Reciente

lunes, 11 de noviembre de 2019

Second Life Ranker - Capítulo 29

Capítulo 29. Consumir (4)

Con la llegada del misterioso mercader, los ojos de Kahn y Doyle se abrieron más.

"Hyung, ¿también conoces al misterioso mercader?"

Doyle miró a Yeon-woo con cara de sorpresa.

Yeon-woo asintió levemente.

"Un poco."

"¿Cómo puedes ser tan malo conmigo? Pensé que teníamos una relación especial. ¡Ohoho!"

El misterioso mercader sonrió con una sonrisa tonta mientras balbuceaba algunas bromas sin sentido. No intentó ocultar en absoluto su simpatía por Yeon-woo, lo que hizo que Doyle se quedara más asombrado.

De hecho, el misterioso mercader no era alguien a quien se pudiera acceder fácilmente. Rara vez se presentaba en la sala de espera de cada sección, o en las salas de los jefes. Nunca hubo una hora o una razón fija para que él apareciera. Por lo tanto, la mayoría de la gente se quedó en la sala de espera y esperaba por un tiempo indefinido hasta que apareciera el misterioso mercader. Pero ahora, acababa de aparecer de la nada.

Por supuesto, no era imposible llegar a un acuerdo personal con el misterioso mercader.

"Y también, me alegro de verte de nuevo, Kahn y Doyle. No nos vemos desde que compraron los boletos de pases, ¿verdad?"

El misterioso mercader saludó entonces a Kahn y a Doyle.

"Oh, sí."

Kahn asintió con una cara amarga. Se sintió como si tuviera acidez estomacal sólo por recordar cómo había pagado con sus puntos atribuidos para comprar los boletos para ir a la sala de espera de la Sección B.

Los métodos que uno podía usar para hacerse amigo del misterioso mercader eran muy simples. Una de ellas era estar entre los 10 primeros del rankings del tutorial. Así es como Kahn había conocido al misterioso mercader.

Y la otra era.

'Ser reconocido por él.'

Parecía que Yeon-woo era una de esas personas 'reconocidas'.

Kahn pensó que era comprensible. Considerando lo que Yeon-woo le había mostrado hasta ahora, no había forma de que el misterioso mercader o el guardián no le prestara atención.

Tras el simple saludo, el misterioso mercader se giró rápidamente hacia Yeon-woo.

"Por cierto, ¿te importaría decirme cómo te diste cuenta de que estaba aquí? Estaba tan seguro de que me estaba escondiendo bastante bien."

Kahn y Doyle también asintieron. El misterioso mercader era como el guardián, pertenecía a La Torre, por lo que los jugadores normales no podían notar su presencia.

Sin embargo, contestó Yeon-woo sin rodeos.

"Sería una tontería que no me diera cuenta cuando me estás mirando fijamente."

*Gruñido* "Ya veo, no me lo vas a decir."

El misterioso mercader soltó un gruñido ante la respuesta de Yeon-woo. Pero debajo de la túnica, sus ojos emitían un extraño resplandor. Lo sabía desde el momento en que Yeon-woo compró las entradas para la sección A que nadie más había comprado antes. En muchos sentidos, Yeon-woo era una persona muy extraña. Pero el misterioso mercader puso su sonrisa habitual, suprimiendo sus sentimientos.

"Pero la próxima vez, por favor, muéstrame algo de ingenio y finge que no me ves. Acabas de arruinar la diversión, ¿no crees? Ohohohoho."

Yeon-woo ladeó la cabeza como si cuestionase sus verdaderas intenciones.

"Si no hubiéramos sabido que estabas aquí, ¿no ibas a esperar y embolsarte nuestras cosas?"

El misterioso mercader sonrió.

"Vaya, vaya, debes haberme leído la mente."

Yeon-woo agitó la cabeza mientras miraba al misterioso mercader cuya cara aún estaba sonriente.

Si se me pidieran que nombrara cosas en las que uno nunca debería confiar en La Torre, lo primero serían los misteriosos mercaderes. Contrariamente a lo que dicen los rumores, que no salen muy seguido, siempre vigilan de cerca a los jugadores mientras se esconden a su lado para recoger los artículos que han perdido o tirado a la basura.

Su hermano dijo que el ser contra el que los jugadores deberían ser más cautelosos era el misterioso mercader.

Ellos estarían encantados de cavar en la mugre si pudieran encontrar algo rentable en su interior. Siempre vigilaban a los jugadores en secreto, tomaban cosas que abandonaban y las vendían a un alto precio.

Si Yeon-woo hubiera dejado la guarida con sólo los artículos que necesitaba en sus manos, habría aparecido más tarde y se habría llevado todo lo que quedaba en la guarida. Por supuesto, Yeon-woo no iba a regalar sus cosas tan fácilmente.

"150 Tokens."

Palabras repentinas sin ninguna explicación.

Era una ganga. El precio por la propiedad de la guarida y la Cimitarra de Escamas Azul.

Kahn y Doyle se voltearon entonces hacia el misterioso mercader con caras emocionadas. Pero el misterioso mercader resopló ante el trato de Yeon-woo con los brazos cruzados.

"Oh querido, ahora estás tratando de negociar conmigo. Pero, ya sabes, incluso los de más alto rango..."

"160.”

"... No puedo conseguir..."

"180."

"... muchas Tokens..."

"200."

Mientras el misterioso mercader seguía hablando, Yeon-woo seguía aumentando el número.

"250."

"... ¿Crees que puedes venderlos a ese precio? ¿En serio?"

"300. Será mejor que aceptes mi oferta rápidamente. Cuanto más dudas, más alto será el número."

Entonces Yeon-woo levantó las comisuras de su boca.

"Y por supuesto, si no lo aceptas, volaré toda la guarida. Junto con todas las Piedras Mágicas dentro de la guarida."

"Piedras mágicas como esas son muy fáciles de conseguir, puedo..."

"No sabía que podía conseguir Piedras Mágicas con una pureza de más de 70 tan fácilmente. Entonces supongo que tendré que explotar todo."

Por primera vez, la expresión del misterioso mercader se volvió rígida. Yeon-woo vio a través de eso, y eso fue exactamente lo que pretendía. Por eso, su sonrisa se hizo más grande.

'Mientras no sea un tonto, no hay forma de que pueda perder si sé exactamente lo que busca mi oponente'.


Fue mucho más tarde cuando surgió la pregunta en mi mente. ¿Por qué la misión de la Guarida de Hargan nos dio tan pocas recompensas? ¿Y por qué dio la propiedad de la guarida como compensación?

La Torre es un lugar donde los jugadores son recompensados según sus logros. Así que debe haber una razón.


Más tarde, me di cuenta de que la Guarida de Hargan tenía una rica reserva mineral de finas Piedras Mágicas.


Pero cuando me enteré, no me decepcionó demasiado. Incluso si lo hubiera sabido de antemano, no habría podido hacer nada con ella.



Una Piedra Mágica era un medio básico para almacenar y entregar maná. Era similar a un conductor eléctrico en la Tierra. Las piedras de mayor pureza eran más eficientes en la transferencia de maná, por lo que las de pureza superior a 70 se vendían a un precio muy alto. Esa fue la razón por la que el misterioso comerciante tenía los ojos puestos en la Guarida de Hargan.

'Por supuesto, si la guarida contenía Piedras Mágicas que valían tanto, podría cogerlas yo mismo. Pero cuanto mayor es la pureza, más complicado se vuelve el proceso de extracción.'

Su hermano también lo había encontrado inútil incluso después de conocer el secreto de la misión.

'Prefiero pasar más tiempo recogiendo Tokens.'

Por así decirlo, la reserva de Piedras Mágicas dentro de la guarida era un elefante blanco para Yeon-woo. Si es así, estaría mejor vendiéndolas a la gente que las necesitabas. Y el misterioso mercader apareció justo a tiempo.

El misterioso mercader finalmente se dio cuenta de que había caído completamente en la trampa que Yeon-woo había tendido. Y ahora, no había nada que pudiera hacer al respecto.

"¡Hmm...! Aún así, 300 Tokens es demasiado caro para..."

"400."

"¡Oh, vale, vale, vale! ¡Para! ¡Yo pagaré, así que no lo subas más! ¡De verdad voy a quebrar!"

El misterioso mercader finalmente ondeó la bandera blanca.

Yeon-woo sonrió victorioso.

"Bien. Lo venderé por 405 fichas. Cinco por hacerme perder el tiempo".

"... Nunca he visto a nadie peor que yo."

El misterioso mercader suspiró profundamente, y extendió su mano hacia el aire.

*Hum*

Luego, un mensaje apareció frente a Yeon-woo.

[Has vendido 'Cimitarra de Escama Azul' y 'la propiedad de la Guarida de Hangar', por eso obtuviste 405 Tokens a cambio.]

Yeon-woo notó que la cimitarra en su mano y toda la guarida a su alrededor habían desaparecido. En su lugar, apareció una nueva ventana.

[698 Tokens]

Yeon-woo tenía menos de 100 Tokens antes de esta incursión, pero ahora había aumentado a casi 700 simplemente despejando una misión y vendiendo algunos artículos.

Cuando el negocio de Yeon-woo terminó con éxito, Kahn y Doyle sacudieron la cabeza sin cerrar la boca. Era la primera vez que veían al misterioso mercader forzado a hacer un trato.

Después de completar el trato, el misterioso mercader siguió murmurando para sí mismo, diciendo cosas como 'fue una pérdida total', 'no quedó nada', 'me estafaron', y así sucesivamente.

"Oh, y una cosa más."

Cuando Yeon-woo abrió la boca, el misterioso mercader se mostró un poco vigilante ante sus palabras.

"¿Qué más me vas a estafar?"

"Suenas como si te estuviera intimidando. De todos modos, olvidé decirte que tengo algo que quiero comprar".

Esta era finalmente su oportunidad. El misterioso mercader sonrió.

"Uhuhu, ¿qué tienes en mente?"

Yeon-woo señaló la máscara que llevaba puesta.

"Verás, está un poco derretida. Necesito algo similar."

Por un momento, la cara del misterioso mercader se distorsionó.

"Bueno, yo tengo cosas así. Oh, por cierto, te costará cuatro de..."

"Por supuesto, ponlo en nuestro trato."

"¡No puedes hacer eso!"

"Entonces supongo que quieres cancelar nuestro trato. No me importa a mí".

"…!"

En la mente del misterioso mercader, ya había golpeado el límite y estaba lanzando todo tipo de insultos a Yeon-woo. Pero no podía perder algo tan importante por algo trivial. Al final, el misterioso mercader volvió a extender la mano mientras rechinaba los dientes con indignación.

[Has adquirido la 'Cara del Fantasma Blanco']

Yeon-woo acarició la máscara en su mano.

Tenía un diseño similar al que había estado usando, pero ligeramente diferente. No era de plástico, sino de un material que nunca antes había visto.

"Me di cuenta de que estabas teniendo dificultades debido a la máscara, así que preparé algo bueno 'especialmente' para ti. Y la próxima vez que nos veamos, si sigues intimidándome como hoy, no voy a seguir con tu juego, ¿de acuerdo?"

Yeon-woo revisó el artefacto con una extraña mirada.


[Cara de Fantasma Blanco]

[Clasificación: Pieza de Cabeza]

[Calificación: E+]

[Descripción: Una máscara con varios espíritus atrapados dentro. El simple uso de la misma genera una atmósfera extraña, y permite al usuario ocultar parte de su presencia.]

[Una vez usada, no se desprende fácilmente. Si está dañada, puede restaurarse a sí mismo capturando otros espíritus.]


Era una máscara sin opciones especiales. Sin embargo, a Yeon-woo le gustó la línea que describía que no se le caería de la cara fácilmente y que se recuperaría de los daños.

Yeon-woo se giró hacia un lado para que los demás no pudiesen ver su cara, y se quitó la máscara que había estado usando. Estaba un poco sorprendido de cómo la máscara no estaba completamente arruinada, teniendo en cuenta por lo que había pasado. Pero ahora, tenía que despedirse de su vieja máscara.

Yeon-woo rompió fácilmente la vieja máscara y la tiró al suelo, y se puso la Cara del Fantasma Blanco. El material se sentía extraño en su piel. Dio unas palmaditas en la máscara para comprobar si se ajustaba a su descripción. Afortunadamente, la máscara estaba pegada en su cara como una sanguijuela.

"Aprecio su amabilidad."

"¡Demonios no lo haces!" *Suspiro*

El misterioso mercader recogió el bulto que había traído y se lo colocó en el hombro. Sin embargo, a pesar de su suspiro, no pudo borrar la sonrisa que perduraba en su rostro.

El misterioso mercader abrió un portal y se preparó para partir.

Mientras metía el pie dentro, pensó en algo y miró a Yeon-woo.

"Oh, por cierto."

"¿Qué pasa?"

"Cuando regateabas por las Piedras Mágicas, parecías casi demasiado valiente como si supieras algo. Así que dime, ¿fue porque sabías lo que estaba pasando en el otro lado?".

Bajo la túnica, los ojos del misterioso mercader brillaban intensamente.

Pero Yeon-woo contestó con calma.

"¿En el otro lado? ¿Qué quieres decir?"

"Huh. Bueno, no es nada. Debo haberme equivocado."

El misterioso mercader agitó la cabeza y desapareció por el portal.

Incluso mientras el portal azul se cerraba, Yeon-woo se mantuvo en calma. Su nueva máscara hacía aún más difícil saber la expresión que tenía con sólo mirar, y más aún sus pensamientos.

'Ahora está claro. La carrera armamentista entre clanes y entre rankers en La Torre se ha vuelto muy feroz.'

Los ojos de Yeon-woo dejaron salir un frío resplandor.