Reciente

domingo, 10 de noviembre de 2019

Kage no Jitsuryokusha ni Naritakute - Capítulo 117

Capítulo 117. El Aroma De Ese Día…



El olor de la madera.

Con el sol brillando a través de la ventana, Alpha, que estaba organizando los documentos, levantó la vista repentinamente.

De pie y caminando hacia la ventana, ve un gran árbol que crece en la calle desde fuera de la ventana, rodeado por el paisaje urbano de la capital del reino.

El otoño está llegando a su fin. Los árboles de la calle ya eran de color rojo brillante y la fragancia de la madera era transportada por el viento.

Durante esta época, el aire siempre huele a árboles cálidos.

Alpha cierra los ojos y recuerda.

Los días que todos vivieron juntos. El olor nostálgico de la madera——.

◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇

Shadow Garden, cuando eran solo dos, Shadow y Alpha vivían en el bosque.

Durante el día, el chico trabajaba solo en la construcción de una cabaña de madera.

Dentro de la cabaña, llena del olor de la madera, el chico cortaba árboles y construía el cobertizo desde cero. Alpha aprendió a hacer tablas de “dos por cuatro” en ese momento.

<< Nota: Dos por cuatro es una longitud de madera con una sección transversal rectangular, nominalmente de dos pulgadas por cuatro pulgadas. >>

Al principio, ella solo podía pararse y observarlo, pero poco a poco fue ayudándolo, al final, la chica pudo terminar de construir la cabaña sola.

El chico y la chica, la cabaña construida por los dos.

Era sencilla y un poco destartalada, pero a Alpha le encantaba la cabaña llena de olor a madera.

El chico solo podía venir aquí por la noche. Es por eso que Alpha siempre esperaba con ansias el momento en que cayera la noche.

Durante el día, se enfocaba en el entrenamiento de espada y magia, cosechando vegetales y cazando animales pequeños.

Por la noche, el chico traía pan y carne y Alpha preparaba una comida. Mientras cenaban, él siempre hablaba de varias historias.

“El vapor tiene el poder de mover una enorme masa de hierro.”

Un día, dijo tal cosa mientras comía el guiso que Alpha hizo. El vapor salía del estofado, Alpha lo observó durante un tiempo.

Difícilmente puedo creer que el vapor tan débil pueda tener un poder tan extraordinario.

Pero el conocimiento del que ha hablado hasta ahora es real, no importa lo absurdo que pueda sonar. Además, afirmó que este mundo es una esfera y no es plano. Él negó la percepción de Alpha del mundo, y que la Tierra orbitaba alrededor del sol, en lugar de que el sol girara alrededor de la Tierra.

Por eso el vapor debe tener tanto poder.

“¿Cómo puedo obtener tanta energía del vapor?”

 El chico se sentó en silencio mientras seguía comiendo el delicioso guiso de Alpha.

Está, como siempre, pensando en el conocimiento que puede compartir y el conocimiento del que no debería hablar.

“Calienta el agua, y se convertirá en vapor. Y, producirá una gran fuerza. La pista…. ¿Era un pistón o una turbina?”

Él dijo eso y sonrió pareciendo interesante.

No se limitará a explicarlo todo. Dando solo pequeñas pistas, se asegura de que Alpha piensa en la respuesta cuidadosamente.

“No lo entiendo solo con eso.”

Esto es más difícil de lo normal. Alpha planeaba empezar inmediatamente a investigarlo mañana, ya que llevará demasiado tiempo llegar a la respuesta con una pista como esta.

“Con el poder del vapor, podrás conducir un coche grande, serás capaz de navegar por el mar en un barco de metal."

Pero lo que explicó no fue una pista, sino un ejemplo del uso de una máquina de vapor.

Si realmente puede mover un coche o un barco de hierro, sería ridículo. Y si él dice que es posible lograrlo, seguramente se puede hacer.

“Eso significa que vale la pena gastar tiempo en la máquina de vapor….”

Sólo sonrió con interés. El chico, como siempre, empuja a Alpha a pensar.

De esta manera, se le dio el conocimiento y la oportunidad de entrenar su capacidad de pensar y resolver problemas. Y tal entrenamiento la llevó a mejorar drásticamente sus habilidades, permitiéndole tener muchas veces la experiencia que hubiera recibido en un centro de educación de primer nivel en cualquier país.

Armada no solo con una gran fuerza sino también con un gran conocimiento le permitió convertirse en una persona significativamente poderosa.

Alpha, se consideraba una chica inteligente. No había nadie más inteligente que ella en su ciudad natal.

Pero, incluso así―― aunque él tenía la misma edad que Alpha, su conocimiento no podía compararse.

Había un límite.

Alpha estaba atónita, mirando la grandeza del chico.

“¿Nn? ¿Qué pasa?”

“……No, no pasa nada.”

Los dos se comen el estofado y luego ella le pide que la guíe en el manejo de la espada y la magia, después de lo cual ella lo despide antes de la salida del sol.

Todos los días, la chica agitaba las manos hasta que él desaparecía de su vista.

La chica tuvo una vida feliz.

◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇

Con el cambio de estación, el tiempo que los dos pasaron solos llegó a su fin.

La llorona Beta de cabello plateado se unió al grupo.

Al principio Beta era tímida y le tenía miedo, siempre estaba escondida detrás de Alpha. En su país de origen, Alpha y Beta se conocían. No eran exactamente amigas, las dos solo habían intercambiado saludos en los círculos sociales, pero las dos compartían las mismas circunstancias, por lo que rápidamente se hicieron más cercanas.

Luego Gamma y Delta se unieron poco después, la solitaria cabaña rápidamente se volvió muy animada.

Con las habilidades que ella aprendió del chico, Alpha expandió el tamaño de la cabaña, dando como resultado una casa elegante. Era una casa cálida y acogedora, llena del aroma de la madera.

Un día, el chico puso fin al entrenamiento de Delta y Gamma antes de lo habitual y reunió a todas.

Delta miraba a Gamma con orgullo, y Gamma mira a Delta a medias. Esta la vista habitual.

“Delta es más fuerte.”

“Yo…. Yo soy mayor…. Yo soy la senpai…. .. sollozos~tsu…”

“Gamma no es insolente.”

“¡Espera, al-, alto!…”

Delta empujo a Gamma hacia el suelo y se sentó en su espalda. Esta es también una vista común.

De todos modos, la comprensión de los perros desde la antigüedad es que el que se sienta encima del otro debe ser el mayor.

“Sí, sí, ya basta.”

Alpha las separa. Delta escucha obedientemente lo que dice Alpha. Para bien o para mal, Delta es fiel a la relación jerárquica. 

Por eso no quiere que una persona más débil que ella esté por encima de ella.

Gamma es también un cerebro muscular como Delta.

Esas dos tenían una relación parecida a la de un mono y un perro.

“Ser poderoso no se trata solo de tener fuerza. También se trata de tener el conocimiento necesario para controlar el mundo.”

El chico reunió a todas y les dijo.

“¿Jefe….?”

“Shadow-sama…….”

Delta y Gamma miraron al Chico. La expresión de Delta parecía un poco confusa, mientras que Gamma miraba expectante para escuchar más de lo que el chico tenía que decir.

El viento sopla, llevando la fragancia de la madera.

“Yo les enseñaré. El poder del conocimiento que puede hacer que el valor de las monedas de oro fluctúe muchas veces con el uso de una sola moneda de oro. Una técnica para manipular el dinero y controlar la economía mundial.”

Luego, el chico les habló de un gran plan para crear una institución bancaria y establecer el sistema de crédito.

“Wow…”

La boca de Alpha estaba abierta, sorprendida como una pequeña niña.

Alpha temblaba ante la complejidad y la escala de sus aterradores conocimientos.

Beta, que se escondía detrás de Alpha, temblaba de miedo a Shadow.

Delta estaba dormida mientras temblaba por la fría brisa nocturna.

Y Gamma estaba―― temblando de emoción.

Un rayo de fuerza devolvió a la chica la mirada que parecía oscura y exhausta.

“Shadow-sama, yo… he encontrado mi camino.”

Simplemente asintió.

Desde ese día, Gamma cambió. Ella le pide con ansias su conocimiento, dedicando la mayor parte de su tiempo a la investigación.

Alpha tuvo más oportunidades de hablar con Gamma, Beta también se unió y ayudó a dibujar la estructura de la organización.

Finalmente, Epsilon, Zeta y, por último, Eta se unieron.

En la casa rodeada por el olor de la madera, las chicas vivían felices.

 ◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇

Desde ese día, Alpha siguió corriendo, hacia su meta.

No notó el olor de la madera, ya que llegó tarde para percibirla mientras vivía ahí.

Las hojas rojas más maduras del árbol bailan maravillosamente por la brisa otoñal.

“Alpha-sama, es la hora.”

Se oyó un golpe y Gamma entró en la habitación.

“¿Lo recuerdas? El olor de la madera, donde hablamos por primera vez…”

“¿El olor de la madera…?”

Gamma se paró junto a Alpha y miró hacia el gran árbol.

Inhaló la brisa que llevaba la fragancia de la madera y entrecerró los ojos.

“Qué nostálgico…”

“Mi sueño de ese día está tomando forma… Pero, todavía está en mis sueños.”

“…Sí, poco a poco va tomando forma.”

“Nosotras…. continuaremos en el camino en el que creemos. No tendremos piedad con quienes se nos oponen. Entonces, ¿nos vamos?”

“¡Sí!”

Las dos salieron de la habitación.

El aroma de la madera de ese día permanecerá para siempre en su corazón.