesinaron al resto de los jugadores atrapados".

Al final, viendo que era peligroso quedarse más tiempo, los carroñeros empezaron a huir uno a uno. Había un gran riesgo de caer presa de los hombres lagartos al escapar desarmados hacia el área del pantano. Pero no podían permitirse el lujo de pensar con tanta antelación.

Sin embargo, escapar no iba a ser tan fácil.

Igual que cuando Yeon-woo eliminó sus refuerzos, ahora los estaba cazando desde las sombras. Eventualmente y por mucho tiempo, gritos horribles resonaron alrededor del bosque. Para cuando el fuerte olor a sangre se desvió con el viento, todos los carroñeros ya habían desaparecido.

Yeon-woo regresó después de deshacerse del último carroñero que quedaba, allí vio a Kahn y a Doyle sentados con un profundo dolor.

Pensaron que habían rescatado a la gente que había sido atrapada por el Rey de los Hombres Lagarto. Pero los esclavos estaban, de hecho, todos muertos, y los únicos que quedaban eran los carroñeros que intentaban matarlos. Debe haber sido una conmoción tremenda.

Yeon-woo no dijo una palabra. A diferencia de él, que había experimentado este tipo de cosas muchas veces en África, esta debe haber sido la primera vez para ellos.

Habrá desconfianza hacia los humanos, y habrá ira hacia aquellos que hicieron esto. En tiempos como estos, con todo este tipo de emociones agitando sus mentes, ningún consuelo les ayudaría. Lo único que podía hacer era esperar a que organizaran sus pensamientos y se pusieran de pie por sí mismos.

'Después de este tipo de cosas, las personas pueden hacer dos cosas. O se vuelven locas o lo olvidan.'

Mientras tanto, Yeon-woo limpió la sangre de la Daga Carshina con un paño y la puso junto a su cintura.

Kahn miró a Yeon-woo con una mirada indiferente.

"¿Cómo es que estás tan tranquilo después de esto?"

"Me acostumbré".

"No tengo ni idea... de la clase de vida que podrías haber vivido. ¿Qué hay de las otras personas en tu mundo, son como tú?"

Yeon-woo se encogió de hombros.

"Si lo fueran, el mundo entero se habría vuelto loco."

Kahn, como si estuviera exhausto, se frotó ligeramente los ojos con el dedo índice y el pulgar. Luego, miró a Yeon-woo con una mirada seria.

"¿Puedo ser honesto?"

Yeon-woo asintió con calma. Tenía una idea aproximada de lo que iba a decir.

"Estos locos bastardos que habían estado fingiendo ser víctimas nos sorprendieron, pero... La verdad es que los dos también te tenemos un poco de miedo."

"…."

"No entiendo cómo puedes mantener la calma en una situación como ésta. No puedo evitar pensar que sospechabas de ellos desde el principio."

La expresión de Kahn estaba apagada.

"Nunca has confiado en nadie desde el principio, ¿verdad?"

'Y eso nos incluye a nosotros también.'

Kahn solo guardaba las últimas palabras en su mente, pero Yeon-woo sabía a donde iba Kahn con sus palabras.

Supongo que es hora de irse.

Yeon-woo pensó que ahora era el momento de separarse de ellos.

Yeon-woo nunca confió en nadie de este mundo, Kahn y Doyle querían establecer la relación de su equipo basada en la confianza. Su relación estaba destinada a romperse. Especialmente Kahn y Doyle, que querían ser abiertos con Yeon-woo, se sentirían dolidos al descubrir que Yeon-woo sólo los consideraba como simples socios comerciales.

Yeon-woo sintió un poco de sabor amargo. Incluso siendo como es, no los consideraba como completos extraños.

El alegre Kahn y el cálido Doyle. Ambos tenían un gran encanto. Sin embargo, tenían su propia perspectiva, y Yeon-woo tenía la suya. Si las cosas no coincidían, tenían que separarse.

"Entonces seguiré mi camino."

Y con una breve despedida, Yeon-woo se fue por su cuenta.

Doyle dio un paso al frente como si quisiera decir algo, pero Kahn se acercó y lo bloqueó.

Y así como así, se separaron.


* * *


"¡Hyung! ¿Qué has hecho?"

Con una mirada triste, Doyle vio a Yeon-woo desaparecer, luego miró a Kahn y gritó.

Doyle generalmente no mostraba mucha emoción, pero en este momento, estaba mostrando un enojo genuino. A espaldas de Yeon-woo, Doyle había visto 'algo' indescriptible.

Sin embargo.

"Siéntate."

"¡Dime! ¿Por qué hiciste eso? Aunque tuviéramos que separarnos, ya sabes cuánto Cain..."

"Te lo dije, siéntate."

Dijo Kahn en voz baja y seria.

Doyle recobró el sentido común. Notó algo extraño en la voz de Kahn. Sus profundos ojos se veían serios.

"Es lo mejor".

"¡Qué....!"

"¿No viste esto?"

Kahn señaló a una de las espadas que cayó de un carroñero muerto. Era solo una espada normal que se podía comprar fácilmente a un misterioso mercader con dos puntos de Fuerza.

Cuando Doyle estaba a punto de preguntar de qué estaba hablando, descubrió un hilo que colgaba de la punta de la espada. Los hilos blancos y verdes se ataron en un patrón único.

La voz de Doyle tembló un poco.

"Espera, ¿es eso...?"

"Sí, es la marca de Arangdan."

"…!"

La cara de Doyle se estaba poniendo rígida.

"En realidad, me pareció un poco extraño. ¿Por qué Arangdan o Cheonghwado se desviarían de su camino y tratarían de mantener el tutorial en orden?"

"…."

"Se inventan excusas diciendo que fue para conseguir nuevos jugadores, pero la gente como nosotros sabe que eso es un montón de mierda."

Arlandan, era uno de los diez clanes más grandes dentro de La Torre. Su clan valoraba la caballerosidad, adoraba la esgrima y la galantería. Naturalmente, siempre tenían muchos candidatos sin tener que hacer ningún esfuerzo para atraer a los novatos, y podían admitir a quien quisieran.

Cuando Cheonghwado anunció el establecimiento de Arangdan para vigilar el tutorial, otros clanes y rankers dudaron de sus intenciones. Pero sin pruebas sólidas, no podían hacer nada más que dejarlos en paz.

¿Y si fuera, de hecho, una tapadera para ocuparse en secreto de los carroñeros?

"El tutorial se ejecuta a través de una serie de sistemas complejos que difieren de los presentes en La Torre. No sé exactamente qué es lo que buscan, pero si están tratando de tomar ventaja del sistema..."

Kahn tuvo que hacer una pausa mientras apretaba los dientes. Estaba reteniendo la ardiente ira que brotaba en su interior.

"Entonces, su historia finalmente tiene sentido. ¿Verdad?"

Doyle asintió en silencio.

"Ahora que lo pienso.... La fundación de Arangdan llegó de repente justo después de que Arthia había eliminado a todos los carroñeros en el tutorial."

"Probablemente necesitaban un sistema de gestión más sólido."

Doyle apretó los dientes. Finalmente entendió por qué Kahn tenía que echar a Yeon-woo con una excusa ridícula. No quería arrastrar a Yeon-woo al riesgo que estaba a punto de correr, ya que parecía tener asuntos importantes que atender. Kahn no debe haber querido molestarlo.

"Hyung, entonces estás..."

Kahn asintió gravemente.

"Sí. Voy a tener que encontrarme con ese idiota de Bild antes de poder continuar. Deberías seguir adelante y dirigirte a donde está 'Vigrid'."

<< Nota: Recordemos que Bild pertenece al clan Arangdan. Bild se enteró de que Jinwoo había destruido el grupo de Kaen al que querían reclutar, y que después andaba con Kahn y Doyle. Por eso los está buscando. Aunque el asunto del que hablan Kahn y Doyle es otro diferente. >>

Vigrid.

Era la otra pieza oculta que requería que Kahn y Doyle obtuvieran la Corona de Hargan de antemano. Era el objetivo final que esperaban alcanzar en el tutorial. También era la única manera en que Kahn y Doyle podían alcanzar a los hermanos Edora y Phante que habían estado acumulando puntos de Karma con una velocidad increíble.

"No seas tonto, hyung."

Doyle tenía una gran sonrisa en su cara.

"No eres el único que quiere ver las caras de esos bastardos. Me muero por saber qué va a decir sobre esto".

También había decidido abandonar su oportunidad.

Kahn agitó la cabeza como si supiera que esa sería su respuesta.

"Sabes, creo que eres lo más tonto que existe. Quiero decir, pretendes ser inteligente y todo eso, pero al final, terminas tomando la decisión más tonta".

"Mira quién habla".

Como siempre, Kahn y Doyle se rieron mientras bromeaban entre ellos.

Y ahora, ponen sus pies en la dirección opuesta a la de Yeon-woo. La dirección que conducía hacia el territorio occidental donde se sabía que estaba estacionado Arangdan.


* * *


Yeon-woo se detuvo un momento y movió su mirada hacia el oeste.

'... Idiotas.'

Yeon-woo tenía una vaga idea de hacia dónde se dirigían los dos. Y sus pensamientos detrás de una despedida tan repentina. Pero tenía que ir al este. Era algo que tenía que hacer. Si no fuera ahora, nunca habría una segunda oportunidad.

Sin embargo.

Si le hubieran pedido que los acompañara antes de que se fuera, si le hubieran pedido ayuda. ¿Podría haberlos rechazado?

Sin tener una respuesta adecuada, Yeon-woo continuó moviéndose hacia el este.

Al lugar donde estaba la pieza escondida, la Serpiente de Akasha.